Análisis de Medal of Honor (PS3, PC, Xbox 360)

El renacer de Medal of Honor cumple en el multijugador, pero esperábamos algo más.
Medal of Honor
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
7.8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7
Análisis de versiones PS3, PC y Xbox 360.
Otros análisis: PS One

Medal of Honor inició en 1999 la moda de los juego de acción en primera persona ambientados en guerras, pero pronto Call of Duty se convirtió en el referente; desde entonces, el género se ha hecho cada vez más popular y, especialmente en los últimos años, un lucrativo mercado en el que el juego de Activision se ha hecho cada vez más fuerte. Electronic Arts, principal rival de ésta en el plan de dominar el mundo, reinicia este año su saga con el objetivo de que recupere la popularidad y plante cara en el género, en un momento especialmente apropiado tras el éxito de su Battlefield: Bad Company 2 y las dudas que rodean el futuro de Call of Duty tras el cuasi-desmantelamiento de Infinity Ward, creadores de las mejores entregas de esta saga.



Quizás Respawn Entertainment, el equipo que han fundado los veteranos de Infinity Ward volviendo al amparo de Electronic Arts (compañía que abandonaron tras hacer Medal of Honor: Allied Assault), se encargue algún día de un Medal of Honor, pero para esta primera piedra del "renacer" de esta saga, EA ha combinado dos equipos: sus estudios de Los Ángeles para el modo campaña, y DICE, los suecos creadores de Battlefield, para el modo multijugador. El resultado no solo es desequilibrado a nivel gráfico (cada modo usa un motor diferente y el del multijugador es mejor), sino también en lo jugable: el modo multijugador es excelente, mientras que el modo campaña es simplemente decente.

Este reinicio de la saga Medal of Honor da el paso de abandonar, quién sabe si definitivamente, la Segunda Guerra Mundial, y ambientar el juego en un conflicto actual, en este caso el de Afganistán. Más allá de la polémica que ha generado que nos lleven a un conflicto que todavía sigue en marcha, y lo de los talibanes en su modo multijugador (finalmente eliminados), esto permite no solo armamento nuevo sino también situaciones de combate completamente diferentes, y una serie de momentos donde podremos usar armamento teledirigido, designar objetivos o pilotar vehículos, entre otras cosas, lo que hace la experiencia de juego más variada.

En el modo campaña encarnamos a un operativo Tier 1, miembro de las fuerzas especiales del ejército de los Estados Unidos, que junto con sus compañeros y el resto de la unidad tendrá que hacer frente a los talibanes en el conflictivo país asiático. Las misiones se suceden una tras otra, conectadas por secuencias cinemáticas que nos contarán algo más de cómo avanza la operación, combinando y alternando todo tipo de situaciones: desde incursiones sigilosas en territorio enemigo hasta batallas de escala media, pasando por misiones de avanzadilla donde tendremos que despejar, o al menos facilitar, el camino al resto del Ejército.



Como decíamos, las misiones varían su estilo, pero todas tienen algo en común: la linealidad. Los campos de batallas y escenarios que recorreremos están diseñados a modo de pasillos, ya sean obvios -desfiladeros- o zonas urbanas aparentemente abiertas, pero en realidad lineales. Penetramos en una aldea, pero vamos casa por casa, calle por calle, sin que haya ningún camino alternativo, zona abierta o situación táctica que no sea nosotros en un lado y los enemigos en el otro. El resultado no es malo, pero sí genérico, aunque por suerte hay partes diferentes que ayudan a combatir la monotonía.



Aparte de este deambular del punto A al punto B, cada nivel cuenta con una o dos situaciones originales que le dan un extra de variedad al juego; desde movernos en quads cubiertos por la oscuridad de la noche afgana hasta situaciones en las que no pararán de salir enemigos hasta que cumplamos cierto objetivo; estas últimas pueden resultar un tanto arcaicas en los tiempos que corren, pero le aportan variedad al juego y no desagradan. Hay momentos, con bastante frecuencia, en los que tendremos que designar por láser objetivos y que la artillería o la aviación los ataque; tenemos un tiempo límite para acabar con todos los objetivos, y a veces más de un arma que elegir -en algunas situaciones, hasta cuatro diferentes-. Estas partes son divertidas porque el jugador se siente poderoso pudiendo elegir hacia dónde disparan los cañones, o controlando él mismo la caída de las bombas. Por último, las partes en las que manejamos vehículos de gran tamaño -o sus ametralladoras- están también muy bien.

 1


Pero pese a estos pequeños detalles de variedad desperdigados por el modo campaña, éste no deja de resultar un tanto insuficiente para los tiempos que corren. No es malo en absoluto y cumple con su función, pero tampoco es memorable. El diseño de los niveles, pese a que estos son bastante largos, no es sobresaliente para los tiempos que corren, mientras que la historia difícilmente será recordada por el jugador. La inteligencia artificial no destaca en absoluto, y algunos talibanes tienen demasiada inclinación a correr y exponerse que a mantenerse a salvo tras una cobertura.

Hay que mencionar, sin embargo, dos detalles curiosos del control: el primero, que el juego cuenta con un sistema de apuntado asistido bastante llamativo. Aparte del apuntado normal, tenemos uno de precisión pulsando el gatillo izquierdo de nuestra consola. Cuando cambiemos del apuntado normal al de precisión, el juego inclinará el punto de mira automáticamente al enemigo más cercano a nuestra mira, ayudándonos a disparar. El segundo detalle "bebe" directamente de Mirror’s Edge, y es cómo podemos deslizarnos por el suelo cuando estamos corriendo hacia una cobertura. Dos curiosidades, aunque la primera llega a hacer el juego demasiado fácil en ocasiones.

El modo multijugador es otra historia, y de hecho para aquellos jugadores -cada vez más numerosos- que pasan olímpicamente del modo campaña para jugar únicamente online, Medal of Honor será un gran juego sin puntos débiles. Los maestros de DICE han usado toda su experiencia de la saga Battlefield para crear un buen multijugador online, con personalidad propia, que podríamos describir como una transformación del estilo Battlefield en algo más pequeño pero no por ello peor.

Llamando a las cosas por su nombre, el multijugador de Call of Duty se basa más en tiroteos rápidos y en habilidades individuales del jugador, mientras que Battlefield intenta reflejar enfrentamientos de mayor escala donde el trabajo en equipo es más importante. En Medal of Honor, para no competir contra sí mismos, DICE ha intentado lograr un término medio entre ambos tipos de acción en primera persona online, intentando combinar el mayor ritmo de Call of Duty con la variedad de modos de juego, más tácticos y más "de equipo", de Battlefield. Les ha salido bastante bien, y Medal of Honor cuenta con su propia personalidad.

 2


El principal modo de juego online se llama Combat Missions, y permite a equipos de doce enfrentarse en varios escenarios consecutivos: los americanos con la misión de cumplir una serie de objetivos en cada misión, y los "oponentes" (anteriormente talibanes) con el objetivo de impedirlo. Es una adaptación del "Rush Mode" de Battlefield Bad Company 2, pero a menor escala y con menores exigencias a la hora de trabajar en equipo y comportarse de forma táctica. Como si fuese una "suavización" del nivel requerido en Battlefield para participar en un modo de juego a priori complejo.



El resultado es muy satisfactorio, al igual que en otros modos de juego similares, importados de lo visto en Battlefield pero simplificados para que sean "amigables" para el gran público al que quiere llegar Medal of Honor. Las regeneraciones son más rápidas que en el anterior juego, aunque el punto en el que reapareceremos es un tanto aleatorio, incluso cuando pedimos que nos hagan aparecer cerca de un grupo de compañeros -el sistema lo elegirá al azar-. Otro modo, llamado "Sector Control", toma la idea del modo Conquest de Battlefield pero también la simplifica un poco, pidiendo a los dos equipos que se aseguren el control de tres zonas diferentes del mapeado. Hablando de los mapas, hay ocho y de diferentes tamaños. Son lo suficientemente variados, aunque quizás un número algo limitado.

 3


El multijugador, además de tener un apartado visual superior al modo campaña (el primero usa el motor de Bad Company 2, mientras que el último usa el Unreal Engine 3), también está mejor a nivel jugable. Las armas son más diferentes entre sí y el sistema de apuntado es más exigente (y equilibrado). Logra un buen término medio entre la jugabilidad táctica y de gran escala de Bad Company 2, y el ritmo más frenético de Call of Duty. Sin embargo, necesita modos de juego propios, más mapas y un sistema de evolución del jugador con más opciones.

A nivel gráfico, como hemos dicho, los dos modos de juego son diferentes. Son obviamente muy parecidos entre sí, pero aún así diferentes, y da la impresión que el motor gráfico de Bad Company 2 no se ha aprovechado al máximo por el objetivo de que sean lo más similares posibles. Aún así, sin ser uno de los hitos gráficos del año, el juego luce bien, con unos escenarios amplios y llenos de detalle, un diseño artístico realista pero sin llegar a la crudeza visual, y unos buenos efectos de explosiones, iluminación, humo y polvo. Ambos motores gráficos funcionan bien y mueven el juego fluidamente.

En sonido, como acostumbra Electronic Arts, Medal of Honor es una superproducción y cuenta con una buena banda sonora, con no demasiado protagonismo, y sobre todo con unos fantásticos efectos de sonido para las armas, explosiones y demás, y con un buen doblaje al castellano. Quizás a este último le falte dramatismo en algunos momentos del combate, pero en otros momentos, especialmente en las cinemáticas, las voces y la interpretación van como anillo al dedo.

Medal of Honor será para muchos una decepción, y no sin motivo. Los que esperaban un juego que pueda mirar de tú a tú a los dominadores del género se quedarán un poco fríos al descubrir que Medal of Honor no es un juego sobresaliente, sino simplemente notable. Al mismo tiempo, los que busquen un multijugador algo diferente, disfrutarán mucho con el que incluye. Ha sido realizado por unos maestros del género, que han simplificado la fórmula Battlefield para llegar a un mayor público.

 4


De todas formas, el hecho de encargar la campaña a un estudio y el multijugador a otro es algo realmente extraño que, como era de esperar, no ha salido muy bien. No solo el juego es algo diferente visual y jugablemente en cada uno de sus modos, sino también en calidad. El multijugador está muy bien, pero todavía le falta algo para, con su propio estilo, ser tan completo como el de otros juegos; al modo campaña, en cambio, le faltan bastante más cosas. No es el gran retorno de Medal of Honor que esperábamos, pero si tiene más secuelas sin duda darán algo más de guerra.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Plataformas:
PS3 PS One Xbox 360 PC

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
7.8
COMUNIDAD
7.75

PUNTÚA
Medal of Honor para PlayStation 3

57 votos

Ficha técnica de la versión PS One

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
8.44

PUNTÚA
Medal of Honor para PS One

64 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
7.8
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
7.25

PUNTÚA
Medal of Honor para Xbox 360

41 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
5.6

PUNTÚA
Medal of Honor para Ordenador

18 votos
#275 en el ranking de Ordenador.
#305 en el ranking global.
Flecha subir