Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. 'El hombre del norte' modificó diálogos y montaje para ser más comercial

'El hombre del norte' modificó diálogos y montaje para ser más comercial

Robert Eggers, director de 'El faro', tuvo un enorme presupuesto para contar su historia. Sin embargo, la major presionó para hacer cambios. ¿Qué cosas cambiaron en 'El hombre del norte'?
'El hombre del norte' modificó diálogos y montaje para ser más comercial
·

Robert Eggers es uno de los mejores directores del momento según la crítica. Sus dos trabajos previos, La bruja y El faro, han cautivado la imaginación de millones de espectadores y cinéfilos, mostrándonos dos historias ambiciosas, complejas y un tanto excéntricas, adheridas a lo que podemos considerar como cine independiente. Pero con The Northman (El hombre del norte en España) la cosa comenzó a cambiar. Universal le ofreció un mayor presupuesto, permitiéndole dirigir una suerte de blockbuster y contar una historia sobre vikingos protagonizada por Alexander Skarsgård. Pero el dinero tuvo contrapartidas, como presiones del estudio, cambios en los diálogos o modificaciones en el montaje. El filme ha sido un fracaso en taquilla, en especial en Estados Unidos, y como explican desde The Vulture, la gestación de la cinta fue una auténtica tortura.

Eggers explica cómo Universal modificó la película para hacerla más comercial y accesible

PUBLICIDAD

Eggers, que no tiene pelos en la lengua, ha explicado todas las injerencias de Universal, productora de su película, en el montaje final. El rodaje fue realmente complejo, pero las batallas en la sala de montaje con el estudio convirtieron la producción en un constante tira y afloja por buscar la manera de presentar el trabajo de este cineasta tan particular a millones de espectadores en todo el mundo. Universal quería que El hombre del norte fuese accesible, sobre todo tras las crípticas y alegóricas La bruja y El faro, buscando una narración más clara. Los pases de prueba ante un desconcertado público demostraron que, El hombre del norte, tenía que cambiar su historia. Nadie entendía qué pasaba.

The Northman Robert Eggers

Pero había un problema. Habían rodado el filme. Y tanto Eggers como su coguionista, el poeta islandés Sjón, tuvieron que remontar la película, cambiar los diálogos y simplificar secuencias, frases y momentos para favorecer la narrativa. En el cine, este tipo de movimientos es más habitual de lo que parece, pero Eggers y Sjón se encontraron con algunos problemas. Por normal general, se usa el ADR (Automated Dialog Replacement), que ayuda a reemplazar frases y diálogos con otros cortes de audio locutados y grabados por los propios actores y actrices, buscando mejorar la calidad del sonido o, en casos como éste, modificar el significado o la enjundia de las frases.

Eggers y el guionista reemplazaron los diálogos en la sala de montaje para que fuesen 'comerciales'

En el caso de El hombre del norte, tanto Skarsgård como el resto de actores principales, Ethan Hawke, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy o Willem Dafoe, se vieron grabando secuencias enteras desde la cabina, intentando ajustar sus frases a sus labios y buscando ser más claros y contundentes. Pero había otro handicap. "Fue el crucigrama más difícil que puedas imaginar", explica el guionista a Vulture. "Vale, tenemos 18 sílabas. La quinta tiene que ser una T porque esa T está muy marcada. A lo mejor se puede usar una D. Y la siguiente sílaba debería empezar por S", comenta Eggers, que confiesa que el idioma, la pronunciación y demás, fue un auténtico problema. Y Universal, aún así, no estaba por la labor. Quería más cambios.

Robert Eggers The Northman

Se dice que el guion fue un problema desde el primer momento, con un Robert Eggers que intentó mostrar a los espectadores una epopeya afianzada en el rigor histórico sobre los vikingos y el contexto en el que se desarrolla. Tanto el guionista como el cineasta, se planteó que el filme estuviese rodado íntegramente en nórdico antiguo. El estudio se negó. "Al final únicamente lo mantuvimos en los rituales y las canciones", explica el director, que colaboró codo con codo con el reputado lingüista Haukur Þorgeirsson. "¿Por qué harías una historia medieval desarrollada en tres países, llena de batallas y seres mágicos, sin esperar que fuera difícil?", admite el Sjón entre risas.

Un rodaje extremo en el que los especialistas vivieron las peores experiencias imaginables

Más allá de los problemas en la sala de montaje o con el guion, el rodaje de El hombre del norte también se reveló como una experiencia infernal para los especialistas y miembros del equipo. "Ha sido la peor experiencia de mi vida", han revelado los coordinadores de acrobacias durante la filmación, que explican que Eggers y el estudio estuvieron pelándose todo el rodaje, a lo que hubo que sumar las condiciones climáticas de las zonas en las que se rodó la película. "Necesitaba la presión del estudio para conseguir la versión más entretenida de la película. Así que es un montaje del que estoy orgulloso, aunque mi instinto no es hacer entretenimiento", explica el propio Eggers, que admite que necesitaba esa punzada constante en el pecho.

The Northman

"Les prometí hacer la película de Robert Eggers más entretenida que pudiera hacer", confiesa. Si te tomas de forma servil las notas del estudio, la película se convierte en una mierda, porque ellos no son cineastas. Por eso contratan a cineastas para hacer las películas", argumenta Eggers, que piensa que Universal, aún así, se portó bien con él. "Creo que sobrevivimos porque estábamos decididos a hacer lo que queríamos a hacer, y no íbamos a parar hasta estar orgullosos de ello. Habría sido muy fácil decir ‘que le jodan al estudio, odio esto, están arruinando mi película’, lo difícil era seguir adelante hasta que estuviéramos contentos", concluye.

El hombre del norte se ha estrenado en los cines de toda España.

el hombre del norte
robert eggers
the northman
PUBLICIDAD

Más sobre Cine

RANDOM
Flecha subir