Análisis de Need for Speed Underground 2 (PC, Game Boy Advance, PS2, Xbox)

El juego de velocidad tuning más esperado vuelve con los deberes hechos, algunas innovaciones y el suculento juego online.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8.8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versiones PC, Game Boy Advance, PS2 y Xbox.
Otros análisis: NDS y GameCube

Uno de los mayores éxitos del año pasado, y sin duda uno de los inesperados, fue Need for Speed Underground. Concebido como un nuevo reciclaje de la saga Need for Speed, que con relativo éxito se había mantenido viva tras años de transiciones (como la de Porsche o Hot Pursuit), el éxito de este juego basado en la moda del tuning y seriamente influido por la película A Todo Gas (The Fast and the Furious) cogió por sorpresa a EA. Ya había sido bueno el recibimiento en el E3 de 2003, que propició que se adelantase el lanzamiento del juego, y su llegada a las tiendas fue sucedida por unas rápidas ventas que hicieron que EA España no pudiese suplir la demanda durante algunos días.

Un año después y con los deberes hechos llega esta secuela, que incluye muchas de las características que no se pudieron incorporar en la primera parte por falta de tiempo, entre las que destaca una por encima de todas: el paso de los circuitos predefinidos a una ciudad libre, al estilo Grand Theft Auto podríamos decir, que recorreremos con nuestro coche en busca de carreras, tiendas y secretos de la clandestinidad nocturna. De este modo, la jugabilidad se hace mucho menos repetitiva, al no estar las carreras limitadas a unos circuitos que se repetirán una y otra vez como en la anterior entrega, hasta el punto de llegar a sabérnoslos de memoria.

PUBLICIDAD

Esta ciudad, inspirada en varias de los Estados Unidos como Los Ángeles o San Francisco, está dividida en cinco barrios, aunque inicialmente solo tendremos acceso a uno. De este modo y al igual que en el juego de Rockstar (muy diferentes en cuanto a género), solo tendremos acceso a las otras áreas una vez hayamos progresado en el modo principal de juego, que por cierto es además un "modo historia". Las diferentes secuencias cinemáticas nos irán contando los progresos del protagonista, que llega a esta ciudad con una mano delante y otra detrás (y un coche).

El cambio a una gran ciudad hace que las acciones que anteriormente se realizaban mediante menús, se hagan ahora viajando de un punto a otro, donde accederemos a las carreras o modificaremos nuestro coche. Esto, por otra parte, puede hacerse algo aburrido, ya que en el trayecto de un lugar a otro no tendremos mucha libertad para hacer otras cosas, y además generalmente los lugares a los que hay que ir no están tan bien indicados como nos gustaría, resultando en que muchas veces tendremos que dar palos de ciego para encontrar una tienda o una carrera en cuestión; esto último le resta ritmo al juego y le hace perder varios enteros. Sin embargo, existe la opción de pasar del modo "explorar" al modo "mapa", donde tendremos acceso directo a las diferentes carreras y eventos que hayamos activado en este modo Carrera.

En el modo carrera tendremos que ganar dinero y reputación, lo que nos reportará poder adquisitivo para comprar nuevos coches, y fama y patrocinadores respectivamente. A medida que vayamos progresando y superando carreras, conseguiremos nuevos patrocinadores, que nos darán acceso a más carreras de mayor dificultad, donde los oponentes tendrán no solo mejor coche sino que también conducirán mejor y tendrán un comportamiento más agresivo en la carretera.

Hay novedades, pero se mantienen los tipos de carreras de la edición anterior: Circuitos (carreras de dar vueltas), Sprints (del punto A al punto B), Drag Racing (en primera persona, cambiando de marchas y de carril y de medio kilómetro de duración... y esta vez con más obstáculos) y carreras de Derrape, donde tendremos que demostrar tanto nuestra habilidad al volante como nuestro estilo a la hora de conducir. Los nuevos tipos de carrera de esta versión se benefician parcialmente del paso a una ciudad abierta, especialmente el Outrun, que no es otra cosa que un "pique" con otro coche, al estilo Tokyo Xtreme Racer, y que puede durar un buen rato si ninguno se impone claramente al otro. El Street X, en cambio, es una carrera cerrada por vueltas pero con la peculiaridad de poseer curvas muy cerradas y ser por lo tanto una carrera muy técnica, donde habrá que girar con precisión para lograr la victoria. Por último está la Underground League, una especie de torneo con varios circuitos que es vital para hacer avanzar la historia, y donde nos encontraremos con varias secuencias cinemáticas.

La modificación de coches ha sido incrementada y mejorada considerablemente. En la anterior entrega se limitaba a partes visuales y a una especie de "matización" técnica, pero esta segunda parte profundiza mucho más en este aspecto. Tiene un pletórico repertorio de opciones de configuración para el exterior de nuestro coche, hasta el punto de poder crear nuestra propia y exclusiva versión de cada uno de los más de treinta modelos reales, licenciados y habituales del tuning. Esta vez también podremos involucrarnos en el interior del vehículo, configurando el rendimiento de partes con todo tipo de parámetros al estilo Gran Turismo. Un detalle a agradecer pero que también tiene cierto toque estratégico es que ahora nuestro garaje no está limitado a un coche, sino a cinco, pudiendo entonces tener nuestra propia colección de coches, cada uno quizás apropiado para un tipo de carera, pero sin poder tener todos los del juego para así conservar cierto elemento estratégico que nos obligue a cambiar de coche de vez en cuando.

Las carreras siguen conservando el estilo arcade del anterior Underground y de toda la saga Need for Speed en general, estando a la orden del día los derrapes o "power drifts", muy necesarios para tomar las curvas a la máxima velocidad pero solo totalmente explotables si equipamos a nuestro coche con las partes mejoradas adecuadas. La inteligencia artificial de los rivales es considerable, mejor que la del anterior juego, y sin llegar a los niveles de Toca Race Driver 2, el rey de la "simulación competitiva", sí se les ve con ganas de ganarnos, especialmente a medida que avancemos en el juego y en el nivel difícil (hay tres niveles de dificultad).

Un detalle un tanto criticable es la ausencia de daños en tiempo real, lo que nos permitirá usar la típica táctica de apoyarnos (y cuando decimos apoyarnos queremos decir frenar nuestra inercia en una curva chocando contra otro coche que esté paralelo a nosotros) para tomar mejor las curvas; los daños no se verán reflejados ni en el aspecto externo de nuestro coche ni en su rendimiento. Salvo por un pequeño detalle. Nuestro contenedor de óxido nitroso sí se verá resentido por los choques. El óxido nitroso, más conocido como nitro o "super turbo", nos dará un impulso extra, tal y como puede verse en las célebres películas de "The Fast and the Furious". Esta barra funciona de modo similar a la del Burnout, llenándose cuando esquivemos el tráfico o cuando hagamos algún derrape o pirueta. El caso es que el único efecto perjudicial que tendrán los choques en nuestra carrera es que esta barra disminuirá, pero quizás esta penalización no sea suficiente para no hacer rentable el hecho de conducir haciendo "trampa".

Terminando con la parte jugable, hay que hacer mención al juego online. En la anterior versión lo había en PC y PlayStation 2, y esta vez se sube al carro Xbox, haciendo GameCube su habitual mutis en el juego online, pocas veces contradicho en la consola de Nintendo. El modo de juego online permite carreras de seis coches, que no son muchos, con comunicación por voz y en dos modos de juego: uno de carreras normales, y otro donde podremos explorar la ciudad con otros jugadores. Funciona bastante bien, teniendo poco retardo y con las clásicas opciones para encontrar a un oponente que esté más o menos en nuestro nivel de habilidad.

En el apartado gráfico, Underground 2 está más o menos al mismo nivel de su antecesor pero con desconcertantes diferencias entre las versiones. Las de PC y Xbox son las que tienen el mejor aspecto como viene siendo habitual y es por otra parte lógico, pero sin embargo la que tiene mejores efectos gráficos es la de PlayStation 2, mientras que la de GameCube es la peor de las cuatro con diferencia, con unas ralentizaciones que pasan de ser anecdóticas y realmente llegan a afectar a la jugabilidad. Parece como si a la hora de optimizar el juego en cada una de sus versiones, hubiesen dejado las de PC y Xbox tal como están y olvidado completamente a la de GameCube para centrarse en la de PlayStation 2, algo por otra parte lógico si tenemos en cuenta que será la más vendida.

En cualquier caso, gráficamente destaca por la magnitud de sus escenarios, con una gran distancia de dibujado, y de nuevo por algunos efectos muy llamativos y muy a tono con la estética clandestina del juego. Los modelos de los coches son decentes sin grandes alardes, aunque las posibilidades de configuración le dan mucho jugo, mientras que la ausencia de daños en tiempo real resulta un poco inexplicable y le resta enteros a este apartado. Por otra parte, el juego tiene efectos atmosféricos aleatorios y en tiempo real –de repente puede ponerse a llover- que afectan a la conducción, y también paso del tiempo en –valga la redundancia- tiempo real. Veremos como el atardecer deja paso a la noche, y como esta se va subyugando a la luz del amanecer. En general es un apartado gráfico notable, salvo en GameCube, que sin llegar a estar entre lo mejor del género (no llega a la sensación de velocidad de Burnout 3 ni mucho menos) cumple muy bien su función. Destacan algunos de iluminación y de distorsión entre los efectos gráficos.

El sonido tiene como heraldos a Brooke Burke, una celebridad que hace de comentarista en la versión inglesa pero no en la española, doblada al a lengua de Cervantes, y al rapero Snoop Dogg, que canta un remix de la canción de The Doors "Riders of the Storm", que es una de las 27 canciones con licencia del juego entre las que se encuentran temas de Terror Squad, Felix Da Housecat o Mudvayne. Sin embargo, ambas características quedan eclipsadas por el sensacional sonido FX del juego, no solo de los coches, que cambia según las piezas que le pongamos, creándose una especie de mezcla entre el tipo de motor que sea y las modificaciones del coche, sino también sonidos ambientales como la lluvia o el viento.

En conclusion, estamos de nuevo ante un sólido y muy divertido juego de velocidad que encandilará durante meses a los amantes del tuning. Se trata de una apuesta bastante original, al darnos libre albedrío por una inmensa ciudad, pero esta ciudad no se aprovecha lo suficiente ni en lo que se refiere al modo exploración, con poco más que hacer que buscar secretos e ir de un lado a otro, ni en las carreras, donde el hecho de estar en una ciudad abierta no se aprovecha para darnos libertad para buscar nuevas rutas por las que llegar a la meta. Los nuevos modos de carrera, especialmente el Outrun, son muy interesantes, y las opciones de configuración del coche satisfarán a los más exigentes, ya sean de tipo mecánico o tuning. Técnicamente sólido, salvo en GameCube, es una digna secuela de su predecesor pero que tal vez no ha sabido aprovechar su potencial para ofrecer una experiencia verdaderamente innovadora. Una compra muy recomendada.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC, Game Boy Advance, PS2 y Xbox

Halo Infinite - Análisis
Halo Infinite - Análisis
Análisis
2021-12-06 09:01:00
343 Industries firma su mejor trabajo hasta la fecha con una fantástica campaña y un multijugador con un brillante futuro por delante.
Chorus - Análisis
Chorus - Análisis
Análisis
2021-12-03 16:07:00
Acción y libertad de movimientos en un arcade de naves que destaca por la narrativa y el uso de habilidades especiales.
Solar Ash - Análisis
Solar Ash - Análisis
Análisis
2021-12-02 17:13:00
Los creadores de Hyper Light Drifter estrenan una absorbente aventura de plataformas y exploración con un estilo único y mucho buen hacer.
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Asterix & Obelix: Slap Them All - Análisis
Análisis
2021-12-01 14:00:00
Los galos más queridos y famosos de los cómics regresan con un nuevo y bonito videojuego que fracasa en su propuesta jugable.
Exo One - Análisis
Exo One - Análisis
Análisis
2021-11-29 13:54:00
Exo One es un peculiar indie que nos pone al control de una nave espacial en un fluido viaje por cautivadores planetas extraterrestres. Os contamos qué nos ha parecido esta original propuesta.
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Hextech Mayhem: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-28 19:14:25
Los creadores de Bit.Trip Beat llevan el mundo de LoL a un modesto juego de ritmo musical que entretiene sin grandes sorpresas.
Género/s: Carreras arcade / Coches
PEGI +3
Plataformas:
PC PS2 GameCube
Xbox Game Boy Advance NDS

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.8
COMUNIDAD
7.34

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para Ordenador

30 votos
#120 en el ranking de Ordenador.
#141 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
8.8
COMUNIDAD
8.02

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para PlayStation 2

104 votos

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
7.21

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para GameCube

24 votos

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8.8
COMUNIDAD
8.33

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para Xbox

15 votos
#36 en el ranking de Xbox.

Ficha técnica de la versión Game Boy Advance

COMUNIDAD
6.5

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para Game Boy Advance

2 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
7.1
COMUNIDAD
7.02

PUNTÚA
Need for Speed Underground 2 para Nintendo DS

15 votos
Flecha subir