Vandal

Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

WishWorld, cuando Fable era un juego de Dreamcast

Una de las aventuras más queridas de Lionhead no fue siempre un juego exclusivo de Microsoft, sino que dio sus primeros pasos en la mítica consola de Sega.
·

Dreamcast acaba de cumplir 20 años en Norteamérica. Aunque su vida fue bastante corta, su impacto y, sobre todo, su leyenda, parece ser imperecedera. Como a la mayoría de personas y cosas, se las recuerda con más respeto y cariño y se las valora más cuando están muertas. Esto no quiere decir que Dreamcast no hiciese mérito para ser recordada: pocas consolas pueden presumir de un catálogo tan sólido en tan poco tiempo, con sagas que siguen siendo muy queridas hoy en día, como Jet Set Radio, Shenmue o incluso Chu Chu Rocket. Y si no hubiese desaparecido tan pronto, la consola de Sega podría albergar otra saga cuyo retorno esperamos muchos jugadores: Fable. El título de Lionhead está a punto de cumplir 15 años, y hemos pensado que podríamos celebrarlo con un artículo sobre ambos.

Logo del proyecto.
Logo del proyecto.

Es bien sabido que muchas de las sagas de Sega y de los juegos que estaban en desarrollo para Dreamcast se pasaron a Xbox, plataforma en la que encontraron diferentes niveles de éxito. No es tan conocido que Fable, uno de los mejores títulos de Microsoft, comenzó su desarrollo para la, por aquel entonces, competencia. Era, en realidad, un juego que partía de la base de ofrecer libertad al jugador que veríamos en Fable, pero con ideas bastante diferentes, llamado WishWorld.

Descripciones de dos personajes...
Descripciones de dos personajes...
...bajo las que se pueden ver sus ilustraciones.
...bajo las que se pueden ver sus ilustraciones.

El concepto original, desarrollado por Big Blue Box Studios –una empresa satélite de Lionhead– nos llevaba a una universidad para magos, llamada simplemente la Academia. Las habilidades de los magos eran diferentes de las que podíamos esperar; en lugar de conjuros tradicionales tenían habilidades para modificar el entorno a su antojo. Cada personaje tenía unas características propias y, por ejemplo, Malachi, un ángel caído, podía convertir los valles en volcanes en erupción y las llanuras en ríos de magma, mientras que Oberon, el rey de las hadas, podía convertir un entorno desolado en un frondoso bosque.

La idea era conquistar tanta tierra como nos fuese posible, lo que nos daría nuevos conjuros para enfrentarnos a nuestros enemigos. Poco a poco iríamos consiguiendo poderes para invocar criaturas, a las que les podríamos dar órdenes, e incluso otras sobre las que podríamos montarnos y que desbloquearían nuevas habilidades. Los desarrolladores describen el concepto de manera similar a un Zelda 3D, en el que el entorno cambiaba constantemente ante nosotros, con su narrativa y sus sistema de progresión, que se reflejaría en la Academia.

Así podrían lucir los escenarios una vez obrásemos nuestra magia, ya que, originalmente, serían un extenso terreno de arena negra.
Así podrían lucir los escenarios una vez obrásemos nuestra magia, ya que, originalmente, serían un extenso terreno de arena negra.

La Academia, que serviría de zona principal, contaba con una serie de zonas a las que podríamos acceder. La primera sería nuestra habitación, que podríamos personalizar, pero poco a poco iríamos desbloqueando otras, como la torre del erudito, la cocina o la sala de meditación. Esto nos daría acceso a más información sobre lo que estaba aconteciendo en la Academia, hasta que acabásemos descubriendo sus oscuros secretos.

En la Academia también tendríamos acceso al modo entrenamiento y al modo multijugador. Sí, WishWorld tendría modo multijugador, en el que podríamos enfrentarnos en tiempo real a otros usuarios. Las mecánicas serían las mismas: conquistar la mayor cantidad de terreno posible para conseguir nuevos conjuros e invocaciones y derrotar a nuestros rivales. Los conjuros y las criaturas más poderosas estarían en el centro del mapa, lo que animaría a los jugadores a encontrarse ahí. Ahí podríamos generar las creaciones más imponentes, que variarían en función de la temática de cada mago, así como sus monturas, por llamarlas de alguna manera.

El duende que nos acompañaría para ayudarnos a progresar en el juego.
El duende que nos acompañaría para ayudarnos a progresar en el juego.

Realizar esto a través de internet, modificando el terreno en tiempo real en el año 2000 y en Dreamcast parece un poco ambicioso, pero siempre podemos darle el beneficio de la duda. Su ambición también pasaba por su interfaz. El proyecto de Lionhead no iba a tener menús tradicionales, y todo se haría yendo a diferentes zonas de la Academia. Aparte, nos acompañaría un duende que serviría a modo de tutorial y ayuda, explicándonos conceptos o mostrándonos el camino si nos perdíamos.

Ilustración de otro personaje.
Ilustración de otro personaje.

El problema es que, por mucho que lo intentaron, las editoras no terminaron de ver el éxito en este concepto. Cuando Dreamcast pasó mejor vida, Lionhead decidió llevar el proyecto a Xbox, junto a varios cambios. La idea era hacer un juego más atractivo para buscar financiación, algo más tradicional. Así, se eligió un único mago y una ambientación victoriana (que sería una de las que podríamos generar en WishWorld), pero le faltaba algo que lo hiciese diferente de otros juegos. Así, se les ocurrió retomar esa libertad, dejar que el jugador elija quién quiere ser, y digamos que, a partir de ahí, nació Fable.

Lionhead finalmente consiguió que alguien les financiara el proyecto, y, como sabéis, fue Microsoft. No ha sido posible encontrar imágenes o versiones jugables de WishWorld como tal, pero gracias al periodista Chris Bratt sí se ha recuperado la primerísima versión de Fable que el estudio le presentó a la compañía de Seattle. En aquel entonces todavía compartía el nombre con la idea original, pero como podéis ver, su concepto ya es mucho más familiar. Podéis ver más secuencias de su jugabilidad en este vídeo.

En lo que respecta a WishWorld, parece que ahora la tecnología permitiría hacer algo así, y el concepto es indiscutiblemente interesante. No parece nada sencillo, pero estamos en un momento perfecto para la experimentación. ¿Veremos algo similar algún día?

Juan Rubio
Colaborador
Juan empezó en Vandal hablando de juegos perdidos en su columna Lo que pudo ser. Quién le iba a decir que la cancelación de Silent Hills lo traumatizaría de por vida. Cada mañana se levanta rezando porque alguien con talento recupere la saga, pero se conforma con un Skate 4 o hasta un Klonoa nuevo.
ANTERIORES
Lo que pudo ser
13:00 18/8/2019
Recordamos la obra maestra del terror cinco años después, profundizando en sus misterios y significado.
Lo que pudo ser
12:01 1/9/2019
Data East comenzó el desarrollo de un juego de rol siguiendo la estela de los grandes, pero se perdió para siempre, probablemente, al equivocarse en la transición de plataforma.
SIGUIENTE
Lo que pudo ser
12:01 15/9/2019
Hablamos con los creadores de Daymare: 1998 y el remake no oficial del juego de Capcom, y cómo ha sido su interesante viaje.
En forosComentar en nuestros foros

.Fox. · hace 3 horas
Sacad el Fable 4. Primer aviso.

Noticias Vandal · hace 4 horas
Una de las aventuras más queridas de Lionhead no fue siempre un juego exclusivo de Microsoft, sino que dio sus primeros pasos en la mítica consola de Sega.

[link]https://vandal.elespanol.com/loquepudoser/wishworld-cuando-fable-era-un-juego-de-dreamcast[/link]

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir