Análisis de El Primer Templario (PC)

La búsqueda del Santo Grial le viene demasiado grande a esta insulsa aventura de acción.
El Primer Templario
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
4
SONIDO
7
NOTA
5.5
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión PC.

La búsqueda del Santo Grial, el cáliz del que bebió Cristo en la última cena, ha sido siempre un argumento recurrente en todos tipos de medios, como el cine, la literatura o los videojuegos. Ahora, los chicos de Haemimont Games nos invitan a embarcarnos una vez más en su búsqueda con El Primer Templario. El título viene bajo el sello de FX Interactive a un precio muy económico, pero por desgracia y como se suele decir, lo barato puede salirnos caro.

La gran conspiración

El protagonista principal de esta historia es Celian, un aguerrido y devoto caballero de la Orden del Temple a quien han asignado la misión de encontrar el cáliz de Cristo. Para llegar hasta el final, estará acompañado por Roland, un templario algo más radical en sus ideas y que es su mejor amigo. También le ayudará en su búsqueda Marie de Ibelín, la hija de un templario asesinado y que tiene una visión del mundo mucho más práctica y menos idealizada, que supone un buen contrapunto al carácter altruista de Celián.

A medida que el argumento se va desarrollando, iremos viajando por toda Europa y las tierras de Oriente, descubriendo los misterios que rodean a la codiciada reliquia sagrada y desenmascarando una conspiración a la que tendremos que hacer frente para sobrevivir. Este es uno de los mejores puntos del juego, ya que a pesar de hacerse tremendamente predecible y de tener una gran cantidad de tópicos, la historia al menos resulta entretenida, aunque no conseguirá ser la excusa que nos invite a seguir jugando tampoco.

PUBLICIDAD

Jugablemente nos encontramos con un juego de acción en tercera persona al uso, en el que deberemos ir avanzando por los escenarios combatiendo a todos los enemigos que nos vayan saliendo al paso y que al derrotarlos nos darán experiencia que podremos invertir en un árbol de habilidades.

El sistema de combate, por desgracia, resulta demasiado mecánico y simple. Tendremos un ataque básico, un ataque cargado que derriba enemigos y rompe escudos, un botón para defendernos, y la posibilidad de rodar para esquivar y poder rematar a quienes estén derribados. A pesar de que podremos ir aprendiendo nuevos movimientos y habilidades, el 95% de los combates los resolveremos usando los descritos anteriormente.

El combo de ataques básicos nos daremos cuenta rápidamente de que es el más efectivo para despachar enemigos y no quedarnos muy vendidos, por lo que nos dedicaremos a repetirlo sin descanso para atacar, resultando en algo bastante monótono. Además, la nula inteligencia artificial de la que gozan nuestros rivales no ayudará a mejorar esta sensación en combate. Nos irán atacando de uno en uno y encima se nos indicará unos segundos antes cual será el siguiente en atacarnos, de forma que solo tendremos que levantar la guardia en ese momento. Con esto, todo se acaba reduciendo en gran medida a aporrear el botón de ataque, hacer uno cargado para los que lleven escudos y defendernos en el momento que veamos el símbolo de ataque en la cabeza de algún enemigo.

En todo momento nos acompañará otro personaje, que podrá ser controlado por la máquina o por un jugador humano, ya sea en el mismo ordenador a pantalla partida o en online. A pesar de que se pueden llegar a aprender un par de técnicas en grupo, como que uno agarre a un enemigo y el otro lo mate de un sólo golpe, dada la naturaleza del sistema de combate, ambos jugadores acabarán matando enemigos por su cuenta. Si jugamos solos, podremos cambiar el control de un personaje a otro en cualquier momento. Nuestro compañero manejado por la inteligencia artificial se comportará de forma bastante competente y no tendremos que preocuparnos de que resulte una carga, ya que despacha enemigos con suma facilidad y se defiende muy bien.

También existen otras secciones del juego donde lo que prima es la infiltración y el sigilo, aunque estas partes tampoco están llevadas a cabo con mucho acierto por culpa de la inteligencia artificial de los enemigos, una vez más. En ocasiones, estaremos enfrente de ellos matando por la espalda a sus compañeros y no se darán cuenta. Otras veces, verán los cuerpos inertes de los guardias que hemos despachado previamente mientras patrullan (llegando a pasar por encima de ellos incluso) y no reaccionarán, y otras, cuando creemos una distracción haciendo ruido, irán a investigar y se quedarán mirando a ese sitio eternamente.

Habrá algunos momentos en los que tendremos que superar simples puzles cooperativos, consistentes en que un personaje mantenga una palanca presionada para que se quede una puerta abierta y el otro pueda cruzar, y otros en los que tengamos que ir sorteando trampas mortales.

 1

Para dar algo más de vida al desarrollo de la aventura, los escenarios dejan cierto margen a la exploración, por lo que si investigamos a fondo las pantallas, podremos encontrar cofres ocultos con distintas recompensas, como piezas de trajes o experiencia. Otros extras ocultos son las crónicas templarias, unos documentos que nos narrarán distintos aspectos de la Orden del Temple, como sus reglas o detalles de su fundación. No es que estén muy escondidos todos estos secretos, ya que además, la gran mayoría aparecerán marcados en el minimapa o podremos rastrearlos siguiendo unas huellas, pero consiguen hacer algo más entretenido el avanzar por los niveles.

Por último, en cada capítulo, nos encontraremos con diversos objetivos secundarios, que explicarán algunos detalles más de la trama y que nos darán experiencia adicional por completarlos. Van desde encontrar unos cofres, hasta matar a todos los enemigos, pasarnos una pantalla sin que den la alarma o escoltar a alguien, lo cual añade algo más de variedad al conjunto.

Una Europa medieval de la pasada generación

Gráficamente, El Primer Templario no es un juego que entre por los ojos, más bien al contrario. La recreación de los paisajes no pasa de lo correcto, con texturas simples y llanas, que en ocasiones tardan unas milésimas de segundo en cargar. Al menos, visualmente es un título variado, con multitud de entornos distintos y que dentro de sus limitaciones, consiguen una ambientación decente. Aunque tampoco esperéis encontrar efectos gráficos dignos de mención.

Donde sí que no consigue sostenerse, es con los personajes. Modelados pobres, simples y repetitivos, con nula expresividad facial, donde lo único que hacen es abrir y cerrar la boca. Sus animaciones dejan bastante que desear, ya que en ocasiones les notaremos que tienen un ligero y extraño tembleque, o que se mueven de forma completamente antinatural y prefijada. Esto es especialmente notorio en los vídeos, aunque durante las secciones jugables, sólo hay que fijarse en la forma de andar de nuestros protagonistas para darse cuenta que hace falta muchísimo trabajo para mejorar este aspecto.

En combate la cosa tampoco mejora demasiado, ya que en ocasiones cuando vayamos a rematar a algún enemigo, la acción se ralentizará y la cámara se adoptará un punto de vista más cinematográfico, para que veamos una animación especial de cómo lo ejecutamos. Pero están tan mal hechas y las animaciones resultan tan poco realistas, que consiguen molestar al parar el ritmo de la acción, en vez de añadir ese toque de espectacularidad que buscan.

El sonido cumple bastante bien, con melodías que sin ser dignas de una epopeya épica, ambientan con acierto y no molestan, aunque pasarán bastante desapercibido en términos generales, a excepción de la de combate, que se repetirá más de la cuenta.

Por otra parte, el doblaje, completamente en español como nos tienen ya habituados FX Interactive, es bastante bueno, con buenas voces e interpretaciones. Hay alguna voz de algún personaje secundario que chirría demasiado, y lo mal ejecutados que están los vídeos acaban por desmerecer el trabajo hecho en este apartado.

 2

Conclusiones

Nos encontramos ante un juego que parece provenir de la pasada generación, con un apartado tanto técnico como jugable, completamente obsoleto, desfasado y poco inspirado. Aun así, su historia y su variedad de objetivos, lo hacen mínimamente entretenido para pasar un par de tardes en compañía de un amigo durante las 10 horas que nos dure la historia principal.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
House of Ashes - Análisis
House of Ashes - Análisis
Análisis
2021-10-21 16:09:00
Supermassive continúa su antología con un título que cumple su cometido, pero que no consigue mejorar a sus predecesores.
Resident Evil 4 VR - Análisis
Resident Evil 4 VR - Análisis
Análisis
2021-10-20 18:24:00
El incombustible Resident Evil 4 regresa una vez más con una adaptación a la realidad virtual muy notable y repleta de aciertos que, sin ser perfecta, encantará a los fans de la saga y a cualquier poseedor de Oculus Quest 2.
Grotto - Análisis
Grotto - Análisis
Análisis
2021-10-20 13:18:00
Quienes busquen una aventura narrativa original, única y mística podrán encontrarla en Grotto, el nuevo juego de Brainwash Gang que nos permiten ponernos en la piel de un místico chamán.
Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
5.5
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
6.7

PUNTÚA
El Primer Templario para Ordenador

6 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir