Análisis de Steambot Chronicles (PS2)

Aventuras y desventuras en el mágico mundo de los Trotmobile. Pero, ¿Qué es un Trotmobile? Seguid leyendo y lo sabréis…
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7.7
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8.7
Análisis de versión PS2.
Las cosas de Irem
Resulta extraño ver un título de Irem a estas alturas. Muchos la conocemos por su adscripción a la franquicia R-Type, verdadera cúspide de los matamarcianos y que vio hace poco su final en PlayStation 2. Por eso resulta extraño que Irem realice un juego de rol, y más aún que éste salga en territorios PAL. Parece que el lanzamiento americano ha ayudado bastante, y precisamente el juego nos ha llegado en inglés aunque que convertido de manera competente a PAL por parte de 505 GameStreet.

No es sólo extraño que un RPG de este tipo llegue aquí, sino que también lo es por su extraña temática: Mechas que parecen sacados del siglo XIX. Estos armatostes son el verdadero motor del juego, siendo sus secuencias un juego de acción con fuertes toques de simulador. Esto unido a un RPG japonés, escasamente lineal (cosa rara en este tipo de RPG) y que cuenta con bastantes posibilidades, da como conjunto un juego extraño, fallido en algunas situaciones pero que tiene algunos de los elementos más innovadores que se han visto en consola

Periplo en un vehículo a dos patas
El jugador comienza su aventura en una playa, inconsciente y después de haber naufragado. ¿O quizás no venía de ese barco? Este matiz – la amnesia – que suele dar pie a los inicios de muchos RPG, es aquí más interesante, ya que al carecer nuestro trasunto de personalidad, podremos forjarla con las respuestas. Esto es, a diferencia de las muecas o respuestas tontas de otros juegos, esta vez las respuestas formarán poco a poco nuestra personalidad, y pasado un tiempo podremos pasar de nuestra actitud tímida inicial a ser agresivo o agradable. Esto está brillantemente implementado, y aunque al jugador no se de cuenta en inicio, poco a poco se irá forjando una personalidad propia.

Este desarrollo se integra en una aventura principal, con secciones aventureras y de combate con los robots. Este combate es en tiempo real, acabando aquí su facilidad ya que el control es plenamente simulador. Así, pasaremos bastante tiempo intentando dominar a estos robots bípedos. Estos Trotmobile son plenamente personalizables, y al poco tiempo podremos añadirles piezas, señales coloreadas o un color totalmente diferente. El personaje también podrá obtener nuevas ropas, las cuales variarán el aspecto externo de nuestro personaje, en el estilo de los RPG occidentales.

PUBLICIDAD

Aquí no acaba la cosa, y es que junto al protagonista podremos ser parte de un grupo musical, con secciones en el estilo de Beatmania en las cuales tendremos que seguir las combinaciones de botones. No sólo con el grupo, ya que podremos tocar la armónica en la calle para obtener algún tipo de limosna.

Como se ve, las posibilidades en Steambot son casi infinitas, pero ¿Están bien implementadas? Ese será el problema del juego, que intenta abarcar múltiples elementos diversos, no siendo capaz en ocasiones de casarlos bien.

Problemas de implementación
Steambot parece un juego muy complejo, pero por el propio diseño – que es muy mejorable – parece más limitado de lo que es. Esto es, fuera de las pantallas de ayuda, el jugador descubrirá muchas opciones por ciencia infusa, algo que lo iguala a Grand Thef Auto. Así, una vez estemos en una gran ciudad podremos emplear nuestro Trotmobile como transporte público, hacer diversas tareas y trabajos, a cada cual más estrafalario pero divertido. El problema es que nadie nos avisa de esto, y el desarrollo queda un tanto corto, abrupto, al obviar al menos una pequeña explicación sobre el porqué de las cosas. Esto se nota ya en el inicio, donde el jugador se siente un tanto perdido en la playa sin saber mucho qué hacer. Quizá es el propósito de los desarrolladores: dejar todo al libre albedrío del jugador. Pero un poco de ayuda no vendría mal en depende qué situaciones.

Simulación robótica
Por mucho que la historia tenga algunos giros interesantes por las premisas argumentales o los extraños personajes que conocerá el protagonista (entre ellos Connie, su compañera femenina a lo largo del juego, y el resto de compañeros de la banda), el juego se centra en el combate entre los distintos mechas. De ahí su título, de ahí la recreación de entornos con toques victorianos, y de ahí que se avance en el hilo principal realizando las más peregrinas tareas con nuestro robot. Estos combates, divertidos y con ciertas posibilidades, se ven empañados por el difícil control, que aunque no fallido es exigentemente simulador para ubicarlo en un juego de rol.

Así, controlaremos a nuestro Trotmobile usando las dos palancas analógicas, las cuales tendremos que mover de manera contraria sobre todo si queremos realizar un giro brusco. Es casi el control de un MechWarrior, lo más alejado que uno pueda pensar de un RPG de acción al uso. Esto crea una doble vertiente, que lo hace complicado para el jugador casual pero a la vez interesante para el avezado. Nosotros no vamos a condenar por la dificultad este control, pero sí la cámara que no responde todo lo bien que debería a estos curiosos combates.

En ellos podremos usar golpes, misiles y los poderes que vayamos obteniendo a lo largo del juego. Al mismo tiempo, tendremos que defendernos de los golpes, lo cual será esencial en niveles avanzados, donde nos enfrentaremos a enemigos finales gigantescos.

Apartado audiovisual
Si, como hemos dicho, el apartado jugable es un cajón desastre, lo cierto es que los gráficos siguen esta tendencia. Juegan a su favor con un número competente de polígonos, la intención de mover entornos gigantescos y las buenas texturas. Sorprende, de hecho, ver algunas ciudades del juego, con tranvías, autobuses, bicicletas y todos los objetos clásicos de cualquier metrópoli. Esta ambición tiene su contrapartida, y es que el número de fotogramas por segundo se resiente continuamente en estos entornos. Aunque no llega a influir en la jugabilidad – más en las partes de acción, donde el juego se guarda muy mucho de mover entornos grandes – sí dejan un aspecto un tanto deslucido a tal ambición visual. Sorprende esta última viendo el uso limitado que se ha hecho de PlayStation 2 en este género.

El sonido va por el mismo camino, contando con algunas melodías memorables pero muchas secuencias ambientales. Es curioso que bastantes secuencias dramáticas del juego no cuenten con música, de hecho. Éstas rompen en ocasiones el clímax narrativo, lo que da también un aspecto un tanto deslucido. Las voces, aunque estridentes, hacen una buena labor en introducirte en el mundo del juego, aunque son secundarias ante la calidad de los otros FX, aquellos relacionados con los robots.

Posibilidades infinitas
Combatir otros robots, tocar música con una banda, amoldar tu personalidad, hacer distintos trabajos, jugar al billar, amueblar tu cuarto... ¡Steambot es unos de los RPG más interactivos de Ps2! Muchas quizás no las descubras nunca, pero es de elogiar que Irem haya desarrollado mil y un actividades para no aburrirte en el juego. Incluso, tendrás que comer a lo largo del día para no cansarte, y también dormir. Esta ambición queda deslucida por la escasa ayuda del juego, que aunque no te dirige, como hemos dicho, impide que descubramos muchas cosas por nuestra cuenta. Así, esto puede jugar en contra de Steambot en un análisis superficial, ya que las cartas del juego sólo quedan desveladas al pasar un número considerable de horas.

Conclusión
Steambot Chronicles es un juego brillante en posibilidades, pero mediano en sus logros. Esto es, las inmensas posibilidades de juego quedan deslucidas por un desarrollo muy brusco, y algunos errores de diseño. Y es una pena, ya que la ambición de Irem logra uno de los RPG más completos que ha visto esta consola. Cuando hablamos de complejidad, no hablamos tanto de realizar combinaciones de magias o armaduras, sino complejidad real, esto es, poder tocar la armónica en cualquier sitio, coger una bicicleta, etc. Cosas impensables en un RPG japonés al uso. Quizá por eso, y a pesar del regusto amargo, no podemos más que elogiar la ambición de Irem, muy poco frecuente en esta consola y en este género.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Lost Judgment - Análisis
Lost Judgment - Análisis
Análisis
2021-09-16 15:01:00
Yagami regresa con una apasionante aventura que nos habla con gran maestría sobre problemas muy reales y delicados al mismo tiempo que mejora en todo a su primera parte.
TOEM - Análisis
TOEM - Análisis
Análisis
2021-09-16 10:48:00
Cámara en mano nos aventuramos en este coqueto indie en el que ayudaremos a la comunidad a base de fotos. Una agradable propuesta que sorprende y relaja dándole más importancia al viaje que a la meta.
NBA 2K22 - Análisis
NBA 2K22 - Análisis
Análisis
2021-09-15 17:04:00
Analizamos el nuevo simulador de baloncesto de 2K Sports que pule su propuesta jugable en todos los sentidos, priorizando la defensa y probando cosas que no salen tan bien como esperaban.
Eastward - Análisis
Eastward - Análisis
Análisis
2021-09-14 16:02:00
Eastward es una una mezcla entre Mother y Zelda que nos lleva a descubrir un maravilloso, místico y precioso mundo al borde del colapso en una carismática aventura que puede presumir de tener alma.
PEGI +12
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 6/10/2006
  • Desarrollo: Irem
  • Producción: 505 Gamestreet
  • Distribución: Proein
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Inglés
COMUNIDAD
8.42

PUNTÚA
Steambot Chronicles para PlayStation 2

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir