Análisis de Mr. Slime Jr. (NDS)

Un nuevo título de producción europea aterriza en nuestra portátil, protagonizado por un personaje que sabe amoldarse a cualquier situación…
Mr. Slime Jr.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión NDS.

Sorprende (y alegra) el hecho de que, desde que la Nintendo DS saliera al mercado hará ya unos añitos, el número de títulos de producción europea para la portátil de doble pantalla haya crecido exponencialmente con el paso del tiempo. Si bien es cierto que, allá por la década de los ochenta, la producción europea en la industria del videojuego estaba al orden del día, con títulos que competían en calidad (y cantidad) con la industria norteamericana (por no mentar a los sempiternos japoneses, indiscutibles reyes del mercado desde siempre); en los noventa, no obstante, los juegos producidos en Europa pasaron a un completo segundo plano, cayendo muchas de las desarrolladoras más importantes casi en el olvido.

Pero hoy por hoy, la industria europea parece resurgir de sus propias cenizas, y parece decidida a aprovechar el interminable filón que ofrece la portátil de Nintendo con sus peculiares características. Así, en ocasiones sale a la luz un título como el que nos ocupa, cuya popularidad es, cuanto menos, escasa, pero cuya calidad es indiscutible en todos los aspectos. Mr. Slime Jr. es un fantástico juego de plataformas, que pertenecería a todas luces al consagrado género de la vieja escuela si no fuera porque los desarrolladores del mismo, Lexis Numérique, han optado por dar un giro al concepto del plataformas tradicional mediante el uso de la pantalla táctil y el micrófono de la Nintendo DS.

Un protagonista elástico y moldeable…
En el juego, controlaremos a un personaje muy peculiar: Slimy, un habitante de la aldea de los Slimes que siempre está más predispuesto a gandulear, jugar y hacer el vago que a ayudar a sus compatriotas. Pero se ve, sin quererlo, inmiscuido en la batalla de su pueblo contra el pueblo de los Axons, eternos enemigos de los Slimes, con lo que deberá enfrentarse a mil y un peligros para salvar a los suyos y llevar la paz al reino Slime.

PUBLICIDAD

Frente a un argumento tan trillado, cualquier jugador, por poco escéptico que sea, daría media vuelta y se alejaría del juego para buscar alguna aventura mejor (o, como mínimo, con un argumento más original). Pero, ciertamente, lo mejor no está en el guión del título, sino en su jugabilidad: controlaremos a Slimy totalmente a través del lápiz táctil y el micrófono de nuestra consola. Los botones frontales de la misma y la cruceta nos servirán únicamente para desplazar la pantalla en las cuatro direcciones posibles, con tal de poder ver lo que ocurre más allá de lo que abarca nuestra pantalla. Y es que los Slimes son, sin lugar a dudas, una raza peculiar. Son seres de forma esférica, formados por una materia cuya elasticidad les permite acceder a casi cualquier lugar, por muy alejado que esté, mediante cualquiera de sus cuatro brazos.

Y, además, pueden volar por los aires cual liviana pluma en caso de que soplemos a través del micrófono de nuestra consola… Las habilidades propias de nuestro héroe las conoceremos a través de los primeros niveles de juego, dispuestos en el título a modo de extenso tutorial, con un número importante de personajes que nos ofrecerán su ayuda cuando lo necesitemos para que así no nos quede ninguna duda de cómo deberemos superar los diferentes obstáculos que nos planteará el juego.

Mediante el lápiz táctil, como decíamos, arrastraremos los brazos de Slimy hacia los salientes (en forma de puntos amarillos) que encontraremos a lo largo de los diferentes niveles del juego. Podremos sujetarnos únicamente con un brazo, o con los cuatro a la vez, pero deberemos de tener en cuenta que cuantos más brazos sostengan a nuestro héroe, menor será la elasticidad con la que contaremos. Y es que la elasticidad de Slimy será la que nos sacará de los peores apuros, ya que gracias a ella podremos golpear a los enemigos, balanceando nuestro cuerpo sobre uno o dos brazos y golpeándole con nuestra cabeza.

Deberemos, en algunos momentos, desplazar un objeto de un lado a otro de un nivel para hacer uso de él en otro punto del mapa. Por ejemplo, deberemos de desplazar grandes bloques de piedra para aposentarlos sobre determinados resortes sensibles a la presión, los cuales nos abrirán caminos de otro modo inaccesibles. Todo hay que decirlo, el hecho de que transportemos objetos también influirá en nuestra capacidad de movimiento. Sin duda, la física del juego es el apartado mejor conseguido del título.

Los mapeados del juego han sido dispuestos como si de grandes puzles se tratasen: deberemos de ir de un lado a otro del mapa de cada nivel en busca de objetos, llaves o personajes que nos den el acceso a la siguiente zona. Cada nivel está subdividido, a su vez, en fases, y sólo tras un determinado número de fases podremos guardar el juego. Así, en caso de que perdamos nuestra vida en el empeño, deberemos reiniciar el nivel desde la primera de sus fases, lo que, ciertamente, puede resultar muy frustrante en algunos casos.

Por otra parte, repartidos por cada fase encontraremos una serie de flores azules que deberemos de recoger para poder acceder a las fases de bonificación, fases que, por otro lado, no son más que niveles secretos cuya dificultad, sin duda, es elevada, y que nos permitirán aumentar significativamente nuestra puntuación. Además, durante el juego podremos conseguir caramelos que restaurarán nuestra salud, en caso de que hayamos perdido parte de ella colisionando contra algún enemigo o cayendo desde cierta altura sobre el suelo. En caso de que no los necesitemos, siempre podremos guardarlos en nuestro inventario, para hacer uso de ellos más tarde.

Los escenarios y entornos del juego, por su parte, han sido realizados para que constituyan un reto en sí mismos. Tendremos paredes acolchadas, sobre las cuales podremos chocar sin peligro de recibir daño, aunque algunas estarán recubiertas de pinchos, que herirán a nuestro personaje al tocarlas. Por otro lado, encontraremos salientes que aparecen y desaparecen con el tiempo, con lo que deberemos de soltarlos deprisa para agarrarnos rápidamente al saliente más seguro; corrientes de aire que nos desplazarán contra nuestra voluntad; plantas venenosas que escupen un veneno que acortará nuestros brazos, con lo que nos soltaremos de los salientes a los que nos hayamos agarrado, o que nos dejarán paralizados durante unos instantes…

Además, cabe tener en cuenta que al soplar por el micrófono, Slimy volará sin control, esto es, se desplazará únicamente hacia arriba, cambiando la dirección de su vuelo sólo en caso de que las paredes contra las que choque estén curvadas en uno u otro sentido. Cabe decir que las paredes de los diferentes niveles son, por lo general, curvadas, con lo que las direcciones de vuelo irán marcadas por la conformación del terreno en las diferentes zonas de cada fase.

Además, encontraremos algunos pasajes ocultos en las paredes de determinadas fases, que deberemos descubrir por nosotros mismos, así como algunos objetos ocultos por telarañas, que descubriremos frotando con la mano de Slimy sobre ellos, o cubiertos por hojas, que descubriremos acercándonos a ellos y soplando sobre el micrófono de nuestra Nintendo DS.

Apartado técnico.
Los gráficos y el sonido de Mr. Slime Jr. son de una realización notable, aunque, ciertamente, no se corresponden con lo que supuestamente la nueva generación de consolas puede ofrecer. Tanto los gráficos como la música y los efectos de sonido son bastante sencillos, aunque no por ello exentos de calidad. Sin embargo, se echa de menos un poco más de cuidado, sobretodo en el aspecto gráfico del juego, ya que los escenarios resultan en su mayoría excesivamente simplones, y bastante vacíos, la verdad.

Por otra parte, la jugabilidad del juego es el punto fuerte del título. El control del personaje acaba por ser un fin en sí mismo, dada la peculiaridad de éste. Ir de un lado a otro, colgándonos de los salientes más cercanos, evitando o eliminando a nuestros enemigos a golpe y porrazo, rodando por sinuosas pendientes o volando, con cuidado de no colisionar con ningún objeto no deseado, acaba por ser lo más entretenido del título. Por otro lado, la dificultad de Mr. Slime Jr. es elevada desde los estadios más tempranos del mismo, y eso puede hacer que más de uno se desespere en la consecución de algunos niveles del juego.

Por otro lado, en ocasiones el lápiz táctil no responde con la precisión que desearíamos, con lo que en algunos momentos nos veremos arrastrando el lápiz sobre nuestro personaje una y otra vez con la esperanza de que éste saque algún brazo que nos permita asirnos a alguno de los salientes cercanos. Por el contrario, en ocasiones querremos soltarnos de algún saliente para cogernos de otro más alejado, y al presionar sobre la pantalla táctil con el stylus el brazo que acabábamos de soltar volverá a su posición original… Aún así, estos fallos ocurren sólo a veces, y no entorpecen demasiado la acción del juego.

Por último, Mr. Slime Jr. cuenta con un modo multijugador, en el que podremos competir contra otro usuario de Nintendo DS que posea la tarjeta del juego mediante la conexión inalámbrica de nuestra consola. Fundamentalmente, se basará en la consecución de objetivos lo más rápido posible en los diferentes escenarios de la aventura que hayamos superado en la modalidad individual de juego, intentando ser en todo momento más rápido que nuestro contrincante en llegar al final de cada nivel.

Conclusiones.
Mr. Slime Jr. es un título de acción y plataformas muy notable, cuya jugabilidad sorprende al más pintado, debido a la singularidad de la misma, y que ofrece diversión a raudales en una aventura de considerable duración (y dificultad). Lástima que el hecho de tratarse de un juego de factura europea haga que muchos jugadores se echen atrás ante la oportunidad de disfrutar de él…

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
PEGI +3
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: Agosto 2008
  • Desarrollo: DTP Young
  • Producción: DTP Young
  • Distribución: Proein
  • Precio: 29.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Mr. Slime Jr. para Nintendo DS

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir