Noticias
Avances
Vídeos

Análisis de Outrun 2 (Xbox)

Sega ofrece a los usuarios de Xbox todo un homenaje al juego arcade clásico, adaptado a la nueva generación y con interesantes extras en esta versión consola.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.8
SONIDO
8.6
NOTA
9
DIVERSIÓN
9.2
JUGABILIDAD
9.3
Análisis de versión Xbox.
La primera era dorada del Arcade
Se puede decir que ha habido dos grandes épocas en el mundo de las recreativas en donde estos inigualables sistemas lúdicos alcanzaron sus momentos más gloriosos y estaban sin duda en la vanguardia y referencia del mundillo de los videojuegos. La primera época se podía situar aproximadamente hacia mediados de los años 80 con compañías hoy día míticas (y muchas de ellas desaparecidas por desgracia) como Sega, Konami, Capcom, Taito, Data East, Toaplan o Irem por citar sólo algunas. La segunda época surgiría con la revolución que trajo consigo los polígonos y el texture mapping cuyo exitoso punto de partida fue Virtua Racing (Sega – 1992) –sin olvidarnos del Winning Run de Namco- y en la que ambas compañías, con clásicos absolutos a día de hoy como Ridge Racer, Daytona USA o Virtua Fighter, llevaron la "batuta 3D" del sector a mediados de los años 90.

OutRun salió al mercado en Septiembre de 1986 y no sólo fue uno de aquellos títulos afortunados que se engloban en la primera época dorada que acabo de describir, sino que también fue uno de los juegos más revolucionarios de la historia haciendo un uso intensivo y depurado del famoso "scaling" (cambiar el tamaño de los sprites) a velocidades de vértigo que ya vimos en Hang-On o Space Harrier y sin duda el juego de carreras de coches que marcó el devenir de todo el género en cuanto a arcades de conducción. Detrás de esta maravilla técnica y jugable se escondía un joven e ilusionado Yu Suzuki –a posteriori gran pope de Sega- en el que sigue siendo considerado por muchos a día de hoy su mejor creación junto a su personalísimo Shenmue. La mecánica no podía ser más sencilla a la vez que adictiva y atractiva: competir a bordo de nuestro flamante Ferrari Testarossa (y con una despampanante rubia como copiloto) por las interminables carreteras de medio mundo esquivando el tráfico y luchando contra el crono para llegar al siguiente checkpoint. La posibilidad de elegir entre dos rutas al llegar al final de un tramo, su maravillosas e inolvidables melodías seleccionables al comenzar el juego y su trepidante mecánica hicieron el resto convirtiéndolo en todo un éxito en los salones recreativos de medio mundo y siendo versionado, con más pena que gloria la verdad, para la inmensa mayoría de sistemas de la época. Ninguna pseudo-secuela (salvo en mi modesta opinión, el genial y desapercibido Outrunners de System 32) le llegó a hacer mínimamente sombra.


Vuelve el "powerslide"

Chihiro entra en acción
Han tenido que pasar nada más y nada menos que 17 años para que la compañía del erizo azul se decidiera a ponerle un "2" detrás de tan legendario nombre. Dicho y hecho, a principios de 2003 empezaron los rumores acerca de una nueva entrega; rumores que fueron confirmados en Julio de ese mismo año por la propia Sega-AM2 mostrando las primeras imágenes de OutRun 2 (que mantenían intacta toda la esencia del original), y que además confirmó que correría sobre la placa recreativa Chihiro, hermana mayor "de facto" de Xbox. Por supuesto obvia decir que a la totalidad de seguidores de tan mítica saga empezaron a soñar -y suspirar- desde ese mismo instante por una conversión doméstica, cuanto menos, para la consola de Microsoft.

El ansiado anuncio de la conversión a Xbox se hizo de rogar ya que no se hizo oficial hasta momentos antes del E3 2004 con la única inquietud en el horizonte de que no se encargaría directamente la propia AM2 sino el, a priori, desconocido y nuevo grupo desarrollador europeo Sumo Digital (formado por componentes de la antigua Gremlin) aunque bajo la supervisión de AM2. En el otro lado de la balanza también supimos que además del modo Arcade, el juego vendría cargado de opciones y jugosos modos de juego extras, incluido como guinda final el uso de Live para partidas multijugador online de hasta ocho jugadores. Todo un Out Run del siglo 21...

PUBLICIDAD


Corriendo por todo el mundo

Vuelve el Arcade...
Aquellos con la suficiente experiencia (y edad) que pudieron disfrutar en su día del juego original notarán enseguida sensaciones familiares nada más poner OutRun 2 en nuestra Xbox. Y es que la primera impresión que uno tiene nada más comenzar una partida es la de hacer un maravilloso viaje en el tiempo hacia los años 80: esa línea de partida con el semáforo, el hombrecillo que nos daba la salida con la bandera a cuadros, las palmeras o la propia paradisíaca y radiante playa inicial -sin mencionar las nuevas versiones de las melodías Splash Wave, Magical Sound Shower y Passing Breeze- están de nuevo delante nuestra manteniendo todo el carisma y encanto de siempre aunque en cuanto pestañeemos dos veces nos daremos cuenta que los coloridos sprites que permanecían grabados en nuestra memoria han sido "sustituidos" por un fastuoso entorno poligonal repleto de texturas, reflejos y efectos de luces.

Sí, el envoltorio ha cambiado adaptándose a los nuevos tiempos, pero el interior sigue siendo exactamente el mismo. Dicho de otra forma, el modo OutRun mantiene idéntica mecánica al juego original: 15 tramos distintos que transcurren por variados paisajes de todo el mundo, dispuestos en bifurcaciones (los situados a la izquierda más fáciles y viceversa) con sus correspondientes circuitos en donde tendremos que llegar al siguiente tramo antes de que el inexorable contador de tiempo llegue a cero. El tráfico vuelve a estar presente de nuevo para entorpecer nuestra marcha del mismo modo que cualquier salida, aunque sea mínima, de la carretera frenará la velocidad de nuestro coche instantáneamente con la consiguiente pérdida de tiempo. Eso sí, esta vez tendremos la opción de elegir al principio entre cuatro poderosos Ferraris –de un total de 12 que se irán desbloqueando conforme avancemos en el juego-.

Los otros dos modos de juego incluidos en el apartado OutRun Arcade (que son los mismos lógicamente que trae también la recreativa) son el clásico Modo Contrarreloj –en el que tendremos que elegir recorrido y llegar a la meta antes que un veloz coche fantasma- y el curioso Modo Ataque al Corazón en el que deberemos llenar un contador de corazones (con un rango que va descendiendo de peor a mejor desde E hasta A) en base a las peticiones que nos haga nuestra bella copiloto y que irán desde derrapar todo lo que podamos, adelantar coches sin parar o peticiones especiales como derribar conos de un determinado color o pasar por zonas coloreadas de la carretera. Por supuesto el tiempo también irá aquí en nuestra contra a lo que se unirá nuestra mayor o menor pericia al volante para cumplir los objetivos requeridos.

Aprenda a sumar y restar con OutRun
La gran novedad de la versión doméstica de OutRun 2 radica en el apartado OutRun Desafío. Consta de 3 modos de juego siendo el principal el llamado Misión OutRun, toda una interminable serie de misiones, 101 para ser exactos, dispuestas en niveles (a modo de tramos) que tendremos que ir completando con paciencia y sobre todo, muchísima habilidad al volante de nuestro Ferrari. En la mayoría de estas misiones también entrará en juego el contador de corazones ya que en base a lo bien o mal que lo hagamos se le irán añadiendo corazones hasta llegar al menos a rango A, objetivo mínimo para dar la misión por superada.

Las misiones –que en cierto modo, conservan y reflejan el espíritu del genial crazy box del Crazy Taxi- van desde las ya vistas en el Modo Ataque al corazón hasta otras muchas nuevas como "Mensajero del Amor" (tendremos que recoger corazones dispersos por la pista y soltarlos en otra zona), "Rompecorazones" (hay que acercarse muchísimo al resto de coches que componen el tráfico para robarles sus corazones), Desafíos a otros personajes del juego (deberemos llegar a meta antes que nuestro rival) y, en nuestra opinión, los más curiosos y originales: "Haz fotos" (en donde tendremos que derrapar para hacer fotos a unos corazones gigantes dispuestos a los lados de la carretera), "Test de memoria" (habrá que recordar el orden exacto de unas frutas colocadas en la carretera para luego atravesar las mismas puertas de esas frutas) y el inconmensurable "Caos Matemático", toda una oda a nuestros tiempos en la escuela en donde tendremos que realizar operaciones de suma y resta (a la vez que conducimos a toda pastilla) para pasar al final por una de las bifurcaciones que contendrá la solución correcta.


Variedad de rutas

Recomendamos encarecidamente el uso de una calculadora de bolsillo pegado al pad de control pues no será tan fácil como creemos (y eso que el redactor es de Ciencias...). Conforme vayamos superando misiones será la obtención una serie cartas disponibles en la opción Galería; dichas cartas desbloquean gran cantidad de extras –músicas, nuevos coches, circuitos en modo inverso- además de abundante información y merchandising sobre la mítica escudería del caballito rampante.

El resto de modos de juego que completan este apartado son Misiones en equipo en donde nos podremos turnar con otros jugadores para ver quién consigue la mejor puntuación en un torneo y el modo Carrera OutRun, pudiendo ser esta modalidad contra otros rivales (hasta siete) manejados por la máquina y totalmente configurable (circuitos, número de rivales a elegir, presencia o no de tráfico, etc...) y Cronometrado que no es si no el típico "Time Attack" de todos los juegos de velocidad. A destacar, como alternativa al Live la posibilidad de conectar en red local varias consolas.


No todos son rojos

Derrapando voy, derrapando vengo...
La gran novedad jugable de OutRun 2 son sin lugar a dudas los derrapes en la más pura tradición Ridge Racer o Daytona USA. Al encarar una gran curva a alta velocidad, bastará con pisar momentáneamente el freno (manteniendo pulsado el acelerador) para conseguir un espectacular derrape. En ese aspecto el mando de Xbox resulta sencillamente perfecto. A las enormes velocidades –hasta 300 Km/h- con que nos moveremos a bordo de nuestros "cacharritos rojos" será la mejor forma de apurar al máximo las sinuosas curvas sin casi pérdida de velocidad aparente, cosa fundamental para llegar al siguiente checkpoint... pero en este juego no son sólo eso. Y como prueba de ello son muchas de las misiones y objetivos del juego en donde literalmente nos pedirán derrapar todo lo que podamos (como en "Derrapa" o "Haz fotos") y que casi sin darnos cuenta, a base de repetirlas, nos convertirán en unos verdaderos maestros del "powerslide". A pesar de todo lo dicho, la verdadera prueba de fuego será en los niveles avanzados con numeroso tráfico en la carretera: si consigues derrapar en una gran curva todo el tiempo a 286 Km/h rodeado en todas direcciones de gigantescos camiones y autobuses –dirigiendo si hace falta el derrape más arriba o abajo- sin tocar un pelo a los vehículos... habrás conseguido dominar OutRun 2.

¿Una recreativa en casa?
En casos como este, de conversiones de recreativas, está claro que la vara de medir –desde el punto de vista técnico- lo marca el grado de fidelidad de la versión Xbox a su homónima arcadiana. Un servidor por desgracia no tuvo la oportunidad de probar la máquina recreativa (son las cosas que tiene el vivir en una ciudad pequeña sumado al claro y paulatino declive de las recreativas fuera de grandes centros de ocio o áreas temáticas) pero mi compañero de redacción –y a pesar de ello, amigo- Héctor Lara sí pudo echar unas partidas y al contemplar la versión doméstica pudo apreciar algunas palpables diferencias sobre todo a nivel de algunos brillos, reflejos y nitidez. A ésta versión Xbox se le ha añadido algo de anti-aliasing, disimulando más los jaggies (bordes dentados) de la recreativa, ganando así en vistosidad pero perdiendo en nitidez. Se podría decir que la conversión se queda al 90% de fidelidad. Pero seamos justos, Chihiro contaba con un módulo de memoria Ram de 512 Mb (sí, como lo oís, todo un récord) frente a los 64 Mb de memoria unificada de nuestra consola así que en cierto modo ha salido mejor de lo que podíamos esperar. Ambas comparten sin embargo la pobre calidad de algunas texturas de los escenarios, especialmente de los terraplenes o mesetas. Desafortunadamente la versión Xbox posee ralentizaciones puntuales (suele ir a 60 cuadros por segundo) en situaciones de enorme acumulación de elementos en pantalla como mucho tráfico en algunas misiones o en las carreras contra otros 7 rivales, tanto en multijugador vía Live como contra la CPU (sobre todo en el escenario extra basado en los circuitos del Scud Race, donde las ralentizaciones y tirones son bastante más evidentes). Personalmente creo que esas ralentizaciones deberían haberse pulido totalmente y más tras ver en la gran X cosas a 60 fps constantes como Ninja Gaiden o BurnOut 3... pero tampoco llegan a molestar en demasía.

Por el contrario, OutRun 2 es quizás, estéticamente hablando, el juego de conducción más bello y colorido que hemos jugado nunca. Escenarios como Castle Wall, Tulip Garden o Imperial Avenue –aunque nos quedamos con el del complejo industrial, detalladísimo como ninguno- son de una gran belleza paisajística mostrando además una línea de horizonte tremenda (a base de un fill-rate brutal). Los efectos climatológicos llaman también bastante la atención, especialmente la iluminación del Sol sobre cada elemento difuso del paisaje –el atardecer de Castle Wall es genial- o las densas nubes de Cloudy Highland así como demás efectillos como reflejos y transparencias en edificios o masas de agua. El modelado de nuestros flamantes Ferraris es también otro detalle digno de mención. Como curiosidad, los reflejos sobre la carrocería de nuestro coche van a 30 cuadros por segundo o lo que es lo mismo, con unas décimas de retraso.


La parrilla de salida

Select Music By Steering
De esta forma, la máquina arcade original del OutRun nos pedía antes de comenzar la partida que seleccionáramos una de las tres míticas melodías que sonaban durante nuestra travesía. Esas mismas tres melodías, afortunadamente permanecen en esta nueva entrega remezcladas por el gran Richard Jacques (responsable también de títulos como Sonic R, Samba de Amigo o Jet Set Radio) así como 4 nuevos temas propios de esta secuela. Algunos son muy rockeros con potentes guitarras – Risky Ride o Shiny World- mientras que otros como Night Flight son cantados y más marchosos. Entre los extras desbloqueables se encuentran las versiones originales de las melodías del primer OutRun o distintas variantes (instrumentales, guitarreras...) del resto de temas. Cuatro o cinco temas más no hubieran venido mal sobre todo para realización del largo modo Misión OutRun. Y más aún en los niveles 16 al 20 donde estaremos hasta cerca de media hora jugando... y oyendo la misma melodía. Todo el juego está traducido y doblado al castellano. Sin duda todo un detalle de agradecer. En cuanto a los FX, en general cumplen su cometido correctamente con el rugido del motor de los Ferrari, los derrapes de los neumáticos....
Ponga un Ferrari en su vida...
El manejo de los vehículos con el mando de nuestra Xbox es sencillamente perfecto –a años luz del manejo del Daytona USA 2001 de Dreamcast-. Cada vehículo posee sus propias características, de modo que mientras los primeros Dino 246 y Daytona 365 tienen un manejo exquisito son los que menos corren frente a bestias pardas como el Enzo Ferrari o el BB 512, que por contra, responden a las órdenes del stick más bruscamente. Si bien es cierto que las diferencias de velocidades puntas no son muy notables entre todos, elegir uno u otro dependerá de la forma en que queramos correr y sobre todo en el modo de misiones, el objetivo a realizar (por ejemplo, en las misiones "Velocidad Máxima" de niveles avanzados, escoger al Dino 246 o Daytona 365 complicará aún más las cosas). Existen tres vistas disponibles aunque las dos desde el interior del vehículo pese a ser más espectaculares, son más injugables que la clásica vista desde la parte posterior de nuestro coche.


Elige tu camino

Los modos OutRun Arcade incluso en el máximo nivel de dificultad no nos llevarán demasiado tiempo y en dos tardes a lo sumo podemos completar todas las rutas. El premio al completar todas las rutas del Modo OutRun merecerá la pena: tendremos disponible en la galería el OutRun clásico de 1986 perfectamente emulado. El modo con 101 misiones ya es harina de otro costal y es que completar todas ellas nos puede llevar alrededor de una semana entera –completar todas con triple A muchísimo más-. Además son infinitamente rejugables, siendo un pique continuo por alcanzar la ansiada triple A que se nos resiste (quizás cambiando de Ferrari...) o batir un nuevo récord de tiempo. Mención especial para los "maratones" de los últimos niveles con recorridos continuos de 10, 15, 20, 25 y 30 pistas. Como premios en este modo, desbloquearemos los circuitos de los míticos Scud Race y Daytona USA 2 (impagable este extra), nuevas músicas, etc. Pero la joya de la corona lo constituye sin duda alguna la opción Live, todo una reivindicación para aquellos que tristemente perdimos en el camino hacia Europa la opción online en el Daytona USA de DC. Es justamente en las partidas multijugador por internet de hasta ocho jugadores (aunque sin tráfico) donde OutRun 2 alcanza su máximo esplendor jugable y adictivo. Imprescindible.

Todo un Arcade de la vieja escuela
Jugar a OutRun 2 es jugar a una clase de juegos ya en claro peligro de extinción. Algo parecido al caso Gradius V de PS2 de reciente aparición también en nuestro país. Con una mecánica arcade 100% a la antigua usanza, es obvio que este juego no es apto para todo el mundo y quizás a muchos se les quede algo corto en opciones... y más existiendo "algo" llamado BurnOut 3. Sin embargo, OutRun 2 también tiene su público: esos grandes fans de los arcades de toda la vida que sabrán apreciar todos los secretos, opciones y rejugabilidad que esconde el título de Sega. Todo un revival y homenaje a las intensas partidas arcade de 10 minutos. Como apunte final, la patética distribución del juego exclusivamente en nuestro país, saliendo casi dos semanas más tarde que en el resto del viejo continente, ¿la razón?... qui lo sá.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino - Análisis
Análisis
2021-09-20 09:10:00
La historia de Roland y Evan da el salto a Nintendo Switch con toda su fantasía y personajes memorables.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Género/s: Carreras arcade / Coches
PEGI +3
Plataformas:
Xbox

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 11/10/2004
  • Desarrollo: Sega-AM2
  • Producción: Sega
  • Distribución: Atari Ibérica
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-4 / Online
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Juego Online
COMUNIDAD
8.37

PUNTÚA
Outrun 2 para Xbox

54 votos
#27 en el ranking de Xbox.
Flecha subir