Análisis de Mario Party 10 (Wii U)

Mario regresa una vez más con su divertida fiesta multijugador, estrenándose en Wii U con un interesante modo para cinco jugadores, aunque arrastrando por el camino algunos de los errores habituales de la saga.
Mario Party 10
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7
SONIDO
7
NOTA
7
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión Wii U.

Está claro que Mario es un personaje incansable, y no hay más que ver el número que acompaña al título de este juego para darse cuenta rápidamente de ello. Con esta entrega, Wii U recibe por fin su propia ración de Mario Party, de modo que ya podéis ir preparando vuestros codos para entorpecer a vuestros amigos (bueno, esa palabra pierde todo su significado en esta saga) cuando osen ganaros en un minijuego o sacar una buena tirada, porque aquí los piques están más que asegurados, incluso cuando la suerte vuelve a jugar un papel tan importante y se ha evolucionado tan poco en aspectos que llevan pidiendo una renovación urgente desde hace años.

Juntos y revueltos

Si sois nuevos en esta saga, decir que Mario Party es un juego de tablero en el que vamos tirando dados, avanzando y superando todo tipo de minijuegos para hacernos con la victoria. Como podréis suponer, se trata de un juego pensado para jugar con amigos, ya que hacerlo solo contra la IA es una experiencia tremendamente aburrida, especialmente en el caso que nos ocupa, ya que no se ha incluido ningún tipo de modo que nos pueda ofrecer algún tipo de incentivo para jugar de forma individual en nuestros ratos libres.

Además, el multijugador sigue siendo únicamente local, ya que Nintendo sigue sin implementar ninguna modalidad online por algún motivo, lo que acaba relegando el título a un juego al que únicamente se le saca partido cuando quedamos con nuestros conocidos (es decir, exactamente como a cualquier juego de mesa real), por lo que avisados estáis.

PUBLICIDAD

En cuanto a su modo principal, con Mario Party 9, Nintendo parece que le pilló el gustillo a eso de hacer que todos los jugadores avancen juntos en un vehículo, por lo que si esperáis volver a la jugabilidad clásica en la que cada personaje se mueve de forma independiente por el tablero, aquí esto no lo encontraréis, al menos en su modo Mario Party. Esto es algo que le resta cierta estrategia a las partidas y que nos deja más que nunca a merced de los dados, quedando todas nuestras posibilidades de acción a escoger entre una ruta u otra cuando toque y a decidir cuándo usar los dados especiales.

Los tableros pueden parecer grandes, pero a la hora de la verdad no lo son tantos, aunque cada tramo ofrece diferentes retos.
Los tableros pueden parecer grandes, pero a la hora de la verdad no lo son tantos, aunque cada tramo ofrece diferentes retos.

Los tableros no son especialmente complejos ni largos (ni numerosos), y estos tienen un principio y un final, terminando la partida cuando llegamos a la meta. Los minijuegos solo tendrán lugar cuando caigamos en una casilla que los active, se seleccionará por norma general uno al azar de entre tres posibles y dará comienzo, no sin antes enseñarnos sus controles y dejarnos practicar si queremos. Estos son tremendamente simples y nos pedirán que usemos el Wiimote de muchas formas diferentes, aunque raro será que tengamos que usar más de un botón, lo que sigue haciendo de ellos un entretenimiento perfecto para todo tipo de público, ya que cualquiera será capaz de entenderlos y de jugarlos.

Los mejores para nuestro gusto han sido los minijuegos de los jefes finales, unas batallas en las que nos tocará colaborar para derrotar a una poderosa criatura utilizando unas mecánicas especiales. Mientras más golpes le demos, más puntos conseguiremos, aunque también nos restarán si recibimos daño, por lo que no pararemos de competir a la vez que colaboramos, ya que al final lo que importa es hacerse con la victoria sobre nuestros rivales.

Las batallas contra los jefes finales suponen los momentos más intensos y divertidos de la partida.
Las batallas contra los jefes finales suponen los momentos más intensos y divertidos de la partida.

También nos han gustado mucho todos los que son por equipos, ya sean de uno contra tres o de dos contra dos, que sin duda nos han parecido los más divertidos, especialmente cuando podemos usarlos para "sabotear" a nuestro compañero, ya sea simplemente por el mero placer de fastidiar (la venganza siempre es un plato que se sirve frío) o por motivos estratégicos.

Ganando minijuegos y cayendo en determinadas casillas se nos recompensará con miniestrellas. Estas son de gran importancia, ya que la partida la ganará el que más tenga tras derrotar al jefe final del tablero, aunque os avisamos que al igual que en el resto de entregas (especialmente en las más recientes), aquí puede pasar de todo, especialmente en los últimos tramos, por lo que no será nada raro ir dominando toda la partida con amplia diferencia, que os salga una mala tirada, caer en la casilla equivocada sin que podáis hacer nada al respecto y pasar al segundo, tercer o incluso cuarto puesto según lo que os pase. Y al revés, también puede ocurrir que no hayáis ganado ni un solo minijuego, ir los últimos y que de repente gracias a unas buenas tiradas os pongáis en los primeros puestos justo antes del final.

Los minijuegos son muy sencillos y nadie tendrá problemas para entenderlos. En este nos tocará sacudir el mando para ser los primeros en golpear la bola, aunque ojo con las bombas.
Los minijuegos son muy sencillos y nadie tendrá problemas para entenderlos. En este nos tocará sacudir el mando para ser los primeros en golpear la bola, aunque ojo con las bombas.

Además, hasta el último momento hay algo de "emoción", ya que una vez que cae el jefe final y se hace recuento de miniestrellas, se otorgan unos premios aleatorios según cómo lo hayamos hecho. Estos pueden ser cosas como puntos adicionales para el jugador que más minijuegos haya ganado o para el que más casillas haya avanzado.

Al final, tenemos que admitir que nos lo hemos pasado muy bien jugando partidas con nuestros amigos, con muchos piques y risas, aunque nos habría gustado unos tableros más grandes, largos y complejos, así como una presencia de la suerte menos acusada y más contrarrestable, algo que al menos podemos controlar con los minijuegos, ya que antes de cada partida podemos optar por jugar solo los minijuegos fáciles, únicamente en los que no haya pruebas de suerte o todos. Eso sí, esto no nos librará de los caprichos del dado.

El poder de Bowser

Una de las grandes novedades de esta entrega la encontramos en su modo Bowser Party, en el que un jugador controlará a este carismático villano para enfrentarse a un grupo de cuatro usuarios, de forma que aquí podremos jugar hasta cinco personas. Si somos del "equipo Mario", la jugabilidad no será distinta de lo visto en la modalidad principal, con nuestro Wiimote como principal arma y avanzando juntos en un mismo vehículos.

¡Que viene Bowser!
¡Que viene Bowser!

En cambio, si manejamos a Bowser, todos nuestros controles se basarán en el uso del GamePad. El objetivo del equipo de jugadores no es otro que llegar al final de nivel, mientras que el del rey de los koopas será impedirlo acabando con sus vidas. Literalmente. La gracia de este modo es que los minijuegos son totalmente nuevos y diferentes, y en ellos Bowser tiene que torturar y golpear a sus rivales para quitarles vidas. Si deja a uno sin ellas, este será eliminado de la partida hasta que sus compañeros consigan revivirle o caigan también en la partida.

Perder a un jugador suele suponer un duro revés para el equipo, ya que es el equivalente a perder un dado en la tirada, y Bowser siempre tiene cuatro... Además, como buen villano que es, podrá hacer todo tipo de trampas gracias a Bowsy, como volver a tirar los dados si le sale una tirada que no le permita alcanzar al equipo rival (los minijuegos solo tienen lugar cuando consigue atraparlos en el tablero).

Controlar a Bowser para torturar a nuestros amigos en los minijuegos es una experiencia muy divertida.
Controlar a Bowser para torturar a nuestros amigos en los minijuegos es una experiencia muy divertida.

Se trata de un modo que nos ha parecido original y fresco dentro de la saga, y que ofrece momentos muy divertidos. Además, a pesar de que también existe un factor de suerte, este es mucho menos acusado y lo que más acaba contando es nuestra habilidad con los minijuegos, ya sea para evitar daños o para golpear. Lo malo es que las pruebas existentes son muy pocas y se acaban repitiendo rápidamente, y solo hay tres tableros (que no dejan de ser una variación de los del modo principal), por lo que se nos ha hecho muy escaso en cuanto a contenidos.

Sorprendentemente el modo protagonizado por los amiibo nos ha parecido uno de los más divertidos.
Sorprendentemente el modo protagonizado por los amiibo nos ha parecido uno de los más divertidos.

Amiibo Party

Curiosamente, uno de los modos que más nos han gustado ha sido el relacionado con las figuras amiibo. Estas las podremos utilizar para obtener recompensas diarias, pero también nos permitirán desbloquear una nueva modalidad. Podréis usar cualquier amiibo de Mario, ya sea de la nueva colección Mario Party o de sus equivalentes de Super Smash Bros., y con ellos podremos acceder a un tablero especial con forma de Monopoly (es decir, un cuadrado).

Lo interesante de este modo es que aquí cada jugador se mueve por separado y hay objetos con los que poner en práctica diferentes estrategias y fastidiar a los contrarios. Además, aquí nuestro objetivo será conseguir monedas en los minijuegos y en las casillas para poder comprar las estrellas que irán apareciendo por el tablero, por lo que al final ha resultado ser el modo "más Mario Party" de todos y gracias a él se recupera parte de la esencia de los primeros juegos. Además, el tablero lo podremos ir modificando usando algunos objetos para que cambie el decorado y el efectos de las casillas de suerte, lo que le añade algo más de vida también.

Lo único que no nos ha gustado demasiado es la extrema simpleza del diseño del tablero, y nos habría gustado algo más grande y complejo que un simple cuadrado, con rutas entre las que escoger antes de dar la vuelta completa. El otro problema es que para jugarlo necesitaréis al menos un amiibo, de modo que si no tenéis ninguno os tocará comprarlo para poderlo disfrutar. Además, el hecho de tener que tirar los dados usando la figura para ello puede llegar a convertirse en una tarea bastante cansina, especialmente si no tenéis una mesa u otro tipo de soporte cerca donde apoyar el GamePad, por lo que no habría estado de más poderlos lanzar con los botones.

El diseño de los tableros amiibo siempre es así de simple.
El diseño de los tableros amiibo siempre es así de simple.

Una colorida fiesta

Gráficamente estamos ante un juego que no explota demasiado las capacidades de Wii U, pero para lo que se propone se ve realmente bien, con ese colorido habitual de los juegos de Nintendo tan agradable para la vista, unos modelados de personajes muy bien resuelto y unos escenarios muy vistosos y repletos de detalles, tanto en los minijuegos como los tableros. Mención especial a los jefes finales. Eso sí, los menús y las animaciones podrían estar algo más trabajados.

A nivel sonoro cuenta con las habituales melodías ligeras y alegres a las que ya nos hemos acostumbrado a lo largo de la saga, que sin ser ninguna maravilla, tampoco molestan y le dan ese toque fiestero que tan bien le sienta al juego. Eso sí, en el modo protagonizado por los amiibo escucharemos unas remezclas de melodías clásicas de Mario que nos han encantado. Finalmente, los efectos de sonido cumplen su función sin demasiados alardes y son más o menos variados, mientras que el doblaje nos vuelve a ofrecer las mismas voces, gritos y frases cortas de siempre para todos sus personajes.

El colorido de sus gráficos le hace mucho bien al juego, como a todos los títulos de Nintendo que han dado el salto a la alta definición.
El colorido de sus gráficos le hace mucho bien al juego, como a todos los títulos de Nintendo que han dado el salto a la alta definición.

Conclusiones

Mario Party 10 es un buen juego para pasar el rato con nuestros amigos, independientemente de si juegan a videojuegos de forma habitual o no, ya que se trata de un título con el que cualquiera puede pasárselo bien en compañía. La saga necesita una renovación urgente para no seguir quedándose atrás, ya que hacen falta más modos, contenidos, un mayor cuidado para la vertiente de un jugador y la posibilidad de jugar online, pero si lo que buscáis es simplemente una buena colección de minijuegos con una competición basada en tirar dados sobre un tablero mientras ponéis a prueba vuestra amistad con vuestros amigos, aquí encontraréis justo lo que buscáis.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Disco Elysium - The Final Cut - Análisis
Análisis
2021-10-11 17:00:00
Al innovador y transgresor juego de rol de ZA/UM le sienta como un guante a Switch, pero la edición llega con problemas similares a la versión de PlayStation.
Género/s: Otros
PEGI +7
Plataformas:
Wii U

Ficha técnica de la versión Wii U

ANÁLISIS
7
  • Fecha de lanzamiento: 20/3/2015
  • Desarrollo: Nd Cube
  • Producción: Nintendo
  • Distribución: Nintendo
  • Precio: 39,95 €
  • Jugadores: 1-5
  • Formato: Wii U Optical Disc
  • Textos: Español
  • Voces: No
  • Online: No
COMUNIDAD
5.96

PUNTÚA
Mario Party 10 para Wii U

30 votos
#97 en el ranking de Wii U.
Flecha subir