Análisis de This War of Mine: The Little Ones (PS4, Xbox One)

Tras su llegada a PC, This War of Mine llega a Xbox One y PS4 con una adaptación notable que incluye como principal novedad la visión y la experiencia de los niños en la guerra.
This War of Mine: The Little Ones
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.5
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
8.6
JUGABILIDAD
8.6
Análisis de versiones PS4 y Xbox One.

En los últimos años, hemos asistido a una utilización del videojuego como herramienta de concienciación y como viaje interactivo narrativo para mostrarnos diversas realidades y situaciones que de otra manera, quizás se habrían quedado opacadas y olvidadas para muchas audiencias y personas. Si bien el cine ha sabido irrumpir y traspasar esa barrera, en el mundo del videojuego se trata de un movimiento relativamente joven, que nos ha regalado juegos independientes, valientes y necesarios.

This War of Mine, que llegó a PC a finales de 2014, decidió que era momento de tratar los conflictos bélicos desde el punto de vista más crudo y realista, olvidado por la mayoría de videojuegos del género. De esta forma, y a través de los ojos de los civiles, asistíamos al desarrollo de una aventura cruda y tosca, que narraba el día a día de un grupo de supervivientes en su lucha por la supervivencia. El título tocó varias teclas que hasta la fecha, muy pocos creíamos que tuvieran resonancia o cabida en un videojuego.

Por una parte, teníamos una aventura de supervivencia muy compleja, en el que la gestión de un refugio era clave para garantizarnos nuestra existencia, y por otra, un drama muy intimista y duro, ya que de forma íntimamente relacionada, existía la imperiosa obligación de mantener con vida a todos nuestros integrantes ya que conocíamos sus propias historias, motivaciones y sentimientos. El resultado era una conexión emocional y un sentido de responsabilidad pocas veces visto.

PUBLICIDAD
Sobrevivir como civiles en un mundo azotado por la guerra es la triste realidad de cientos de miles de personas en la actualidad.
Sobrevivir como civiles en un mundo azotado por la guerra es la triste realidad de cientos de miles de personas en la actualidad.

Con esta inmejorable carta de presentación, This War of Mine: The Little Ones desembarca en Xbox One y PlayStation 4, añadiendo el componente infantil, que lejos de ser baladí o nimio, sirve para agrandar la influencia y el bagaje general de la experiencia, haciéndola más tangible y creíble todavía.

La guerra a través de los ojos de un niño

This War of Mine: The Little Ones no es una simple remasterización o conversión directa del título original para PC. Sí, obviamente la estructura y el planteamiento jugable de aquel se ha visto replicado y respetado en su salto a consolas, pero la nueva versión aboga por aportar una novedosa perspectiva que acaba por cambiar en varios enteros el transcurso habitual de la partida. En esta aproximación a la guerra ya no se hace teniendo únicamente las necesidades y vicisitudes de un grupo de adultos, ahora obtenemos el contrapunto de los más pequeños pequeños, de los niños, que también sufrirán su particular infierno en el duro día a día que se vive en un conflicto bélico de larga duración.

En ‘This War of Mine: The Little Ones’ encontraremos situaciones bastante traumáticas y peliagudas.
En ‘This War of Mine: The Little Ones’ encontraremos situaciones bastante traumáticas y peliagudas.

Si tuviéramos que definir This War of Mine: The Little Ones siguiendo las tradicionales etiquetas por las que enmarcamos a los videojuegos, diríamos que se ajusta a las características habituales de lo que debe ser un título de aventura y supervivencia, pero dejarlo ahí, creeríamos que sería un error absoluto, ya que lo que 11 bit Studios intenta contarnos y ofrecernos es algo más que un simple entretenimiento. Sí, obviamente estamos delante de un videojuego, que busca entretenernos, pero al mismo tiempo hablamos de un mero vehículo interactivo que intenta arrojarnos un poco más de luz y concienciarnos de los problemas que sufre gran parte de la humanidad.

El título de 11 bit Studios nos traslada a la derruida y destrozada capital de un país del este ficticio, en el que ha estallado una cruenta y sangrienta guerra civil -es inevitable pensar en el reciente conflicto de los Balcanes, en el que la propia desarrolladora encontró abundante inspiración para el videojuego-. Mientras la resistencia se enfrenta a las fuerzas militares del gobierno que intentan derrocar, la población sufre una hambruna de proporciones bíblicas. En este oscuro y desesperado escenario entra el jugador.

Explorar en bloques de edificios tan grandes como éste, requiere de sigilo y pausa.
Explorar en bloques de edificios tan grandes como éste, requiere de sigilo y pausa.

Al igual que en su primera incursión en PC, los primeros compases en el juego son realmente duros, y cuesta aclimatarse. Tendremos una serie de supervivientes aleatorios bajo nuestra responsabilidad -según la partida que empecemos, el juego nos cambia el conjunto inicial de personajes-, echándole un ojo constante a su salud y a su bienestar psicológico. El título se divide en dos grandes partes, claramente diferenciadas, como lo son el llamado refugio o búnker de día, en el que nuestros civiles descansarán, comerán y pasarán sus mañanas construyendo o reparando cosas, y las salidas nocturnas a por suministros, que nos ayudarán a buscar objetos y enseres vitales, así como medicamentos o comida.

11 bit Studios, para vincular claramente al jugador con los avatares virtuales, tuvo la genial idea de realizar y transcribir casos y pequeñas biografías reales de verdaderos refugiados y supervivientes civiles de conflictos bélicos, incluyendo fotografías del rostro de los propios desarrolladores para ilustrarlo todo. De esta manera, This War of Mine consigue que nos involucremos en sus historias, conociéndolos, admitiéndolos -con sus problemas y limitaciones- y preocupándonos de verdad por su salud y vida.

Hay un buen número de personajes y personalidades, cada una con sus problemas y fortalezas como personas.
Hay un buen número de personajes y personalidades, cada una con sus problemas y fortalezas como personas.

La entrada de los niños en This War of Mine: The Little Ones, supone uno de los cambios jugables más directos y lógicos dentro del esquema del título que ya vivimos -y sufrimos- en PC. Al introducir a los más pequeños dentro de la supervivencia, como jugadores, tendremos que aportar una nueva perspectiva en el día a día, centrada en aspectos más básicos o simples para los adultos pero que revelan y suponen como vitales para ellos, como el juego. Además, no hay que olvidar que estos pequeños se encuentran en un entorno hostil, complejo, que ya de por sí asusta a adultos y experimentados supervivientes.

Por eso, tendremos que, además de garantizar sus necesidades básicas en forma de alimento y refugio entre otras, también deberemos preocuparnos de su ocio -fabricando o buscando juguetes para ellos- y de consolarlos cuando estos lloren o tengan miedo. Por poner un ejemplo básico y claro: si recordáis películas como La carretera -basada en la obra maestra de la literatura de Cormac McCarthy- o Savior -con Dennis Quaid-, sabréis el peso narrativo que suelen tener los niños en ambientaciones e historias similares, condicionando por completo la supervivencia y relegándonos a un papel secundario como usuario: lo primordial y apremiante, son siempre ellos. En un principio un añadido así podría pecar de mero aderezo sentimental -es lógico que lo penséis- pero el título sabe dosificar y usar las perspectivas de los infantes para aportarnos una visión de la guerra completamente diferente a lo que cabíamos esperar.

Toma de decisiones en pos de la supervivencia

El motivo jugable de This War of Mine: The Little Ones es el de sobrevivir siempre un día más, da igual cómo sean las condiciones que nos rodeen y sin importar lo que hayamos hecho o visto en la noche anterior para ello. Los ciclos de día y noche en el juego mantienen el ritmo de la partida, y son éstos los que nos permiten planificar con inteligencia aquellas cosas imperiosas que realmente necesitamos, así como para marcar las estrategias de descanso, vigilancia o reparación para aquellos supervivientes que se quedan bajo techo en el refugio. Por eso, y al igual que en la versión de PC o móviles, tenemos que sopesar muy bien el objeto y la meta de nuestras salidas.

En este sentido, el título se comporta como un juego de género, permitiéndonos la recogida objetos y materiales básicos en diferentes lugares de una ciudad que, poco a poco, irá abriéndose a nosotros. Encontraremos fácil la elección de un adulto a la hora de buscar o explorar nuevas localizaciones -principalmente, porque tenga una buena condición física o una mochila mayor para cargar objetos-, pero más complicado será lo de elegir un sitio para nuestras incursiones. En el título siempre tendremos a nuestra disposición un montón de emplazamientos derruidos en los que encontrar comida y objetos variados, y en los que This War of Mine se revela como algo más que un simple videojuego de ambientación bélica.

No siempre encontraremos aquello que buscamos en la noche.
No siempre encontraremos aquello que buscamos en la noche.

El amparo de la noche puede que nos evite acabar muertos bajo el bombardeo de la artillería o bajo el fuego de los francotiradores que continúan alojados en la ciudad, pero también es el momento en el que los civiles, los saqueadores y otras personas de peor naturaleza deciden usar para realizar sus incursiones, ya que la oscuridad ayuda a pasar desapercibidos y a ocultar cualquier tipo de fechorías. This War of Mine: The Little Ones sigue ofreciéndonos momentos desgarradores -más ahora con pequeños a nuestro amparo-, en los que tendremos que tomar decisiones realmente duras.

En la pantalla de búsqueda y de salidas nocturnas, marcaremos los lugares que a posteriori, visitaremos.
En la pantalla de búsqueda y de salidas nocturnas, marcaremos los lugares que a posteriori, visitaremos.

El videojuego consigue que el usuario se implique, arriesgándonos en varios momentos, incluso haciéndonos que dilapidemos nuestra propia ética y moralidad en pos de garantizar la supervivencia de nuestro grupo. ¿Seremos capaces de matar por unos medicamentos? ¿De confiar en el extraño que acaba de tocar en nuestra puerta en busca de ayuda? This War of Mine no especulaba con la sensación de inseguridad, incertidumbre y peligro, y su versión para consolas, tampoco. Y ya no hablamos únicamente de toma de decisiones en el acto: la planificación, como os decíamos más arriba, también debe ser a largo plazo. 11 bit Studios ofrece en el videojuego una serie de mecánicas de construcción, reparación y combinación de objetos, que nos invitan a mejorar las precarias condiciones de vida que tenemos.

Por ejemplo, podemos construir una serie de camas para poder descansar correctamente -nuestros personajes acusan y representan el cansancio de no dormir en un colchón moviéndose de una forma más lenta-, un horno para cocinar alimentos y garantizar una temperatura óptima en el hogar, sillas o una radio, gracias a la cual podemos obtener información del exterior o del desarrollo de la guerra -de hecho es un instrumento muy útil, que además de aporta trasfondo ayuda a que obtengamos una visión útil del peligro que puede rodearnos en cualquier momento-.

Salir a buscar víveres es una tarea peligrosa. Tras los muros del refugio hay gente peligrosa que hará cualquier cosa por robarnos y quitarnos la vida… Como nosotros.
Salir a buscar víveres es una tarea peligrosa. Tras los muros del refugio hay gente peligrosa que hará cualquier cosa por robarnos y quitarnos la vida… Como nosotros.

No hay que olvidar que el refugio es la base de todo, y que todos nuestros objetos y útiles acaban bajo su techo. Protegerlo y mejorarlo es una obligación, y una tarea que no podemos dejar pasar o aplazar en el tiempo. Si tenemos comida, materiales y cantidades ingentes de agua, podemos atraer a nuestras inmediaciones a otros supervivientes que buscan lo mismo que nosotros, y un asalto o una pérdida de enseres y suministros, puede significar no amanecer el día siguiente. De esta manera, proteger puertas, tener en cuenta las vigilancias extra de otros supervivientes durante nuestras salidas de exploración y el equipamiento, son esenciales para evitar futuros abusos de saqueadores. Sí, This War of Mine: The Little Ones incorpora armas y elementos variados para construirlas -junto a su respectiva y lógica munición-, pero no se prodigan demasiado y tampoco son la solución a todos los males.

Una versión adaptada y actualizada

This War of Mine: The Little Ones ofrece y atesora todo el contenido de la versión de PC, lo que significa que tanto PlayStation 4 como Xbox One contarán con todas las actualizaciones, cambios y ajustes que han ido suministrando sus creadores al título original. Así mismo se incluyen dos de las opciones más reclamadas y laureadas por los usuarios, como el editor de escenarios y el creador de personajes, que nos permitirán escribir nuestra propia historia en decadente y precario universo del título de 11 bits Studios.

El juego con los niños es vital para su felicidad. Aún estando rodeados por la penurias de una guerra, el ocio brinda esparcimiento.
El juego con los niños es vital para su felicidad. Aún estando rodeados por la penurias de una guerra, el ocio brinda esparcimiento.

Pero más allá de la incursión de los niños y del disponer de las opciones y contenidos de la versión de PC, la adaptación a las consolas de Microsoft y Sony hace gala de un nuevo tipo de control, cercano al habitual de los títulos de acción, que nos permitirá desplazarnos e interactuar con los escenarios y personajes de una manera más precisa y pensada para los mandos de Xbox One o PlayStation 4. De hecho, la disposición de botones nos parece muy inteligente, así como la gestión de inventario -primordial-, que se hace bastante cómoda.

Técnicamente, la conversión es exacta hasta el más mínimo detalle, conservando el apartado gráfico y sonoro de la versión de PC, y contando con una traducción al castellano. De esta forma, volvemos a ver su particular mezcla de perspectiva 2D con recreaciones tridimensionales, y su inteligente juego con el bosquejo, que presenta garabatos y trazos irregulares para ofrecer una suerte de espacio onírico a medio camino entre el recuerdo y la pesadilla. Todo ello sin olvidar sus profundas raíces realistas, ya que visitaremos hospitales, suburbios, casas derruidas, supermercados, iglesias o colegios, lugares habituales para el común de los mortales, que adquieren un tono y una presencia distinta cuando la guerra los toca y hace suyos.

Conclusiones finales

This War of Mine ya nos convenció en su día, presentándonos su valiente propuesta reivindicativa, dando un paso más allá de mero entretenimiento para ofrecernos una historia íntima sobre el sufrimiento en tiempos de guerra. This War of Mine: The Little Ones es una notable conversión a consolas, que recoge todos los frutos yacentes dejados por su antecesor, y los adereza con la entrada de la atribulada aunque inocente visión de los niños.

Su añadido funciona, depositando una nueva capa jugable, que es incluso capaz de implicarnos más -si cabe- como jugadores ante las vicisitudes del destino de nuestros protagonistas. A esto hay que sumarle un control adaptado, y una edición completa en cuanto a contenidos jugables lanzados con anterioridad en el PC.

Una experiencia interactiva -quizás algo más que un simple juego- que debe ser probada por cualquier aficionado que se precie, pues a través de los píxeles y elementos virtuales que se ven representados en nuestra pantalla, encontraremos historias y momentos que, aun siendo desarrollados y realizados en tiempos oscuros y desesperados, nos definen como humanos.

Hemos analizado This War of Mine: The Little Ones en Xbox One con una copia en disco facilitada por Koch Media.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4 y Xbox One

Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Género/s: Aventura / Supervivencia
PEGI +18
Plataformas:
PS4 Xbox One

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 29/1/2016
  • Desarrollo: 11 bit studios
  • Producción: Deep Silver
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 24,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
COMUNIDAD
7.87

PUNTÚA
This War of Mine: The Little Ones para PlayStation 4

10 votos

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 29/1/2016
  • Desarrollo: 11 bit studios
  • Producción: Deep Silver
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 24,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
This War of Mine: The Little Ones para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir