Análisis de Last King of Africa (NDS)

Desafía tu ingenio y tu paciencia en esta nueva aventura para tu portátil, exótica en su ambientación, aunque bastante convencional en su desarrollo.
Last King of Africa
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
5
NOTA
6
DIVERSIÓN
6
JUGABILIDAD
6
Análisis de versión NDS.

El nombre de Benoît Sokal, autor y dibujante de cómics de cierto renombre, seguramente le sonará a más de un jugador aficionado al género de las aventuras gráficas para PC gracias a títulos como Syberia (de la cual, por lo visto, podremos disfrutar pronto de una versión específica para Nintendo DS) o Amerzone, títulos que, pese a tener una cantidad importante tanto de seguidores como de detractores, no dejan de ser pilares de cierta importancia dentro del género que nos ocupa en el extenso catálogo de juegos para compatibles.

En esta ocasión se nos presenta de la mano del mismo autor de Syberia un título, en principio y según se nos quiere dar a entender, específicamente creado para la Nintendo DS. Si indagamos un poco acerca de los orígenes de Last King of Africa, nos daremos de bruces con otra aventura creada inicialmente para PC, lanzada al mercado hará cosa de dos años: Paradise, con la cual el juego del que hoy nos ocupamos comparte mucho más que la ambientación y los personajes.

De hecho, la "nueva" aventura gráfica de Benoît Sokal para Nintendo DS no es tal, ya que prácticamente es un calco del juego mencionado. Eso sí, con algunos añadidos realizados a partir de las características específicas de la consola, esto es, la pantalla táctil de la misma y el micrófono, las cuales darán un interesante vuelco a la jugabilidad del título. Lamentablemente, los cambios en la jugabilidad del mismo no hacen que el juego sea mejor, ya que la versión que nos ocupa hoy adolece de los mismos fallos en el desarrollo discursivo que afectaban también a Paradise, aparte de algunos pormenores técnicos que tienen que ver, básicamente, con las limitaciones propias del sistema portátil.

PUBLICIDAD

Argumento del juego

Encarnaremos durante la aventura a una joven aventurera quien, después de un grave accidente de aviación, es recogida por un príncipe africano y encerrada en el harén del mismo. Habiendo perdido todo atisbo de memoria, deberemos de salir al exterior para ir en busca de nuestra identidad, en un país exótico arrasado por los acuciantes y crueles enfrentamientos que están dando pie a una gran guerra. Al encontrar un libro entre nuestros enseres en el que aparece el nombre de una eminente investigadora, asumiremos el nombre de ésta como propio y, de esta manera, desde los primeros estadios del juego se nos conocerá como Ann Smith.

Lo que el jugador descubrirá desde el inicio (o, al menos, podrá intuir a través de las escuetas pero bastante bien logradas escenas cinemáticas del juego) es que nuestro personaje es, en realidad, la hija del rey Rodon, monarca de las ficticias tierras de Mauranie. Por lo que podremos conocer a través de nuestras primeras conversaciones con los personajes secundarios de la aventura, el citado rey ha enloquecido y se ha convertido en un déspota cruel y despiadado que navega por los ríos del país en una fortaleza naval, dentro de la cual protege todos sus tesoros.

Así, nos encontraremos en medio de un conflicto bélico entre el citado rey, nuestro padre, y los rebeldes guerrilleros, en un país exótico y sin ni siquiera recordar quien somos en realidad. Nuestra misión, en un primer momento, será conseguir nuestra preciada libertad. A partir de ahí, nuestro objetivo consistirá en adentrarnos poco a poco en los tejemanejes políticos de Mauranie para ver qué está ocurriendo en el país en realidad, a la vez que intentamos descubrir nuestra verdadera identidad.

Una aventura gráfica más del montón

Al igual que pasaba con la versión primeriza para PC del juego, Last King of Africa cuenta con un buen comienzo y una puesta en escena notable, aunque adolece de algunos defectos que lo convierten en un juego más del montón dentro del catálogo de aventuras gráficas para nuestra Nintendo DS (género que cuenta, cada vez más, con un número significativo de títulos para la consola). El hecho de que la portátil de Nintendo cuente con una pantalla táctil es, sin duda, la razón por la cual este género -en principio nacido para plataformas de ordenador y con poco éxito en otras plataformas- se haya prodigado tanto en el sistema, dada la simplicidad de manejo que otorga el lápiz táctil.

Aún así, en este caso el manejo de nuestro personaje por los diferentes entornos y escenarios y entornos del juego no es todo lo óptimo que cabría esperar, seguramente debido a una mala implementación del sistema táctil en el juego, aparte de una reducción significativa del campo de acción del jugador dentro de los diferentes escenarios, dado el pequeño tamaño de la pantalla sobre la cual se desarrolla la interfaz de juego. Esto, claro está, no es un problema que afecte a las aventuras gráficas para PC, pero en la Nintendo DS es un factor que debe tenerse en cuenta.

Y, por lo visto, en Last King of Afrika no se le ha dado toda la importancia que debiera. Muchas veces veremos que nuestro personaje responde de forma pésima (o no responde en absoluto) a nuestras indicaciones a través del stylus, tanto en lo que respecta a las indicaciones de movimiento como al acercarnos a utilizar un objeto determinado. Esto puede frustrar a más de uno, al intentar que nuestro personaje vaya a un lugar determinado una y otra vez sin conseguirlo, o intentando que nuestro personaje obtenga un objeto sin éxito.

Limitaciones en el sistema de control

Para acceder a determinados puntos de la pantalla, así como para obtener los objetos que podremos utilizar ulteriormente, deberemos de pulsar con el lápiz táctil sobre puntos muy específicos de la misma, ya que el juego nos demandará ser bastante precisos en este sentido. Y claro: el tamaño de la pantalla táctil no nos ayudará, ni mucho menos, en la mayoría de los casos. Menos mal que tendremos a nuestra disposición unas señales luminosas que nos indicarán los puntos sobre los que encontraremos los objetos y las zonas de exploración más destacadas, señales que aparecerán al apretar el botón Select de nuestra consola.

Aún así, la verdad es que el manejo del juego acaba por ser bastante torpe y poco preciso, aspecto que, sin duda, le resta bastantes enteros a un título que basa su control en el uso del stylus. Pero esto no sólo nos ocurrirá durante la acción del juego en sí: cuando usamos algún objeto, como un encendedor (por ejemplo), entraremos en un mini-juego específico en el cual deberemos de imitar los movimientos necesarios para el uso de dicho objeto. En el caso del encendedor, deberemos de girar la piedra para obtener una llama que nos permita prender fuego a algún otro elemento del escenario. Lamentablemente, ni siquiera estos sencillos mini-juegos han sabido implementar con precisión el uso del lápiz táctil.

Contaremos con un mapa de los escenarios en la pantalla superior de nuestra consola, el cual nos mostrará una vista general de las diferentes localizaciones por las que nos moveremos. El problema es que, una vez estemos en un lugar específico dentro del mapa, no sabremos realmente hacia dónde podremos movernos y hacia dónde nos está vetado el paso, con lo que deberemos de hacer diferentes pruebas para ver a qué lugares podremos acceder dentro del mapa, pulsando en todas las direcciones de la pantalla hasta que encontremos una vía de salida. Si a esto le añadimos el pésimo control del personaje, la verdad es que movernos por los entornos del juego puede resultar una tarea, ciertamente, tediosa.

Por último, los puzles del juego, pese a que no son excesivamente complicados -ya que, fundamentalmente, se basarán en combinar unos elementos con otros o con el entorno- pueden resultar un tanto cargantes, ya que en ninguna ocasión contaremos con ninguna pista que nos indica por dónde van los tiros en cuanto a la acción que debemos de realizar. Todo lo que tendremos serán las ambiguas indicaciones del resto de personajes del juego, las cuales, en la mayor parte de los casos, no son, ni mucho menos, suficientes.

Por tanto, la resolución de los puzles se basará en el conocido (y, a todas luces, obsoleto) método de prueba y error, utilizando cada uno de los objetos de nuestro inventario de la manera más lógica que se nos ocurra y esperando encontrar pronto la solución correcta al enigma. Al final, todo se reducirá a dar mil y una vueltas por el escenario en busca de la combinación adecuada para, por último, descubrir que la resolución del puzle era demasiado sencilla y evidente como para poder verla a simple vista.

Apartado técnico

El apartado gráfico de Last King of Africa es bastante correcto, pese al pequeño tamaño de la pantalla y las limitaciones técnicas del sistema portátil de Nintendo. El hecho de querer desarrollar una aventura gráfica con un nivel gráfico que pretenda emular las producciones del género para PC representa todo un reto, pero los desarrolladores del juego han sabido afrontarlo con coraje y sabiduría: los escenarios han sido muy notablemente realizados, con gran multitud de detalles y una iluminación muy cuidada. Los personajes, por su parte, han sido modelados con bastante cuidado, aunque en los momentos en los que la cámara se aleja los detalles de cada modelo son casi imperceptibles. Hay que achacar al juego alguna ralentización que otra en los movimientos de nuestra heroína, sobre todo cuando hay tres o más personajes en pantalla. Pero, a pesar de todo, los movimientos se desarrollan generalmente con fluidez y soltura, con un registro de animaciones más que suficiente.

Por otro lado, las escenas de conversación y las cinemáticas del juego han sido desarrolladas con esmero. Si bien se echa de menos alguna que otra animación en las conversaciones (realizadas a partir de imágenes estáticas de los interlocutores con cuadros de texto que representan las diferentes frases de cada uno de ellos), las escenas cinemáticas son un buen adorno gráfico a un apartado que, ciertamente, es de lo más destacable del título.

El apartado sonoro del juego es otro cantar: a una banda sonora aburrida y repetitiva, llena de melodías insulsas de tonalidades exóticas, se le une un repertorio escasísimo de efectos de sonido durante la acción del juego. Si bien las escenas cinemáticas han sido bastante más cuidadas en este aspecto (con la inclusión de alguna que otra voz digitalizada para algunos de los personajes), la acción del juego en sí deja mucho que desear en lo que respecta a la sonorización del mismo.

La jugabilidad, pese a que podría haber sido uno de los puntos más notables del título, ha sido bastante descuidada, con un sistema de control poco preciso y una implementación pésima de la interfaz táctil. Los menús de juego, así como el sistema de inventariado, funcionan bastante bien pese a su extremada sencillez, aunque, lamentablemente, la aplicación del stylus en el resto del juego dará demasiados quebraderos de cabeza al jugador. Si a ello le añadimos un guión bastante insulso y un desarrollo narrativo más bien pobre, tendremos como resultado una aventura gráfica de calidad bastante mediocre. En definitiva, un juego del montón más para alimentar el ya de por sí nutrido catálogo de nuestra portátil.

Conclusiones

Last King of Africa no tiene demasiado que aportar al género de la aventura gráfica en nuestra portátil. Sin duda, es un título que puede llegar a entretener durante unas cuantas horas a los seguidores acérrimos del género, pero poco más. Insulso y carente de originalidad, por un lado, y difícil de controlar, por el otro, es un juego para el cual, a buen seguro, encontraremos más de una alternativa dentro del extenso catálogo de Nintendo DS.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Inscryption - Análisis
Inscryption - Análisis
Análisis
2021-10-19 18:21:00
Daniel Mullins vuelve a la carga con uno de los juegos más extraños, diferentes, locos y sorprendentes de los últimos años. Una experiencia única en su especie.
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
PEGI +7
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
6
  • Fecha de lanzamiento: Diciembre 2008
  • Desarrollo: White Birds Production
  • Producción: Focus
  • Distribución: Nobilis
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Last King of Africa para Nintendo DS

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir