Análisis de Massive Chalice (PC, Xbox One)

Double Fine nos presenta una sólida, divertida y original propuesta dentro de la estrategia, la gestión y los juegos de rol de vertiente táctica en el que el linaje y la estirpe de nuestros héroes, será la clave.
Massive Chalice
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7.5
SONIDO
7
NOTA
8
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8
Análisis de versiones PC y Xbox One.

Double Fine es, por méritos propios, una de las desarrolladoras más queridas entre los aficionados a los videojuegos. Sus juegos suelen ser títulos notables, casi siempre por encima de la media, y destilan un sabor y una identidad visual y jugable única. Cuando en 2012 la empresa anunció que iría buscando financiación para sus próximos y futuros juegos a través del crowdfunding, muchos jugadores recibieron la iniciativa con los brazos abiertos. La respuesta fue abrumadora, y en relativamente poco tiempo, sobrepasaron todas las expectativas monetarias posibles. De esta colaboración con los jugadores nació Broken Age, una suerte de revisión de las aventuras gráficas clásicas de LucasArts venida de la mano de Tim Schafer. Double Fine nos presenta ahora otro de sus títulos financiados y producidos a través de la popular red de micromecenazgo de Kickstarter, Massive Chalice, que aunque parece no haber gozado del mismo ruido mediático.

El Cáliz y la Cadencia

Massive Chalice es un juego en el que la estrategia y el rol más táctico, se unen a diversos elementos propios de los títulos de gestión, construcción y simulación de imperios. No llega a ser un Civilization se encuentra con XCOM, pero poco le falta. A priori hablamos de una combinación de géneros un tanto heterogénea, capaz de abrumar a las primeras de cambio, pero que tras varios minutos demuestra ser una mezcla inteligente, adictiva y sobre todo, muy sólida. Massive Chalice narra una épica historia, en la que tendremos que dirigir el avance y el desarrollo de toda una dinastía de héroes, así como la forja de un poderoso imperio, durante tiempos de guerra.

El mundo de ‘Massive Chalice’ está en constante movimiento durante el paso del tiempo. Construcción de fortalezas, alianzas, nacimientos, combates, peleas entre linajes…
El mundo de ‘Massive Chalice’ está en constante movimiento durante el paso del tiempo. Construcción de fortalezas, alianzas, nacimientos, combates, peleas entre linajes…

Como en cualquier épica fantástica que se precie, en Massive Chalice entrarán en juego ciertos elementos sobrenaturales. Al comienzo del juego, un enorme cáliz -poseedor del saber y toda la sabiduría-, advertirá de la aparición de un mal milenario conocido como la Cadencia. La Cadencia, una suerte de fisura que aparece cada cierto tiempo en el mundo fantástico en el que se ambienta Massive Chalice, trae consigo la entrada de cientos de enemigos y criaturas deformes de todo tipo. Como héroes y regentes, nuestra misión será la de erradicar su presencia de nuestras tierras gracias a la liberación de un poder mágico enorme a través del pantagruélico cáliz, pero la lucha llevará años y tendrá que requerir la unión de todos los clanes, familias y tribus de la faz de la tierra durante todo ese tiempo.

PUBLICIDAD

Reinos, dinastías y linajes

En Massive Chalice se reúnen y confeccionan muchísimos guiños a algunos de los universos de fantasía más queridos por los aficionados al género, sobre todo a la saga de literatura Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin -en la que está basada la serie de televisión, por si hay algún despistado, Juego de tronos-. Antes de comenzar a jugar, se nos instará a unirnos a una casa, que tiene un emblema, un lema y una serie de colores en su blasón, además de una vocación o clase -alquimistas, bárbaros, cazadores, caballeros, etc.-. La oferta es ingente, con todo un arsenal de nobles familias, clanes y casas dispuestas a convencernos de su elección.

El todopoderoso cáliz gigantesco, al que deberemos esperar durante tres siglos para que se recargue y consiga acabar con el mal procedente de la Cadencia.
El todopoderoso cáliz gigantesco, al que deberemos esperar durante tres siglos para que se recargue y consiga acabar con el mal procedente de la Cadencia.

Double Fine, una vez escogemos casa y afinidad, y durante el tutorial, nos traslada directamente al campo de batalla. Es una toma de contacto, pero sirve de presentación para que veamos hasta qué punto son importantes los héroes que lucharán codo con codo contra la disformidad procedente de la Cadencia. También aprovecha para enseñar el menú de opciones y posibilidades, pues Massive Chalice permite que el jugador controle los aspectos fundamentales de la partida, eligiendo reinos y casas colindantes además de las propias presentadas por el juego en forma monstruos y legiones procedentes de la Cadencia.

Massive Chalice presenta cinco grandes reinos, que podemos configurar a placer al comienzo de cada partida o dejarlos de manera aleatoria para que la inteligencia artificial del propio juego los rellene. La idea principal de Double Fine es que nos relacionemos, y creemos alianzas, nos entremezclemos con ellos, dejando al jugador la batuta de desarrollar su propia historia dentro del particular universo fantástico del título. Debemos mantener buenos gestos, permitir que construyan y edifiquen sus propias defensas contra la Cadencia, emparejar a nuestros héroes con sus herederos -algo de lo que hablaremos más adelante- o incluso, favorecerlos en cuestiones de gestión de recursos. Es el ingrediente de gestión y simulación presente en el juego, el que desemboca en la más importante y original -a la par de ambiciosa- de las mecánicas de Massive Chalice: la mezcla de dinastías y linajes.

En la antigüedad, las alianzas entre reinos, nobles y casas de importancia, se cerraban y afianzaban con vínculos de sangre. En Massive Chalice, haremos los propio. Double Fine invita constantemente al jugador a que se relacione y se inmiscuya entre las diferentes casas y familias, primero para garantizar la estabilidad de los reinos, y segundo, para crear linajes fuertes y sanos de héroes y heroínas capaces de pararle los pies a la Cadencia. Y no es un asunto baladí o fácil, pues nuestras decisiones -erróneas o acertadas-, marcarán el futuro de nuestros guerreros en el campo de batalla.

La unión entre nobles y herederos de las diferentes casas nos garantizará -si hacemos las cosas bien, y concertamos un matrimonio conveniente- nuevos héroes. Es la mejor parte del juego.
La unión entre nobles y herederos de las diferentes casas nos garantizará -si hacemos las cosas bien, y concertamos un matrimonio conveniente- nuevos héroes. Es la mejor parte del juego.

El juego ofrece un sistema de concierto de matrimonios muy intuitivo, a la par que complejo. Nuestra misión, de cara a sobrevivir contra la Cadencia durante los trescientos años que debemos aguantar para usar el cáliz de poder, es la de crear una casta y una serie de linajes entre de familias y nobles. Cada casa comienza con un héroe o una heroína, que tiene una serie de características y habilidades concretas -así como un tipo de clase o trabajo en el terreno de batalla-, un índice de fertilidad -que nos dice si es probable que tenga descendencia o no- y una actitud o personalidad. Una de las principales tareas será precisamente la de emparejarlos y concertar matrimonios entre aquellas ramas o familias que creamos más convenientes, a fin de garantizar la seguridad y la pervivencia del reino.

Una curtida guerrera. Es importante elegir bien a los padres y sus cargas genéticas -si las podemos llamar así- de cara a crear buenos guerreros o clases fortalecidos.
Una curtida guerrera. Es importante elegir bien a los padres y sus cargas genéticas -si las podemos llamar así- de cara a crear buenos guerreros o clases fortalecidos.

Todas las decisiones en Massive Chalice tienen consecuencias directas, aunque algunas pueden tardar años en materializarse. Si bien podemos encontrarnos con linajes que se pierden, o héroes que no demuestran su valía en el campo de batalla -durante el análisis decidimos apostar por diferentes enlaces con casas propias de Alquimistas para lograr los favores de la química, pero acabó mal por culpa de errores en los matrimonios-, también se pueden cruzar ciertas puertas en el terreno de la diplomacia que es mejor tener cerradas. En Massive Chalice nos toparemos con nobles testarudos, cabezones e impulsivos, capaces de tenernos en jaque mientras la propia Cadencia hace las suyas desolando el reino. Y no hay que olvidar una faceta considerable: la muerte, en Massive Chalice, es permanente.

Además de los matrimonios, en Massive Chalice podemos desarrollar e investigar diferentes tecnologías con las que conseguir mejores defensas, castillos, armas o poderes a lo largo de los años. ¡Incluso podemos buscar la forma de tener mejores bebés o adoptarlos de cara al futuro! Massive Chalice da mucha manga ancha a lo largo de nuestros longevos turnos -recordad que tenemos tres siglos, en los que pueden suceder muchas cosas-, con lo que aunque se puede plantear una estrategia a largo plazo, es probable que tengamos que rectificarla a la mitad por culpa de una mala decisión por culpa de una revuelta entre nuestros reinos o de una serie de problemas en los combates contra la Cadencia. Este tipo de momentos e ingredientes hacen que el juego pase a ser incluso más un simulador de diplomacia y estrategia o gestión, que un juego de rol táctico.

En más de una ocasión, nos veremos obligados a intervenir en las disputas entre linajes y casas, que tendrán sus diferencias y se olvidarán de la causa mayor del reino.
En más de una ocasión, nos veremos obligados a intervenir en las disputas entre linajes y casas, que tendrán sus diferencias y se olvidarán de la causa mayor del reino.

El combate en Massive Chalice es parte indivisible de la mecánica jugable, aunque podríamos considerarlo anecdótico o incluso, si nos apuráis, como tímido postre y resolutorio final a los elementos de enlaces matrimoniales vistos arriba. Es la culminación de un proceso más largo, y el test perfecto para ver hasta qué punto, o de qué forma y manera, hemos errado o acertado en nuestras decisiones genéticas. El combate de Massive Chalice se abre al jugador bajo la forma de un terreno, generado de forma aleatoria, con numerosas casillas y coberturas. Como si tratase de un tablero que se dibuja ante nosotros de forma distinta a cada partida, el escenario aleatorio de Massive Chalice nos obligará, al menos por norma general, al acto de definir una estrategia y táctica diferente en cada enfrentamiento por turnos. Los más versados en estos terrenos de combate táctico volverán a pensar en XCOM como fuente de inspiración, y no les falta razón, pese a que el juego de Double Fine es bastante más prosaico y directo.

Debemos, teniendo en cuenta las tres clases de héroes o caballeros disponibles -cazador, alquimista y especialista, siendo este último el rol ideal para combatir cara a cara-, comenzar a mover durante nuestro turno. Hay que saber que cada acción o ataque consume una serie de puntos de habilidad, y que no podemos quedarnos demasiado justos si queremos movernos por el campo de batalla y atacar, sobre todo si hablamos de héroes o luchadoras que únicamente disponen de ataques cuerpo a cuerpo -los cazadores, por ejemplo, pueden lanzar flechas o disparar desde lejos-. A nivel de escenarios, el juego ofrece demasiado poco -la variedad que ocultan entre sus atractivos ambiente, es en el fondo, pura fachada-, causándonos una sensación de repetición constante a los pocos enfrentamientos. Sí, Massive Chalice se esfuerza en parecer lo más variado posible, pero no siempre lo consigue.

El combate en ‘Massive Chalice’ no está todo lo aprovechado que debería, y se hace algo repetitivo.
El combate en ‘Massive Chalice’ no está todo lo aprovechado que debería, y se hace algo repetitivo.

Los enemigos que proceden de la Cadencia están bien diseñados a nivel jugable -sus posibilidades no están nada mal-, si bien a los pocos combates aleatorios en los que nos enfrentamos a ellos, comenzaremos a aprendernos rápidamente sus rutinas y trucos, consiguiendo que seamos ciertamente diestros con un poco de suerte. Es por eso, junto a la reiteración de los campos de batalla, que el combate acaba por cansar a las primeras de cambio, siendo más bien una prueba de fuego a las prácticas realizadas entre linajes y estirpes con anterioridad que un constante desafío. De todas formas, aunque esta vertiente táctica y de lucha no suele suponer un verdadero reto para el jugador en la mayoría de ocasiones -recordad lo aleatorio de estos encuentros-, en Massive Chalice existen enemigos muy puñeteros, capaces de trastocarnos todos los planes cuando nos matan a nuestro héroe predilecto, nuestro paladín criado durante años, con un simple toque. Y creednos: no hace ninguna gracia.

Un nutrido grupo de guerreros, cazadores y alquimistas. El equilibrio entre clases y tipos, dependerá de la estrategia y el gusto de cada jugador.
Un nutrido grupo de guerreros, cazadores y alquimistas. El equilibrio entre clases y tipos, dependerá de la estrategia y el gusto de cada jugador.

Técnicamente, Massive Chalice no destaca en ninguna faceta -ni gráficamente ni a nivel sonoro-, pero no sería honesto por nuestra parte hablar del look del juego sin aplaudir su diseño artístico, muy notable. Massive Chalice hace gala de unos excelentes conceptos para representar las personalidades y caracteres de nuestros caballeros, así como sus colores y casas. Especialmente curiosos, como decíamos al comienzo del análisis, nos parecen los paralelismos que se pueden establecer entre el famoso Trono de Hierro de la citada serie Juego de tronos o conjunto de novelas de George R.R. Martin y el trono en el que se asientan nuestros protagonistas en el juego. Los enemigos procedentes de la fisura mágica de la Cadencia también son variados, algo que se agradece, aun siendo el combate la parte menos lúcida del conjunto del título. Massive Chalice está traducido al castellano a nivel de textos, subtítulos e interfaz, con voces en inglés.

Conclusiones finales

‘Massive Chalice’ es un juego que si bien naufraga en sus mecánicas de combate, ofrece una absorbente jugabilidad dentro del género de estrategia y la gestión.
‘Massive Chalice’ es un juego que si bien naufraga en sus mecánicas de combate, ofrece una absorbente jugabilidad dentro del género de estrategia y la gestión.

Massive Chalice es un juego que en términos generales, como os comentábamos arriba, abrumador y desafiante, siendo por momentos muy cruel y duro cuando vemos que una partida que parecía esperanzadora o bien encauzada, se viene abajo tras la trágica muerte de uno de nuestros héroes y valedores. Esto confiere al juego un halo especial de gesta épica, que casa a la perfección con su planteamiento y entramado jugable. Las mecánicas en Massive Chalice son sólidas y están exquisitamente planificadas bajo una idea y un chasis muy original. Quizás necesite de una mayor profundidad o reformulación en el combate -no es demasiado atractivo, y acaba siendo más una fase de pruebas que otra cosa-, que se puede antojar repetitivo.

En cualquier caso, este último punto no lastra en demasía los aciertos logrados por Double Fine en el resto de apartados. Massive Chalice es un juego diferente, original, que puede absorbernos a la más mínima ocasión si le damos una oportunidad. Massive Chalice, además de en PC, está disponible de forma gratuita para los suscriptores de Xbox Live Gold en Xbox One durante el presente mes de junio.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC y Xbox One

Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
Lost Judgment - Análisis
Lost Judgment - Análisis
Análisis
2021-09-16 15:01:00
Yagami regresa con una apasionante aventura que nos habla con gran maestría sobre problemas muy reales y delicados al mismo tiempo que mejora en todo a su primera parte.
TOEM - Análisis
TOEM - Análisis
Análisis
2021-09-16 10:48:00
Cámara en mano nos aventuramos en este coqueto indie en el que ayudaremos a la comunidad a base de fotos. Una agradable propuesta que sorprende y relaja dándole más importancia al viaje que a la meta.
Plataformas:
PC Xbox One

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 1/6/2015
  • Desarrollo: Double Fine Productions
  • Producción: Double Fine Productions
  • Distribución: Steam
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
10

PUNTÚA
Massive Chalice para Ordenador

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
8
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
7.61

PUNTÚA
Massive Chalice para Xbox One

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir