Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Artículos
  3. Crítica de Morbius - La peor película de Marvel en mucho tiempo

Crítica de Morbius - La peor película de Marvel en mucho tiempo

¿Qué tal es la nueva película de Sony Pictures y Marvel? Analizamos Morbius, protagonizada por Jared Leto y dirigida por Daniel Espinosa.
Crítica de Morbius - La peor película de Marvel en mucho tiempo
·

Morbius es un paso atrás en prácticamente todos los sentidos para el género de superhéroes. A principios del siglo XXI y en la primera década del mismo, empezó el bombardeo severo de largometrajes de Marvel en el celuloide. Los primeros experimentos y trasteos con los personajes de cómic o la fantasía, con obras como Ghost Rider o incluso las películas de Hulk con Eric Bana o Edward Norton, tenían graves problemas en su narrativa porque se quería abarcar mucho en un espacio demasiado pequeño. La fórmula se fue puliendo cada vez más hasta comprender que para dar verdadero fondo a personajes extraídos de los cómics que cuentan con una gran historia a sus espaldas, se requieren múltiples largometrajes o una serie de televisión que permita conectar con las motivaciones de los personajes.

Después de haber tocado el cielo con Spider-Man: No Way Home y haber pasado raspando el larguero con Venom: Habrá Matanza, Sony Pictures y Marvel estrenan Morbius, el relato del curioso doctor que sufre una extraña enfermedad que le obliga a requerir de transfusiones de sangre cada dos por tres. La película de Daniel Espinosa, por desgracia, no funciona en ninguno de los sentidos. No solo vale con poder fardar de tener unos efectos digitales abusivos (y hasta excesivos) con combates deslumbrantes que casi fusionan a Infamous y Vampyr, dos videojuegos que hemos tenido constantemente en la cabeza viendo la película.

PUBLICIDAD

Visualmente añeja y con narrativa confusa

Morbius tiene un cierto sabor visual añejo, como si estuviéramos viendo La Liga de los Hombres Extraordinarios de 2003, que cerró la carrera de Sean Connery. Espinosa baña el film con una capa completa de CGI y se recurre constantemente a esos efectos para hacer que las escenas de acción funcionen medianamente, con momentos incluso que parece que estemos viendo una película de Transformers de Michael Bay porque no sabemos quién está pegando a quién, volviéndose todo puro pan y circo a favor del espectáculo sin sentido.

En Morbius hay demasiadas cosas inconexas como para poder funcionar incluso como largometraje independiente. El film está más pendiente de querer presentar a un personaje rápido y corriendo para tener un mayor plantel dentro del Universo Cinematográfico de Marvel, y expandir el mundo de Spider-Man, que de construir realmente un relato que pueda ser coherente y tener una cohesión lógica con el resto de obras con las que quiere entrelazarse. Morbius es desde luego una película que hubiera requerido de un replanteamiento, porque da la sensación constante de que los guionistas (Matt Sazama y Burk Sharpless, responsables de Drácula: La leyenda jamás contada, entre otras) dan por hechas demasiadas cosas que en realidad quedan en el aire, y hacen que por ende el largometraje haga aguas.

En ninguno de sus aspectos, Morbius termina de despegar; ni en lo visual ni tampoco en su apartado narrativo.

Morbius

Y de hecho, hasta esos mismos responsables del libreto reutilizan fundamentos vistos en esa Drácula: La leyenda jamás contada, haciendo que Morbius parezca más una película de vampiros que una ligada al estilo de Marvel. Blade, en ese sentido, le queda lejísimos al chupasangre de Leto, no tienen nada que ver la una con la otra.

Demasiado inconexa en múltiples conceptos

Las motivaciones de los personajes no se comprenden y tampoco llegan a ninguna parte. El propio Matt Smith, quien hace de antagonista, incluso afirmó no tener realmente claro qué papel jugaba en la obra. Y ese es otro asunto que tampoco se termina de comprender del todo: que el villano (Morbius) se tenga que enfrentar a otros villanos para así convertirse en una especie de héroe dentro de su película, pero igualmente sigue siendo "el malo" en futuros proyectos que se hagan (si es que se hacen) de Spider-Man y compañía. Con Venom se veía algo similar pero las intenciones del alienígena están siempre ligadas al mal, solo que se rocían con dosis de humor para suavizarlo un poco.

Morbius

Bien es cierto que en los cómics Morbius tiene su evolución y termina siendo un villano transformado en un extraño antihéroe, pero si no se vienen con los deberes hechos de casa es complicado llegar hasta esa conclusión tan rápidamente. En lo que se refiere a Marvel yendo por el camino de Sony (la vertiente de todo lo relacionado con el lanzarredes de Stan Lee) no se ha terminado de dar en el clavo en el ámbito narrativo. Los personajes se salvan solo por las interpretaciones de Jared Leto y el ya mencionado Matt Smith, que se dejan llevar y hacen un trabajo digno, como siempre. Podríamos decir, sin duda, que lo mejor es el trabajo de los actores, más allá del resultado global.

Los actores protagonistas cumplen de maravilla con su función, pero no es suficiente para salvar el film.

Leto, no obstante, tiene encima algún tipo de maldición que le impide poder realizar un largometraje de superhéroes que le deje en buen lugar, porque ya tuvo una muy mala experiencia con el Escuadrón Suicida de David Ayer y ahora parece que va a repetir con Morbius (aunque aquí está mucho mejor en términos de actuación y se le ve más cómodo con este vampiro).

Morbius necesita una vuelta de tuerca

Esta primera toma de contacto con Morbius se siente demasiado antigua como para funcionar en un panorama superheroico actual en el que ya existen unos parámetros para que una película funcione. Daba la sensación de que Daniel Espinosa iba a abrazar el género de terror con Morbius, porque el personaje da pie a ello y porque el cineasta tiene cierta experiencia en el mismo (firmó Life en el pasado), pero el poco material que podía aprovecharse en esa dirección termina siendo ese festín de CGI que hemos comentado con chorretones de acción por todas partes. Una película de vampiros que se aleja del género de superhéroes y que, por un cúmulo de decisiones, tampoco termina de arrancar en ese sector del fantástico.

PUBLICIDAD

Más sobre Cine

RANDOM
Flecha subir