La nueva generación empezará más lenta por la pandemia de Coronavirus, según analistas

Prevén que la recesión económica, los problemas de fabricación y distribución y otros factores derivados frenen el debut de las nuevas consolas.
La nueva generación empezará más lenta por la pandemia de Coronavirus, según analistas
·
Actualizado: 3:52 11/9/2020

Si en marzo informes de analistas de Redeye creían que la industria del videojuego podría beneficiarse por las restricciones impuestas para combatir la pandemia de Covid-19, ahora se ha distribuido un nuevo informe que en esta ocasión afirma que la situación de alerta sanitaria ralentizaría el debut generacional frenando las ventas iniciales de las consolas PlayStation 5 y Xbox Series X, previstas para llegar en los últimos meses del año.

La situación de producción y distribución de China posiblemente será problemática

Niko Partners ha remitido un informe a los inversores valorando el mercado del videojuego de cara a la próxima campaña navideña: temen que Sony y Microsoft vean limitada su capacidad de suministrar unidades a las tiendas, lo que frenará los ingresos generados inicialmente por estas nuevas consolas.

Y es que el 90% de la producción de consolas se realiza en China y esto supone, en estos momentos, varios problemas: rebrotes de la enfermedad podrían obligar a cerrar de nuevo fábricas o imponer restricciones en el volumen de empleados, lo que frenaría el volumen de producción. Incluso si eso no sucede, el volumen de distribución podría ser menor al esperado por las restricciones en tráfico de mercancias en los países afectados.

Se espera que aumenten los precios de componentes para compensar el frenazo de fabricación de febrero

De hecho, el informe señala un tercer elemento: las alteraciones en la capacidad de producción de las fábricas chinas en su conjunto anual, tras el frenazo de febrero -cuando se detuvo la producción en el país- podría suponer un incremento de los precios de los componentes. Una potencial consecuencia de eso es que las empresas encarguen menos unidades de componentes esenciales (como memoria RAM) a la espera de precios más favorables que no afecten a su margen de beneficios, produciendo menos unidades totales; o bien que se vean obligadas a aumentar los precios finales para compensar el sobrecoste.

"La escasez de componentes y los problemas logísticos incrementarán los costes de producción de las nuevas consolas que están previstas para debutar este año", ha dicho Daniel Ahmad, el analista sénior responsable del informe. "En este momento es poco probable que Sony y Microsoft puedan fijar precios por debajo de 400 dólares sin asumir pérdidas significativas". Esta previsión de Ahmad está alineada con otros informes de analistas recientes, que estiman que los precios rondarán entre 450 y 499 dólares.

El horizonte de recesión económica será también conflictivo

"Como se señala en el informe, los retrasos en juegos, la recesión que se está gestando, los precios más elevados de las consolas y los títulos intergeneracionales del primer año supondrán que haya menos incentivos para que los usuarios de consolas actuales den el salto inicialmente", concluye el analista.

De esta forma, incluso si ninguno de los problemas de producción y distribución son tan graves como prevén estos analistas, lo que parece seguro es que la recesión económica que está generando el frenazo industrial derivado de las medidas para intentar salvar vidas suponga una menor disponibilidad de dinero y confianza en el futuro económico en las familias. La recesión económica implicará un menor volumen de ventas de múltiples productos no esenciales, y las consolas están entre ellos.

Enlaces Relacionados:

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir