Vandal
Ordenador
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Compulsion Games
Producción: Gearbox Publishing
Distribución: Steam
Precio: 59,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: -
COMUNIDAD

PUNTÚA
We Happy Few para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de We Happy Few

Juan Rubio ·
Un juego absorbente y entretenido, con una base genial, que necesita un poco más de tiempo.
Versiones PC, PS4, Xbox One.

Compulsion Games dio el salto a los titulares gracias a su anterior trabajo, Contrast, que se anunció como uno de los juegos con los que podríamos estrenar PS Plus en PlayStation 4. Este título no tuvo un mal recibimiento, pero el hype cuando anunciaron su siguiente juego, We Happy Few, fue mucho mayor.

Todas esas expectativas se desvanecieron cuando conocimos que, en realidad, era otro de los muchos juegos de supervivencia que proliferaban en aquella época, pero Compulsion Games escuchó a los jugadores y, cuatro años después, nos ofrece esa aventura que esperábamos. O lo intenta.

La pastillita de la felicidad

We Happy Few es un juego de aventuras (con un toque de supervivencia) en mundo abierto que nos lleva hasta una especie de Inglaterra retrofuturista, donde la sociedad se divide en dos: los que se adhieren al sistema para olvidar su pasado y vivir siempre bajo los efectos de una droga llamada júbilo, y los que no, que viven marginados a las afueras de las ciudades entre escombros.

PUBLICIDAD
Wellington Wells es un lugar en el que da gusto perderse gracias a su soberbio diseño artístico. (Imagen de la versión de PC)

Nosotros controlaremos a tres personajes que, por diferentes razones, deciden recuperar su pasado, algo que, inevitablemente, les obliga a dejar esta droga. Claro que, no iba a ser todo tan fácil. Las ciudades felices están repletas de sensores que detectan si no te has tomado la pastilla, lo que nos obliga a, o bien tomárnosla, o bien a buscar otras alternativas ilegales o clandestinas.

Estas urbes también tienen un toque de queda, que nos obligará a pasar desapercibidos o a escondernos durante la noche. Por supuesto, habrá misiones que sólo podemos hacer una vez caiga el sol, poniendo a prueba nuestras dotes de infiltración. La infiltración, la verdad, acaba siendo un plan B la mayoría de las veces, porque no es satisfactoria y acabas antes huyendo de los enemigos. También hay… paseos. Muchos paseos. Es, de hecho, uno de los mayores problemas que le hemos encontrado al juego.

Como decíamos, We Happy Few comenzó como un juego de supervivencia de esos que tanto se estilaban hace unos años, pero el equipo lo convirtió en un juego más guiado y con historia tras escuchar las peticiones de los fans. La historia les ha quedado genial y está muy bien contada, pero la base sobre la que la construyeron es la de un juego de supervivencia en mundo abierto, y esto se traduce en mecánicas que ya no tienen mucho sentido, paseos interminables de una zona a otra para recoger objetos o saquear con un personaje que apenas puede correr cinco segundos sin asfixiarse.

Cada paso que damos el juego nos sorprende con nuevas ubicaciones. (Imagen de la versión de Xbox One X)

Incluso realizar misiones dentro de una ciudad feliz puede hacerse tedioso, ya que no podemos correr entre gente puesta de júbilo (al menos hasta que consigamos una habilidad). Si corremos los ciudadanos y la policía entrarán en alerta, y creednos, no nos interesa meternos en pelea. Los combates son sencillos, y apenas suponen un desafío mientras estemos en igualdad numérica, aunque hay alguna que otra pelea que hace que las cosas se pongan interesantes. En general, la inteligencia artificial de los personajes es la justa para pasar el día, y a poco que nos superen en número vamos a acabar corriendo de ellos hasta perderlos de vista.

Explorar los entornos nos permitirá encontrar zonas ocultas o incluso descubrir las historias de los habitantes de Wellington Wells. (Imagen de la versión de Xbox One X)

We Happy Few es un juego de contrastes. Cuando todo funciona bien, es genial. Incluso las misiones más simples se disfrutan gracias al carisma de los personajes y la espectacular dirección artística de sus escenarios, pero de vez en cuando nos encontramos con tramos o misiones repletas de paseos interminables, objetivos confusos o crafteo innecesario, y se hace un tanto frustrante. Aun así, a nosotros nos ha pesado más lo bueno que lo malo.

Paseando por Wellington Wells

Sobre el trabajo artístico que ha hecho Compulsion Games, poca queja podemos poner. Se trata de un título que rezuma personalidad constante, y que además está repleto de pequeños detalles que nos consiguen sorprender según progresamos. Es algo que aporta muchísimo a la experiencia, y consigue que el mero hecho de pasear por sus escenarios ya sea satisfactorio.

La policía, humana o robótica, se encargará de que vayamos siempre bien puesto de júbilo y no nos metamos donde no debemos. (Imagen de la versión de PC).

En lo técnico, eso sí, volvemos a tener altibajos. Lo hemos analizado en Xbox One X, donde funciona de manera nativa a 4K y a 30 imágenes por segundo, pero el rendimiento es muy, muy pobre, y vamos a pasar mucho tiempo por debajo de esas 30 imágenes, con zonas que, de hecho, están más cerca de las 15. Entendemos que Microsoft anime a los estudios (y más ahora, que han comprado Compulsion) a alcanzar las 4K en su consola, pero si es imposible mantener un framerate estable deberían introducir un modo rendimiento o resolución dinámica.

Incluso la secundaria más remota derrocha personalidad. (Imagen de la versión de Xbox One X)

Para alcanzar esta resolución, Compulsion ha sacrificado también muchos efectos de postprocesado que le dan a We Happy Few un apartado mucho más atractivo en PC, donde también lo hemos podido probar gracias a Xbox Play Anywhere. Simplemente el efecto de distorsión de movimiento y el desenfoque de profundidad lo hacen lucir muchísimo mejor y, por ejemplo, las peleas son mucho más atractivas gracias a ello. En PC, además, cuenta con bastantes opciones, como compatibilidad con monitores 21:9 y framerate desbloqueado.

Apuntar también que, en lo sonoro, tenemos un muy buen trabajo. El doblaje nos llega en inglés, un elemento esencial para integrarse con la cultura de los habitantes de Wellington Wells, y que pondrá a prueba vuestro oído con multitud de acentos de la isla. Eso sí, tenemos textos en castellano para seguir la acción, aunque no son pocos los textos que aparecen repentinamente en inglés o que, sencillamente, no aparecen. Por ejemplo, los vídeos finales aparecen sin subtítulos, así que, o hablas inglés, o no te enteras de cómo termina la historia. La música también es genial, aunque más discreta.

Los refugios son zonas seguras y nos permitirán realizar viajes entre zonas. (Imagen de la versión de PC)

¿El principio de algo grande?

We Happy Few es un juego al que un par de meses le habrían venido genial. Los múltiples bugs que tiene y que el modo supervivencia no esté todavía disponible son una señal de que ha salido un poco antes de lo debido, pero la base que tiene es muy buena. Hay cosas que tienen poca solución, como los paseos interminables en según qué misiones, pero otras cosas, como la inteligencia artificial y lo confuso que pueden resultar ciertos objetivos sí que tienen mejora.

Aún con sus problemillas, a nosotros nos ha gustado bastante. La historia nos ha encantado, el universo nos ha atrapado, y la aventura nos ha dejado algunos momentos que vamos a recordar. Compulsion Games quizás ha intentado abarcar más de lo que puede apretar, pero creemos que el juego se merece una oportunidad. Nosotros os lo recomendamos, pero también os recomendaríamos esperar un poco a que lo pulan.

Hemos realizado este análisis en Xbox One y PC con un código de descarga proporcionado por Evolve PR.

NOTA

7
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

El universo del juego es fantástico.
La historia y los tres personajes.
En general, las misiones están muy trabajadas.

Puntos negativos

Paseos aburridos e interminables.
Rendimiento paupérrimo, al menos en Xbox One X.
Inteligencia artificial muy mejorable.

En resumen

Compulsion ha conseguido crear una interesantísima historia e implementarla en un juego de supervivencia sin que se le noten demasiado las costuras. El resultado es bueno, pero es innegable que ‘We Happy Few’ necesitaba un par de meses más en el horno.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

Lilith_Hell · 17/08/2018 20:48
Si no entendí mal su post en Facebook, Compulsion anunció para hoy parche para PC y en unos días para consolas; a ver las mejoras. En mi caso la verdad es que me dan igual los fallos mientras no me paren la partida y siendo un juego tan loco (o más bien una fumada total xD) me hace hasta gracia que en una misión le dé una flor a una señora y se marche levitando  :jaja: Por lo demás, me encanta, me sigue pareciendo muy original y recomendable, porque da para pasar horas increíbles y su historia, es innegable, engancha  ;)

Kalaih · 17/08/2018 17:11
[respuesta:57]Ya, pero es que eso también lo critico.

Y ojo, no es el dinero, es la parte del trato. Ellos me piden un dinero psra jugar a su juego y yo les exigo un mínimo de calidad por ese dinero.

Es cuestión de respeto. Si quieren ser indies, que cobren un precio indie y que ofrezcan una calidad indie.

Si un jugador de fútbol cobra como un jugador de primera división, debe jugar como un jugador de primera. Esto es un jugador de tercera regional pidiendo el sueldo de Cristiano Ronaldo.

Es lo que hay. Minecraft fue creado como indie y nunca ha costado mas de 30 pavos. Y ahora también es de micro.

Y por cierto, por lo que he visto, los bugs de este juego superan a los de Bethesda que ya es decir. Personajes con varias lineas de dialogo a la vez (con diferentes voces el mismo personaje), levitaciones, apariciones y desapariciones, habilidades que no funcionan, crashes, personajes que atraviesan paredes... Y muchas veces varios a la vez. [/respuesta]

Stringer · 17/08/2018 10:58
[respuesta:55]A que te refieres con rotísimo en lo tecnico? Atraviesan texturas? Hitboxes imprecisas? Caidas de FPS? La mayoría de triples A vienen con fallos de este tipo.

Yo creo que aquí cada uno tendrá su propia barra de medir, la tuya es el dinero.
Pero lo cierto es que el precio de lanzamiento de un juego viene determinado por el publisher, en este caso Microsoft. Estos se comprometen a vender su juego a cambio de que cueste tanto, incluya tantos DLCs y se lance en tales fechas. Hacer videojuegos es muy bonito, el problema es cuando te toca tratar con los tipos de traje.

Mas allá de eso, viendo como juegos como Fifa o Call of Duty salen año tras año al mercado a 60€ disfrazados de triple A y la gente pasa por caja una y otra vez, que quieres que te diga, aqui cada uno juzga las cosas como mas le conviene. Yo juzgo un juego por lo que me transmite tanto visualmente como su propiesta jugable, si no, vaya industria de mierda si sus fans solo juzgasemos en función del precio.[/respuesta]

Tiskus · 16/08/2018 18:46
[respuesta:10]Ahora resulta que los micropagos son exclusivos de microsoft, cuando están en todas las compañias.[/respuesta]

Kalaih · 16/08/2018 14:26
[respuesta:49]Por lo que yo he oído, este juego esta rotísimo en lo técnico. No un poco.

Y te digo una cosa, si tienes poca experiencia, sacas el juego a 20 o 30 euros. Si lo sacas a 60 euros y con seasson pass, hay que juzgarlo como a un triple A.[/respuesta]

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis PC

Análisis
2018-11-10 17:00:00
El agente 47 vuelve con una completísima aventura que encantará a los que disfrutaron con la entrega anterior.
Análisis
2018-11-10 11:39:00
Una aventura narrativa con emoción y crueldad ambientada en la Primera Guerra Mundial.
Análisis
2018-11-09 10:54:00
Cooperación, gestión y muchos zombis en un interesante shooter cooperativo online.
Análisis
2018-11-07 10:04:00
Swords & Soldiers II llega a nuevas plataformas y amplía su diversión con el modo online.
Análisis
2018-11-06 16:46:00
Fácilmente uno de los juegos más raros que hemos jugado y que, como a su protagonista, nos ha dejado sin palabras.
Análisis
2018-11-02 09:32:00
Velocidad, caos y giros imposibles en un juego de carreras inspirado en el clásico Rollcage.
Flecha subir