Análisis de Warrior Epic (PC)

Warrior Epic intenta ganarse el favor del público general con un juego de acción y rol de planteamiento simple y ambicioso al mismo tiempo.
Warrior Epic
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
5.6
SONIDO
6
NOTA
7
DIVERSIÓN
8.3
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión PC.

El reinado de los juegos masivos online

Dentro del universo de los juegos de rol, uno de los subgéneros que más éxito y trascendencia ha tenido en los últimos años ha sido, sin duda, el de los títulos masivos de mundos persistentes. A las pruebas nos remitimos: el considerado por muchos rey absoluto, World of Warcraft cuenta con más de 10 millones de suscriptores, en un éxito de ventas sin precedentes. De hecho Blizzard ha sacado varias expansiones para el mismo para contentar la sed de sus seguidores al tiempo que llenar aun más, si cabe, sus arcas.

No es de extrañar que muchas desarrolladoras inviertan tiempo y dinero en tratar de hacerse un hueco en una mina de oro de tales proporciones. Unas con más éxito que otras, está claro que la clave reside en atraer el mayor número de jugadores potenciales que sea posible.

La pega que algunos han encontrado para acceder a este tipo de entretenimiento lúdico es el dinero que hay que desembolsar, pues no pagamos únicamente el precio del juego, sino también una cuota para poder acceder a los servidores que alojan el mundo persistente, ya que sus encargados necesitan amortizar la inversión y llevar un estricto mantenimiento de los mismos.

PUBLICIDAD

La alternativa a la que se han apuntado Possibility Space y True Games con la inestimable colaboración de GOA para el mercado Europeo -mucho más pequeño si lo comparamos con países asiáticos donde estos juegos son casi una religión-, es la de ofrecer tanto el juego como las cuotas de forma totalmente gratuita. Nos cobrarán, eso sí, a través de un sistema de micro transacciones por el cual podemos acceder a un surtido abanico de equipamiento exclusivo y otras recompensas. De esta forma, podrán jugar tanto los que quieran -o puedan- pagar, como los que no; con la clara ventaja de los primeros.

De esta forma se asegura, a priori, una extensa base de jugadores y clientes potenciales con los cuales sacar adelante el proyecto dentro de un mundillo altamente competitivo y donde, por desgracia, a veces asistimos al cierre de servidores que dejan tirados a muchísimos jugadores.

Un planteamiento atractivo

Juegos como el ya mencionado World of Warcraft tienen una popularidad que traspasa barreras pero tienen, a nuestro juicio, una pequeña pega. Se necesita dedicar una cantidad ingente -en ocasiones enfermiza- de horas para avanzar en el juego y tener un nivel lo suficientemente elevado que nos permita movernos con soltura para afrontar los no pocos peligros que nos acechan.

Aquí es al contrario. De hecho, y como ya hemos mencionado, la intención de sus creadores es la de llegar al máximo número de jugadores posible. Premisa que iréis constatando a lo largo del análisis desde diferentes perspectivas.

Debemos aclarar un punto muy importante antes de continuar, y para evitar malentendidos, decir que Warrior Epic no presenta un mundo persistente al uso. En este sentido se acerca más al planteamiento de clásicos como Diablo, con la salvedad de que aquí siempre estamos conectados a los servidores del juego. Así pues sería más correcto encuadrarlo dentro de los juegos de acción con tintes de rol. De hecho los propios responsables del juego lo definen como un Hack n’ Slash, algo así como acuchillar y vapulear. Algo que se constata desde la primera partida. Un título de acción, eso sí, donde la exploración cobrará especial importancia, ya que nos ofrecerá la posibilidad de encontrar tesoros ocultos tras realizar una acción determinada, como encender un grupo de piras.

Un mundo desgarrado

El argumento central nos sumerge en un mundo devastado, siglos después de que una oleada de corrupción y violencia rompiese el equilibrio que existía en el gran imperio. Tras años y años de guerras encarnizadas, se nos encomienda el título de Maestro de Sala, y debemos unirnos a una cruzada épica con la misión de restablecer el orden y la paz en el mundo. De las cenizas de la vieja civilización surge un reinado secreto llamado Providence. Con la ayuda de otros guerreros de distinta clase que vayamos reclutando, debemos llevar a cabo la difícil misión que se nos ha confiado. Peligrosa, al mismo tiempo, pues el reinado está infestado de toda clase de feroces criaturas que no dudarán en ningún momento antes de abalanzarse sobre nosotros. Al tiempo que nos abrimos paso entre las hordas de monstruos, debemos recuperar las reliquias perdidas del antiguo imperio, que están repartidas por las misiones que forman el juego.

 1

Los guerreros y su cruzada

Algo que no gustará a los más acérrimos seguidores del género, es el hecho de que se nos ofrecen clases predefinidas de guerreros. Esta decisión sigue el esquema de simplificación que rodea toda la obra. En el mundo de Providence habitarán Ilusionistas, Luchadores, Pangolanes, Arqueros de Mazmorra, Asesinas, Acorazados, Desvanecedores y Devotas; todos y cada uno de los cuales con sus propias cualidades.

Tenemos dos modos de juego principales: aventura y campaña. En el primero, hasta cuatro jugadores se pueden agregar a nuestra cruzada en busca de las reliquias perdidas. La campaña, donde también se pueden crear partidas de cinco jugadores, es, por así llamarlo, el modo historia y las misiones irán encadenadas unas detrás de otras.

Comenzamos la aventura hablando con Darius, quien nos dará las primeras indicaciones. El primer reto al que nos enfrentaremos será el de dar muerte al peligroso Drake, un asaltante que se dedica a atacar las caravanas de los mercaderes y al ejército de Providence. Durante esta primera misión nos acondicionaremos al control básico del personaje y la cámara, así como las principales acciones que podremos realizar. Se nota que han buscado ante todo simplificar las cosas para que, incluso los jugadores novatos, no tengan problema para hacerse con la mecánica del juego. A partir de la segunda misión en adelante se nos encargan tareas mucho más importantes: incluyendo, por supuesto, la recuperación de las mencionadas reliquias del antiguo imperio.

Cada vez que finalicemos con éxito una misión se nos recompensará con un artefacto único: ya sea una pieza de equipo, puntos de prestigio -que son puntos de experiencia para nuestra sala- o un espíritu de monstruo. Los puntos de prestigio nos permiten reclutar nuevos guerreros para nuestra sala. Desde el centro de Providence podremos hacerlo, como veremos más adelante.

 2

Zonas llenas de posibilidades

El inmenso mundo de posibilidades que ofrece Warrior Epic está dividido a través de varias opciones, representadas cada una de ellas por un lugar -mayoritariamente estancias-, a través de los cuales se gestionan una serie de acciones ligadas a ellos.

Empecemos por el Vestíbulo, que como bien indica su nombre, nos sirve de entrada al vasto mundo de Providence. Desde dicho vestíbulo podemos retomar una partida ya empezada, crear una nueva o buscar partidas activas de las que queramos formar parte.

Existen, no uno sino muchos vestíbulos, y cada uno de ellos hospeda hasta un centenar de jugadores. Podemos incluso ver un mapamundi en el que se refleja de qué países proceden los jugadores. Cada vestíbulo alberga, al mismo tiempo, varias salas de chat en las que podemos entrar -siempre que no estén protegidas por contraseña- para unirnos a una aventura que esté por comenzar. Como ya hemos comentado, las partidas permiten hasta un máximo de cinco jugadores simultáneos.

Continuemos nuestro tour con las llamadas Salas de Guerra, desde las que se centralizan un gran número de acciones. Cada una cuenta con su propio consejero que sirve de guía para hacernos la vida un poco más fácil. Tras completar una misión, desde estas salas se nos proporciona un breve resumen, en forma de estadísticas, con diversa información de utilidad como el porcentaje de daño recibido o el tiempo que hemos invertido en terminarla.

Pasemos a ver los Talleres. En ellos se nos permite construir estancias nuevas, o mejorar las ya existentes, desde las cuales mejorar las habilidades de una o varias clases de guerreros. Además, en las partidas en cooperativo con otros jugadores, las ventajas adquiridas por el anfitrión serán compartidas con el resto del equipo.

 3

Una de las estancias de mayor peso en el juego es, sin duda, el Santuario. Tenemos la obligación de servir a nuestra sala, no solo en vida sino también en la muerte. Cuando comenzamos una misión tenemos tres vidas, podemos quedarnos inconscientes unos segundos en dos ocasiones si nuestro estado de salud llega a cero, pero a la tercera pereceremos. Esto no tiene por qué ser algo malo a la fuerza, ya que nuestro espíritu pasa a ingresar en el Santuario. Desde este sagrado lugar podemos revivir a guerreros caídos -usando puntos de prestigio-, devolviéndoles su espíritu; pero también tenemos la oportunidad de invocar a dichos espíritus -una vez como máximo por misión- para desatar su furia sobre nuestros enemigos. En ocasiones será posible capturar el espíritu de monstruos derrotados. Dicha fuerza mística tiene otra finalidad práctica: dotar a nuestro equipo y armas de poderes especiales.

Los guerreros que no han caído en combate reposan durante sus periodos de inactividad en los Cuarteles. Desde los mismos podemos consultar gran cantidad de información relevante a nuestros héroes -atributos de ataque y defensa, entre otros-, así como personalizar su aspecto o gestionar el equipamiento, incluyendo la posibilidad de adherir un espíritu de monstruo a un objeto determinado. También podremos gestionar el aprendizaje de nuevas habilidades, aunque estarán supeditadas al nivel que hayamos alcanzado. Desde el denominado Centro del Pueblo podemos agregar nuevos guerreros a nuestra causa. Para reclutarlos necesitamos gastar puntos de prestigio, por lo que al comienzo habrá algunos que estarán totalmente fuera de nuestro alcance.

Como ya comentamos al comienzo del análisis, Warrior Epic es gratuito excepto cuando queremos acceder a ciertos elementos, donde será necesario pasar por caja a través del archiconocido sistema de micro transacciones. Por poneros varios ejemplos, si se quiere aumentar la capacidad -añadiendo nuevas estancias- del Taller, Cuartel, Santuario, e incluso al centro de reclutamiento, debemos pagar. También será el caso cuando queramos acceder a armamento más poderoso en el Cuartel, o incluso para agregar elementos de decoración en las principales salas, o personalizar el aspecto de nuestros guerreros.

Interfaz y controles intuitivos

Una vez más hacemos hincapié en el esfuerzo que se ha puesto para hacer el juego lo más accesible posible al público en general. La interfaz gráfica es simple y minimalista -para tratarse de un título del género- y con un vistazo rápido tenemos acceso a gran cantidad de información de vital importancia: como el estado de nuestra salud y vidas restantes, un mini-mapa con el que será imposible perderse que muestra la ubicación de los enemigos y de objetos de especial relevancia, los objetivos de la misión, el nivel de nuestro guerrero, los puntos de experiencia acumulados -que aumentaremos buscando entre diferentes contenedores o matando toda clase de monstruos-. Además, en el lateral izquierdo de la pantalla, irán apareciendo una serie de iconos de ayuda con una breve explicación relativa a los principales aspectos jugables.

 4

En la zona inferior está representada una barra especial que contiene el acceso directo a las habilidades en forma de hechizos o golpes de mayor contundencia. Una vez que las usamos, se recargarán automáticamente pasados unos segundos. Su uso está limitado, en ocasiones, a un número de veces por misión, ni se recargarán siempre de forma constante. Se nos da la posibilidad, eso sí, de reordenar dichas habilidades según nuestro orden de preferencia.

En la esquina inferior derecha tenemos unos iconos que nos permiten acceder a las opciones del juego, así como a la lista de amigos que hayamos agregado y la clasificación de jugadores por rango a nivel mundial. En la zona inferior opuesta, encontramos las opciones relativas a la ventana de chat a la que podemos acceder en tiempo real durante las misiones, como ocurre en la gran mayoría de juegos del mismo estilo.

Warrior Epic está programado para que podamos movernos de forma natural y sencilla por el extenso territorio que nos ofrece utilizando el teclado y el ratón. De hecho, el movimiento en sí del propio personaje podemos realizarlo tanto con el teclado, como seleccionando el punto de destino con el cursor y haciendo clic con el botón derecho del ratón. Con dicho botón se realizan las acciones principales: atacar, hablar y registrar objetos. Dependiendo del contexto, el cursor adoptará una forma u otra, indicando el tipo de acción que podemos realizar en cada momento. Como en todo juego de rol moderno se nos da asimismo la posibilidad de cambiar el ángulo de la cámara, incluyendo ocho niveles de zum.

 5

A la hora de pelear, debemos resaltar que dicha faceta presenta algunas carencias. Resultan, por su mecánica, monótonas al limitarnos a atacar y movernos alrededor de nuestros enemigos. El guerrero que llevemos con nosotros esquivará -unas veces con más fortuna que otras- de forma automática los embistes de las salvajes criaturas de pueblan el juego. No se nos da en ningún momento la posibilidad de defendernos por nosotros mismos, algo que le resta dinamismo a los combates. La única defensa será, por tanto, correr alrededor de los enemigos y tratar de colocarnos a su espalda para sorprenderlos.

Los gráficos son lo de menos

En la dinámica e intención propuesta por sus creadores, Warrior Epic no pretende ser ningún exponente en materia técnica. Tampoco sería buena idea cuando lo que se quiere conseguir es llegar al mayor número de jugadores posible y tenemos en cuenta la importancia del juego cooperativo a través de Internet. Los entornos están realizados de forma simple aunque, eso sí, plagados de algunos detalles en forma de insectos que se mueven a nuestro alrededor como luciérnagas o arañas, entre otros. Destacan, por encima del conjunto, los efectos de luces en los momentos de acción más intensa donde intervienen varios hechizos de magia al mismo tiempo.

Los efectos de sonido son resultones, las voces están en castellano pero brillan por su ausencia en casi todo el juego. La música tiene el estilo propio de los juegos de rol con composiciones con marcadas melodías en las que no falta un alto componente de percusión. A la larga, eso sí, acaban siendo monótonas como suele ser habitual igualmente.

La Inteligencia Artificial de los enemigos es prácticamente nula, y la dificultad reside en contar con un equipo de compañeros lo suficientemente equilibrado y compenetrado para ayudarse mutuamente en cada situación. Eso sí, cuanto mayor sea el número de jugadores que se unan a nuestra causa, mayor será la dificultad durante las misiones.

Conclusiones

La intención de sus desarrolladores ha sido en todo momento la de ofrecer una base con profundidad y posibilidades al jugador experimentado en el género y, al mismo tiempo, ser lo suficientemente sencillo e intuitivo para atraer al neófito e inexperto que quiera adentrarse en el mundillo. Y, si bien es cierto creemos que han cumplido con su segundo objetivo, los jugadores más exigentes encontrarán en la fórmula de Warrior Epic algunos vacíos.

 6

Al final y como pasa siempre -especialmente en este género- el éxito o fracaso del juego recaerá sobre los aficionados y el soporte y fidelidad que brinden. Y, en ese sentido, debemos decir que hasta el momento está teniendo bastante éxito ya desde sus primeros días, y es fácil encontrar más de medio millar de partidas, con cifras que superan los mil jugadores embarcados simultáneamente en esta aventura de tintes épicos.

Si queréis acceder al extenso mundo de Providence, tan solo debéis crear -en caso de no haberlo hecho ya- una cuenta en GOA y acceder a la zona de descarga de Warrior Epic.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Análisis
2021-10-08 17:16:00
Hace 20 años el equipo español Rebel Act Studios lanzaba un ambicioso RPG de acción que regresa a la distribución digital de PC, aunque sin mejoras reseñables.
Género/s: Acción / Rol
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7
  • Fecha de lanzamiento: 19/5/2009
  • Desarrollo: Possibility Space
  • Producción: True Games
  • Distribución: GOA
  • Precio: Gratuito
  • Jugadores: 1-5
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Warrior Epic para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir