Análisis de 90 Minutes (Dreamcast)

Emmanuel Catro Vallejo ·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
6
NOTA
6
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
5.5
Análisis de versión Dreamcast.
De los creadores de Victory Goal
Es Smilebit, padres del antiguo arcade Victory Goal, y de la famosa saga WorldWide Soccer para la maltratada Saturn (no nos confundamos con los juegos de Dreamcast) que tuvieron un relativo éxito gracias a unas excelentes animaciones y una lograda simulación para aquellos tiempos. Lo gracioso del tema es que parece mentira que esos mismos programadores sean los mismos del juego que hoy nos ocupa, pues poco o nada tiene que ver con sus tres anteriores sagas, pero antes de entrar a valorar eso vayamos por partes.
La esperanza del juego definitivo
Así es como se podría definir a este juego, pues la carencia de un juego de fútbol medianamente bueno en Dreamcast es algo notable desde que apareció allá por finales de 1999. Quizás porque Virtua Striker 2 tenia unos gráficos soberbios y capaces de meter toda una recreativa en casa pero que arrastraba notables defectos en la jugabilidad y una I.A capaz de hacer que el mismo Job se rasgase las vestiduras viendo como un jugador se quedaba solo desmarcado ante el portero y se daba media vuelta rechazando el balón y se volvía al medio del campo. Quizás también este juego cobraba un papel mas importante porque el Uefa Striker era mas bien un juego de Psx con antialasing o porque Sega se escudo en el buen nombre de World Wide Soccer para hacernos tragar con unos juegos de Silicon Dreams (no de la propia Sega como las anteriores versiones) y de su visión del fútbol un tanto especial, con la guinda de unos gráficos un tanto mediocres. Ante tanta desesperación del maltratado usuario de Dreamcast nacía este 90 minutes, con la intención de saciar las ansias de ver buen fútbol en esta consola, pero, ¿lo han conseguido? veamos.
Un juego hecho para Europa
O al menos eso es lo que aseguraron en su día, que se estaba preguntando a aficionados, entrenadores, y figuras del fútbol europeo para encontrar el juego perfecto que satisficiese plenamente a este mercado, pero la pregunta de los 50 millones ahora seria que a quien han preguntado para hacer tal insulto al fútbol, pues el desarrollo de los partidos nada tiene que ver con el ritmo que se practica aquí, ni la inteligencia de los jugadores. Quizás hayan pecado de preguntar a Valdano para la parte táctica, y a Di Estefano como experto en las animaciones de los jugadores y la avanzada I.A de los rivales, o a quien sabe quien la lentitud del desarrollo de los partidos. Aun así el juego tiene algunas cosillas que son dignas de mención.
Gráficos pasables, animaciones desastrosas
Es lo que seguramente piense alguien al ver el inicio de los partidos, pues la presentación de los estadios y demás esta bastante bien y recuerda algo a los ISS Pro, aunque se quede ahí nada mas, porque enseguida con el pitido inicial nos empiezan a llorar los ojos y oímos a nuestro compañero (si nos atrevemos a jugar a dobles) como empieza a sollozar algo en un idioma desconocido. Me refiero a que las animaciones son motion capture de un maniquí o de quizás algún jugador de la década de los años de Kubala y compañía. La manera de correr de los jugadores es además de lamentable ridícula, pues alzan los brazos hasta la cabeza y cuando hacen algún sprint simplemente mueven las piernas mas deprisa, lo que a veces provoca una carcajada porque no corresponde la velocidad tan lenta del jugador con la de sus extremidades motrices, total, una juerga.
Jugabilidad lenta y partidos aburridos
Lo mas importante aun con unos gráficos algo malos lo salvaría una gran jugabilidad, pero ni eso, los partidos se hacen pesados, lentos, e incluso si subimos la velocidad en el menú se tornan injugables. Pero ¿por qué? Pues muy sencillo, la respuesta al pad es muy tardía, desde que damos al botón hasta que el jugador suelta el balón puede pasar bien a gusto un segundo y medio, la forma de tirar también es similar, por medio de una hipersensible barra de potencia los lanzamientos se convierten mas bien, en un cruzar los dedos y gritar al delantero que la suelte, que en un pensar la posición en la que esta el guardameta y el hueco que deja sobre la portería a defender. Todo esto unido a que si jugamos con los amigos lo único que conseguiremos es aumentar el numero de personas que sufren simultáneamente, podemos decir que con mucha paciencia, se puede llegar a dominar con algo de gracia una jugabilidad que parece estar absolutamente en fase de pruebas de testeo.
Con todo y con eso algo bueno tiene
Si, cuando oímos el pitido final del arbitro que acaba con estos 90 minutos nos quedamos con un sabor agridulce, de un poder y no querer tal vez, o un no saber y un no querer, pues los programadores tenían algunas cosas buenas puestas al servicio del jugador, como son los muchos equipos de varias ligas de prestigio, o selecciones nacionales para repartir, o el completísimo editor de jugadores con 389 caras diferentes para poner a gusto a nuestro equipo, o las diversas competiciones para elegir. Pero todo lo comentado antes es bastante como para echar por tierra lo loable que tiene, del campo de fútbol para adentro. Se nos quedan cosas como el sonido, que mas que no querer comentarlo es que volvemos a los tiempos de la Nes, donde el publico parece dejar lugar a las olas del mar que animan sin ton ni son y pase lo que pase durante el partido de la misma manera, aunque inexplicablemente hay veces q esto se acaba y deja lugar a unos cánticos de las aficiones que se contradicen mucho, pues son realmente buenas. Algo que tampoco ayuda mucho es el comentarista en ingles, que a estas alturas no aburre sino da síntomas de despreocupación y prisas por sacar el juego ya mismo y ponerse con otra cosa.
En conclusión, un fútbol sufrido
Que le agradará a la gente que le guste sufrir mucho para aprender una jugabilidad dura por su mal ejecución, pero que algunas bondades esconde, y que sabrán disfrutar con sus múltiples competiciones, equipos con nombres reales (de hace un par de temporadas) su multitud de opciones tácticas, y que decepcionará a quienes busquen un juegazo de fútbol, y que se olviden de algún parecido con los juegos de Saturn, que ni siquiera las músicas de antaño tan buenas aquí dan signos de vida. Una opción bastante templada.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Little Hope - Análisis
Little Hope - Análisis
Análisis
2020-10-29 16:00:00
Los creadores de Until Dawn continúan la antología de terror que comenzó con Man of Medan de manera continuista en lo jugable, pero con cambios interesantes.
Pikmin 3 Deluxe - Análisis
Pikmin 3 Deluxe - Análisis
Análisis
2020-10-28 14:59:00
Los Pikmin regresan con una digna conversión de su mejor aventura hasta la fecha.
Pumpkin Jack - Análisis
Pumpkin Jack - Análisis
Análisis
2020-10-27 16:20:00
Aventuras plataformeras 3D con estética Halloween al más puro estilo clásico de la era de los 32 y 64 bits llegan a punto para dicha festividad.
Noita - Análisis
Noita - Análisis
Análisis
2020-10-27 10:14:00
Noita va más allá de la mera simulación de materias y físicas para plantear un roguelike de acción desafiante. Su versión 1.0 llega después de más de un año en acceso anticipado.
ScourgeBringer - Análisis
ScourgeBringer - Análisis
Análisis
2020-10-26 17:13:00
Un nuevo roguelite con un frenético y satisfactorio sistema de combate al que la mecha se le acaba demasiado pronto.
Ghostrunner - Análisis
Ghostrunner - Análisis
Análisis
2020-10-26 15:17:00
Pon a prueba tus habilidades en este exigente y desafiante título de acción en el que no hay margen de error.
Género/s: Deportes / Fútbol
Plataformas:
Dreamcast

Ficha técnica de la versión Dreamcast

ANÁLISIS
6
COMUNIDAD
4.4

PUNTÚA
90 Minutes para Dreamcast

34 votos
Flecha subir