Smach Z, la ambiciosa portátil española, pronto se declarará en bancarrota

La pandemia del COVID-19, fallos en las unidades fabricadas y otros problemas han provocado la pérdida del inversor principal; sin uno nuevo, Smach entrará en bancarrota.
·
Actualizado: 23:55 14/5/2021

Smach Z, la potente consola portátil desarrollada en España y anunciada en 2015, ha sufrido un inconveniente que pondría fin a su proyecto. En los últimos años son varios los productos que quieren llevar el catálogo de PC a un sistema portátil, como ONEXPLAYER, GPD Win 3 y AYA Neo. Smach Z fue de los primeros prototipos en presentarse pero permaneció en el limbo durante años y ahora quizás no llegue a sus compradores o quienes participaron en sus campañas de financiación. En una actualización publicada en el foro oficial, que ha sido copiado en Reddit, Daniel Fernández -fundador de Smach- explica la pérdida del apoyo de su principal inversor, lo que probablemente obligará a declarar la bancarrota.

"Hoy tenemos una dura noticia para compartir con vosotros, y creemos que es mejor que seamos lo más claros posible desde el primer párrafo: hemos perdido la inversión privada que sostenía este proyecto y, como consecuencia, pronto podríamos entrar en bancarrota. Antes de entrar en detalles y hablar sobre cómo vemos el futuro, tenemos algunas cosas que decir", comienza el comunicado. Fernández agradece el apoyo en las campañas de Kickstarter e Indiegogo que convirtieron a Smach Z en el Kickstarter más exitoso de España. Sin embargo el proyecto era más ambicioso que el presupuesto imaginado, por lo que se buscó ayudas del gobierno y sobre todo, inversión privada.

Lamentablemente después de una serie de problemas los inversores decidieron retirar su apoyo. Se cita la pandemia del COVID-19 que obligó a cambiar socios de producción y cambiar elementos clave de la producción y realizar un ERTE que redujo la plantilla a 3-5 personas. Segundo, no pasó un certificado CE -marca europea- por un defecto que no fue resuelto por el fabricante, obligando a más financiación para realizar los cambios. "No era demasiado difícil de resolver, pero de nuevo fue un problema en el momento crítico". También se citan otros fallos relacionados con el calentamiento de las baterías durante el montaje y pruebas de las 200 primeras unidades que no era aceptable para el producto final.

"Después de todo, y con más de una causa, los retrasos del proyecto que no tenía unos ingresos claros y con el panorama de la pandemia, los inversores decidieron que no querían continuar apoyando el proyecto. Están en su derecho y queremos dejar algo claro: no culpamos a nadie de esta noticia. Agradecemos su apoyo todo este tiempo, igual que a vosotros".

Un futuro incierto sobre la portátil y la devolución del dinero

El texto desconoce qué pasará en un futuro. Aún hay algunos meses para buscar nuevos inversores antes de declarar la bancarrota que podrían salvar el proyecto o al menos a producir los dispositivos de quienes participaron en la financiación colectiva.

Sobre la devolución de dinero, en caso de declararse en bancarrota, todos los recursos obtenidos por vender los bienes restantes se utilizarán para este propósito. Habrá prioridades: primero cobrarían los clientes de su página oficial. "Hemos devuelto dinero durante mucho tiempo, pero se hacía gracias a la inversión privada. Como sabéis no hemos podido reembolsar durante estos meses por la misma razón y esperamos que lo entendáis, ahora mismo no podemos devolver el dinero". El texto da una pequeña esperanza de poder continuar, pero es "una posibilidad en la que no podemos confiar en este momento. En cualquier caso, si esa posibilidad llega lucharemos por conseguirla y lo contaremos".

Ramón Varela

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir