Análisis de Guitar Hero On Tour (NDS)

El virtuosismo guitarrístico de la famosa franquicia Guitar Hero aparece en la consola de doble pantalla de Nintendo.
Guitar Hero On Tour
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
7
NOTA
7.2
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión NDS.

Desde que en el año 2005 la compañía Harmonix desarrollara el primer Guitar Hero, el citado juego se ha convertido en el rey de las fiestas en un número considerable de hogares. Ciertamente, a su paso por la PlayStation 2, primero, y posteriormente por toda la generación actual de consolas domésticas durante los últimos años, la saga Guitar Hero ha logrado crear un número ingente de incondicionales seguidores en medio mundo. Seguramente, el último bastión que le quedaba por conquistar a la serie producida por Activision era el terreno portátil. Y, sin duda, esta primera aproximación ha sido todo un éxito, en muchos aspectos, aunque adolezca de algunos errores que la alejan de los primeros puestos en el ranking de los mejores juegos del catálogo de la consola.

El espíritu de los anteriores Guitar Hero, sin duda, sigue vivo en esta entrega para Nintendo DS, pero un pelín descafeinado, seguramente debido a que se ha querido acercar la saga a un público mucho mayor y, probablemente, mucho más casual, como es el que puebla las filas de una gran parte de los usuarios de la portátil. Aún así, no deja de lado el principal objetivo de la saga guitarrera: entretener y divertir a todo tipo de públicos, saboreando la emoción y el desenfreno de la mejor música rock y llevando a límites insospechados nuestra habilidad con la guitarra virtual.

La mínima expresión de una guitarra.
Cuando la compañía Vicarious Visions se comprometió con el proyecto de elaborar un Guitar Hero para un sistema portátil (en este caso, la Nintendo DS era la que mayores posibilidades jugables ofrecía, dado lo singular de su interfaz), debieron devanarse mucho los sesos para lograr trasladar la jugabilidad de la saga (ofrecida, sobretodo, por el espectacular accesorio que acompaña al juego en todas las ediciones domésticas, esto es, la fantástica guitarra de cinco botones) a un sistema tan reducido. Después de varias intentonas, su esfuerzo se vio recompensado en forma de un periférico, como mínimo, bastante curioso: el Guitar Grip. Este se adapta a nuestra mano, de tal manera que con cuatro dedos (todos menos el pulgar) podamos apretar los botones destinados a cada una de las notas de la guitarra virtual.

PUBLICIDAD

Indispensable, así, para poder jugar al juego, el Guitar Grip se introduce en la ranura destinada para los juegos de GameBoy Advance que hay en la parte inferior de nuestra consola, y se adapta bastante bien a nuestra mano, pudiendo sujetarla mediante la correa dispuesta en el mismo a tal efecto. La consola la colocaremos de forma vertical, como si fuera un libro, y la cogeremos con la mano izquierda. También podremos voltearla convenientemente en caso de que seamos zurdos. El sistema, de hecho, ha implementado un sistema de control para zurdos excelente, pudiendo no sólo voltear las imágenes en las dos pantallas de la consola, sino cambiar el orden de los botones en el juego (esto es, para que coincidan con la configuración para diestros), para darnos más opciones y que, de esta manera, el control nos resulte más sencillo. Además, contaremos con un adaptador para introducir el periférico en la Nintendo DS antigua, cosa que, realmente, constituye todo un acierto.

Por otra parte, el lápiz táctil lo sustituiremos por una púa, que utilizaremos para "rasgar" las cuerdas de nuestra guitarra en la pantalla táctil de nuestra consola. El Guitar Grip viene con una ranurita dispuesta para que podamos colocar en su interior la púa de marras, de tal manera que el transporte de la consola con todos los accesorios necesarios para jugar al juego sea lo más cómodo posible. Eso sí, el sistema no carece de defectos: la verdad es que el dichoso accesorio no acaba de ser todo lo cómodo que debiera, y al cabo de pocos minutos, notaremos la mano que sostiene la consola bastante agarrotada. De hecho, el mismo juego nos indica que debemos descansar aproximadamente cada quince minutos de juego, para evitar así lesiones en nuestra mano (sic).

Además, el hecho de que el Guitar Grip cuente sólo con cuatro botones, en vez de los cinco a los que nos tenían acostumbrados los controles de las versiones domésticas, nos anuncia que el título, sin duda, no ofrecerá la dificultad de aquéllas. De hecho, el nivel de dificultad más elevado de Guitar Hero: On Tour queda bastante por debajo del nivel Experto de las versiones domésticas de la saga.

Una selección musical variada, aunque un tanto escasa.
Los temas que contiene Guitar Hero: On Tour, sin alejarse de los estándares del género del rock a los que nos tiene acostumbrados la saga, son de estilos un poco más variados, seguramente debido a la posible accesibilidad de un mayor número de público al juego, gran parte del cual es posible que sean neófitos en la serie Guitar Hero, y muchos de ellos, a buen seguro, no se corresponderán con el perfil de jugadores que usualmente dan rienda a sus habilidades en las mil y una competiciones del juego que se suceden en ferias y festivales a lo largo del año.

Con esto, sin desmerecer de ninguna manera la calidad de la saga, pretendemos hacer una observación que se hará muy evidente a los que conozcan bien la misma: Guitar Hero: On Tour es un juego para todos los públicos, mucho más casual (como antes apuntáramos) que las versiones domésticas del mismo. Así, los temas musicales responderán a una serie de gustos más variado, con una mayor presencia de temas de los últimos tiempos, como Monsoon, de Tokio Hotel; This Love de Maroon 5; o Anna Molly, de Incubus. Por otra parte, encontraremos un tema, incluso, de Héroes del Silencio, Avalancha, así como temas de Red Hot Chili Peppers, Skid Row, Nirvana o No Doubt, entre otros.

Los temas del rock duro de los años setenta y ochenta tendrán una presencia mucho menor en esta entrega de la serie, cosa que puede decepcionar a más de un seguidor de la misma. Por otro lado, el número de temas que componen el juego no es excesivo: veintiséis en total, con cuatro niveles de dificultad, un número considerablemente menor a lo que estamos acostumbrados en la serie y, además, sin ninguna posibilidad de descargar canciones mediante la conexión a Internet de nuestra consola, lo que tampoco ayuda demasiado a aumentar la rejugabilidad del título.

Por otro lado, comprendemos que las limitaciones de la consola son la causa principal tanto del número de canciones del título como de la calidad con la que podremos oírlas. Y es que, claro, no es lo mismo escuchar grandes temas del rock a través de unos fantásticos altavoces conectados a nuestro televisor, que a través de los pequeños altavoces de nuestra portátil. Aún así, el juego mismo nos recomienda encarecidamente el uso de auriculares para el buen disfrute del juego, lo cual, sin duda, es un acierto, pues la calidad del sonido mejora notablemente.

Sistema de juego
Si bien el juego de Vicarious Visions adolece de ciertos fallos en la jugabilidad del mismo mediante el Guitar Grip, así como en su apartado sonoro, en lo que respecta al aprovechamiento de las posibilidades táctiles de la consola, la doble pantalla de la misma y el micrófono, el trabajo ha sido impecable. Durante el juego, no sólo nos dedicaremos a pulsar los botones correspondientes a las notas que nos aparezcan en pantalla, sino que deberemos de rasgar las cuerdas de nuestra guitarra virtual en nuestra pantalla táctil (la cual responderá considerablemente bien, incluso en los momentos en los que la dificultad de las combinaciones de notas requiera cierta velocidad de rasgueo), mover la palanca de distorsión en la misma pantalla, e incluso soplar o gritar al micrófono para activar el Modo Estrella durante el juego, en el cual nuestras puntuaciones por acierto serán mucho mayores.

Fundamentalmente, la jugabilidad será la clásica de la saga: deberemos de completar diferentes series de canciones para avanzar en el juego. Dependiendo de nuestra habilidad en cada tema, tendremos una puntuación u otra, la cual nos servirá, ulteriormente, para canjear nuestros puntos por nuevas guitarras, atuendos o personajes. El modo principal de juego es el Modo Carrera, en el que nos ocuparemos de llevar al estrellato a uno de los personajes seleccionables al inicio del juego (con la posibilidad de seleccionar su guitarra también, entre un número limitado de ellas) junto a su grupo.

Una vez hayamos seleccionado nuestro protagonista y su instrumento correspondiente, deberemos de competir por el éxito en cinco escenarios diferentes, que irán desde los interiores de una estación de metro hasta el bullicio de un desfile, subidos encima de una carroza. Los gráficos, en este sentido, lucen bastante bien, ya que la representación en un entorno tridimensional de los conciertos de nuestro grupo ha sido muy notablemente realizada. Lástima que estaremos en todo momento mucho más pendientes de lo que acontezca en el traste de nuestra guitarra y que nos perderemos (la mayor parte de las veces) las animaciones que acompañan a la acción del título…

El manejo del juego, como antes explicábamos, es bastante sencillo. Aún así, para que nadie tenga dudas sobre los pormenores de su funcionamiento, el juego cuenta con un extenso y completo tutorial, lo cual es de agradecer, aparte de un complejo modo de Práctica, en el que podremos (como su nombre indica) practicar las canciones del juego que más nos cuesten, tanto de inicio a fin como por partes, según queramos ensayar los solos de guitarra, las partes de estribillo, o las introducciones y finales de la canción, por poner algunos ejemplos.

Modo Multijugador
Guitar Hero: On Tour cuenta con algunas opciones multijugador nada despreciables, si bien se echa de menos la posibilidad de jugar en línea mediante la conexión a Internet de nuestra consola. A pesar de todo, las competiciones contra otro jugador (eso sí, poseedor por su parte de la tarjeta original del juego junto al correspondiente Guitar Grip), así como el fantástico modo cooperativo de juego, en el que un jugador manejará la guitarra solista y el otro la guitarra rítmica o el bajo, son muy divertidas y añaden un factor de rejugabilidad importante al título.

En lo que al modo de enfrentamiento se refiere, cuenta con algunas opciones que hacen de él una modalidad especialmente entretenida para competir entre dos jugadores, ya que podremos enviar trampas a nuestro contrincante que le obligarán a reaccionar con rapidez para salir bien parado del trance. Entre ellas, encontraremos la posibilidad de incendiar la guitarra de nuestro oponente, con lo que éste deberá soplar en el micrófono de su consola para apagar, así, el fuego; o, dentro de las mismas trampas, podremos obligar a nuestro adversarios a firmar autógrafos en su pantalla táctil, haciéndole perder un valioso tiempo y, por tanto, una buena cantidad de puntuación.

Conclusiones
Guitar Hero: On Tour ha sido una apuesta muy arriesgada: trasladar la impresionante saga guitarrística a un entorno portátil ha sido fruto de un esfuerzo y un trabajo considerables. Y, ciertamente, su creadores han salido bien parados de la situación, creando un periférico muy adecuado para jugar con nuestra Nintendo DS como si de una guitarra virtual se tratase. Lamentablemente, el juego cuenta con algunos fallos que le restan puntos en la valoración final, como la incomodidad que produce el Guitar Grip al cabo de largos períodos de juego, la falta de un mayor número de canciones en el título, la menor dificultad del mismo respecto a anteriores entregas de la serie, o la poca calidad sonora que ofrece el sistema.
Aún así, es un juego muy notable y apto para todo tipo de público, incluido aquél (o mejor, sobretodo aquél) que no esté familiarizado con la saga, con un sistema de juego bastante sencillo y ameno y un modo multijugador, sinceramente, muy entretenido. Un Guitar Hero un poco descafeinado, todo hay que decirlo, pero un Guitar Hero, al fin y al cabo…

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
PEGI +7
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
7.2
  • Fecha de lanzamiento: 18/7/2008
  • Desarrollo: Vicarious Visions
  • Producción: RedOctane / Activision
  • Distribución: Activision
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
  • Online: No
COMUNIDAD
6.66

PUNTÚA
Guitar Hero On Tour para Nintendo DS

6 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir