Análisis de Anno 1404 (PC)

Miles de personas a tu cargo esperan que satisfagas todas sus demandas. Afronta esta ardua tarea en este sobresaliente juego de estrategia y gestión.
Anno 1404
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
9.2
DIVERSIÓN
9.2
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PC.

Guiados hacia una nueva cruzada contra los musulmanes por las altas esferas de la iglesia católica, los occidentales afrontan los primeros años del siglo XV con una elevada demanda de recursos y materias primas que tú, como líder, deberás satisfacer a toda costa. Para ello, tendrás que embarcarte en una compleja y ardua labor de administración de recursos a través de distintas islas dominadas por tu propio pueblo o por otras naciones con las que tendrás que negociar o luchar según tu elección. Así da inicio esta nueva entrega de la clásica saga de títulos de estrategia y gestión de imperios, Anno, con un nuevo impulso que nos deja frente a un sobresaliente juego que hará disfrutar como nunca a los aficionados al género.

Complejo pero accesible

Un barco de mercancías y un almacén donde guardar las materias primas será nuestro punto de partida en Anno 1404. A partir de aquí, tendremos que gestionar de forma eficiente nuestros recursos para lograr crear ciudades y aldeas estables que nos ofrezcan todas las materias primas necesarias para lograr nuestros grandes objetivos. No será una tarea sencilla, pero sí os garantizamos que divertida lo es un rato. Y es que esta nueva producción de Ubisoft supone un gran paso adelante dentro de esta saga de títulos estratégicos al presentar un sistema de juego de muy complejo que, sin embargo, resulta a todas luces de lo más accesible.

Siguiendo la línea de otros títulos de corte similar, en Anno 1404 encarnaremos a un aventurero líder responsable de satisfacer las demandas de los dirigentes de su nación. Para ello, como decíamos, tendremos que crear ciudades y una industria estable que garantice un constante suministro de recursos y materias primas. El problema es que no todo será tan sencillo como plantar un campo de cereales en medio de nuestra isla esperando obtener resultados de inmediato. En este juego, será tal la cantidad de opciones con las que nos toparemos que en un primer momento nos sentiremos abrumados ante las mismas. Sin embargo, poco a poco nos iremos metiendo más y más en la apasionante jugabilidad que plantea, llegando a quedar prendados del encanto que desprende esta obra.

PUBLICIDAD

Como decíamos, imaginad que os dejan al cargo de una gran isla en la que, para empezar, sólo contáis con un par de casas para campesinos y un pequeño almacén donde se han guardado los escasos recursos con los que contáis. ¿Qué hacer? Bien sencillo. Primero, necesitamos ampliar el número de habitantes que viven en nuestra región ya que esto mejorará el estatus de la misma abriéndonos un abanico de nuevas construcciones que necesitaremos para satisfacer las demandas de nuestros superiores. ¿Cuál es el problema? Claro está, no tenemos los recursos necesarios para empezar a edificar como si fuéramos un promotor inmobiliario en Benidorm. Antes deberemos empezar a recolectar los recursos básicos que nos permitan, al menos, construir nuevos hogares para los campesinos.

La madera y el oro serán dos de los recursos básicos en todo asentamiento. La primera, la obtendremos construyendo cabañas de leñador en cualquier zona, aunque tendremos que tener en cuenta que cuantos más árboles haya a su alrededor, que es el recurso que se utiliza para obtener la materia prima deseada, con mayor presteza se obtendrá la misma. Los recursos que se obtengan de estas cabañas serán transportados a los mercados y almacenes, siendo necesario el contar con una buena línea de éstos para que los bienes no se queden durante horas parados en las manufacturas, lo que como os podéis imaginar ralentizará considerablemente los procesos productivos. En cuanto al oro, éste lo obtendremos a través del comercio, vendiendo los recursos sobrantes de nuestro almacén y, sobre todo, a través de los impuestos a nuestros ciudadanos, que podremos subir o bajar a riesgo de provocar revueltas en las calles de nuestra gran ciudad (en caso que logremos este estatus).

Realizadas estas primeras labores de gestión, nunca debemos dejar de comprobar las demandas de nuestros habitantes, algo que lograremos con suma facilidad pinchando sobre los hogares de las distintas clases de ciudadanos con los que contaremos (campesinos, ciudadanos, aristócratas, nómadas, nobles…). Los campesinos, por ejemplo, tendrán necesidades que satisfaremos con facilidad: en cuanto a los alimentos, les bastará con que en nuestros almacenes no falten los pescados; si hablamos de bebida, la sidra será su única preocupación, así como la proximidad de una capilla en la que expiar sus pecados (edificios como éste, o las tabernas, tienen un rango de acción determinado que nos obliga a distribuirlos con cabeza para satisfacer al mayor número de ciudadanos).

 1

Si satisfacemos todas estas demandas nuestros campesinos mejorarán sus hogares y se convertirán en ciudadanos, lo que para nosotros implica cobrar impuestos más suculentos. Pero también, como decíamos, el contar con este tipo de ciudadanos nos permitirá mejorar el estatus de nuestra urbe ampliándose nuestras opciones de construcción. Sin embargo, no hay que olvidar que cuanto más nivel tengan nuestros ciudadanos, mayores y más difíciles de cumplir serán sus demandas. Así, si antes nuestros campesinos se conformaban con el pescado como único manjar en su dieta, cuando adquieren el estatuto de ciudadanos éstos desearán también especias para sazonar sus alimentos y ganar un toque de distinción digno de la nobleza. Del mismo modo, no solo se conformarán con disponer de una capilla en la que pedir perdón por sus pecados sino, también, una taberna en la que poder cometerlos con mayor facilidad.

Un paso más adelante, cuando éstos se convierten en aristócratas, sus exigencias irán a más y entonces no querrán rezar en una capilla, sino hacerlo en una gran iglesia. E igualmente, en vez de conformarse con la sidra, o las tabernas, querrán disponer de cerveza en sus hogares, así como chalecos de cuero que denoten su alto nivel de vida. En definitiva, conforme nuestra ciudad vaya creciendo, las capas sociales que encontraremos en la misma lo harán a un ritmo similar, teniendo que satisfacerlas a todas para evitar disturbios o el abandono de nuestra ciudad. Será entonces cuando nos demos cuenta del enorme grado de complejidad que atesora Anno 1404.

 2

Cada una de las islas en las que nos encontremos será apta para uno o varios tipos de cultivo distintos, lo que ya de primeras significa que en caso de necesitar trigo y no disponer de un entorno apto para su cultivo, nos tocará buscarnos la vida en alta mar buscando islas que sí lo permitan. ¿Qué significa esto? Que nuestra atención nunca podrá centrarse únicamente en un punto concreto de los enormes escenarios por los que nos moveremos, sino que tendremos que tener varios frentes abiertos y bien cuidados para poder cumplir los objetivos. Así, por ejemplo, si nuestro asentamiento principal está en una zona en la que no se pueden cultivar cereales, no nos quedará otra más que ir a una isla deshabitada apta para el cultivo de este producto, crear allí un almacén donde recoger los bienes que se extraigan de la zona, y cultivar por supuesto los campos de trigo para obtener este preciado bien. Tras esto, podemos optar por crear en esa misma zona un molino para conseguir harina y los hornos en los que cocinar el pan, o dejar estos dos últimos pasos para la metrópoli.

En todo caso, será necesario que nuestros barcos vayan al almacén de esta isla productora de cereales para que recojan el bien y lo transporten a los lugares donde son necesarios. Algo que podría ser realmente caótico y pesado si no contáramos con la magnífica opción de establecer rutas comerciales con la gran mayoría de asentamientos del escenario (salvo que sean hostiles). De este modo, podemos indicarle al barco que deseemos que vaya a un puerto determinado y descargue o cargue los materiales deseados, para después visitar otra zona en la que realizar la misma tarea. Así, podríamos enviar a un barco para que recoja el pan ya elaborado a la isla productora del producto, y luego descargar este alimento en nuestra metrópoli de forma automática. Por el camino, podemos mandar a nuestro barco para que venda algunos de nuestros recursos sobrantes a los vecinos, obteniendo así un buen dinero con el comercio, amén de poder conseguir así las materias primas que de ninguna otra forma podríamos tener –o al menos en ese momento-.

Otro aspecto fantástico en Anno 1404 lo encontramos en la diplomacia y la posibilidad de entablar relaciones con los musulmanes. Ya comentábamos al inicio de este artículo que el juego se inicia con los preparativos de una nueva cruzada contra los musulmanes, pero eso no implica que nosotros debamos encabezar los ataques de las fuerzas cristianas. Muy al contrario. Durante nuestra aventura, descubriremos la importancia de contar con el apoyo de los musulmanes, principalmente porque gracias a su tecnología, tendremos oportunidad de conseguir productos tan valiosos como las especias –necesarias para que los ciudadanos se conviertan en aristócratas-. Eso sí, no hablamos únicamente de la opción de comprar estos recursos, sino de cultivarlos y fabricarlos nosotros mismos.

El menú de construcción de Anno 1404 se presenta dividido en varias pestañas que se corresponden a los distintos niveles de desarrollo de nuestra ciudadanía (campesinos, ciudadanos…) y una pestaña extra que pertenece a la tecnología de Oriente. Ésta actúa de forma independiente al resto de nuestras opciones de construcción a todos los niveles. Esto significa que no importará el número de ciudadanos con el que contemos (requisito indispensable para acceder a determinadas construcciones), el honor ganado (hay que ganar prestigio con el mundo musulmán, aunque el honor de occidente se puede canjear por diversas mejoras o productos), o los mercados y almacenes construidos, que es el requisito indispensable para edificar (siempre bajo su radio de alcance). En este sentido, deberemos construir mercados orientales y bazares encargados de recoger los materiales propios de esta cultura, mientras que junto a ellos puedan crearse los hogares para los nómadas, que se desarrollarán al margen de nuestros otros ciudadanos (tendrán necesidades distintas así como su número determinará el acceso a nuevas tecnologías de Oriente).

 3

Al final, como vemos, será necesario combinar los productos y las tecnologías de ambas culturas para alcanzar el máximo nivel de esplendor de nuestra ciudadanía, algo que no será fácil de lograr. Y es que las opciones con las que nos encontraremos y los problemas que nos asaltarán llegarán a ser abrumadores, si bien es cierto, como hemos ido destacando a lo largo de todo el análisis, la clara interfaz de usuario, así como la notable curva de dificultad diseñada en el modo campaña, facilitan muchísimo las cosas. Al respecto, durante el modo historia disfrutaremos de un argumento más que interesante que nos mantendrá pegados a nuestros monitores durante horas y horas. Durante nuestra odisea, tendremos que cumplir en cada escenario un gran objetivo final, para lo cual antes deberemos cumplir infinidad de tareas que nos permitirán hacernos con la mecánica de juego. Éstas podrán ser obligatorias o no, aunque se recomienda explorar al máximo los entornos para tratar de satisfacer el mayor número de peticiones ya que de este modo, no solo obtendremos una mejor puntuación al final del escenario, sino también, obtendremos recompensas y mejoras que nos facilitarán mucho las cosas.

La mayoría de misiones consistirán en la producción de determinados bienes que después tendremos que distribuir por los mercados que las han solicitado, aunque no serán las únicas. También nos veremos envueltos en misiones en las que tendremos que hacer uso de la fuerza bruta, para lo cual tendremos que construir antes los edificios en los que entrenar a soldados, torres defensivas y fortalezas con las que protegernos de los rivales, así como astilleros en los que crear navíos (mercantes y de guerra) cada vez más grandes. Nadie debe esperar al respecto batallas exageradamente profundas, puesto que, al contrario, éstas serán de lo más simples, quedando claro que aunque la fuerza bruta es una opción dentro del universo Anno 1404, no será una de las alternativas más trabajadas.

 4

Aún así, la vía de la fuerza está presente en todo momento, y esto es algo que se ha trasladado a la perfección a los puertos en el juego, que serán el centro neurálgico de todas nuestras actividades. De este modo, si optamos por la vía del comercio, deberemos apostar por ampliar los depósitos de almacenaje de nuestro puerto, así como crear gruas de reparaciones para reparar los navíos que hayan podido sufrir daños de parte de los corsarios. Pero si nuestra vía es la de la guerra, este puerto nos será poco útil. Y es que en estos casos, podemos crear barreras que frenen a los enemigos mientras grandes torres defensivas abren fuego.

Todo lo que aprendamos durante el modo campaña, que ofrece decenas de horas de puro entretenimiento, podremos ponerlo en práctica en los diversos escenarios que plantea el juego con una dificultad creciente que puede llegar a resultar enfermiza, algo que sin duda satisfará a los aficionados al género. Tampoco se queda corto el apartado técnico del que hace gala el juego. Por un lado, destaca el fantástico diseño del mundo que recrea Anno 1404, con una atención por el detalle digna de elogio: todas las edificaciones poseen un acabado y un nivel de detalles sorprendentes, desde las más pequeñas a los grandes monumentos que podremos llegar a crear pasando por los campos de cultivos o las canteras y minas. Éste es sin duda uno de esos títulos que sin grandes alardes, logra crear un conjunto sumamente espectacular que no dejará indiferente a nadie.

 5

Y es que ya no es solo que los edificios y demás posean un grandísimo acabado, sino también las islas por las que nos moveremos mostrarán un resultado similar. Así, disfrutaremos de entornos paradisíacos con riachuelos, pequeños lagos, cascadas, y grandes masas de bosques y praderas que nos harán desear tener una casa de campo en el lugar, para seguidamente encontrarnos también con regiones más duras con enormes zonas rocosas que dejarán poco espacio para la edificación o, peor aún, entornos desérticos asolados por el calor que, sin embargo, seguirán teniendo un encanto especial gracias a los oasis con los que pueden contar. Estos últimos escenarios, además, no sólo diferirán del resto por su colorido y diseño. Hablamos de desiertos, por lo que la vida allí será más dura que en ninguna parte (sobre todo si encima hay catástrofes naturales, como tormentas de arena, o plagas como la peste, por citar algunas). ¿Cómo sobrevivir ante tales circunstancias? Gracias a la tecnología de los musulmanes, podremos construir norias de agua que lograrán que el suelo a su alrededor se vuelva fértil y, por tanto, apto para el cultivo de materias como los dátiles y demás (deberemos renovar estas norias periódicamente porque el suministro de agua se agotará).

El mar, gran protagonista del juego, también posee un acabado sorprendente. Recreado de una forma tremendamente realista, éste contará con reflejos que nos permitirán ver como todo tipo de elementos se proyectan de forma realista en el agua. Pero además, ésta no será una simple textura plana sobre la que se moverán decenas de navíos a lo largo de la partida. Si decíamos que estamos ante un elemento de lo más realista lo es porque también es interactiva, así que comprobaremos cómo los barcos van dejando una estela de olas a su alrededor conforme navegan (dependiendo del tipo de barco éste detalle será distinto, lo que ahonda todavía más en el realismo), llegando al extremo de ver cómo la fauna marina que nos acompañará, como orcas, delfines o peces espada, también generan oleaje a su alrededor cada vez que emergen a la superficie, o saltan sobre el agua.

 6

Todo este despliegue gráfico tiene como contrapartida que Anno 1404 requiere de una máquina bastante potente para mover el motor gráfico con soltura, si bien es cierto las opciones de personalización a nivel gráfico son tan amplias que con equipos de gama media podremos disfrutar del juego, con un buen nivel de detalles (según los parámetros que seleccionemos) sin problemas. Eso sí, aquí se pierde parte del impacto del que hablábamos anteriormente, aunque éste es un elemento muy secundario comparado con la gran profundidad que atesora el título. Tampoco podemos olvidarnos a estas alturas del magnífico acompañamiento musical que presenta el juego, con temas muy variados que casarán a la perfección con el entorno por el que nos movamos: si nos encontramos sobre una isla donde predominan los habitantes occidentales, tendremos de fondo temas muy propios de esta cultura con un gran peso para los acompañamientos corales, mientras que en las zonas dominadas por los musulmanes las melodías evocarán a dicha cultura (todo un detallazo). Por último, un grandísimo doblaje al castellano supone el colofón a un apartado sonoro digno de elogio en el que no solo nos sorprenderá su música, sino también todos esos efectos que lograrán que de verdad sintamos que ante nuestros ojos se está desarrollando vida en las calles de nuestras ciudades.

 7

Conclusiones

Enorme, increíblemente complejo, excitante, adictivo, una maravilla… y así podríamos pasarnos horas y horas destacando las virtudes que atesora Anno 1404. Estamos ante un juego de estrategia fantástico que encandilará a los fieles seguidores del género que encontrarán en él todo un desafío, pero a la vez, también supondrá un genial punto de partida para los usuarios nóveles que decidan dar el primer paso en este género de la gestión. No es un juego sencillo, sus opciones pueden llegar a abrumar, pero las horas y horas que pasamos navegando entre islas mientras comerciamos y edificamos sin parar nos hacen pensar que este título tiene algo especial que lo convierte en todo un imprescindible para los amantes de la estrategia; uno de esos títulos que nadie debería dejar escapar.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Final Fantasy V Pixel Remaster - Análisis
Análisis
2021-11-24 15:47:00
Final Fantasy V regresa con una cuidada remasterización que se convierte automáticamente en la opción ideal para descubrir o revivir este clásico de la veterana saga de Square Enix.
Lamentum - Análisis
Lamentum - Análisis
Análisis
2021-11-23 11:42:00
Si echáis de menos el survival horror clásico y os gusta la estética pixel art, no os perdáis este interesante juego español.
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Ruined King: A League of Legends Story - Análisis
Análisis
2021-11-22 09:28:00
Los creadores de Battle Chasers: Nightwar adaptan personajes e historias de League of Legends a un divertido juego de RPG que busca expandir la licencia.
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
The Elder Scrolls V: Skyrim Anniversary Edition - Análisis
Análisis
2021-11-17 11:20:00
Volvemos a Skyrim diez años después con una Anniversary Edition que se presenta como la mejor versión de la magnífica obra de rol de Bethesda, destacando por su nuevo contenido y mejoras gráficas.
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Grand Theft Auto: The Trilogy - The Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-11-16 12:03:00
Rockstar nos trae de vuelta la revolucionaria trilogía de 128 bits de GTA con una remasterización repleta de problemas e indigna de su importante legado.
Moncage - Análisis
Moncage - Análisis
Análisis
2021-11-16 10:12:00
Cada una de las cinco caras del cubo de Moncage es una ventana a una escena diferente. Nuestro objetivo es usar la perspectiva rotando el cubo para hacer encajar piezas y resolver los rompecabezas.
PEGI +7
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9.2
  • Fecha de lanzamiento: 25/6/2009
  • Desarrollo: Sunflowers
  • Producción: Ubisoft
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 59,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 PC DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
9.06

PUNTÚA
Anno 1404 para Ordenador

7 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir