Análisis de Godzilla (PS4, PS3)

El monstruo japonés más famoso del mundo regresa con un videojuego que no le hace justicia a su leyenda.
Godzilla
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
4
SONIDO
8.5
NOTA
4
DIVERSIÓN
4
JUGABILIDAD
3
Análisis de versiones PS4 y PS3.

"Monstruos gigantes dándose de tortas mientras arrasan ciudades enteras que sirven como campo de batalla improvisado para sus mastodónticos combates". Pocas sinopsis más atractivas que esta se nos ocurren para una película y especialmente para un videojuego. Y si encima le añadimos al Kaiju más famoso, popular y carismático del mundo, así como todo su extenso repertorio de enemigos, se podría decir fácilmente que tenemos la fórmula ganadora para crear un título capaz de ofrecer grandes dosis de diversión con suma facilidad, aunque solo sea por el placer culpable de poder sembrar el caos y la destrucción mientras controlamos a nuestros monstruos favoritos.

¿Qué podría salir mal? Esta es una pregunta a la que Godzilla responde con todo lujo de detalles, ejemplificando cómo una idea sencilla, clásica y con mucho potencial se puede arruinar hasta niveles insospechados, convirtiendo lo que estaba destinado a convertirse en el homenaje definitivo a los 60 años de historia del Rey de los Monstruos en un juego tan mediocre que nos hará mirar con otros ojos muchas de las escenas más bochornosas que este gigantesco lagarto ha protagonizado en el cine (y las hay que son de auténtica vergüenza ajena).

Kaiju Eiga a la mínima potencia

Antes de comenzar a detallaros cada una de sus características, tenemos que advertiros que existen dos formas de enfocar Godzilla. Por un lado, lo podemos valorar única y exclusivamente por sus virtudes y defectos como un videojuego y lo que nos aporta como tal. Si apostamos por esto, lo que nos vamos a encontrar es un cúmulo de errores y fallos tan sangrantes que a los cinco minutos de juego nos harán salir corriendo de vuelta a la tienda a ver si con suerte nos pueden devolver el dinero para recuperar los casi 70 euros que cuesta antes de que sea demasiado tarde.

PUBLICIDAD

En cambio, si ya de entrada sabemos que no nos vamos a encontrar con el Juego del Año, somos enormes fans de todo lo que rodea al imaginario creado por la Toho y simplemente buscamos un "Godzilla Simulator" que nos haga sentirnos en la piel de este carismático monstruo que tantas veces ha asolado Japón, entonces existe la posibilidad de que el título consiga apelar a ese factor nostálgico que tantos milagros suele obrar a la hora de hacernos pasar un rato entretenido ante un producto que no para de enviarnos señales por todas partes para avisarnos de lo malo que es.

Probablemente, uno de los mayores aciertos, y a la vez uno de sus grandes problemas, lo encontramos en el empeño que su desarrolladora ha puesto por recrear con toda la fidelidad posible la experiencia de ver una película de Godzilla en la gran pantalla. Es decir, darnos el control de una bestia gigante, extremadamente lenta, con una movilidad muy reducida y limitada, y lo suficientemente poderosa como para destrozar edificios casi sin ningún esfuerzo, luchando de vez en cuando contra otros Kaijus.

Y esto es algo que se ha conseguido con creces. De hecho, a veces hay momentos en los que tenemos la sensación de estar protagonizando algunas de las batallas más épicas y recordadas de esta saga cinematográfica, con momentazos como estar ante King Ghidorah y que de repente aparezca Mothra en su forma adulta para añadir más leña al fuego mientras los edificios de nuestro alrededor van siendo demolidos por la brutalidad del combate.

Un duelo mítico para cualquier fan.
Un duelo mítico para cualquier fan.

Además, cada monstruo está recreado con muchísimo mimo, son totalmente reconocibles y a sus modelados no les podemos pedir mucho más, ya que son tal y como deben ser. Y todo ello sin contar con el fantástico revestimiento sonoro que lo envuelve todo, con canciones sacadas directamente de los films y con los sonidos y rugidos de cada Kaiju fielmente reproducidos.

Entonces, si se ha conseguido recrear todo esto con tanta fidelidad, ¿dónde está el problema? Pues prácticamente en todas partes. Para empezar, el hecho de que Godzilla sea tan lento, se acaba traduciendo en una movilidad que conseguirá desesperarnos con suma facilidad, y todo ello sin contar con sus cuestionables controles, que nos llevarán a tener que pasar por un proceso de adaptación bastante incómodo, especialmente a la hora de hacer que el monstruo gire, ya que esto se hace con los botones R1 y L1.

Pero bueno, dentro de lo que cabe, esto no nos termina de parecer del todo mal, ya que Godzilla es así (aunque no sea lo ideal para el apartado jugable) y no es plan tampoco de que nos pongan una versión del lagarto capaz de dar volteretas, realizando sprints y dando saltos mortales (aunque viendo las cosas que el Rey de los Monstruos ha llegado a hacer durante su Era Showa, tampoco nos habría impactado demasiado si esto se hubiera llegado a hacer así).

El problema viene cuando nos damos cuenta de que nuestro rango de acciones está enormemente limitado. En esencia solo podremos realizar un cortísimo combo de golpes flojos, ejecutar un ataque fuerte, intentar un agarre que falla el 95% de las veces y que cuesta una barbaridad de acertar, rugir para bloquear (un movimiento que se ejecuta con mucho retardo, por lo que más os vale predecir el golpe que vais a querer parar con bastante antelación), hacer una pequeña carga hacia delante, desatar nuestra habilidad definitiva y poner en práctica nuestro aliento. Estas dos últimas técnicas necesitan que tengamos lleno un medidor especial, aunque este se rellena en apenas diez segundos, por lo que no tendremos demasiados problemas para utilizar dichos ataques con bastante frecuencia.

Acertar con el aliento atómico de Godzilla a objetivos concretos y pequeños, puede convertirse en un auténtico dolor de cabeza.
Acertar con el aliento atómico de Godzilla a objetivos concretos y pequeños, puede convertirse en un auténtico dolor de cabeza.

Ante este panorama, los enfrentamientos contra otros Kaijus acaban resolviéndose con un caótico aporreo indiscriminado de botones sin sentido alguno, en el que repetiremos prácticamente los mismos movimientos una y otra vez, pero no porque queramos o porque sea lo más efectivo, sino porque simple y llanamente no hay nada más que podamos hacer. Además, a esto le tenemos que sumar lo absurdamente fácil que es el juego incluso en sus pantallas más supuestamente difíciles, por lo que morir en alguno de estos combates es poco menos que una utopía.

De hecho, hasta la segunda vuelta no descubrimos que Godzilla no era inmortal, algo para lo que nos tuvimos que dejar pegar por otro monstruo para ver lo que ocurría. Tras unos cuantos golpes consecutivos vimos la pantalla volverse de color rojo, indicándonos que existe un sistema de regeneración de salud automática. Eso sí, cuando esto os ocurra, lo más probable será que os recuperéis antes de que el enemigo pueda realizar un nuevo ataque, lo que le quita de un plumazo cualquier tipo de desafío o emoción que el juego pudiera tener, ya que el avance por los niveles se convierte en un mero trámite.

Morir en este juego es toda una odisea, por mucho que Mechagodzilla se empeñe en acabar con nosotros.
Morir en este juego es toda una odisea, por mucho que Mechagodzilla se empeñe en acabar con nosotros.

Ya que hablamos de las fases, decir que en el modo principal del juego estas son prácticamente iguales. En todas ellas nos pedirán que destruyamos unos generadores de energía (todo lo que rompamos hará que nuestro monstruo crezca y se haga más poderoso, aunque esto también aumentará los niveles de alerta, por lo que la humanidad nos atacará con vehículos cada vez más molestos, que no peligrosos) y que eliminemos al Kaiju que le dé por aparecer para saludar.

Además de esto, podremos conseguir más energía si cumplimos con un objetivo adicional concreto (destruir 10 tanques, 5 aviones, 8 coches patrullas... nada demasiado original) y también se nos indicarán cuatro posiciones en las que colocarnos para que nos graben y la humanidad consiga recoger datos sobre nosotros, algo que nos servirá para desbloquear una serie de niveles adicionales y otros extras. Esto último es bastante aburrido de hacer y no aporta nada, ya que solo tendremos que dirigirnos al sitio marcado con un punto rojo en el minimapa, activar la cámara y esperar quietos sin salirnos del encuadre hasta que se grabe todo.

De vez en cuando se nos intenta meter algo más de presión obligándonos a superar misiones a contrarreloj, aunque al final no dejan de ser exactamente lo mismo. Por lo tanto, los únicos cambios que veremos de una pantalla a otra serán los mapas en los que jugaremos (y a veces ni eso, ya que se repiten constantemente) y los Kaijus a los que batallaremos.

Visto un nivel, vistos todos.
Visto un nivel, vistos todos.

Otra cosa que nos ha molestado muchísimo es lo pequeños que son los escenarios en los que jugaremos, ya que cada misión tendrá una serie de barreras invisibles que no podremos atravesar bajo ninguna circunstancia, limitando enormemente el terreno por el que nos moveremos. Resulta especialmente frustrante en los mapas de ciudad, ya que no tardaremos ni un minuto en destrozar la mayoría de lo que hay en el campo por el que nos dejan movernos y no pararemos de ver más y más edificios pidiendo a gritos una bonita demolición. Edificios que están a dos palmos de nosotros y que se extienden en el horizonte sin que podamos hacer nada para cumplir sus deseos.

Comentar que la campaña está planteada para ser rejugada varias veces, ya que tiene diferentes rutas que podemos seguir, aunque cuando nos demos cuenta de que todas ellas siguen el mismo esquema invariable, se nos quitarán rápidamente las ganas de explorarlas. Hablaríamos de su historia, pero esta no va mucho más allá de "Godzilla despierta tras 60 años de letargo y ataca a la humanidad para alimentarse de sus reservas de energía". Ah, y no esperéis ningún tipo de explicación para la aparición del 95% de los Kaijus a los que haréis frente. De hecho, ni siquiera nos lo explican en la verdadera batalla final, donde parece que los guionistas nos digan: "por favor, no le busques lógica alguna, simplemente disfruta de este momento de puro fan service".

Esta campaña también puede jugarse con otros monstruos y en ningún caso nos durará más de una o dos horas por cada ruta que decidamos tomar. Hay una tercera opción que nos permitirá aliarnos con la humanidad, obligándonos a hacer frente a varios enemigos mientras intentamos evitar destruir estructuras y vehículos, lo que hace del juego algo todavía más engorroso y molesto.

Godzilla no es el único personaje jugable. De hecho, hay una lista de monstruos controlables bastante extensa que hará las delicias de los fans.
Godzilla no es el único personaje jugable. De hecho, hay una lista de monstruos controlables bastante extensa que hará las delicias de los fans.

Otro modo de juego lo tenemos en una especie de Arcade de lucha en el que tendremos que batallar contra un Kaiju detrás de otro. No aporta nada a lo visto en la campaña, por lo que tampoco esperéis nada de él. Finalmente, tenemos el modo multijugador Versus que por algún motivo que solo conocen sus desarrolladores y que escapa a nuestra comprensión mortal, solo se puede jugar a través de internet, eliminando cualquier posibilidad de juego local, algo que se habría agradecido bastante.

Además, el online es tremendamente básico, sin modos de juego alguno o un sistema que nos incentive a jugar y a competir. Y todo ello sin contar con el insufrible lag del que adolecen todas las partidas que hemos jugado. Solo nos permitirán escoger si jugar contra alguien aleatorio, un amigo, y si queremos participar en una batalla de dos o tres jugadores. Sinceramente, no nos extrañaría que antes de que acabe el mes sus servidores se hayan convertido en un desierto, aunque de momento hemos encontrado rivales más o menos rápido.

Comentar que a pesar de que en el menú principal aparecen listados más modos (suponemos que para aparentar más contenidos), a estos no se les puede considerar como tal. Por ejemplo, el Modo Evolución simplemente es el habitual menú de multitud de juegos en el que podremos invertir los materiales que consigamos de los monstruos que derrotemos para mejorar a nuestros Kaijus, desbloquear nuevos personajes jugables y que aprendan nuevas técnicas. Eso sí, os avisamos que para potenciarlos a todos a su máximo nivel necesitaréis una ingente cantidad de horas de juego.

Subir al nivel máximo a todos los monstruos puede convertirse en una tarea titánica.
Subir al nivel máximo a todos los monstruos puede convertirse en una tarea titánica.

También se nos da la posibilidad de desbloquear una serie de modelos y figuras para crear nuestros propios dioramas y sacarles fotos, un extra que no pasa de ser una simple curiosidad. Eso sí, la galería que se ha incluido con los datos e historias de cada monstruo nos ha encantado, ya que es completísima y ofrece muchísima información.

A nivel gráfico, no hay mucho que decir, ya que como podéis ver en las imágenes y vídeos que acompañan a este texto, es un auténtico desastre que nos recuerda más a un juego de PS2 que de PS4 (aunque esta última versión no deja de ser una conversión de un juego original de PS3). La interacción con el entorno es de todo menos satisfactoria, y cosas como el hecho de que los edificios se destruyan con "lag" (es decir, les damos el golpe y al rato es cuando explotan y se derrumban) o el enorme clipping que nos acosa durante toda la aventura no ayudan demasiado.

Como dijimos líneas más arriba, los modelados de las bestias no están nada mal, aunque no podemos decir lo mismo ni de los escenarios ni de los efectos, lo que consigue que todo tenga un aspecto bastante feo y muy poco llamativo.

Gráficamente no da la talla, aunque el modelado de los Kaijus nos encanta.
Gráficamente no da la talla, aunque el modelado de los Kaijus nos encanta.

Finalmente, el sonido es sin duda lo mejor de todo el juego, con una banda sonora que recoge temas clásicos sacados directamente de las películas y que nos meten de lleno en la acción. Los sonidos también son realmente buenos, y cada criatura suena exactamente igual a como lo hace en el cine. De hecho, se ha cuidado incluso que las diferentes versiones de Godzilla cuenten con sus ruidos correspondientes, por lo que el Rey de los Monstruos de 1954 no sonará igual que el del 2014. Destacar que el doblaje nos permite seleccionar entre las voces inglesas o las japonesas y que los textos están traducidos al español con bastante corrección.

Conclusiones

Es una auténtica pena que Godzilla no haya sabido estar a la altura de su legendario nombre, ofreciéndonos un juego con una enorme lista de fallos y solo unos pocos aciertos que no consiguen salvar el desastre general. Sí, ofrece muchísimo fan service, un repertorio de monstruos jugables extenso y muy jugoso que da pie a recrear algunas de nuestras batallas favoritas de la gran pantalla y un apartado sonoro de primer nivel, sin embargo, todo esto cae en saco roto ante sus imperdonables errores. Si sois muy, muy fans del personaje y su universo, quizás se trate de una opción de compra que podáis valorar, aunque solo sea por coleccionismo. El resto, huid de él como si el más temible de los Kaijus os persiguiera.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4 y PS3

House of Ashes - Análisis
House of Ashes - Análisis
Análisis
2021-10-21 16:09:00
Supermassive continúa su antología con un título que cumple su cometido, pero que no consigue mejorar a sus predecesores.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
PEGI +12
Plataformas:
PS4 PS3

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
4
COMUNIDAD
7.23

PUNTÚA
Godzilla para PlayStation 4

8 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS3

COMUNIDAD
7

PUNTÚA
Godzilla para PlayStation 3

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir