Vandal

Análisis de Kirby Air Ride (GameCube)

Daniel Escandell ·
El bicho amorfo tirando a redondo más rosa y famoso del mundo Nintendo vuelve al mundo de las consolas, protagonizando su primer juego para la grande de la casa, en algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados. De la mano de Hal, por supuesto, Kirby ha vuelto.
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
5
DIVERSIÓN
4
JUGABILIDAD
3.5
Análisis de versión GameCube.

Kirby está de vuelta con ganas de competir
Kirby está de vuelta con ganas de competir
Aunque hay grandes clásicos de la velocidad en Nintendo (hablamos, como os podéis imaginar, de F-Zero y Mario Kart, sagas que nacieron en la clásica Super Nintendo, y varios títulos más que se han quedado en el camino de la historia), la compañía nunca ha centrado sus esfuerzos en el mundo de los juegos de carreras. Eso sí, por suerte, en estos últimos años, además de los clásicos citados hemos visto el resurgir de los motores de Excitebike y el regreso del juego de Game Boy Wave Race que apareció originalmente allá por 1991, e incluso nos han sorprendido con el mundo del snowboard de manera muy grata. Visto lo visto, parece paradójico hablar de que Nintendo no sea una compañía que haya cultivado especialmente el género, pero el hecho de haberse alejado sistemáticamente de los "simuladores" o arcades "serios" le ha dado esa fama (no entraremos a juzgar si merecida o no). Kirby Air Ride no va a ayudar lo más mínimo a corregir esa impresión, pero poco nos importa… y es que éste, de hecho, es un juego que está a medio camino de los denominados "juegos party" (esto es, diseñados para jugar en grupo, echar unas pachanguillas y disfrutar como unos enanos) y las carreras. Algunos os estaréis preguntando qué os puede ofrecer este juego si ya tenéis Mario Kart: Double Dash!!… veamos qué nos vamos a encontrar dentro de este disco.

Primer contacto. Enciendan motores; pulsen A.

Se ha comentado con cierta asiduidad que este videojuego consiste básicamente en pulsar el botón A y dejar que nuestro personaje gane la carrera. Lo cierto es que, aunque exagerado, no es algo que se aleje demasiado de la realidad. La estructura del juego, y su jugabilidad, está centrada en hacerlo lo más asequible posible, siendo un producto destinado claramente a los más pequeños, que no tendrán problemas realmente serios para superar los modos normales de juego, evitando frustraciones y desengaños que acarrearían consecuencias psicológicas que nosotros, llegado el momento de cobrar la pensión, sin duda alguna sufriríamos. Esta sencillez total se da principalmente en el modo de carreras, pero encontraremos otras opciones de juego que, por su diseño, y original apuesta, como el City trial, que tenéis que probar vosotros mismos con varios amiguetes (el juego nos da cinco minutos para recorrer una ciudad recogiendo ítems, luego tendremos unos minijuegos… y, bueno, lo dicho, que es un modo muy entretenido, original, y que debéis probar). En otro modo de juego, el Top Ride, nos encontraremos con una perspectiva más o menos isométrica que recordará a los Off Road, esos juegos con todoterrenos que corrían en escenarios de barro con altibajos y que, en definitiva, fue un título de éxito especialmente en la época de los 16bits, donde hubo varias entregas tanto en consolas de Sega como de Nintendo.

Tratando un poco más seriamente el sistema de juego, debemos saber que al pulsar el botón A lo que haremos será precisamente reducir la velocidad y, de este modo, cargar un medidor que nos permitirá salir lanzados a toda pastilla cuando lo soltemos. Vamos, que la cosa está en pulsar el botón A en curvas o partes del trazado con cierto valor estratégico, para conseguir un acelerón posterior que nos haga ganar unos segundos y, a ser posible, adelantar unas posiciones si no somos ya los primeros, o –incluso- saltar con más seguridad algún desnivel. Con ese mismo botón (por si se le ha olvidado a alguien, el botón A) nos zamparemos a nuestros rivales cuando los haya y, cómo no, Kirby adquirirá alguna habilidad especial propia del personaje que hayamos deglutido de un bocado. Procedamos a repasar los controles, para evitar confusiones: pulsas A; punto final. Tal vez tengáis la sensación de que la simplificación del sistema de control se ha llevado al extremo, y que estamos ante un absurdo máximo… pues bien, tenéis toda la razón. ¡Pero es que el juego tampoco pide más! No hay que darle más vueltas: es, simplemente, así de sencillo. Algunos lo encontrarán rancio, soso, y aburrido, y no estarán desencaminados; otros, sin embargo, lo encontrarán terriblemente adictivo, rápido, arcade y espectacular al jugarlo con amigos. No habrá término medio. El escaso control sobre los power-up que nos agenciemos no ayudará a mejorar la sensación, en todo caso.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-07-16 10:00:00
Una genial aventura de puzles y exploración que desborda ingenio y frescura y que se convierte en una de las sorpresas más agradables en lo que llevamos de año.
Análisis
2019-07-14 16:20:00
Nos vamos al planeta rojo para sembrar el caos en un juego que sigue siendo muy entretenido.
Análisis
2019-07-13 10:50:00
Un entretenido y peculiar título independiente que posee un buen número de cualidades.
Análisis
2019-07-12 09:17:00
Un espectacular run and gun que recupera la esencia de los mejores clásicos del género para ofrecernos una aventura tan intensa como divertida.
Análisis
2019-07-11 13:01:00
El divertidísimo Dragon Quest Builders vuelve con una secuela que pule muchos de los aspectos más demandados por los fans.
Análisis
2019-07-11 09:32:00
La serie de mayor éxito de Netflix vuelve a la plataforma de streaming con una notable tercera temporada y un entretenido y fiel videojuego que la sigue de cabo a rabo.
Género/s: Acción / Karts
PEGI +3
Plataformas:
GameCube
Ficha técnica de la versión GameCube
ANÁLISIS
Desarrollo: Hal Laboratories
Producción: Nintendo
Distribución: Nintendo
Precio: 59.95 €
COMUNIDAD

PUNTÚA
Kirby Air Ride para GameCube

Flecha subir