Análisis de Dead Rising 3 (Xbox One)

Los zombis estrenan Xbox One con una meritoria tercera parte de Dead Rising, con muchos elementos nuevos pero fiel a sus orígenes.
Dead Rising 3
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
8
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión Xbox One.

Cuando Dead Rising se convirtió a finales de 2006 en una de las más agradables sorpresas del inicio de la pasada generación, los juegos de zombis parecía que empezaban a estar un poco gastados. Desde entonces se han convertido en un fenómeno, y con el pretexto de los muertos vivientes hemos disfrutado de grandes momentos con nuestros mandos: acribillándolos con Left 4 Dead, como modo extra de Call of Duty, haciéndoles frente con plantas y, más recientemente, en juegos "serios" en los que tenemos que sobrevivir, por no hablar de las aventuras gráficas de The Walking Dead y varios etcéteras que nos dejamos. Esta tercera entrega de Dead Rising que llega en el lanzamiento de Xbox One como título exclusivo, sorprendentemente no se apunta a ninguna nueva tendencia y se mantiene fiel a sus orígenes: tenemos que aniquilar más zombis que nunca usando todo lo que tengamos a nuestra disposición, con una historia más seria que en juegos anteriores pero manteniendo el toque loco, gracioso y friki, culminado en el centenar de armas que podremos fabricar.

En las últimas semanas previas al lanzamiento de Xbox One, Dead Rising 3 ha estado en el candelero por contar con una resolución nativa de 720p y 30 fotogramas por segundo, algo que ha decepcionado a muchos, que esperaban más. Es cierto que Dead Rising 3 no es el juego más impactante gráficamente del lanzamiento de Xbox One y que en este sentido solo sorprende por la cantidad de zombis que logra representar en pantalla, pero es uno de los más divertidos. Con una versión final muy optimizada en la que rara vez hemos visto ralentizaciones, Capcom Vancouver ha tomado la fórmula de los dos juegos anteriores y la ha hecho evolucionar hacia un mundo más abierto, retándonos a controlar al inesperado héroe Nick en una ciudad de Los Perdidos infestada de zombis pero con muchos y variados supervivientes.

El resultado es un juego muy entretenido que combina una historia que pretende ser seria con una gran cantidad de misiones secundarias que llevar a cabo durante los siete días virtuales que dura la aventura de Nick, un montón de violencia gratuita y muchos momentos hilarantes provocados por ella. Cuando combinas unos guantes de boxeo con un motor de moto y comienzas a hacer shoryukens a cinco zombis a la vez te olvidas de cuántos píxeles tiene la imagen que ves y echas una carcajada boba. Dead Rising 3 podría haber sido más ambicioso, pero difícilmente más divertido.

PUBLICIDAD

Siete días perdido en Los Perdidos

Dead Rising 3 empieza contándonos cómo un brote zombi en la ciudad ha pasado a mayores, hasta el punto de que esta urbe costera americana se ha aislado del resto del mundo -del que iremos sabiendo cosas a través de las televisiones y secuencias del juego-, convirtiéndose en una especie de apocalipsis a pequeña escala en el que los supervivientes intentan sobrevivir, tanto en solitario como agrupados. Nosotros nos encontramos con un Nick al borde de la extenuación, en una misión de exploración que hace para un grupo de supervivientes del que forma parte, y a partir de ahí se desarrolla la historia del juego.

Como en entregas anteriores, contamos con un tiempo límite para jugar, en el cual iremos superando los diferentes capítulos de la historia y realizando una serie de misiones opcionales; lo que hagamos en ambos casos, especialmente en el segundo, hará que el final del juego sea uno de los posibles, y las misiones secundarias tienen un tiempo límite para ser realizadas. Este elemento, presente ya en la primera entrega, es uno de los mejores de Dead Rising y en esta tercera parte le han dado una vuelta de tuerca. Han hecho que el juego sea muy generoso y haya tiempo para todo, las misiones secundarias tienen ahora un margen mucho mayor para ser completadas, y además han incluido una opción de saltar entre capítulos por si nos hemos perdido algo. Para los que quieran mayores retos, existe el modo Pesadilla, donde sí que iremos contrarreloj y tendremos que elegir.

De esta forma, nos encontramos con una historia principal que nos irá narrando las desventuras de Nick sobreviviendo a los zombis y, sobre todo, a los humanos. Como en The Walking Dead, el mayor problema del mundo post-apocalíptico no son los no-muertos, que a fin de cuentas no son malvados, solo voraces, sino los que se han quedado vivos y se han organizado para manejar el cotarro. A medio camino entre el drama y el humor negro exagerado, al estilo Robert Rodríguez, nos encontraremos con bandas de moteros, psicópatas y otros personajes que intentarán hacer de Los Perdidos su propio señorío feudal en esta semana de "fiesta".

El escenario de juego es más grande que nunca, con una ciudad de considerable tamaño dividida en cuatro zonas, conectadas entre sí por autopista o carretera -también repletas de zombis-. Para movernos por ella con velocidad contamos con vehículos, dos decenas diferentes incluyendo motos, que hasta podremos combinar logrando resultados increíbles: una moto y una apisonadora crean una especie de segadora de zombis con la que fácilmente nuestro contador de muertes ascenderá hasta varios millares y unas cuantas combinaciones más que nos sorprenderán. Para evitar que los jugadores se pasen el día montados en vehículos, el juego inteligentemente bloquea algunas zonas, o las convierte en pequeños laberintos, haciendo que salgamos del coche en cuestión y avancemos por las bravas.

La ciudad tiene el tamaño justo, ni muy grande para que las distancias se hagan insalvables y nos dé pereza hacer una misión que esté en la otra punta, ni muy pequeña para que sea limitada. Y está repleta de zombis, especialmente las grandes avenidas, como descubriremos al inicio del juego. Para poder avanzar en estas situaciones hay numerosos coches, furgonetas y otros objetos a los que podremos subirnos para que los zombis nos den un respiro, agrupándose en torno al vehículo para esperar a que bajemos, momento perfecto para saltar sobre ellos y huir.

Las misiones secundarias y las armas brillan con luz propia

La historia se organiza en capítulos que hacen dar grandes saltos de tiempo en el juego, y que también estructuran las misiones secundarias. Éstas son opcionales pero un gran incentivo: nos dan bonificaciones de experiencia, en ocasiones ayudantes que nos acompañarán y, sobre todo, nos hacen explorar los Perdidos e ir encontrando los coleccionables y planos de armas desperdigados por ella. Estas últimas, las armas, son el gran atractivo del juego, hay más de 100 combinaciones posibles y lo bueno es que ahora podremos fabricarlas en cualquier momento, no solamente en los bancos de trabajo desperdigados por el mapa del juego, como en la segunda parte.

 1

Lo que era un extra muy divertido pero que se usaba en momentos puntuales del juego ahora está completamente integrado en él, y aparte de ser mucho más efectivas que las armas normales también nos otorgan mucha más experiencia. Tendremos que ir encontrando planos por la ciudad -se señalan en el mapa cuando estemos cerca-, para así ir aumentando nuestro repertorio de recursos. También podremos invertir puntos de experiencia en hacer menos exigentes las combinaciones, haciendo que en vez de necesitar un elemento concreto, pueda valer algo parecido. Con todo esto se consigue que el uso de armas combinadas sea constante, haciendo que el juego sea mucho más variado y divertido. Cuando contemos con un buen número de planos, a veces descubriremos, sin preverlo, que tenemos material en el inventario para hacer un arma especial.

Finalmente, el sistema de experiencia del juego también nos incentiva a sumergirnos en Los Perdidos e intentar encontrarlo todo: las estatuas de Frank desperdigadas, las "muertes trágicas" que podremos investigar, los retos de acabar con un número de zombis en un tiempo limitado, las misiones secundarias, los enfrentamientos contra psicópatas (de lo mejor del juego) y las muertes especiales le dan un gran empujón a nuestra experiencia de jugador. Cada vez que subamos de nivel tendremos un punto de habilidad que invertir en una serie de categorías, logrando ampliar la vida, la capacidad de inventario, la detección de coleccionables y varias habilidades más de Nick. También conseguiremos experiencia extra al conseguir otros retos del juego, como conseguir un número de planos, lograr zafarnos de un centenar de zombis y otras condiciones, que a veces también son un logro de Xbox Live.

 2

Una integración con Kinect bastante útil

Dead Rising 3 usa la detección de movimiento y, sobre todo, de voz, para una serie de acciones bastante ingeniosas, no del todo obligatorias, pero que nos pueden dar ventajas. La que más repetiremos es zafarnos de los zombis moviendo el mando de Xbox One, pero también podremos llamar su atención diciendo "por aquí", lo que los atrae, dar órdenes a los personajes que nos acompañan y, lo que más nos ha gustado, provocar a los jefes finales que nos encontraremos, diciendo frases cuando el juego nos dé esa opción. Funciona bastante bien, especialmente el movimiento del mando -sin el cual estaríamos perdidos-, y en algunos momentos veremos cómo añadir estas opciones ha sido muy ingenioso.

Muy divertido en cooperativo

Uno de los puntos fuertes de Dead Rising 3 es sin duda su modo cooperativo, un gran acierto de diseño por parte de Capcom Vancouver. Permite que un amigo pueda unirse a nuestra partida en cualquier momento, pasando a formar parte de nuestro mundo de juego y teniendo completa libertad para moverse por él, realizar misiones con nosotros o por su cuenta o simplemente deambular a su bola por la ciudad. Los requisitos de las misiones se comparten, su contador de muertes crece y se mantiene en su partida, y los coleccionables que encuentre cada uno de los dos jugadores se suman al otro. Solo en las misiones de la historia se requiere que los jugadores estén juntos. Luego, nuestro amigo puede volver a su partida. Realmente divertido.

Gráficamente optimizado

Como comentábamos al inicio del análisis, a nivel gráfico Dead Rising 3 no es el título más sorprendente del catálogo inicial de la consola, y no luce a 1080p, pero ha sido muy optimizado en estos últimos meses y se mueve con gran fluidez. La ciudad de los Perdidos se muestra llena de detalles, densa, y sobre todo repleta de zombis, sorprendiendo a veces la cantidad de muertos vivientes que puede mover (y matar) la consola al mismo tiempo. Brilla por el número de cosas que podemos ver en la pantalla, y por lo imaginativo de algunas situaciones y diseños, pero otros elementos no sorprenden tanto. A nivel sonoro el juego cuenta con un buen doblaje al castellano y una banda sonora acertada, que intenta homenajear a las películas de serie B, además de un enorme repertorio de efectos de sonido.

 3

Uno de los mejores juegos del lanzamiento

Dead Rising 3 es uno de los juegos más divertidos de los últimos tiempos, y lo bueno es que se mantiene fiel a sus orígenes. El género de los zombis se ha diversificado en los últimos años y Capcom podría haber optado por seguir algún camino nuevo, pero Dead Rising 3 sigue siendo él mismo, solo que más grande y con más opciones que nunca: centenares de zombis a los que machacar con todo tipo de armas, locas combinaciones de objetos que nos hacen hiperpoderoso durante un par de minutos, sangre y casquería hasta lo paródico y humor negro por todas partes en un juego que nos insta a seguir jugando para descubrir cada secreto de Los Perdidos mientras buscamos un coche al que subirnos para tener un momento de respiro y consultar el mapa. Uno de los juegos más recomendables para estrenar tu Xbox One.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Xbox One

Dolmen - Análisis
Dolmen - Análisis
Análisis
2022-05-19 17:35:00
Rol de acción con la fórmula clásica de los Souls que recibe algunas novedades por su temática de ciencia ficción.
Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Análisis
2022-05-10 09:57:15
Acción y toque rol en una clásica aventura 2D que da el primer vistazo al mundo de Eiyuden Chronicle.
Trek to Yomi - Análisis
Trek to Yomi - Análisis
Análisis
2022-05-05 16:02:00
Una aventura de samuráis espectacular e impactante, pero que sabe a poco en los aspectos jugables.
Rogue Legacy 2 - Análisis
Rogue Legacy 2 - Análisis
Análisis
2022-05-04 13:29:00
Cellar Door Games firma una secuela sobresaliente que mejora en todo a su predecesor y que se convierte por derecho propio en uno de los mejores indies del año.
The Stanley Parable: Ultra Deluxe - Análisis
The Stanley Parable: Ultra Deluxe - Análisis
Análisis
2022-05-02 17:58:00
Volvemos a The Stanley Parable con su edición Ultra Deluxe, una remasterización extendida que pone en valor el original manteniendo el nivel de calidad y aprovechando para lanzar nuevas reflexiones.
PEGI +18
Plataformas:
Xbox One

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 22/11/2013
  • Desarrollo: Capcom Vancouver
  • Producción: Microsoft Game Studios
  • Distribución: Microsoft
  • Precio: 64,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: hasta 2 jugadores
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
8.11

PUNTÚA
Dead Rising 3 para Xbox One

134 votos
#90 en el ranking de Xbox One.
#134 en el ranking global.
Flecha subir