Análisis de Big Bang Mini (NDS)

Celebra la vuelta de Arkedo a Nintendo DS con fuegos artificiales.
Big Bang Mini
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7.5
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión NDS.

La compañía francesa Arkedo hace poco menos de año y medio sorprendería a los usuarios de la portátil de doble pantalla de Nintendo con una excelente y original propuesta en forma de revisión del clásico juego BreakOut!, conocido también como el mítico rompe-ladrillos. Su singular visión de un concepto tan sencillo como éste, y las posibilidades que se sacaron de la manga a través de la diversidad de opciones y de variaciones sobre el mismo precepto jugable que ofrecieron en Nervous Brickdown (así se llamaba el título), encandiló a todos los jugadores que tuvieron la posibilidad de probar el juego, añadiendo, además, un apartado gráfico fresco y original, una banda sonora adecuada a todas las circunstancias y una jugabilidad que aprovechaba al máximo y de manera realmente eficaz todas las posibilidades tecnológicas exclusivas de la portátil, esto es, las dos pantallas, la interfaz táctil y el micrófono.

En esta ocasión, nos ofrecen un producto enteramente nuevo, de producción propia y, aparentemente, no basado en ninguna franquicia anterior de éxito. Pero sólo aparentemente, ya que, si miramos el juego desde un punto de vista mínimamente analítico y objetivo, descubriremos que, en el fondo, se basa en los cánones de los mata-marcianos de toda la vida, pero no los más modernos, sino los de la década de los ochenta: aquellos sencillos videojuegos de las salas de máquinas en los que, simplemente, debíamos de destruir todas las naves enemigas, superando uno a otro todos los niveles del juego, sin más objetivo que conseguir la mayor puntuación posible en las tablas de puntuaciones del juego.

Pero, de nuevo, la especial manera de revisionar los clásicos de la que hace gala la compañía entra en juego y, en esta ocasión, nos veremos inmersos en una aventura en la que todo serán fuegos de artificio... literalmente. Big Bang Mini es un juego de acción sin ningún objetivo más que el de puramente divertir el jugador mediante una miríada de niveles que deberemos de superar, eliminando a todo bicho viviente, e intentando no perecer en el intento. Pero, para ello, utilizaremos un arma, ciertamente, muy festiva y espectacular: la pirotecnia, en todas las formas y colores imaginables.

PUBLICIDAD

Luces de colores, lo pasaré bien...

El concepto de juego, como os podéis imaginar, es en extremo sencillo: deberemos de crear fuego artificiales desde nuestra pantalla táctil mediante trazos verticales o diagonales con el stylus, intentando impactar con los mismos en los diferentes enemigos que irán surgiendo en la pantalla superior de la consola. Pero claro, no todo iba a quedar ahí: a medida que vayamos avanzando en el juego, la cosa se complica considerablemente, ya que nuestros adversarios también nos dispararán y, además, en caso de que no consigamos dar a nuestro objetivo con nuestros cohetes, éstos explotarán y se desharán en multitud de partículas que bajarán de nuevo a la pantalla inferior para acabar con nuestra vida si topamos con ellos.

La gracia es que aparte de los fuegos que iremos creando con el lápiz táctil, tendremos a nuestra disposición un pequeño orbe que hará las veces de personaje o nave principal en el juego. Lo desplazaremos pulsando sobre él con el stylus y arrastrándolo hasta la nueva posición, cosa que, por cierto, es incompatible con lanzar cohetes a troche y moche. Así, deberemos de combinar dos movimientos que no podremos realizar simultáneamente: por un lado, deberemos de lanzar los cohetes a nuestros enemigos (que, lamentablemente, no dejarán de pulular por toda la pantalla, pasando, en ocasiones, también por la pantalla inferior de nuestra consola y haciendo, así, peligrar aún más nuestra vida) y, por el otro, deberemos de esquivar tanto el fuego enemigo como los restos de nuestros impactos fallidos moviendo nuestra nave de un lado a otro incesantemente, sobre todo a partir de estadios más avanzados del juego, donde la cantidad de enemigos y de partículas que amenazarán nuestra nave será ingente, lo que nos obligará a movernos sin parar a un lado y a otro de la pantalla (sin olvidar que, además, deberemos de acabar con los enemigos de la pantalla superior).

A medida que vayamos eliminando a los diferentes enemigos de cada nivel, se irá llenando una barra de energía situada en la zona izquierda de la pantalla inferior. Una vez la tengamos repleta, habremos superado el nivel en el que nos encontremos y podremos pasar a la etapa de bonificación correspondiente. Cada nivel del juego cuenta con su correspondiente etapa de bonificación, en la cual deberemos de unir siguiendo el orden numérico que se nos indica una serie de puntos con un trazo de nuestro lápiz táctil. Esto, que al principio parece muy sencillo, a medida que avanzamos en los diferentes mundos del juego se irá complicando, añadiendo a la situación elementos como obstáculos o enemigos que nos harán más difícil la empresa.

Diferentes diseños y mejoras.

La huella de Arkedo, de nuevo, es palpable en el título que nos ocupa: de manera similar a como pasara en Nervous Brickdown, cada uno de los mundos del juego (divididos, a su vez, en diez niveles, uno de ellos dedicado exclusivamente al jefe final) está diseñado de manera significativamente diferente que el resto. En este caso, no obstante, el objetivo será el mismo en todos los mundos, y lo conseguiremos de la misma manera: deberemos siempre de eliminar a todos los enemigos que podamos mediante ráfagas de fuegos artificiales, simple y llanamente. Pero las diferencias estilísticas entre un mundo y otro, la verdad, se agradecen, ya que hacen el juego mucho más ameno.

Así, comenzaremos un mundo inspirado en la ciudad japonesa de Tokio, con fondos que así lo intentan demostrar y enemigos que, de una manera u otra, se relacionan con el diseño (veremos, por ejemplo, en este caso, farolillos de papel y dragones que nos atacarán de mil y una maneras). Pasaremos, así, por un escenario helado de ambiente invernal, uno de inspiración bastante macabra localizado en una especie de cementerio viviente (con unas enredaderas a los lados de la pantalla que crecerán sin remedio hasta aplastarnos, a no ser que vayamos destruyendo a nuestros enemigos de manera continua), otro que parece sacado de un juego de naves de la primera época de los ocho bits, etc.

Por otro lado, a medida que avancemos en los mundos del juego, nuestra nave irá adquiriendo algunas mejoras que nos ayudarán en la aventura. Algunas de ellas serán específicas de un mundo en concreto, mientras que otras se conservarán durante todo el juego a partir del momento en que las obtengamos. Contaremos, así, con fuegos teledirigidos, que activaremos si mientras creamos nuestros proyectiles apretamos uno de los dos botones laterales de nuestra consola; contaremos, también, con un escudo que nos protegerá del fuego enemigo durante unos instantes, si realizamos un trazo lo más horizontal posible en cualquier lugar de la pantalla táctil; e, incluso, podremos crear remolinos que absorban los disparos enemigos, entre otros.

Modos de juego

Aparte de la modalidad principal de juego, en la que nos deberemos de enfrentar de manera consecutiva a todos y cada uno de los niveles del juego (sin darnos la opción a saltarnos ninguno de ellos), o modo Arcade, contaremos con otros modos que podremos ir desbloqueando a medida que paulatinamente vayamos avanzando en la aventura. Tendremos a nuestra disposición, incluso, un modo llamado Desafío, el cual nos retará a mantenernos con vida el mayor tiempo posible mientras hordas de enemigos intentan acabar con nuestra vida de manera interrumpida. En este modo, además, podremos entrar en una tabla de puntuaciones en línea, a través de la conexión a internet de nuestra consola.

Contaremos, cómo no, con un modo Duelo en el que enfrentarnos a algún otro usuario de Nintendo DS a través de la red local, mediante la descarga de datos a través de una sola tarjeta de juego, y un para de modos de juego más: Relax y Misión, de los que podremos disfrutar una vez hayamos completado todos los niveles del juego con sus respectivas rondas de bonificación. Variedad no falta, sin duda, y el juego promete horas y horas de entretenimiento sin demasiadas complicaciones...

Apartado técnico

A nivel gráfico, Big Bang Mini no es nada del otro mundo, aunque podríamos destacar la originalidad con la que trata los escenarios y el conjunto del entorno y los adversarios a los que nos enfrentaremos. Todo es muy colorido, y responde coherentemente a la ambientación con la que se ha adornado a cada uno de los mundos del juego. Algunos efectos gráficos, en el caso de algunos enemigos, y los niveles de cada uno de los jefes finales son ciertamente inspirados, aunque, en general, el juego no es especialmente espectacular en este sentido.

La banda sonora del juego, así como los efectos de sonido, ha sido creada con cierto mimo, aunque el hecho de que únicamente contemos con una sintonía para cada uno de los mundos puede hacer que acabemos un poco hartos de oír la misma tonadilla una y otra vez nivel tras nivel. Lo bueno es que los niveles son cortos, en su extensión, y tardaremos poco en superarlos (a no ser que debamos repetirlos por perder una vida en el empeño). Lo malo es que algunos de los temas musicales del juego son un poco machacones, y pueden llegar a saturar nuestros oídos, junto al amplio repertorio de explosiones que oiremos incesantemente durante nuestra partida.

La jugabilidad es extremadamente sencilla, a la par que adictiva. El hecho de hacer puntería con racimos de fuegos artificiales a la vez que esquivamos a todo lo que nos ataca sin pie a darnos un respiro, aunque parezca mentira, es muy divertido. Lástima que algunos de los niveles del juego son quizás excesivamente exigentes, cosa que nos obligará a repetirlos varias veces hasta poder superarlos. Por otro lado, uno de los errores que cabría achacar al juego es, a la larga, su falta de variedad, ya que el objetivo durante cada uno de los mundos del juego es, básicamente, el mismo, sin ningún tipo de variación palpable. A pesar de todo, es un juego que nos tendrá unas cuantas horas pegados a las dos pantallas de nuestra portátil, poniendo a prueba nuestros reflejos y nuestra puntería, y haciéndonos disfrutar tanto o más como cuando jugábamos a las máquinas de mata-marcianos de antaño.

Conclusiones

Big Bang Mini, para los que ya conozcan el anterior título de la compañía Arkedo para Nintendo DS -el ya varias veces citado Nervous Brickdown-, tiene muchas semejanzas con aquél: es un juego sencillo, sin demasiadas pretensiones a nivel técnico, aunque extraordinariamente adictivo, al menos durante las primeras horas de juego. El problema es que puede llegar a ser demasiado repetitivo, y a las pocas horas puede llegar a hastiar al jugador. Pese a todo, es un juego muy divertido y entretenido, perfecto para partidas rápidas de corta duración, o para partidas de mayor extensión de vez en cuando. Eso sí, hasta que no superemos el modo principal de juego con todas las rondas de bonificación, no podremos sacarle todo el jugo al título, debido a la gran cantidad de desbloqueables con los que éste cuenta...

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Yurukill: The Calumniation Games - Análisis
Yurukill: The Calumniation Games - Análisis
Análisis
2022-07-01 16:30:00
Una curiosa novela visual clásica de puzles que se combina con un 'shoot´em up' en un envoltorio lleno de misterio.
F1 22 - Análisis
F1 22 - Análisis
Análisis
2022-06-30 12:12:00
Análisis de F1 22, la nueva entrega del ‘simcade’ de conducción de Codemasters y EA que sabe traernos mejor que nunca la sensación de pilotar un F1… aunque pierde algo de contenido por el camino.
DNF Duel - Análisis
DNF Duel - Análisis
Análisis
2022-06-28 09:00:00
DNF da el salto a la lucha con los creadores de Guilty Gear en un juego accesible para novatos.
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Blade Runner: Enhanced Edition - Análisis
Análisis
2022-06-27 09:23:00
La aventura gráfica Blade Runner vuelve más de 20 años después con una supuesta versión mejorada que en la mayoría de aspectos da un paso atrás.
Sonic Origins - Análisis
Sonic Origins - Análisis
Análisis
2022-06-23 15:01:00
Sega recupera los mejores juegos de su icónica mascota con un notable recopilatorio repleto de extras.
Capcom Fighting Collection - Análisis
Capcom Fighting Collection - Análisis
Análisis
2022-06-23 09:02:00
Un interesante recopilatorio de Capcom centrado en la lucha, y muy especialmente, en Darkstalkers.
Género/s: Shoot'em up / Shooter
PEGI +7
Plataformas:
NDS

Ficha técnica de la versión NDS

ANÁLISIS
7.5
  • Fecha de lanzamiento: 13/3/2009
  • Desarrollo: Arkedo
  • Producción: Southpeak
  • Distribución: Proein
  • Precio: 29.95 €
  • Jugadores: 1-2
  • Formato: Tarjeta
  • Textos: Español
COMUNIDAD
7.21

PUNTÚA
Big Bang Mini para Nintendo DS

6 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir