Análisis de The Chronicles of Riddick (Xbox)

Llega una de las grandes sorpresas del año y mayores espectáculos gráficos del momento.
Jose Miguel Rubio Contreras ·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.7
SONIDO
9
NOTA
9.2
DIVERSIÓN
9.2
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión Xbox.
La gran sorpresa del verano... y del año
Vin Diesel conquista el videojuego
Vin Diesel conquista el videojuego
Hoy en día, con la enorme importancia y magnitud que el mundo de los videojuegos ha adquirido, hay muchísimos juegos que por una serie de circunstancias (que no viene al caso citar), incluso antes de ser presentados casi como proyectos adquieren una notoriedad y levantan unas expectativas entre la prensa del sector y por supuesto, entre los aficionados, muchas veces desmesurada. Es lo que conocemos todos nosotros como hype o humo, término que últimamente sobre todo hemos escuchado más de una vez referido a algún título. El problema radica cuando finalmente ese juego, ni de lejos, cumple con las expectativas creadas... pero eso daría para un largo debate que aquí no viene al caso. En el otro extremo de la balanza tendríamos a muchos títulos que casi pasan inadvertidos de cara al usuario final, sin hacer mucho ruido y cuando nos topamos con él (muchas veces sin querer) constituyen auténticas sorpresas. Ejemplos extremos de esto podrían ser perfectamente Ico (PS2 – SCEI) y Beyond Good & Evil (Multiplataforma – Ubi Soft). Las Crónicas de Riddick: Fuga de Butcher Bay, juego que nos ocupa, también podría ser otro ejemplo. Desarrollado por el grupo sueco Starbreeze Studios –que ya adquirieron algo de fama con Enclave-, Las Crónicas de Riddick empezó a llamar algo la atención en el pasado E3 cuando, a escasos meses de su salida fue mostrado para Xbox ya en todo su esplendor, luciendo un motor gráfico ciertamente espectacular. Su salida al mercado USA el pasado mes de Junio no hizo más que confirmar las buenas impresiones que despertó en la mencionada feria. Ahora con el juego PaL en nuestras manos podemos dar fe de ello. Y es que los archiconocidos y esperados Halo2, Doom3 y Half-Life 2 no contaban con este, a priori, "convidado de piedra" convertido en absoluto juego revelación y sorpresa veraniega que también tendrá una versión PC. Pero empecemos por el principio...
Una precuela hecha videojuego
Hablar del "universo Riddick" es hablar de una curiosa mezcla entre películas (incluída una de animación) y por supuesto, videojuegos. Vayamos por partes: El primer exponente de la saga en aparecer fue Pitch Black, película del año 2000 que aborda el género de la ciencia-ficción con grandes dosis de terror (terror espacial al estilo Alien, podríamos decir). La película narra como una nave comercial sufre un accidente provocado por una tormenta de meteoritos y se estrella contra un desconocido y extraño planeta desértico con tres soles en donde nunca anochece. En esta nave viaja un peligroso criminal, Richard B. Riddick (interpretado por Vin Diesel) que estaba custodiado por el caza-recompensas Johns. Un eclipse que ocurre cada 22 años y que, paradójicamente, deja al planeta en la oscuridad más absoluta –justamente eso significa Pitch Black- desencadenará la peor de las pesadillas posibles (no quiero desvelar nada más para quien aún no la haya visto). Existe además un mediometraje de animación de unos 30 minutos titulado Las Crónicas de Riddick: Dark Fury que cuenta los sucesos ocurridos justo tras acabar Pitch Black -complementa la historia al estilo Animatrix, de hecho el director, Peter Chung estuvo a cargo también de uno de los cortos de Animatrix- y que sirve de puente o nexo de unión para otra película de inminente estreno en nuestro país llamada simplemente Las Crónicas de Riddick. Este título que iba a ser el primero de una trilogía basada en este personaje (Pitch Black sólo sería la carta de presentación del personaje interpretado por Vin Diesel) pero tras la pobre acogida de este film en EEUU, parece que la Universal se ha echado para atrás... veremos que ocurre.
A por él
A por él
Volviendo al tema que nos ocupa, Las Crónicas de Riddick: Fuga de Butcher Bay –Riddick para abreviar- constituye la precuela en forma de videojuego de la mencionada Pitch Black. Al comienzo del juego veremos la llegada de nuestro reo protagonista a un inhóspito y desértico planeta con tormentas de arena continuas que alberga a Butcher Bay, una prisión de máxima seguridad en donde se encuentran recluidos algunos de los más peligrosos criminales de toda la galaxia y de donde nunca nadie ha conseguido escapar. Este detalle unido a la condena a cadena perpetua que recae sobre Riddick, el típico antihéroe por antonomasia, no serán más que alicientes para intentar escapar lo antes posible de la prisión. Ese será nuestro objetivo constante a lo largo de todo el juego: la fuga.
Fortaleza Infernal
Riddick básicamente y a grandes rasgos es una aventura en primera persona (o perspectiva subjetiva, muy similar a la empleada en Breakdown) con determinados momentos de mucha acción, y que combina de forma magistral exploración de enormes corredores y salas, combates e infiltración abriendo un camino totalmente distinto a juegos como Halo o el clásico Doom en donde teníamos que ir acribillando todo bicho viviente que apareciera en pantalla. Es más, una enorme parte de tiempo de todo el juego estaremos sin arma de fuego alguna teniendo que escondernos en la oscuridad para pasar inadvertidos frente a los guardias, cámaras de seguridad o poderosos mechas de custodian toda Butcher Bay. Nada más llegar a la prisión, desborda a la vista el imponente aspecto de Butcher Bay, una auténtica y descomunal ciudad-fortaleza acorazada, repleta de todas las medidas de seguridad inimaginables. Y es que los bloques de celdas son sólo la punta del iceberg de un complejo sistema estructurado por zonas (que no vamos a comentar en exceso para no desvelar las múltiples sorpresas, sobre todo de la parte final del juego) que cuenta incluso con unas inmensas y profundas minas, un tenebroso foso/alcantarillado de lo más "poblado" pasando por decenas de salas de control o maquinaria pesada, almacenes, muelles, etc. Un detalle importante será la multitud de túneles, conductos, respiraderos y demás entramado subterráneo que serán básicos a lo largo del juego para colarnos a determinadas nuevas áreas.
La prisión no es para mi
Impresionante iluminación
Impresionante iluminación
Nuestra aventura –tras un curioso tutorial que nos servirá para conocer las habilidades del personaje- comienza en las mismas entrañas de la cárcel, en el bloque A que se nos ha asignado. Al principio, como es obvio, no dispondremos de ningún arma o item a excepción de nuestras propias manos (lo cual no es poca cosa tratándose de Riddick). Dentro de los límites de seguridad establecidos podremos deambular a nuestro antojo por todas las zonas de la cárcel (patio, celdas de otros reclusos, pasillos...) hablando con el resto de reclusos y personal de la prisión de modo que iremos recibiendo información y descubriendo cómo "funcionan" las cosas por allí y que es lo que se cuece. En estas conversaciones al más puro estilo RPG estará una de las claves del juego puesto que muchos personajes nos encargarán pequeñas misiones (que podremos rechazar si deseamos) a cambio de objetos como armas blancas, herramientas, códigos, dinero así como valiosa información acerca de la prisión que será fundamental para nuestros planes de fuga, etc. Los trapicheos, chantajes, intimidaciones y chanchullos están a la orden del día. Muchas de estas tareas no serán precisamente actos de caridad; así por ejemplo deberemos eliminar a un reo por encargo de otro, encontrar o conseguir objetos que nos pidan. Como podéis imaginar, la realización de muchos de estos favores nos granjeará algún que otro enemigo tanto dentro como fuera de las rejas y más aún al ser el novato recién llegado... así que habrá que ganarse el respeto de alguna manera. Conforme vayamos avanzando en el desarrollo de la historia, y entrando en zonas "restringidas", la infiltración irá tomando mayor protagonismo hasta tal punto que llegados a la parte de las minas (aproximadamente en la mitad del juego) será fundamental puesto que no contaremos con ningún arma de fuego para hacer frente a los numerosos guardias que vigilan el área. Es aquí justamente donde entra en juego la mayor habilidad de nuestro protagonista (que obtiene a lo largo de este juego) y de la que ya hacía gala en Pitch Black: una visión nocturna especial o "eye-shine" que le permitirá ver incluso en la más absoluta oscuridad de tal modo que podremos refugiarnos en los lugares o rincones más oscuros y sombríos de Butcher Bay. Activando esta visión veremos a la perfección hasta el más mínimo detalle. En base a esta estrategia de sigilo, y unido a un acecho continuo, podremos dar buena cuenta de muchos enemigos o simplemente pasar totalmente desapercibido perdido entre las sombras.
Puños para que os quiero
Sin duda el otro elemento fundamental del juego (junto al ya mencionado componente de sigilo) y que hacen grande a Riddick son los combates y momentos de acción que hay a lo largo del juego. Además hay que destacar que son bastantes variados e intensos. Según la situación, nos las tendremos que ver con enemigos contando simplemente con nuestros puños, otras veces dispondremos de diversas armas como la típica ametralladora hasta incluso poder pilotar un descomunal mecha de combate. Sin embargo como hemos querido dejar claro desde el principio, en muchas ocasiones nos tendremos que valer únicamente de nuestras manos. ¿Por qué si todos los guardias están armados? El motivo es que las armas poseen una protección –bajo riesgo de freírnos vivos- mediante código de ADN recogido en una base de datos de tal forma que sólo los guardias de seguridad y demás responsables de la prisión pueden empuñar una. De ahí que lo primero que aprenderemos será asaltar por la espalda para estrangular y partir cuellos de modo silencioso como si fueran palillos de dientes; la otra opción, esto es, sujetar al enemigo por sus brazos haciendo que se auto-dispare también es bastante efectiva (y sumamente impactante). Pero no sólo los guardias se las verán con Riddick, también libraremos combates a puñetazo limpio con algunos reclusos que quieren liquidarnos. Al más puro estilo simulador de boxeo podremos lanzar derechazos, ganchos o cubrirnos. Muy espectacular y realista.
Daños colaterales
Daños colaterales
Los items que encontraremos a lo largo de Butcher Bay son básicamente toda clase de objetos que nos servirán para sobrevivir en la prisión desde cuchillas, destornilladores o puños americanos para luchar, tarjetas de seguridad que nos abrirán puertas, armas y munición, dinero para los negocios o palancas para abrir rendijas. Mención especial para las Nanomed, una especie de máquinas expendedoras repartidas por Butcher Bay que nos repondrán la energía (representada por una serie de cuadrados) y unas cabinas especiales que aumentarán en una unidad nuestra energía.
El mayor espectáculo de Xbox
No hay más que jugar los cinco primeros minutos a este juego para darnos cuenta enseguida que Xbox, desde el punto de vista técnico, aún le queda cuerda para rato. No han pasado ni 3 meses cuando servidor se deshacía en elogios hacia el tremendo apartado gráfico de Ninja Gaiden (uno de los hitos gráficos de esta generación sin duda alguna) y Riddick vuelve a marcar otro "benchmark" a priori muy difícil de superar en consola a la espera de cosas como Doom 3 –veremos que hace Vicarius Vision- y Halo 2. Destaca por encima de todo el increíble modelado de los personajes que simplemente parecen reales como la vida misma (encabezado por el propio Riddick, auténtico clon virtual de Vin Diesel) y las fotorrealistas texturas. Ello unido a los juegos de luces dinámicas, per-pixel shading, reflejos, transparencias junto al novedoso y alabado normal-mapping (más espectacular y eficaz que el bump-mapping, reduciendo además el consumo de recursos) contribuyen a dotar al juego de una atmósfera y ambientación única. Esa prisión espacial llamada Butcher Bay es todo lo opresiva, angustiosa y sórdida que podáis imaginar, con sus muros sucios y llenos de pintadas, sus oscuros y oxidados pasillos metálicos, sus cámaras de vigilancia perpetua... con mención especial para los impresionantes mechas, el espectacular efecto eye-shine de nuestro protagonista y algunos escenarios sacados de la ciencia-ficción más purista.
Cinemática
Cinemática
Y en cuanto al framerate, hay que comentar que el juego se mueve a unos sólidos 30 fps de forma constante sin bajada ni ralentización alguna apreciable. La animación de los personajes tampoco se queda atrás con una fluidez y realismo digno de una película. Precisamente la inclusión de numerosas secuencias en tiempo real –realizadas con el propio motor 3D- de una calidad asombrosa a lo largo de todo el juego logran que realmente parezca que somos el protagonista de una película. Como puntos negros a todo este despliegue visual, únicamente nombraría los frecuentes tiempos de carga en algunas zonas (algo por otro lado comprensible viendo enormes bloques de texturas que tiene que cargar en memoria) y lo borroso y exagerados jaggies de algunas secuencias. Nada más.
"The dark... is afraid of me"
Ciertamente escuchar esas palabras con la contundente voz original de Vin Diesel impresiona bastante. A él se le unirán las voces estelares de otros actores reales como Ron Perlman (Jagger Valance), Cole Hauser (Johns), Willis Burks II (Pope Joe), el rapero Xzibit (que pondrá la voz a Abbot, alguacil de la prisión) o el mítico loco Murdock del Equipo A, Dwight Schulz (Hoxie)... otro dato más que confirma el marcado carácter cinematográfico con que se enfocó el juego. Todas las voces están en inglés y, cosa sumamente extraña, ni siquiera se han molestado en traducir los subtítulos al castellano. El resto de efectos sonoros: explosiones, disparos, golpes, pisadas cumplen a la perfección. La banda sonora no destaca especialmente, pero aparecerá en el momento y situación justa acoplándose perfectamente a lo que sucede en pantalla. También posee un marcado aire cinematográfico –a mi me recuerda mucho a algunos temas típicos de Metal Gear Solid-. Por cierto, podéis descargarla de forma totalmente gratuita aquí.
El indomable Riddick
Nuestro protagonista posee un control muy similar al que ya disfrutamos en el mítico Halo, en el que usaremos prácticamente la totalidad de botones y sticks de nuestro mando. Con tan sólo el pequeño tutorial al comienzo del juego nos haremos a la perfección con la mayoría las acciones de Riddick; habilidades (amén de su visión nocturna y la capacidad de combate descrita antes) que por cierto no son pocas: trepar a sitios altos, agarrarse a barandillas o puentes colgantes, desplazarse por escaleras –momentos, todos ellos, en donde la perspectiva pasará a tercera persona pudiendo controlar muchísimo mejor al personaje- así como deslizarnos por casi cualquier pequeño hueco oscuro como estrechos respiraderos o túneles subterráneos. La IA de los enemigos merece también una reseña por el gran trabajo realizado. Los guardias reaccionan a cualquier mínimo ruido, yendo a inspeccionar enseguida la zona. Si van desprovistos de linternas y estamos bien escondidos en la oscuridad pasarán de largo, piden refuerzos cuando nos localizan, se parapetan tras cajas o paredes cuando vamos armados... y un sinfín mas de "detalles" que iréis descubriendo vosotros mismos.
En la línea de fuego
En la línea de fuego
El objetivo principal del juego y las submisiones se van entrelazando de una manera sencillamente perfecta de forma que nos iremos sumergiendo totalmente en la historia. A ello también mucho ayuda el gran carisma y carácter del indomable Riddick y las geniales (y chulescas) frases que despliega a lo largo de toda la aventura así como el peculiar plantel de personajes secundarios. Por ello resulta aún más incomprensible la decisión de no traducir siquiera los subtítulos. Una gran lacra que arrastra el juego teniendo en cuenta el inglés rápido y coloquial que hablan los personajes. Aún así, como mal menor es indispensable en las opciones activar todos los subtítulos posibles -en inglés también claro- (diálogos, escenas intermedias, "casual" y batalla) para poder seguir mínimamente mediante lectura las conversaciones del juego. Una verdadera lástima. El otro gran factor que afecta bastante a la jugabilidad y diversión es sin duda la corta duración del título. En unas 8-10 horas se puede acabar perfectamente. Los tres niveles de dificultad tampoco ayudan demasiado ya que en los niveles Fácil y Normal, la dificultad es ridícula hasta el punto de hacer la prueba de pasarme zonas enteras haciendo el bestia (sin infiltración alguna) con bastante facilidad hasta llegar al siguiente checkpoint, casi sin pérdida de energía. Recomiendo encarecidamente empezar a jugar en el nivel Difícil desde el comienzo. Una vez acabado el juego, los extras vendrán en forma de bocetos del juego (y de la película en ciernes), trailers y algún secretillo más...
Otro para el Top 10
Las Crónicas de Riddick: Fuga de Butcher Bay constituye un grandísimo juego de principio a fin. Como en el caso de Ico, la corta duración, en nuestra modesta opinión, la suple de sobra con una experiencia e intensidad de juego sencillamente fascinante que merece mucho la pena probar. Con el mejor despliegue gráfico visto la fecha en consola, una historia y ambientación apabullantes (la parte final del juego es sorprendente e increíble a partes iguales) y una diversión-adicción que no te hace soltar el mando hasta acabarlo entero, Riddick constituye la mejor opción, de lejos, en la gran X actualmente y un título que por derecho propio merece estar en el Top 10 de la máquina de Microsoft. Tan sólo la ausencia de opciones multijugador (la vía Live!, además, es ridícula en este juego), la escasa dificultad y el enorme lastre que para muchos puede suponer el idioma le quita algunas décimas en la nota global. Dicho esto, tan sólo esperemos que este sea el comienzo de una gran saga de juegos y podamos usar el genial eye-shine en más ocasiones... al fin y al cabo... la oscuridad ya es nuestra amiga.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Tails of Iron - Análisis
Tails of Iron - Análisis
Análisis
2021-09-17 16:09:00
Rol y acción 2D en una aventura inspirada por los 'Souls' que sorprende por los gráficos y un combate pensado para los más jugones.
Aragami 2 - Análisis
Aragami 2 - Análisis
Análisis
2021-09-17 09:17:00
La secuela de Aragami pule aspectos del original y da una aventura de sigilo con cooperativo que te convierte en un auténtico ninja.
PEGI +16
Plataformas:
Xbox

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
9.2
  • Fecha de lanzamiento: 13/8/2004
  • Desarrollo: Starbreeze Studios
  • Producción: Vivendi
  • Distribución: Vivendi
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Descargable
COMUNIDAD
8.71

PUNTÚA
The Chronicles of Riddick para Xbox

94 votos
#14 en el ranking de Xbox.
Flecha subir