Análisis de Death by Degrees - Tekken: Nina Williams (PS2)

Namco nos ofrece este “yo contra el barrio” protagonizado por una de las luchadoras de Tekken que, aunque con ideas, se queda lejos de convertirse en un referente.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
7
NOTA
6.2
DIVERSIÓN
6.5
JUGABILIDAD
5.5
Análisis de versión PS2.

Los productos derivados, o spin-offs, como los llaman en inglés, son un tipo de juegos que, salvo contadas excepciones, nunca han conseguido llegar al nivel de calidad y éxito entre el público que aquellos de los que parten. Este Death By Degrees – Nina Williams, protagonizado por la rubia y mortífera luchadora de Tekken, resulta un buen ejemplo de ello. Sony Computer Entertainment Europa por fin lanza en nuestro país este juego de acción, lucha y aventura, que en esencia se trata de un "yo contra el barrio" con añadidos más o menos interesantes, y que pese a tener buenas ideas falla en conjunto.

Como es habitual en Namco, el juego cuenta con unos valores de producción altísimos, comenzando por una introducción en la que nos muestran cómo Nina Williams se infiltra en un barco de una misteriosa organización participando en un torneo de lucha clandestino, mientras que dos agentes del MI6 (es una operación entre la CIA y los británicos) intentan abrirse camino al estilo Splinter Cell. Las cosas van mal para estos últimos, y será tarea de Nina asegurarse qué es lo que esconde esa organización, infiltrándose en el crucero y haciendo frente a todo un ejército de sicarios.

PUBLICIDAD

El juego es, en esencia, un yo contra el barrio que utiliza el cada vez más popular, aunque no tan eficiente como puede esperarse, control con los sticks analógicos, usado en otros títulos como Cuestión de Honor. Para golpear a los enemigos usaremos el stick derecho, dando Nina sus golpes hacia donde dirijamos el Joystick, lo cual como es de esperar ofrece un gran grado de precisión pero elimina la profundidad en cuanto a combinaciones de un sistema clásico de botones, aunque más adelante iremos aprendiendo nuevos combos e interesantes movimientos.

Además del componente de lucha del juego, Death By Degrees tiene algún que otro puzzle y cierta parte de sigilo, pudiendo acercarnos por detrás a los enemigos y romperles el cuello en un santiamén, este último movimiento estando integrado dentro del sistema de "movimientos mortales" con el que cuenta el juego. Estos movimientos se harán cuando una barra de "concentración" esté llena, y son ciertamente espectaculares, aunque también es cierto que interrumpen bastante el desarrollo del juego.

El sistema de combate, como decíamos, usa el control con el stick analógico derecho que nos permite dirigir ataques precisos al enemigo que queramos, y manejarnos relativamente bien cuando estemos haciendo frente a varios a la vez. A medida que avancemos iremos obteniendo nuevos movimientos que podrán aplicarse como modificadores al ataque con el stick derecho, e incluso podremos manejar armas de fuego y armas cuerpo a cuerpo; estas últimas no están integradas muy bien en el control, puesto que mientras las armas blancas se pueden controlar igual que un ataque con los puños, resulta un tanto decepcionante apuntar con una pistola con el stick derecho, o más que decepcionante, desconcertante.

Aparte de los golpes, Nina también podrá defenderse (ejecutando un movimiento de ataque justo cuando el enemigo nos va a golpear), esquivar (pulsando rápidamente el stick izquierdo, el de movimiento, en una dirección) y hacer diversos agarres que pueden acabar en una llave e incluso en un movimiento de sumisión (pudiendo romper un hueso al enemigo), tal y como ocurre en Tekken con la propia luchadora y sus casi interminables llaves en el suelo. El movimiento de esquivar, sin embargo, cuenta con un problema de sensibilidad, ya que muchas veces querremos ejecutarlo pero nuestro personaje se moverá a la dirección (sin esquivar); tendremos que ver qué tipo de jugador somos y cambiar la sensibilidad en las opciones para poder ejecutar siempre que queramos esos movimientos que, todo sea dicho, cambian según la situación del combate; Nina dará una voltereta hacia atrás, o hacia delante, o si está rodeada saltará por encima de los enemigos.

Poniendo la guinda al pastel del sistema de combate están los ya mencionados "movimientos mortales". Cuando nuestra barra de concentración (o enfoque, como sale en el juego, traducción directa del inglés focus) esté llena, será el momento de pulsar L2 dirigiéndonos a un enemigo, y contaremos con unos segundos para mover –dentro de una especie de vista en rayos X- el cursor hacia uno de sus puntos débiles (que brillan en rojo) y pulsar el stick derecho. A continuación veremos (dentro del propio juego) un espectacular movimiento de Nina, y el resultado sobre el sicario de nuevo en rayos X; veremos como le rompemos la caja torácica con una patada, o incluso como le destruimos el cráneo con un certero golpe; el enemigo, generalmente, caerá muerto, aunque según nos vayamos enfrentando a sicarios más poderosos veremos sorprendidos cómo son capaces de seguir luchando aún teniendo el cerebro descapotado.

Las pocas partes del juego en las que no estaremos luchando son indudablemente las peores, y conllevan la exploración del escenario junto con cierto toque de resolución de puzzles. Aunque el barco teóricamente es un escenario abierto, para abrir las puertas necesitaremos huellas dactilares de enemigos caídos, propiciando por lo tanto que el juego se desarrolle de forma completamente lineal, cosa por otra parte de esperar en un "yo contra el barrio". Aparte de recopilar huellas, lo que prácticamente es automático, podremos también recoger items que nos ayudarán, recuperando nuestra vida o concentración, información de fondo (al estilo de los archivos de los Resident Evil), y resolveremos algunos puzzles sencillos.

No son malas ideas las que incluye Death by Degrees, resultando original su sistema de golpes críticos y la introducción del sigilo en un "yo contra el barrio", pero sus numerosos defectos evidencian la gran diferencia que hay entre un juego de lucha uno contra uno y otro uno contra todos. El control, aunque sencillo, resulta impreciso a veces porque ni el stick analógico de PlayStation 2 tiene una gran precisión a la hora de balancearlo repentinamente hacia un sitio, ni siempre será intuitivo qué eje de coordenadas está tomando Namco a la hora de decidir hacia dónde queremos dirigir nuestros golpes. Todo esto causa momentos de confusión, especialmente cuando la cámara se mueve, cuando al fallar al golpear a un enemigo, en combinación con la dificultad para orientarse y los eventuales fallos a la hora de esquivar, coloquialmente hablando, nos caerán leches por todas partes.

La parte de puzzles y exploración del escenario resulta totalmente sobrante, pues estos no poseen la suficiente profundidad para merecer la pena, sino que resultan siendo partes de relleno entre combate y combate, lo que decepcionará al jugador, que generalmente no se siente molesto si le dan lo que busca, en este caso lucha. Por otra parte, los eventuales minijuegos con los que nos encontraremos sí le aportan al juego esa variedad que al parecer se buscaba con las partes de exploración y puzzle.

Terminando con el apartado jugable, es preciso mencionar ciertos problemas con el ritmo del juego, que tienen que ver sobre todo con los tiempos de carga, pero también con ciertas escenas un tanto lentas. De un juego de lucha yo contra el barrio se espera especialmente dinamismo, y éste se corta sobre todo por los tiempos de carga del juego, muy largos entre los diferentes niveles y las escenas cinemáticas, pero también para acciones tan básicas como navegar por el menú de inventario. El sistema de golpe crítico también afecta al ritmo del juego, aunque de forma comprensible, pero ciertas secuencias de apertura de puertas se las podrían haber ahorrado.

A nivel gráfico Death by Degrees resulta eficiente pero desfasado, llevándose la palma en cuanto a calidad gráfica la propia Nina, bien animada pese a algunas transiciones un tanto extraña de movimiento a movimiento por causa de la "multidireccionalidad" de la acción. Nina muestra buenas animaciones faciales, y además cambiará durante la aventura de traje muchas veces, todos ellos con un buen diseño y destinados a destacar las buenas formas de la luchadora –que se aprecian mejor en las secuencias cinemáticas. Los enemigos ya no cuentan con tanta atención al detalle y se peca de repetición en los modelos. Los escenarios están realizados con calidad un tanto ambigua, con algunos imaginativos –la piscina con toques clásicos- y otros más propios de una oficina que de un trasatlántico.

En cuanto al sonido, Sony ha tenido el detalle de localizar completamente el juego al castellano, contando con un muy buen doblaje a la lengua de Cervantes, que ayuda a hacer la historia más interesante. La música mezcla los temas de intriga con los de rock, consiguiendo en parte una buena ambientación pero pecando finalmente de ser repetitiva. En cuanto a los FX, son de nuevo efectivos pero el repertorio resulta demasiado corto.

En conclusión, estamos ante un juego yo contra el barrio decente, pero que sin duda no cumplirá las expectativas de aquellos que esperen un producto de calidad comparable a Tekken, o al menos de notable. Death by Degrees tiene buenas ideas, pero falla en la ejecución de buena parte de ellas, contando con un diseño un tanto soso en ocasiones y con lagunas en el control –todavía falta por demostrarse si la aparente idoneidad del stick derecho se puede transformar en un control eficiente para este tipo de juegos. Sin embargo, ofrece bastantes horas de diversión y cuenta con modos extra que pueden alargar considerablemente la vida del juego. Recomendado únicamente para aficionados a Tekken y para aquellos que necesiten urgentemente un "yo contra el barrio" para recordar tiempos mejores, mucho mejores, de este subgénero.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
Género/s: Lucha 3D / Lucha
PEGI +16
Plataformas:
PS2

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
6.2
  • Fecha de lanzamiento: 13/4/2005
  • Desarrollo: Namco
  • Producción: Namco
  • Distribución: Sony
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
COMUNIDAD
6.69

PUNTÚA
Death by Degrees - Tekken: Nina Williams para PlayStation 2

15 votos
Flecha subir