Análisis de Call of Duty: Finest Hour (PS2, GameCube, Xbox)

Activision lanza la versión consola de su juego bélico para PC sin llegar a la calidad de éste pero dejando buen sabor de boca.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
8.5
NOTA
7.8
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PS2, GameCube y Xbox.

La Segunda Guerra Mundial permanece en la memoria de todos como el conflicto militar más importante de todos los tiempos. Se han escrito millones de líneas sobre esta guerra, y a medida que se van difuminando en el recuerdo los frentes, las armas y las batallas, permanece su trasfondo épico de lucha contra un enemigo aparentemente invencible, de lucha de la libertad, encarnada en las democracias occidentales y en las bases de igualdad de la Unión Soviética, contra la opresión de los regímenes fascistas. Se han hecho también numerosas películas sobre el conflicto, y últimamente videojuegos, pero pocos de estos hacen hincapié en ese factor: la épica, la camaradería entre soldados de diferentes nacionalidades e ideologías, desperdigados en frentes de miles de kilómetros, obligados a luchar por la libertad y la perseverancia de su modo de vida. De ahí el subtítulo para el juego, "Finest Hour", "su mejor momento", como definió Winston Churchill, que en sus discursos transmitió ese espíritu de resistencia cueste lo que cueste, la actuación de los pilotos británicos en la crucial Batalla de Inglaterra.

Call of Duty: Finest Hour, versión consola del éxito de PC pero desarrollada desde cero, y por lo tanto solo compartiendo el nombre y el género –acción en primera persona-, usa precisamente este elemento épico hasta la saciedad para introducirnos en las más importantes batallas del conflicto, desde la perspectiva de los soldados de los tres principales países aliados: la Unión Soviética, Estados Unidos y el Reino Unido. La historia, con tintes de superproducción, nos cuenta no solo el transcurrir de la guerra sino también la experiencia personal de cada uno de los soldados. La narrativa, no está exenta de ciertas licencias y de ciertos errores (el soldado soviético se queja de la traición de los alemanes al pacto Molotov-Ribbentrop, cuando éste no fue conocido por el pueblo ruso hasta los años 80), nos introduce muy bien en las colosales batallas que, pad en mano, libraremos.

PUBLICIDAD

Como ya habrán comprobado los que jugaron a la versión PC, Call of Duty no es un mata-mata al estilo de otros juegos, sino que cuenta con una avanzada inteligencia artificial tanto en los enemigos como en los aliados, y será crucial contar con los otros soldados y usar el escenario para buscar cobertura. En esta versión consola se ha atenuado este realismo y trabajo en grupo, además de haberse reducido la libertad para conducirnos por niveles bastante lineales donde el individualismo tendrá más importancia que el trabajo en equipo. Sí, tendremos la opción de avanzar al ritmo de nuestros compañeros de armas, pero no será absolutamente necesarios para salir vivos del encuentro con el tercer Reich.

La acción tiene lugar en tres frentes: La batalla de Stalingrado, considerado el punto de inflexión de la guerra al ser la primera gran derrota de los nazis; La operación Torch en el Norte de África, donde las tropas de Patton y Montgomery acabaron con la amenaza nazi e italiana en el norte del continente vecino; y La batalla de las Ardenas, concretamente la toma de Aquisgrán, primera ciudad alemana conquistada por los aliados, ya muy hacia el final de la guerra, a principios de 1945. En estos tres escenarios, introducidos por secuencias de vídeo en blanco y negro, controlaremos a soldados de la Unión Soviética, Imperio Británico y Estados Unidos respectivamente; no siempre al mismo. Cada pocos niveles cambiaremos de personaje, aunque siempre estará relacionado con el anterior y de hecho a veces hará referencia a él. Cada personaje, en su primer nivel, nos cuenta en primera persona su experiencia; es una forma de dotar a Finest Hour de una especie de trama, donde la pequeña historia de cada personaje aporta su granito de arena para transmitirnos que cada uno de los soldados que llenaron esas gigantescas estadísticas de caídos en combate tenía una vida detrás.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Little Hope - Análisis
Little Hope - Análisis
Análisis
2020-10-29 16:00:00
Los creadores de Until Dawn continúan la antología de terror que comenzó con Man of Medan de manera continuista en lo jugable, pero con cambios interesantes.
Pikmin 3 Deluxe - Análisis
Pikmin 3 Deluxe - Análisis
Análisis
2020-10-28 14:59:00
Los Pikmin regresan con una digna conversión de su mejor aventura hasta la fecha.
Pumpkin Jack - Análisis
Pumpkin Jack - Análisis
Análisis
2020-10-27 16:20:00
Aventuras plataformeras 3D con estética Halloween al más puro estilo clásico de la era de los 32 y 64 bits llegan a punto para dicha festividad.
Noita - Análisis
Noita - Análisis
Análisis
2020-10-27 10:14:00
Noita va más allá de la mera simulación de materias y físicas para plantear un roguelike de acción desafiante. Su versión 1.0 llega después de más de un año en acceso anticipado.
ScourgeBringer - Análisis
ScourgeBringer - Análisis
Análisis
2020-10-26 17:13:00
Un nuevo roguelite con un frenético y satisfactorio sistema de combate al que la mecha se le acaba demasiado pronto.
Ghostrunner - Análisis
Ghostrunner - Análisis
Análisis
2020-10-26 15:17:00
Pon a prueba tus habilidades en este exigente y desafiante título de acción en el que no hay margen de error.
PEGI +16
Plataformas:
PS2 GameCube Xbox

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
7.8
COMUNIDAD
7.51

PUNTÚA
Call of Duty: Finest Hour para PlayStation 2

24 votos

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
7.8
COMUNIDAD
7.01

PUNTÚA
Call of Duty: Finest Hour para GameCube

12 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
7.8
COMUNIDAD
5.74

PUNTÚA
Call of Duty: Finest Hour para Xbox

10 votos
#96 en el ranking de Xbox.
Flecha subir