Análisis de F-Zero GX (GameCube)

Presentador: ¿Es cierto que piensas en retirarte? Capitán Falcon: Por supuesto que no, todavía hay buenos rivales. ¡El combate solo ha empezado!
Julio Gómez y Jose Miguel Rubio ·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.8
SONIDO
9.2
NOTA
9.6
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
10
Análisis de versión GameCube.
Prepárate para la carrera
La historia de F-Zero nos lleva hasta un lejano futuro. Todo comenzó a mediados del segundo milenio y por iniciativa de algunos empresarios y comerciantes sin escrúpulos se empezaron a celebrar las carreras de Formula Zero. Estas representaban una salida laboral rentable a muchos mercenarios intergalácticos hartos del contrabando y sobre todo, a pilotos espaciales de alto nivel que debido a las prácticas empresariales conservadoras por parte de la elite de comerciantes, se habían quedado sin empleo. Por todos estos motivos la competición fue todo un éxito y pronto comenzaron a surgir grandes pilotos. Las reglas eran bien sencillas: Llegar a la meta intacto en una carrera mortal a velocidades realmente de vértigo. Lo que en principio era un pequeño campeonato planetario ha ido ganando con el paso del tiempo más y más prestigio hasta convertirse en una especie de torneo intergaláctico. Los quince pilotos de las primeras entregas ya se aumentaron a treinta en ediciones pasadas y por supuesto esta última edición trae renovados pilotos venidos de todos los rincones del universo con aún mejores y potentes maquinas. Este es el mundo de F-Zero, un mundo donde una décima de segundo, un movimiento brusco, un choque fortuito pueden conducirte de la gloria más absoluta al más rotundo fracaso.
Colócate en tu asiento
F-Zero GX es la última entrega de esta mítica saga de juegos de velocidad de Nintendo. Posiblemente no sea la saga más conocida de la compañía de Kyoto, ni pueda competir en ventas con el futuro Mario Kart, pero para la gran mayoría de los jugones es una auténtica dinastía de juegos de una calidad excelsa. Es simplemente una de las sagas con más "Magia" de Nintendo y que posiblemente tenga mayor merito si tenemos en cuenta que muchos de los imitadores de estos juegos nunca les han llegado a la suela del zapato en jugabilidad o diseño. Esta entrega se concibió en sus inicios como un proyecto conjunto entre Nintendo (EAD) y Sega (Amusement Vision con Toshihiro Nagoshi a la cabeza) para la placa recreativa Triforce. Esta –que en el fondo no es más que es una GCN con más RAM- es la base de la versión domestica, siendo las dos hasta cierto punto diferentes. La recreativa cuenta con naves y pistas específicas que no cuenta la versión domestica y viceversa. Estos se pueden desbloquear en la versión domestica pasándose el juego en dificultades muy altas o usando la Memory Card con la versión Arcade. Una forma de engatusar a los usuarios del Arcade e incitarles a comprar una GCN bastante interesante, la pena es que la recreativa todavía no esta en España aunque DGA planea distribuirla y fue presentada en el FER.
Selecciona las opciones
El abanico de pilotos, circuitos, modos y opciones de este F-Zero GX es casi inabarcable. Primero tienes un modo Campeonato o Grand Prix dividido en varias copas: Rubí, Zafiro, Esmeralda y Diamante que se pueden jugar en diferentes niveles de dificultad. A este se le une un modo Historia que cuenta la historia del laureado Capitán Falcon y sus vicisitudes en el complejo mundo de F-Zero. Es en resumidas cuentas diversos "retos" a lo Smash unidos por secuencias de video FMV que va enlazando todo el argumento. La dificultad en este modo es notablemente más abultada que en el campeonato, siendo un modo donde la pericia del jugador es puesta a prueba una y otra vez. Aparte hay un modo Time Trial -donde se pueden guardar fantasmas-, un modo Práctica (en el cual puedes "emular" el clásico Death Mode del F-Zero X original), las opciones y la Tienda F-Zero. En ésta puedes editar tus propios logotipos para las naves (al estilo de RRType 4) y comprar piezas para crear tu propia aeronave. Dichos vehículos se compran mediante los puntos que obtienes en el modo campeonato o el historia y gracias a ellos puedes construir auténticas naves espaciales eligiendo color, piloto, nombre etc. Tan sólo se le puede achacar a este modo de juego que pide mucha Memory Card, quedándose un tanto cortas tanto las de 59 bloques.
Colócate el visor
¿Quién no recuerda esa sorprendente sensación que nos ha embargado alguna que otra vez, al poner un juego de consola u ordenador (esto último sobre todo en la época del mítico Amiga) en tu televisor, de estar ante una potente máquina recreativa? Ese brillo, esa nitidez, esa fluidez y en definitiva esa clásica espectacularidad antaño reservada casi exclusivamente a recreativas como Scud Race (1996 – Sega AM2) que serviría como ejemplo perfecto para ilustrar de lo que quiero decir. Pues esa misma sensación es la que se produce nada más introducir el GOD de F-Zero GX. Ciertamente no he podido elegir una muestra más certera, ambos títulos son de Amusement Vision. Esto ha supuesto ni más ni menos que la superación del único pero que se le podía poner a esta saga hasta el momento: el contar con un apartado gráfico muy sencillo (que no malo, ojo) para mantener la descomunal velocidad y número de vehículos en pantalla. No se puede decir de otra forma más explícita: F-Zero Gx es un auténtico Tour de Force audiovisual y que demuestra a las claras lo que puede hacer GameCube. Todo brilla a un nivel tremendo. Desde la impresionante estructura poligonal de cada circuito, las detalladas texturas, transparencias, reflejos o efectos de luces en tiempo real con 30 angulosas aeronaves en carrera –todo ello a unos perfectos y sobresalientes 60 fps- hasta sus estilizadas secuencias de FMV. Realmente es un lujo "pasearse" (aunque no parece el verbo más apropiado) por la bulliciosa Mute City y observar sus carteles, sus neones, sus hologramas… los gigantescos gusanos de arena y tornados de Sand Ocean, la acuática y azulada Big Blue con sus extraños edificios-monolitos medio sumergidos o ese puerto de atraque llamado Port Town repleto de naves estacionadas con homenaje en forma de gigantesco R.o.b. robot de NES incluído. ¿Defectos? Sinceramente… no hay. Incluso el efecto de popping de algunos circuitos como Green Plant me parece totalmente lógico y muy acertado el cómo se ha resuelto con ese escalado gradual de la vegetación. Textos en castellano, Progressive Scan, Modo 16:9 y cómo no, el bendito selector 60 Hz completan un apartado simplemente soberbio. Chapeau por Amusement Vision.
Sube el volumen
Las fantásticas músicas y melodías de esta saga han sido siempre una característica fundamental desde el primer capítulo en Snes. Debido a eso, este fue quizás el apartado más comentado (y polémico) desde que esta nueva entrega fue anunciada e íbamos sabiendo más y más detalles de su desarrollo. Todo ello propiciado por el supuesto cambio desde las cañeras –y guitarreras- músicas rockeras de F-Zero X a un estilo de música electrónica. Al final la sangre no llegó al río, como se suele decir, y la opción elegida, a mí personalmente me parece perfecta. Los temas que suenan en este F-Zero de 128 bits son una mezcla de ambos estilos aunque el estilo techno predomina claramente, todo hay que decirlo. Con temas variados, muy rítmicos y perfectos para el desarrollo de las vertiginosas carreras mi favorito en particular es el de Aeropolis. Incluso cada personaje tiene su tema específico en la opción de perfiles. Los efectos sonoros no le andan a la zaga y todo brilla a gran nivel: acelerones, turbos, explosiones, choques, golpes y sobre todo esa alucinante sensación de ir sesgando el aire a más, mucho más de 500 Km/h (en la vista en cabina todo esto se resalta aún mas). Mención especial merecen las voces, en inglés, durante las escenas cinemáticas en donde podremos oir por primera vez, las contundentes sentencias del Capitán Falcon.
Ponte a los mandos
El control de F-Zero es sencillamente perfecto, mantiene la exquisitez de manejo de la entrega de N64 aplicando un ligero toque arcade que no tenía la entrega de 64 bits. La cadencia del stick analógico sigue siendo sensacional y la respuesta de los botones prodigiosa. Esa esencia de recreativa que he citado antes hace muy difícil dilucidar la paternidad "jugable" del juego: Es un auténtico mix entre EAD y Amusement Vision (la inercia recuerda a los Daytona) siendo en F-Zero GX incluso más accesible. Esta maravillosa "hibridación" resulta curiosa a la vez que fascinante. Cualquiera que haya jugado y conozca de sobra el inconfundible sello jugable de ambas compañía, reconocerá en este título elementos y características de ambas factorías. Uno de los ligeros cambios respecto a F-Zero X es la eliminación del bandazo lateral, ahora es casi imposible destruir un vehiculo mediante golpes a los lados. La única forma de hacerlo es usar el gatillo Z o pulsar los dos botones laterales a la vez, un tanto incomodo y no tan preciso como el control de la anterior entrega, pero comprensible al ser un arcade mucho más puro.
Observa el trazado
Lo mismo se puede decir del diseño de pistas, las de la versión domestica son notablemente EAD en lo que es el perfecto trazo y su adecuación al control. Pero tanto en coin-op como en los circuitos de Diamante la mano de los creadores del mítico Daytona USA es muy notoria, siendo pistas totalmente frenéticas y desmadradas en las cuales caerse es bastante fácil. Muchos de los circuitos se basan en algunos antiguos, Mute City, Sand Ocean, Big Blue son nombres conocidos para cualquier fan medianamente enterado de la saga. Ahora han evolucionado de sus parientes "pobres" de las versiones anteriores a auténticos espectáculos visuales y jugables. Los brutales giros de los últimos circuitos de F-Zero X son aquí constantes y muy traicioneros para cualquier conductor lego en estos menesteres. La I.A. ha mejorado bastante con respecto al juego de Nintendo 64, esto se nota en los continuos bandazos que te dan los otros vehículos y como intentan cerrarte en cualquier curva peligrosa. Los vehículos se adaptan a la conducción de cada jugador como en Mario Kart: Los que como yo quieren aceleraciones altas a costa del casco elegirán a "The Skull" mientras que a la inversa el preferido seria "Black Shadow" y su máquina-tanque "Black Bull". Entre estos dos extremos hay muchas opciones intermedias que se adaptarán a la mayoría de jugadores, no obstante puedes editar la curva Aceleración-Velocidad en cada nave como en la entrega de Nintendo 64 de cara a cada carrera. La curva de dificultad del juego es simplemente sensacional estando totalmente medida y estudiada al milímetro, quizás ha subido un poco por el toque arcade del juego, pero no es ni por asomo un juego imposible y los retos con pericia son fácilmente superables. A todo esto el número de pistas es muy amplio y los diversos niveles de dificultad, a los cuales se añade el modo historia, la tienda (con la edición y/o personalización de naves) y el desconocido modo práctica -donde puedes hacerte un "Deathmach" de naves al estilo F-Zero X- conforman una duración absolutamente brutal nunca vista en este tipo de juegos. No exagero si le llamo el "Gran Turismo" de los juegos de velocidad extrema, dudo que en opciones los inmediatos juegos de este tipo le superen, es un juego interminable.
Pulsa el acelerador
Para más inri el juego cuenta con una pequeña enciclopedia con más de treinta perfiles basados en los corredores de F-Zero. Cada uno de estos perfiles (que recuerdan al Smash) tiene un tema propio (¡!) y la posibilidad de ver las naves con más detalle. Pero aquí no acaba la cosa, hay un modo repetición que te ofrece la posibilidad de volver a ver tus mejores tiempos o admirar el prodigioso engine visual del juego. La pega de este modo al igual que el de edición es la cantidad de espacio en la memory, de todos modos solo por ver el impresionante engine visual de F-Zero GX merece la pena. F-Zero GX es ya (al menos para mí) el mejor juego de Nintendo Gamecube disponible. No es especialmente innovador (se basa en el juego de N64), ni ofrece una experiencia nueva, pero lleva el concepto de la saga Formula Zero a niveles increíbles. El engine grafico es prodigioso, la música es muy buena, la jugabilidad es perfecta y el número de opciones interminable. ¿Se puede pedir más? Dudo que en esta generación sea posible superar a F-Zero GX como paradigma de los juegos de velocidad extrema. Otra razón de nuestra pasión por el juego es que realmente revitaliza un género muerto como es el del Arcade de velocidad. Con las tristes noticias de que el próximo Ridge Racer será un simulador como Gran Turismo, este juego o el próximo Outrun son auténticos balones de oxigeno que hacen subsistir el género. En fin, si tienes una GCN debes comprarlo, es el mejor juego de EAD desde el Zelda 64.

Julio Gómez

No nos engañemos. Ha hecho falta la unión de dos verdaderos gigantes del calibre de Sega (Amusement Vision) y Nintendo (EAD) para crear, sin lugar a dudas, la obra cumbre del género de los racing-games futuristas. Una clase de juegos que salvo honrosas excepciones ha pasado siempre muy inadvertido y ha sufrido la indiferencia del gran público frente a juegos más "reales". Sinceramente y como amante de este sub-género de la conducción puedo afirmar que ningún juego de este estilo aparecido hasta la fecha puede -pero ni remotamente, ojo- hacerle la más mínima sombra. La irrupción de F-Zero GX supone un punto de inflexión tan acusado en este género que como en la famosa fábula de los ratones y el gato… ¿Quién le pone el cascabel al gato?, en este caso… ¿Quién se atreverá a plantarle cara a partir de ahora? F-Zero GX es un sueño hecho realidad, un vertiginoso viaje al futuro y una verdadera maravilla del videojuego en todos los aspectos posibles: audiovisual, jugable, adictivo… de obligada compra para los afortunados usuarios del cubo de Nintendo. Ya sabemos como será el siglo XXVI...

Jose Miguel Rubio

PUBLICIDAD

Últimos análisis

Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
PEGI +3
Plataformas:
GameCube

Ficha técnica de la versión GameCube

ANÁLISIS
9.6
  • Fecha de lanzamiento: 31/10/2003
  • Desarrollo: Nintendo / Amusement Vision
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 GOD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Opción 60Hz: Sí
  • Online: No
COMUNIDAD
8.77

PUNTÚA
F-Zero GX para GameCube

370 votos
Flecha subir