Análisis de Full Auto (Xbox 360)

Velocidad y armas se dan la mano en este juego de conducción lleno de explosiones.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6
SONIDO
6
NOTA
6.3
DIVERSIÓN
6.5
JUGABILIDAD
6.5
Análisis de versión Xbox 360.

La manera más sencilla y eficaz de explicar qué nos ofrece Full Auto es la siguiente: velocidad y destrucción. Y es que estamos ante un arcade de conducción en el que se combina ese elemento con combates espectaculares, llenos de explosiones y elementos sorprendentes que apabullarán al jugador, un planteamiento que si bien no es particularmente novedoso ni sorprendente, sí ha demostrado en el pasado ser un buen mecanismo para ofrecernos divertidos juegos de acción. Ésa es la meta que persigue este título producido por Sega.

El juego tiene en la modalidad Carrera su principal centro de atención, siendo el modo de juego destinado a los jugadores solitarios. A través de toda una larga serie de objetivos que tendremos que ir completando habrá que ir sembrando la destrucción (destrozando tanto otros vehículos como los entornos) con el objetivo de ir aumentando nuestra puntuación mientras corremos acumulando impulso (que se obtiene derrapando) para llegar los primeros a la meta. Desde el primer momento, y una vez hayamos superado el tutorial, podremos acceder a más de quince misiones, cada una de ellas con múltiples submisiones, independientes entre sí. Este modo de juego será esencial para ir desbloqueando vehículos y armas, que nos serán de gran ayuda en otras modalidades. Y es que no sólo se trata de correr contra nuestros rivales, sino también de deshacernos de ellos.

PUBLICIDAD

Con todo, hay que tener en cuenta que las misiones serán no sólo competiciones contra otros vehículos, sino que también se nos podrá plantear el ir de un lugar a otro, destruir una cantidad determinada de enemigos… y no mucho más, en realidad. Su variedad no es muy elevada, por lo que la fórmula en realidad se agota pronto. Por lo menos tendremos la posiblidad de optar por el modo carrera arcade, una simple carrerita en la que repartir mala leche a diestro y siniestro, sin complicaciones de ningún tipo.

Por suerte, el juego cuenta con modos multijugador, auténtica salsa del género. Así, dispondremos de un cara a cara mediante pantalla partida, con múltiples opciones que nos permitirán un amplio abanico de posibilidades, una vez hayamos desbloqueado trazados, coches y armas. Además, en este modo podrán tomar parte también hasta seis vehículos más controlados por la máquina, por lo que la acción puede ser bastante intensa. Es importante tener en cuenta también que en Full Auto podremos modificar aspectos como el daño producido por nuestras armas, además de conseguir efectos especiales para ellas, como misiles teledirigidos. El potencial armamentístico se incrementa según avanzamos en el juego, así que modificarlo para mejorar la balanza en el multijugador puede ser interesante, aunque no muy relevante dado que tampoco hay excesivas diferencias entre los niveles bajos y los altos.

Y es que los combates serán esenciales en Full Auto, por lo que tendremos que configurar, con todo, nuestro arsenal según nos convenga. Nuestra destrucción se hará notable en los escenarios (no demasiado variados, todo sea dicho) gracias a la notabilísima exageración de la física y las consecuencias del uso de las armas, lo que lo dota de un cierto cariz sorprendente y humorístico. Cada escenario tiene un nivel de interactividad (que medimos, en este caso, por la cantidad de elementos susceptibles de ser destruidos) elevado, algunos de ellos completamente exagerados y sorprendentes (que podremos volver a disfrutar gracias a la repetición, con opción de cámara lenta, zoom y demás), lo que ayuda a dotar al juego de un tono, pese a todo, desenfadado. Eso sí, por alguna extraña razón, el juego no nos permite salvar las repeticiones, ni en tarjeta de memoria ni en el disco duro de la consola, por lo que los momentos más espectaculares no podrán ser revisados días más tarde para echarnos unas risas o enseñárselos a nuestros colegas.

Además del mencionado modo a pantalla partida, Full Auto cuenta con juego en red a través de Xbox Live, de manera que hasta ocho personas podrán competir. Éste es el modo de juego más divertido e interesante, no sólo por el notable espíritu arcade que impregna todo el juego, sino también por las no menos notables carencias de los otros modos de juego. El problema es que, pese a que los gráficos no son ni mucho menos brillantes para lo que podemos esperar de Xbox 360, la tasa de cuadros por segundo tiene cierta tendencia a petardear, con ralentizaciones que pueden llegar a ser bastante palpables en determinados momentos y circunstancias. Esto se podría achacar a otras circunstancias, si no fuese porque esas ralentizaciones suelen aparecer también en el modo multijugador local (pantalla partida) y en el modo para un jugador.

Lo cierto es que las ralentizaciones se han reducido en buena medida con respecto a la demo que se publicó en su momento, pero está claro que el problema no ha sido erradicado, y la carga gráfica del título no justifica en ningún momento que haya problemas para mover su apartado visual con soltura. Sí, pueden llegar a aparecer en pantalla multitud de elementos, explosiones y efectos, pero sin alcanzar una espectacularidad superlativa. Además, podremos ver claramente cómo el horizonte se va generando en la pantalla a trompicones (el defecto gráfico conocido como popping), y en otras ocasiones se generarán los polígonos planos, y luego se aplicarán las texturas… tanto en el escenario como en los vehículos, algunos de ellos capaces de aparecer delante de nuestras narices como por arte de magia… ante esto, ¿qué nos importa la sensación de velocidad? Poco nada, pues está lograda a costa de sacrificar aspectos necesarios. Y esto es imperdonable en un juego de conducción, ya que perjudica seriamente a la jugabilidad. Si a todo esto le añadimos que el apartado gráfico está poco o nada inspirado artísticamente (son escenarios genéricos, sin personalidad, y los coches tampoco tienen nada destacable), situándose en una clara y completa mediocridad, está claro que el juego no calará tampoco entre quienes busquen buenos acabados audiovisuales pese a algunas carencias jugables.

El apartado musical es simplemente anodino, y eso es lo mejor que se puede decir. Melodías sosas, sin gran calidad técnica o artística, efectos de sonido repetitivos con el volumen particularmente alto para resultar un poco más espectaculares y apenas nada más. El control, por lo menos, responde correctamente y se adapta bien al estilo de juego, moviéndonos con el stick izquierdo y apuntando las armas con el derecho, lo que es una apuesta lógica y bien llevada. Su respuesta, así como el mapeado de los botones, es arcade por completo, lo que lo hará accesible desde la primera partida, algo que, sin duda, potencia sus posibilidades como título orientado a las partidas multijugador. Cabe señalar que el control y la respuesta que obtendremos es, virtualmente, el mismo con independencia del tipo de vehículo que manejemos, da igual que sea un deportivo o un todoterreno; una muestra más de que los programadores han buscado hacerlo un título muy accesible y de claro control arcade, algo que gustará a unos y no complacerá del todo a otros, aunque se nos antoja la elección más acertada dado el carácter del videojuego.

Conclusiones
Full Auto tiene su principal virtud en el multijugador a través de Xbox Live, pero sólo porque el resto de modos de juego son bastante peores. No logra combinar como otros juegos hicieron coches y armas, resultando en competiciones sosas, con muchas cosas por destruir, pero poquito más. El modo para un jugador está lleno de carencias, y las opciones multijugador cumplen con lo que se espera del servicio Live, pero sin alardes. Técnica y artísticamente es mediocre por completo, y tampoco resulta demasiado divertido de jugar por su repetitividad, lo que hace de éste un juego destinado a los más aficionados al género, quienes sabrán perdonar sus defectos a cambio de la diversión directa de las partidas multijugador.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

In Sound Mind - Análisis
In Sound Mind - Análisis
Análisis
2021-09-28 09:25:00
Embárcate en una peculiar aventura que hace de la variedad su mejor virtud, consiguiendo divertirnos y mantenernos entretenidos desde el principio hasta el final.
UnMetal - Análisis
UnMetal - Análisis
Análisis
2021-09-27 16:15:00
El creador de Unepic utiliza la saga de Hideo Kojima para una aventura repleta de humor y personalidad que es más que una simple parodia.
FIFA 22 - Análisis
FIFA 22 - Análisis
Análisis
2021-09-27 09:04:00
Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Death Stranding Director's Cut - Análisis
Análisis
2021-09-23 14:00:00
La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
PEGI +12
Plataformas:
Xbox 360

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
6.3
  • Fecha de lanzamiento: 10/2/2006
  • Desarrollo: Pseudo Interactive
  • Producción: Sega
  • Distribución: Atari
  • Precio: 64.95 €
  • Jugadores: 1-8
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Opción 60Hz: Sí
  • Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
5.89

PUNTÚA
Full Auto para Xbox 360

12 votos
Flecha subir