Análisis de Star Wars Episode I: Racer, ¡Aprieta el acelerador, sleemo! (PS4, Switch)

Volvemos a las carreras de vainas de Star Wars con una remasterización que recupera el clásico de Nintendo 64, PC y Dreamcast con mejoras técnicas y en el control aunque con pocas novedades.
Star Wars Episode I: Racer
·
Análisis de versiones PS4 y Switch.

Estamos en 1999. Los espectadores acuden en masa a los cines para ver el nuevo episodio de Star Wars tras una larga espera. La amenaza fantasma se estrenaba tras años de sequía cinematográfica, numerosos cómics y novelas del llamado Universo Expandido y una pléyade de juegos de diversa índole. Si bien la cinta de George Lucas causó división por la elección de sus tramas, la historia del joven Anakin Skywalker guardaba algunos momentos destacables, y uno de ellos, consiguió cobrar vida propia en el ocio digital. Y no, no nos referimos al espectacular duelo de sables láser con Darth Maul. Estamos hablando de la carrera de vainas, una secuencia que actualizaba el mito de las cuádrigas de Ben-Hur con el filtro space opera, y que a día de hoy, sigue siendo uno de los hitos dentro de la mitología de La guerra de las galaxias.

Aquella carrera acabó convirtiéndose en un videojuego, Star Wars Episode I: Racer, uno de los títulos más recordados de la licencia en consolas y PC, y que contó con versiones en Nintendo 64, Dreamcast y PC, así como una controvertida adaptación para Game Boy Color. Tomándose algunas libertades en términos de ambientación -lógicamente-, aquel juego se labró su propia fama dentro del género de las carreras futuristas y arcade, muy atiborrado por aquel entonces y ahora en horas bajas. Años después contó con una secuela en PlayStation 2, Star Wars Racer Revenge, que no llegó a cuajar en los jugadores, pero ahora vuelve a nosotros en su concepción original bajo la forma de remasterización firmada por Aspyr Media en Nintendo Switch y PlayStation 4.

Now this is podracing!

Star Wars Episode I: Racer es la muestra perfecta de lo que podría llegar a dar de sí un videojuego con licencia de una saga con mucho tirón. Hablamos de un título de conducción arcade, muy simple y directo, que intentaba emular algunas de las mecánicas y elementos vistos en sagas consolidadas y muy importantes por aquel entonces, como F-Zero de Nintendo o los clásicos WipEout de la ya extinta Psygnosis. Recogiendo el guante de lo que funcionaba en el género, y fundiéndolo con la mitología de Star Wars, LucasArts cuajó con inteligencia un título que expandía la famosa y citada carrera de vainas de La amenaza fantasma, presentándonos un videojuego rápido, muy lustroso a nivel técnico para la época y con una variedad de circuitos y conductores notable. Quizás ahora, dos décadas después, no parezca mucho, pero en su momento, había muy pocos juegos tan impactantes en cuanto a gráficos en el género o en el catálogo de máquinas como la 64 bit de Nintendo.

PUBLICIDAD
Los gráficos se mantienen intactos, y lo que hizo del original un clásico, también.
Los gráficos se mantienen intactos, y lo que hizo del original un clásico, también.

Todo lo bueno de aquel título original se ha conservado en su remasterización. Star Wars Episode I: Racer sigue ofreciéndonos aquellos míticos entornos tridimensionales, su endiablada velocidad y un plantel de sistemas y mundos que nos presentan 8 planetas diferentes y hasta 21 circuitos distintos. De esta manera, podemos viajar desde Tatooine -planeta en el que se desarrollaba la carrera de la película- a lugares como Malastare, Barronda o incluso un asteroide, dándonos la oportunidad de disputar carreras frenéticas contra otros pilotos a lo largo y ancho de la galaxia y los límites del Borde Exterior de la misma, lugar controlado por los Hutt y otros mafiosos, promotores de este arriesgado deporte de motor y competición. Asimismo, la actualización del clásico de 1999 mantiene los más de 25 pilotos de la alineación clásica, incluyendo a los clásicos Anakin Skywalker o Sebulba, pero ofreciéndonos también la oportunidad de ser otros secundarios de la saga como Ratts Tyerell, uno de nuestros preferidos. No os preocupéis: todo lo que os gustó del original estará presente en esta puesta al día gráfica y técnica.

Hablamos de un videojuego en el que tendremos que prestar mucha atención al entorno y los circuitos, llenos de obstáculos y rutas alternativas.
Hablamos de un videojuego en el que tendremos que prestar mucha atención al entorno y los circuitos, llenos de obstáculos y rutas alternativas.

El juego está dividido en varios modos de juego, siendo el modo torneo el más interesante de todos, y el que atesora gran parte de la diversión. Éste ofrece siete carreras, que se organizan a su vez en tres competiciones de distinta dificultad. Cada circuito está diseñado en base a la dificultad en la que se engloba, con trazados más o menos complejos, pensados para que el jugador se vaya habituando al control de la vaina y comprenda las vicisitudes de cada planeta, vehículo y torneo. En el torneo más simple, las carreras son sencillas, apenas hay obstáculos y las curvas pueden tomarse con cierta facilidad, algo que cambia radicalmente en la dificultad superior, en la que tendremos que tener verdaderos reflejos Jedi para no acabar estampados contra un muro o una roca. Si quedamos en los primeros puestos, iremos desbloqueando nuevos pilotos, vainas y monedas Truguts, la divisa empleada por los Hutt. Con ellas podemos comprar nuevas piezas para nuestro vehículo, tanto de nuevo acuño como del vertedero de chatarra de Watto, que nos ofrecerá algunas de segunda mano por menor precio.

Los pilotos son muy agresivos, y aunque la inteligencia artificial no es muy allá, nos pondrá en apuros en muchas ocasiones.
Los pilotos son muy agresivos, y aunque la inteligencia artificial no es muy allá, nos pondrá en apuros en muchas ocasiones.

Este factor, el de la personalización de las vainas, es más importante de lo que creemos. Star Wars Episode I: Racer presenta una amplia variedad de pilotos y vehículos, cada uno con sus propios pros y contras, así como una serie de características que debemos tener en cuenta a la hora de manejarlos o encarnarlos en las carreras. Estos atributos van desde la velocidad punta a la maniobrabilidad o la resistencia, y nos obligarán a estad pendientes de ellos, modificándolos a medida que ganemos más carreras o participemos en los torneos y trazados más exigentes. No penséis que una vaina que corre más es automáticamente un caballo vencedor en esto del podracing, ya que los circuitos están llenos de obstáculos, rutas alternativas muy peligrosas, nuestros rivales son muy agresivos y un mal golpe puede romper uno de nuestros motores o rotores, haciéndonos perder puestos mientras ardemos en mitad de la pista.

Personalizar y ajustar nuestra vaina de carrera es vital de cara el éxito.
Personalizar y ajustar nuestra vaina de carrera es vital de cara el éxito.

Los golpes son muy habituales en la remasterización de este clásico, por lo que la reparación de la vaina en el momento del golpe o el accidente, será otro elemento táctico o estratégico, si lo queréis llamar así, que aporta mucho más de lo que podemos creer en un principio a un juego como Star Wars Episode I: Racer. Sí, es un arcade con todas las de la ley, pero el invertir en droides que reparen los motores en menor tiempo o sin sacrificio de aceleración, así como en el refuerzo de la estructura de nuestra cuádriga futurista se volverán determinantes de cara al éxito. Este aspecto hace de las carreras algo muy emocionante, sobre todo en los trazados más complejos, invitándonos a estar pendientes no solo de ganar la carrera, también de salir con vida de ella. Pasaremos una gran parte del juego buscando nuestra vaina y piloto preferido, intentando desbloquear a Sebulba o mejorando el podracer de Anakin Skywalker hasta que esté tan equilibrado que nos sirva de todoterreno. Junto al modo torneo, que engloba casi toda la propuesta jugable del título, tenemos un modo contrarreloj y un modo pantalla partida bastante bien avenido para dos jugadores que nos permitirá disfrutar de las carreras en una misma consola. En el caso de Switch también se estrena la conexión local, para que varios jugadores puedan competir en la misma carrera utilizando si así lo desean sus propias videoconsolas.

Poco a poco iremos desbloqueando nuevos pilotos y vainas con sus propias características.
Poco a poco iremos desbloqueando nuevos pilotos y vainas con sus propias características.

Un control mejorado y un apartado gráfico actualizado

Star Wars Episode I: Racer estrena un control muy mejorado, obra de la actualización llevada a cabo por Aspyr Media, que parece haberse tomado en serio uno de los miedos de esta adaptación. El sistema de control y el mapeado de botones han mejorado considerablemente con respecto al de Nintendo 64 y Dreamcast, ofreciéndonos una respuesta más exacta y divertida en el manejo, y evitando esa sensación de falta de agarre que ofrecían las versiones originales. Nosotros hemos analizado el videojuego en Nintendo Switch, y tanto el control clásico con los Joy-Con como el nuevo sistema de giroscopios duales con los dos mandos, nos han convencido bastante. Eso sí, pese a las dos configuraciones y sistemas de mapeado de botones, tenemos algunas quejas. Por un lado, consideramos que el botón R para las reparaciones no es tan acertado como pueda parecer, ya que es bastante incómodo de pulsar cuando estamos en una carrera en la que nos jugamos el todo por el todo y estamos acelerando con el ZR o incluso el A.

El control se ha mejorado considerablemente, y ahora tenemos mayor control sobre nuestro vehículo.
El control se ha mejorado considerablemente, y ahora tenemos mayor control sobre nuestro vehículo.

Técnicamente, a grandes rasgos, nos encontramos con el mismo videojuego que disfrutamos en 1999, sin cambios o alardes técnicos. LucasArts rubricó un título espectacular para la época, con unas vainas detalladas y bien modeladas, circuitos carismáticos con efectos especiales y un diseño interesante y cautivador, y plagados de un buen número de detalles. Todo eso se mantiene intacto, pero con una resolución mucho mayor y una tasa de frames por segundo considerablemente alta, siempre manteniéndose alrededor de los 60 frames por segundo. Esto consigue que el videojuego goce de una mayor velocidad y que haya circuitos que se conviertan en auténticas delicias jugables. Sin embargo, no todo es tan bonito.

La mejor tasa de frames y el aumento de la resolución son las dos piezas sobre las que se sustenta esta remasterización.
La mejor tasa de frames y el aumento de la resolución son las dos piezas sobre las que se sustenta esta remasterización.

Al título se le notan los años, y pese a que estamos hablando de un juego que funciona en consolas muchísimo más capaces que aquellas para las que fue concebido, sigue arrastrando fallos técnicos imperdonables que tendrían que haberse solucionado. Tenemos clipping, popping en la distancia de dibujado de los circuitos -que aún así, se ha mejorado- y algún que otro bug -el título mantiene varios glitchs de la versión de Nintendo 64, en una carrera nos quedamos atascados en una pared y no podíamos salir de ella, sumiéndonos en una neblina profunda que acabó con el reinicio de nuestra Nintendo Switch-, un aspecto que nos parece bastante molesto. Sí, comprendemos que se haya querido mantener la naturaleza original, y en líneas generales lo entendemos y apoyamos, pero hay algunos aspectos que deberían haberse cuidado con mayor mimo. De hecho, parece que Aspyr ha tomado la versión de Dreamcast como base para el remaster, contando con las intros por ordenador -que se muestran a una resolución muy pobre y comprimidas en exceso- que servían de antesala a cada circuito y planeta y un HUD que está pixelado, con números borrosos y textos en español que se descuadran o pisan los unos a los otros.

El juego cuenta con un modo a pantalla partida para dos jugadores.
El juego cuenta con un modo a pantalla partida para dos jugadores.

Otro factor que podría haberse trabajado más es el referente al sonoro. Sí, tenemos la banda sonora de John Williams, con algunos de sus temas más conocidos -¡Duel of Fates!- pero la calidad de la misma, y la comprensión a la que se ha incluido, deja algo que desear. Todas las canciones están enlatadas, con una tasa de bits muy pobre, un aspecto que también perjudica a los efectos sonoros y las voces de los propios personajes cuando conducen y compiten, evidenciando los años que pesan sobre los hombros del videojuego. No habría estado de más subirle un poco la definición a estos elementos o sustituir las piezas incluidas por otras de mayor calidad. Star Wars Episode I: Racer también nos priva de algunas características que podrían haberse incluido sin demasiados problemas, como un tablón de puntuaciones y tiempos online, así como un multijugador propiamente dicho a través de internet y fuera del ámbito local.

La cámara en primera persona nos encanta, y en algunos circuitos, transmite una gran sensación de velocidad.
La cámara en primera persona nos encanta, y en algunos circuitos, transmite una gran sensación de velocidad.

Conclusiones finales

Star Wars Episode I: Racer es un buen port del clásico de 1999, sabiendo mejorar y solucionar algunas de aquellas sombras que pesaban sobre el videojuego original. De esta manera, tenemos un buen framerate, unos gráficos que funcionan a más resolución, un control mucho más cómodo y divertido y una serie de añadidos, como el multijugador local, que le sientan especialmente bien. Echamos en falta novedades y algún que otro aliciente, como un ajuste en los efectos sonoros, contenidos extra o incluso un ajuste en la interfaz. Lanzado a buen precio -14,99 euros en formato digital-, y con un rendimiento decente pese a la falta de nuevos alardes técnicos que ofrezcan algo más de lustre a la obra de LucasArts, es una oportunidad para dejarse llevar por la nostalgia y por el embrujo Jedi de uno de los mejores videojuegos jamás lanzados con la licencia de Star Wars.

Hemos analizado Star Wars Episode I: Racer para Nintendo Switch gracias a una copia digital facilitada por Zebra Partners.

Alberto González

NOTA

7.5
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Sigue siendo un arcade de conducción desafiante y divertido.
Su diseño de circuitos, su velocidad y su gestión de vainas.
El control se ha mejorado.

Puntos negativos

A veces parece una remasterización algo perezosa.
Echamos en falta un multijugador online.
No ofrece ningún extra o añadido digno de mención.

En resumen

Un buen port del clásico de 1999, manteniendo su espíritu de arcade de conducción y mejorando algunos de sus aspectos técnicos y jugables, pero sin novedades destacables.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4 y Switch

Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise - Análisis
Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise - Análisis
Análisis
2020-07-08 18:17:18
Una de las aventuras más especiales de la última década vuelve con una inesperada secuela que brilla con su historia y personajes, pero que naufraga en un mal uso de la acción y el mundo abierto.
Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Análisis
2020-07-08 15:44:00
Una de las entregas más queridas de los juegos de granjas de Harvest Moon llega a Nintendo Switch y PC con un remake que introduce nuevas posibilidades.
CrossCode - Análisis
CrossCode - Análisis
Análisis
2020-07-07 16:46:00
Un juego de rol con combates en tiempo real de la vieja escuela aterriza en las consolas actuales.
Death Come True - Análisis
Death Come True - Análisis
Análisis
2020-07-07 11:20:00
Lo último del escritor de Danganronpa es una interesante película interactiva.
Falcon Age - Análisis
Falcon Age - Análisis
Análisis
2020-07-06 18:36:18
Sumérgete en una bonita aventura y crea un inolvidable vínculo con tu mascota, sobre todo en realidad virtual.
F1 2020 - Análisis
F1 2020 - Análisis
Análisis
2020-07-06 10:00:00
Codemasters sigue puliendo año a año su videojuego oficial de la F1 ofreciéndonos su entrega más completa con la posibilidad de crear nuestra propia escudería para el Gran Circo.
PEGI +3
Plataformas:
PS4 Switch

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
7.5
COMUNIDAD
4.4

PUNTÚA
Star Wars Episode I: Racer para PlayStation 4

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
7.5
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Star Wars Episode I: Racer para Nintendo Switch

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir