Análisis de HEX: Shards of Fate (PC)

Estrategia, rol y cartas coleccionables se unifican bajo una interesante y profunda mecánica en este nuevo y prometedor videojuego free-to-play por parte de Gameforge.
HEX: Shards of Fate
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7.5
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versión PC.

Desde que Magic: The Gathering irrumpiera a comienzos de los noventa con su arrebatador estilo jugable, los juegos de cartas coleccionables han ido ganándose a pulso un lugar predominante dentro del entretenimiento del gran público. Un gran público que, auspiciado por el propio fabricante, pronto comprendió que detrás de lo que en principio era un pasatiempo, se escondía una propuesta inteligente, rica y táctica, además de un potencial deporte competitivo que pronto se haría su propio hueco con torneos, campeonatos y demás ligas internacionales.

El salto a los videojuegos llegó, y como hemos visto con el paso del tiempo, ha tenido sus repuntes. El ocio electrónico casa muy bien con propuestas como con las de la citada Magic: The Gathering, y pronto, las cartas coleccionables comenzaron a invadirnos en las más variadas formas. Blizzard lo comprendió muy bien, y aunque antes habíamos tenido grandes intentos e increíbles, Hearthstone: Heroes of Warcraft, consiguió elevar el listón del género, convirtiéndose en una referencia casi ineludible para todos los juegos de cartas con componente online y competitivo.

Hex: Shards of Fate es un título hijo de su tiempo -ha sido fundado en Kickstarter-, que navega y conforma bajo características conocidas y asimiladas, pero que se engarzan con inteligencia para ofrecernos nuevas cuotas en un género que parecía destinado al estancamiento.

PUBLICIDAD

Un trasfondo rico y omnipresente

Gameforge y Cryptozoic han querido dotar a su videojuego de cartas coleccionables, de un prisma único, más propio de los juegos de rol que de los habituales títulos gratuitos de cartas digitales. En esta ocasión, el argumento y la ambientación son un mero pretexto, y nos encontramos ante un videojuego que nos presenta una historia enmarcada dentro un universo de espada y brujería rico, grande y de vital importancia.

La disposición de las cartas y los turnos, recordarán irremediablemente a otros juegos del género.
La disposición de las cartas y los turnos, recordarán irremediablemente a otros juegos del género.

Hex: Shards of Fate nos traslada a un planeta distante, Entrath, en el que un enorme meteorito acabó estrellándose contra su superficie. El cometa, además de causar daños irreparable en los polos del planeta y llevarse consigo miles de vidas, dispersó por toda la corteza terrestre una serie de fragmentos mágicos, que contaminaron a las diversas criaturas que se encontraron bajo su influjo. Esto cambió por completo la dicotomía del orden y el caos que hasta ahora se regía en Entrath, formándose nuevas alianzas y ejércitos para eliminar a la deformidad surgida del impacto.

De esta forma, encontramos un escenario fantástico clásico y habitual, en el que encontramos elfos, orcos, humanos y enanos, además de razas como coyotles, los arácnidos vennen o necrófagos, cada una con sus propias habilidades, características y condiciones físicas y temperamentales. Una vez comprendemos que Gameforge y Cryptozoic no han incluido estas tipologías de personajes por mero gusto, y que conforman la base para seleccionar nuestro personaje en el título, nos daremos cuenta de hasta qué punto es imposible dividir el modo campaña de Hex: Shards of Fate de su fórmula y presentación.

Herir a nuestro oponente es vital, por lo que deberemos acumular cartas de gran poder de ataque y evitar que sean bloqueadas.
Herir a nuestro oponente es vital, por lo que deberemos acumular cartas de gran poder de ataque y evitar que sean bloqueadas.

Rol y cartas coleccionables bajo un mismo techo

Hex: Shards of Fate, además de un modo online competitivo, ofrece, como título gratuito, un rico y profundo modo historia. Pero, aunque la campaña está diseñada en parte para ofrecernos un vehículo inteligente en el que aprender las mecánicas y vicisitudes del juego, también es una forma interesante de disfrutar del videojuego, sobre todo si no queremos volcarnos en el entramado online.

Una vez determinemos nuestra raza y sexo, tendremos que decidir entre tres clases básicas, guerrero, clérigo y mago. Los guerreros usan el combate y la fuerza para ganar, mientras que los clérigos prefieren curarse y aumentar sus capacidades defensivas. Por su parte, los magos, tal y como suele ser lógico, usarán hechizos y conjuros muy potentes, invocando también criaturas de gran poder. La elección de una u otra clase dependerá de nuestro estilo de juego, aunque en nuestro caso, y tras varias pruebas, creemos que la clase guerrero ofrece una perspectiva equilibrada, capaz de ofrecer retazos de cada una de las vertientes citadas.

Aunque hablamos de un juego de cartas, exploraremos a través de diferentes escenarios, el mundo del título.
Aunque hablamos de un juego de cartas, exploraremos a través de diferentes escenarios, el mundo del título.

Hex: Shards of Fate, nos presenta así, el comienzo de su aventura, que salvando las distancias, no difiere demasiado de la que podemos encontrar en cualquier videojuego de rol. Según la raza o el personaje que hayamos decidido adoptar, el juego nos trasladará a una historia en particular, en la que tendremos que desplazarnos por escenarios y mazmorras como si de un juego de tablero se tratase, y en la que tendremos que entablar diálogo y combate contra diversos aliados y criaturas que nos saldrán al paso, y descubrir decenas de misiones e historias secundarias, que casi siempre, se resolverán con un combate de cartas.

Estos combates nos ayudarán a mejorar nuestro nivel, conseguir monedas de oro y puntos de experiencia, que nos abrirán la puerta a mejores equipamientos -como armas y armaduras- y a mejorar nuestras habilidades. En otros juegos del corte esto podría parecer una simple adición superficial, ejerciendo como un envoltorio lustroso y poco más, pero funciona muy bien y consigue añadir una capa de meta-juego que nos hará involucrarnos en el devenir de nuestras partidas de cartas, invitándonos a mejorar características o ataques especiales, así como bonificaciones pasivas, siempre buscando la forma en la que expandir nuestra estrategia o táctica.

Combates inteligentes, aunque algo guiados

Pues no lo olvidemos, Hex es un título de cartas coleccionables, y dicho sea de paso, creemos que bastante bueno. Los combates y las partidas del título Gameforge son todo lo que podríamos esperar de un videojuego de cartas coleccionables, con mazos, turnos y diferente tipos de ataques o defensas. De hecho, podríamos decir que Hex: Shards of Fate no es especialmente innovador en esta linde -y eso que es su núcleo jugable-, y decide utilizar las fórmulas jugables que muchos ya hemos asimilado con los citados Hearthstone: Heroes of Warcraft o Magic: The Gathering.

La comunidad de jugadores de Hex está apoyando encarecidamente al juego.
La comunidad de jugadores de Hex está apoyando encarecidamente al juego.

Los combates de cartas utilizan varias características base del género, como lo es la acumulación de recursos, el coste de juego de cada carta o la planificación de turnos. Es decir, en Hex, al igual que en casi cualquier otro título similar, cada carta tiene un coste, que deberemos cumplir para ponerla en juego. Si en Magic existía el maná, aquí tendremos fragmentos en forma de diamantes y trozos del meteorito que en su momento se estrelló contra el planeta impregnándolo todo de magia. Si tenemos la suficiente energía, podemos poner en esa carta en juego, que en función de su tipo o texto, tendrá un papel u otro.

El objetivo primario es reducir la vida de nuestro oponente a cero, evitando que nos cause daño, e intentándolo en el menor número de turnos posible. Para ello, y en función de la clase que hayamos escogido, tendremos numerosas tretas y ayudas, algo en lo que la confección de nuestro mazo se desvela como vital. Básicamente y reduciendo un poco el sistema, diremos que se trata de una versión algo más jerarquizada de Magic, pues Hex: Shards of Fate es algo más férreo en sus planteamientos, pues nos obligará a acatar los estadios del juego de una manera más cerrada que de costumbre. Esto, por lo tanto, genera combates menos flexibles de lo que podría parecer en un principio, aunque por contra, nos otorga mayor tiempo de reacción y planteamiento, y nos evita disgustos derivados por despistes en las jugadas.

La campaña de Hex es muy variada, con un buen número de combates y situaciones distintas, que nos invitará a permanecer ojo avizor a cada encuentro, obligándonos a replantear estrategias, mazos o habilidades a usar. Sí, habrá momentos de enfado, pues una muerte en una mazmorra significa el reinicio por completo de la misma, algo que no hará demasiada gracia, sobre todo si nos encontramos en los últimos compases de su exploración o ante el jefe final de turno. Sí, tenemos un número ilimitado de intentos -en algunas secciones o misiones no, cuidado-, pero mejor evitar disgustos planificando nuestro viaje por Entrath de la mejor manera.

Por eso, aunque la suerte es un factor determinante en casi cualquier juego de rol, en un título de cartas coleccionables, en el que nuestro mazo puede darnos una mala mano, lo llega a ser más. De ahí que os recomendemos encarecidamente que paséis ciertos momentos de intimidad y reflexión delante de vuestro mazo de cartas, ya que aunque el set inicial nos ayudará mucho al principio, pronto se quedará corto en algunas situaciones. Hex: Shards of Fate ofrece, en este modo de juego, más de 200 cartas exclusivas, que se suman a las ya existentes de su vertiente online, y nos permite conseguirlas de diversas maneras.

Confeccionar un mazo equilibrado, es esencial de cara al éxito.
Confeccionar un mazo equilibrado, es esencial de cara al éxito.

Por ejemplo, según qué combates y misiones secundarias, nuestro mazo se podrá ver mermado o bloqueado. Cada mazo, el de nuestro eventual rival y el que portamos, se compone de 60 cartas, que podemos combinar al gusto -con hasta cuatro copias de un mismo cartón virtual-, siempre y cuando, tengamos en cuenta un ratio sostenible de cristales necesarios para la invocación y la puesta en juego. Como en Magic: The Gathering, una acumulación excesiva de criaturas o encantamientos poderosos sin ton ni son no será muy inteligente, así como tampoco lo será depender de una o dos cartas fuertes si no tenemos una serie de hechizos o monstruos de menor nivel para servirles de consortes.

Un free-to-play justo con un componente online vivo

Hex: Shards of Fate es un juego que, más allá de su profundo modo para un jugador, ofrece una vertiente online en la que, de una forma u otra, se encuentra su llave para sobrevivir a largo plazo en el competitivo mundo de los eSports. En poco tiempo, Hex ha sabido motivar el crecimiento de una sana y enorme comunidad de jugadores, gracias a lo cual encontraremos partidas constantes, en la que ponernos a prueba. Gameforge tiene muy claro qué papel desempeñar en el futuro de los deportes electrónicos, y eso parece ser evidente desde el mismo momento en el que nos plantamos en el online.

Algunos modos multijugador, como Anillo de Escarcha, son muy divertidos.
Algunos modos multijugador, como Anillo de Escarcha, son muy divertidos.

Hablamos de un título que permite la utilización de estrategias, tácticas y mecánicas tan ricas, como a veces, insondables. Actualmente, y no hay que olvidar que estamos ante un videojuego que, además de las partidas aleatorias y de un modo arena -muy entretenido y desafiante-, ofrece torneos diarios, que van desde partidas selladas -con sobres que se nos entregarán en el acto, y con los que tendremos que conformar nuestro mazo- a partidas de leva -parecido al anterior, pero más reducido-, entre otras variantes. En nuestras partidas siempre hemos visto numerosas opciones para disputar encuentros, sin en principio, problemas de conexión.

Quizás una de las dudas que puedan llegar a surgirnos de primeras, es la idea preconcebida de que, al hablar de un título free-to-play, quizás nos encontremos en una posición poco ventajosa si no compramos sobres o mazos con los que ser competitivos vía online. Pues bien, parece que Hex: Shards of Fate parece moverse en un exquisito equilibrio, que nos permitirá desbloquear ciertas cartas y mazos en la versión gratuita a través del modo campaña y de la conversión de monedas de oro y platino en sobres en la tienda digital del juego.

La casa de subastas puede ser una forma inteligente de adquirir cartas muy raras a buen precio, si tenemos suerte.
La casa de subastas puede ser una forma inteligente de adquirir cartas muy raras a buen precio, si tenemos suerte.

Se pueden conseguir sobres de forma relativamente sencilla, invirtiendo el tiempo justo y necesario con partidas para ello. Lógicamente, la compra con dinero real siempre es el camino fácil, sencillo y directo, con lo que será el jugador el que decida de qué forma y manera quiere involucrarse en el competitivo de este título. Al igual que en otros videojuegos, como Diablo III, Gameforge ha ideado una casa de subastas digital, en la que los usuarios podrán poner a la venta sus propias cartas o mazos, y en los que la comunidad, decidirá qué precio pujar por estos objetos. En el momento del análisis, lo cierto es que estaba muy concurrida, con cientos de ítems -algunos muy interesantes- siendo disputados por el respetable de forma voraz.

Un buen diseño con espacio para la mejora

Cuando tenemos un videojuego tan complejo a nivel jugable, es vital crear una interfaz rica y de fácil entendimiento para el jugador. Wizards of the Coast ha ido puliendo su propia fórmula en las adaptaciones al videojuego de Magic: The Gathering, en el que a través de los años, hemos pasado de una serie de menús un tanto atiborrados, a otros más sencillos y minimalistas. Además, hablamos de un género en el que el texto y la información es esencial de cara a comprender y conjugar las mecánicas con respecto al usuario, y en el que cualquier fallo de diseño, puede penalizar en exceso.

El diseño visual es bueno, aunque la fuente y el tamaño del texto dejan mucho que desear.
El diseño visual es bueno, aunque la fuente y el tamaño del texto dejan mucho que desear.

Hex: Shards of Fate toma prestada la distribución espacial del famoso título de cartas, pero la lleva a su terreno, ofreciéndonos un campo de batalla fácil de entender a simple vista, y en el que tendremos controlada en casi todo momento la información que nos aparece en pantalla, pero del que creemos todavía tiene bastante que mejorar, entre ellos en los aspectos relacionados con los textos.

Como os comentábamos, el texto en un videojuego de cartas, en el que cada cartón tiene sus propias reglas y condiciones, es fundamental, y debe tener una fuente clara, evidente y a la vista del usuario con una simple pasada. Gameforge y Cryptozoic se han inspirado de una forma clara en la estructura de la disposición de Magic -¡incluso en algunas animaciones y efectos visuales!-, pero no han sabido trasladar de la misma manera la parte legible de sus cartas. Hablamos de una fuente minúscula, poco clara, que nos obliga a pinchar en cada carta para saber qué efectos desencadenará su puesta en juego.

 1

Esto nos parece una decisión de diseño muy poco lógica, ya que obliga al jugador a perder cierto de su turno en algo que debería ser secundario, y estar plenamente integrado dentro de la mecánica básica. Otro aspecto, también relacionado de forma lógica con la lectura correcta de nuestras cartas, es la traducción del juego. Hex: Shards of Fate está traducido al castellano, y de hecho, hablamos de un videojuego que tiene una cantidad ingente de texto. Desgraciadamente, la calidad de la traducción, aunque tiene sus hitos en la localización, deja mucho que desear, con continuos anglicismos y frases enteras que parecen carecer de sentido alguno.

Pero no todo el aspecto visual de Hex: Shards of Fate es mediocre o tiene algún pero. Estamos ante un título que ofrece un atractivo estético inigualable, que aunque toma elementos prestados del lore de la fantasía heroica y de otros juegos de cartas coleccionables, sabe ofrecer su propia identidad en todo momento. Además, Cryptozoic ha diseñado todo un mundo para su videojuego, con lo que además de disfrutar de criaturas y razas, y sus dimes y diretes, también visitaremos mazmorras, bosques, montañas, desiertos y enormes castillos y fortalezas. En esta particular parcela, encontramos también muy buenos diseños e ilustraciones de cartas, que poco o nada tienen que envidiar a las vistas en juegos más veteranos. Eso sí, aunque hay cartas muy bellas, otras nos parecen anodinas y poco o nada originales.

Conclusiones finales

Hex: Shards of Fate es un juego que llega en un momento en el que los videojuegos competitivos, están en auge. Su papel es dificultoso, pues también entra en un género que parece copado por un competidor de la talla de Hearthstone: Heroes of Warcraft, y en el que es difícil no acabar siendo comparado por el sistema de juego de Magic, del que encima, bebe mucho.

Pero Gameforge y Cryptozoic han sabido conjugar una serie de ingredientes ya vistos, pero bajo una receta completamente diferente. En lugar de apostar únicamente por un juego pasivo de cartas coleccionables, han sabido recoger todas características jugables de los títulos de rol, fusionándolas con esmero a través de un modo campaña muy rico e interesante, y de un modo online que atesora una de las nuevas comunidades de jugadores más activas de cuantas hemos visto en los últimos años. Es decir, nos encontramos con un videojuego de cartas coleccionables que ofrece un sistema táctico, profundo, que incluye dejes y tics habituales de los MMO, y los engarza bajo un adictivo y accesible -que no sencillo-, sistema de juego.

No está exento de fallos, pues su interfaz y traducción es mejorable, pero son problemáticas que pueden ir solucionándose en un título que está construido para ser actualizado de forma constante con vistas al futuro. Hex: Shards of Fate es por tanto, una opción sólida para el futuro de los eSports, y una plataforma ideal con capacidad para convertirse en todo un referente para los aficionados al género. A día de hoy, ya es una carta en la manga a considerar.

Hemos realizado este análisis descargando Hex: Shards of Fate de su página oficial.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 25/2/2016
  • Desarrollo: Gameforge
  • Producción: Gameforge
  • Distribución: Web
  • Precio: Free to play
  • Jugadores: Multijugador
  • Formato: Descarga
  • Textos: Español
  • Voces: No
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
9

PUNTÚA
HEX: Shards of Fate para Ordenador

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir