Análisis de Dreamfall (PC, Xbox)

Dos mundos, tres protagonistas, y una terrible conspiración son algunos de los elementos de esta secuela de una de las mejores aventuras gráficas de la historia.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
8
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versiones PC y Xbox.

Como ya comentamos en el avance de Dreamfall que realizamos hace unos meses, la compañía noruega Funcom lanzaba en el año 2000 The Longest Journey para PC, una de las mejores aventuras gráficas que han aparecido en los últimos años y que narraba la historia de April Ryan, una joven estudiante que sin saber muy bien por qué se vio involucrada en una aventura de grandes proporciones viajando a través de los dos mundos que conforman la Tierra: Stark y Arcadia. Ahora, seis años después, Funcom pretende repetir el éxito cosechado con el original lanzando una secuela que volverá a transportarnos al fantástico universo que crearon en The Longest Lourney, aunque en esta ocasión las novedades puede que no agraden a todos por igual.



Tres protagonistas, un destino

Han pasado diez años desde que April Ryan salvara a los dos mundos gemelos de su mutua destrucción al restablecer en su puesto al Guardián, que es el encargado de mantener la balanza equilibrada entre el mundo de la ciencia y tecnología, Stark, y el de la magia, Arcadia. Sin embargo, ese acto provocó que el mundo natal de April Ryan cambiara radicalmente sufriendo una terrible catástrofe que todos conocieron como el Hundimiento. A partir de ese momento los habitantes de Stark se convirtieron en una especie de prisioneros que vivían bajo la atenta mirada del OJO, un cuerpo de policía creado por el Sindicato para impedir que de nuevo las grandes corporaciones controlaran el mundo. Para facilitar su trabajo se creó la Malla, que es una red sin cables que conecta todos los aparatos electrónicos y que cubre toda la faz de la Tierra. Con esta creación el Sindicato controla a toda la humanidad, o por lo menos eso es lo que hacía antes de que la Estática comenzara a actuar. Será en este punto donde nosotros iniciaremos nuestra aventura encarnando a Zoë Castillo, una joven que disfruta de una vida apacible, aunque aburrida, junto a su padre en Casablanca y que pronto descubrirá que el mundo no es un lugar tan tranquilo como creía.

Tras esta breve presentación comenzaremos nuestro periplo por Stark intentando resolver unos asuntos personales de la protagonista, mientras de paso nos hacemos con el nuevo control que los chicos de Funcom han implementado en esta secuela. Y es que a diferencia del original, ahora la acción no se controlará únicamente con el ratón, sino que podremos usar un mando de control, o combinar el teclado con el ratón para dirigir los pasos de los tres protagonistas de la aventura. Este cambio en el sistema de control, lógicamente, transforma casi por completo a esta continuación de The Longest Journey ya que en esta ocasión tendremos que realizar una serie de acciones que hace unos años resultaban impensables en el género de las aventuras gráficas. No obstante, antes de meternos de lleno en este asunto cabría comentar a grandes rasgos cómo han resuelto los desarrolladores el nuevo sistema de control. Así pues, si hemos optado por la combinación de teclado y ratón tendremos que controlar los movimientos de los protagonistas con las teclas, mientras que usamos el ratón para mover la cámara y seleccionar los elementos del entorno.



Además, en pantalla sencillos iconos nos indicarán qué elementos son susceptibles de ser observados o manipulados, y a su vez qué tipo de acciones podemos realizar en los mismos. De este modo, si en un escenario encontramos un armario, antes de acercarnos a él un recuadro cubrirá el elemento en cuestión marcando su silueta. Si solamente podemos observarlo, pero no usarlo, sobre él aparecerá un icono con forma de ojo; pero si el armario puede ser abierto, entonces aparecerá una mano. Si nos acercamos y usamos el botón de acción se abrirá una pequeña ventana con las distintas opciones que podremos realizar, que siempre serán dos: observar o interactuar; y en este último caso podremos interactuar usando el objeto, subiéndonos sobre él, cogiéndolo, etc. Si se trata de una conversación, de nuevo encontraremos la opción de observar y conversar, por lo que en este sentido el control y la interfaz de usuario se han simplificado al máximo.



En Dreamfall también tendremos que tener en cuenta el tipo de movimiento que realizaremos con los protagonistas ya que podemos correr, andar o caminar con sigilo. En cuanto al inventario, accederemos a él a través de un simple botón que desplegará un sencillo menú en la parte inferior de la pantalla, y en el que aparecerán todos los objetos que hayamos recogido. Si dentro del inventario seleccionamos un objeto, éste se resaltará y aparecerán tres opciones como mucho sobre él: observar, combinar o usar. En este último caso, en la mayoría de ocasiones solamente podremos usar un objeto estando delante del elemento que reaccionará a esta acción, por lo que si hemos conseguido una llave no veremos nunca la opción de Usar hasta que no estemos delante de la puerta que abre. Por último, también existe la posibilidad de activar un elemento denominado como campo focal que nos permitirá visualizar todos los objetos que se encuentren a nuestro alrededor: el personaje se quedará quieto y controlaremos una especie de haz de luz que podremos mover en todas direcciones. En cuanto al control con un mando, su utilización resultará bastante recomendable por la facilidad de tener todas estas acciones repartidas en distintos botones, aunque de las dos formas se puede jugar sin problemas a Dreamfall.



En lo que respecta a la jugabilidad, como decíamos esta nueva creación de Funcom difiere bastante a lo visto en The Longest Journey. Para empezar serán tres los protagonistas de la aventura, aunque destacará Zoë Castillo por encima de April Ryan y Kian el apóstol Azadí, ya que será el personaje que controlaremos durante prácticamente toda la aventura, quedando los otros dos para resolver asuntos de menor importancia o enlazar simplemente las historias. En lo que respecta al desarrollo de la aventura, los puzles en esta ocasión serán menos sesudos que en el original, puesto que en la mayoría de ocasiones se resolverán conversando con otros personajes, y no con el empleo de los objetos que recogeremos por el entorno, sobre todo porque durante la mayor parte del tiempo nuestro inventario estará prácticamente vacío, por no decir completamente vacío.

Y es que en Dreamfall nos encontraremos con unos escenarios de grandes dimensiones, repletos de personajes dispuestos a hablar, pero en los que la interacción con los entornos será prácticamente nula. La mayoría de ocasiones correremos de un lado a otro interactuando siempre con los mismos personajes, que además serán los que nos faciliten los ítems necesarios para resolver el enigma de turno, en vez de estar buscando respuestas a desafiantes problemas, o intentando encontrar el objeto que nos falta para conseguir combinar varias piezas y así obtener la respuesta al puzle que nos tenía bloqueados durante horas. Por lo tanto, en este sentido el juego puede pecar de simplista ya que serán muy pocos los puzles que de verdad supongan un desafío a nuestra inteligencia.



No obstante, sí se han añadido una especie de minijuegos que actuarán a modo de pruebas de habilidad que tendremos que superar para conseguir abrir cerraduras o piratear sistemas informáticos. Gracias al móvil de Zoë, o a la ganzúa que conseguirá al poco de iniciar la aventura, la protagonista podrá saltarse los sistemas informáticos seleccionando los iconos pertinentes en el tiempo marcado de entre una gran cantidad de símbolos que no dejarán de cambiar de posición. En el caso de las cerraduras, tendrá que unir seis piezas distintas girando una serie de ruedas hasta conseguir que todas las muescas coincidan. Este tipo de puzles dotan al juego de una mayor variedad en su desarrollo, aunque no serán los únicos.



En Dreamfall también se han añadido elementos de sigilo que nos obligarán a superar una serie de escenarios sin ser detectados por los enemigos, ya sea esquivándolos o pasando a su lado sin hacer ruido. Estas zonas pueden resultar algo frustrantes ya que el control de los personajes no responde a la perfección al tipo de misiones que se nos proponen: ocultarse rápidamente de la vista de unos guardias cuando para hacerlo hay que posicionarse y después seleccionar la opción de guarecerse no resulta lo más fácil del mundo. Además, si fallamos en el intento nos tocará repetir de nuevo la zona por lo que puede desesperar a más de uno. También en esta secuela de The Longest Journey tendremos que combatir contra algunos enemigos usando los puños o armas blancas, por lo que tendremos que luchar como si de un juego de acción se tratara.



El problema, no obstante, radica en que se trata de unos enfrentamientos demasiado simples y aburridos puesto que nuestro protagonista solamente contará con tres movimientos básicos: cubrirse, ataque fuerte y ataque rápido. Con estas tres acciones tendremos que hacer frente a los enemigos, de uno en uno, girando a su alrededor e intentando que ellos no nos hieran y vacíen nuestra barra de vida. De nuevo hablamos de dos tipos de situaciones que dotan al juego de una mayor variedad pero el problema está en que no son momentos divertidos, sino que generarán aburrimiento y pesadez por lo que desearemos terminar cuanto antes para poder proseguir en la aventura.

En lo que respecta a los diálogos, en Dreamfall se ha optado por eliminar las respuestas prefabricadas para mostrar antes de cada respuesta una serie de reacciones. Así pues, por ejemplo, si alguien nos comenta algo nosotros podremos razonar nuestra respuesta, mostrar mal genio, ser amable, etc. De nuevo se notan las ganas por parte de Funcom de simplificar el juego al máximo, aunque en este caso no resulta del todo negativo puesto que las conversaciones se desarrollarán como en una aventura clásica: dependiendo de las respuestas que nos den nosotros iremos adquiriendo nuevos temas que sacar. Además la historia que se nos irá narrando resultará lo suficientemente interesante como para sumergirnos de lleno en los apasionantes diálogos que los chicos de Funcom han preparado.

Y es que la historia en esta secuela de The Longest Journey continúa siendo tan increíble como en el original. Partiendo de un hecho tan cotidiano como es el de ayudar a un amigo, iremos descubriendo y destapando una terrible conspiración que nos transportará de Stark a Arcadia constantemente. En el transcurso de nuestro viaje volveremos a visitar algunos de los lugares más famosos de la primera parte, como el mercado y puerto de Marcuria, o la antigua residencia de April Ryan en Stark; y descubriremos nuevos territorios como la esplendorosa ciudad de los azadíes, o Japón y Casablanca en el futuro.

También, por supuesto, viejos conocidos aparecerán para ofrecernos su ayuda, aunque las nuevas incorporaciones al increíble elenco de personajes en The Longest Journey resultará también destacable. No obstante, sin duda lo que más gustará a los seguidores de la serie será el ver el cómo los habitantes de Stark y Marcuria han evolucionado y cambiado en estos diez largos años, o como el mundo que tan mágicos momentos nos ofreció en el original ha cambiado de manera tan radical.



En el transcurso de la partida asistiremos a momentos espléndidos como los cruces entre los tres protagonistas, las acciones combinadas que realizarán en ocasiones, o algunas secuencias con grandes dosis de tensión. Sin embargo, en esta ocasión la historia no resulta tan redonda como en el original, encontrándonos con una fase final bastante precipitada que dejará demasiados elementos en el aire. Este hecho hace que la sensación al terminar el juego sea la de que se ha desarrollado en su parte final con prisas, como si los desarrolladores no tuvieran más ideas o necesitaran terminarlo sí o sí en el plazo marcado.



Recreando la fantasía

The Longest Journey destacó en su día por ofrecer un apartado técnico de gran calidad con un motor gráfico capaz de mostrar dos mundos tan distintos y fantásticos a la vez como son los de Stark y Arcadia, y un soberbio apartado sonoro que destacó en su versión española por poseer un doblaje al castellano de un grandísimo nivel. Con Dreamfall Funcom ha logrado algo similar ya que el apartado gráfico del juego destaca por su gran calidad al ofrecer unos entornos de grandes dimensiones plagados de detalles, con un diseño artístico fantástico. Las texturas en general destacarán por su gran calidad, sobre todo en lo que respecta a las superficies metálicas, vidriosas o el propio agua, que parecería del todo real si no fuera porque no reacciona a nuestros movimientos sobre ella. No obstante, lo más destacable en el trabajo de Funcom lo encontraremos en el esmero que han puesto a la hora de crear un apartado artístico tan fabuloso.



Cada rincón de Stark y Arcadia ha sido diseñado con tal cuidado que resultará prácticamente imposible no detenerse para observar los escenarios y su majestuosidad. Además, los dos mundos resultan tan distintos entre sí que parecerá que estamos antes dos videojuegos distintos. En cuanto a los personajes, destacarán por su notable modelado y nivel de detalles, aunque sus animaciones al caminar serán algo ortopédicas, y sus expresiones faciales no destacarán precisamente por su realismo. De nuevo su diseño, al igual que el de los escenarios, resultará fantástico. La optimización del juego, por último, resulta bastante buena ya que Dreamfall funciona correctamente en equipos de gama media. No obstante, cabe mencionar que en más de una ocasión sufriremos ralentizaciones en algunos de los escenarios más concurridos del juego.

En lo que respecta al apartado sonoro, Dreamfall cuenta con una banda sonora de gran calidad que nos acompañará a lo largo de toda la aventura. Las piezas más ambientales se mezclarán con temas más estruendosos que serán los que marquen algunos de los momentos más tensos o impactantes del juego. En cuanto al doblaje al castellano, de nuevo la secuela de The Longest Journey destaca por poseer un magnífico repertorio de personajes que nos deleitarán con unas fantásticas actuaciones, lo que tiene mérito si tenemos en cuenta la gran cantidad de personajes que encontraremos. Los efectos sonoros cumplirán sin más su cometido.



Conclusiones

Dreamfall, pese a los cambios introducidos en su sistema de juego, continúa siendo una gran aventura gráfica con una historia sorprendente y un apartado técnico fantástico. Peca de ser demasiado corta en comparación al original y de tener un tramo final demasiado precipitado, lo que hace que la sensación al terminarlo sea la de estar ante una historia inconclusa. También las fases de sigilo y acción resultan poco divertidas, y muy pocos puzles resultan lo suficientemente difíciles como para mantenernos horas pegados al monitor intentando solucionarlos. Aún así, la creación de Funcom continúa siendo una gran aventura que nos mantendrá pegados a la pantalla gracias a la historia que se nos narra y sobre todo, a la forma en la que se nos cuenta. Es por todo esto por lo que Dreamfall resulta una buena compra para todos los aficionados a las aventuras gráficas, aunque los más experimentados en el género tal vez no encuentren en el juego un desafío lo suficientemente interesante como para adquirirlo. No obstante, solamente por la historia y el mundo que han sido capaces de crear Dreamfall debería ser al menos probado por todo el mundo.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC y Xbox

Q REMASTERED - Análisis
Q REMASTERED - Análisis
Análisis
2023-06-02 18:51:00
El exitoso juego para móviles llega a Switch y PC, donde ha triunfado entre los streamers; bastan unos minutos de juego para ver su potencial, y sus carencias.
Decarnation - Análisis
Decarnation - Análisis
Análisis
2023-06-02 12:26:00
El estudio francés Atelier QDB nos quita el sueño en este indie de terror psicológico en pixel art que ha contado con la colaboración de Akira Yamaoka.
Moons of Darsalon - Análisis
Moons of Darsalon - Análisis
Análisis
2023-06-01 09:02:00
Acción, plataformas y puzles en un divertido juego creado en España con aire retro que se inspira en mecánicas de Lemmings y Oddworld.
Diablo 4 - Análisis
Diablo 4 - Análisis
Análisis
2023-05-30 18:08:00
Blizzard vuelve al buen camino con la última entrega de su juego de rol y acción que regresa con ese aire oscuro que nunca debió perder acompañado de una jugabilidad de alto calibre.
Miasma Chronicles - Análisis
Miasma Chronicles - Análisis
Análisis
2023-05-30 15:33:00
Los creadores de Mutant Year Zero: Road to Eden repiten con una nueva aventura postapocalíptica que encantará a los fans del rol táctico por turnos.
Street Fighter 6 - Análisis
Street Fighter 6 - Análisis
Análisis
2023-05-30 09:00:00
La mítica saga de Capcom regresa pegando más fuerte que nunca con una entrega muy completa, jugablemente intachable y que tiene algo que ofrecer a cada tipo de jugador.
PEGI +7
Plataformas:
PC Xbox

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.33

Dreamfall para Ordenador

28 votos
#137 en el ranking de Ordenador.
#158 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
8
COMUNIDAD
9.04

Dreamfall para Xbox

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir