Análisis Kentucky Route Zero: Un juego importante (Switch, PC, Xbox One, PS4)

La obra de Cardboard Computer está completa nueve años después de financiarse en Kickstarter y el resultado es una experiencia surrealista, conmovedora e importante para el medio.
Kentucky Route Zero: TV Edition
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
Análisis de versiones Switch, PC, Xbox One y PS4.

¿Qué define a un videojuego? ¿Se trata de cualquier programa informático que proponga un reto a un jugador? Esa definición dejaría fuera muchísimos títulos que ya existen en el mercado. ¿Se trata de cualquier obra interactiva? En ese caso, las instalaciones de museo que requieren de inputs de los asistentes o los menús de un DVD también serían un videojuego. ¿Quizá una historia que pueda ser modificada de diversos modos por el usuario? Muchos juegos ni tienen ni necesitan argumento, y de nuevo, se puede ver un Blu-ray alterando el orden de las escenas y eso no lo convierte en un videojuego. Obviamente, no pretendemos solucionar en el primer párrafo de una crítica una cuestión que desde la prensa y la academia lleva varios lustros planteándose y modificándose. Pero si empezamos hablando de ello es porque desde Cardboard Computer se han planteado indudablemente esta pregunta en innumerables ocasiones, y gracias a ello han conseguido hacer una obra trascendente para el videojuego, un juego que constantemente explora, experimenta e investiga el ocio interactivo.

Acto 1: Desde la grada y el palco

El Kentucky Route Zero que ha acabado llegando a PC, Switch, PS4 y Xbox One poco tiene que ver con aquella aventura de plataformas que en 2011 triunfó (para los estándares de la época) con 8500 dólares en Kickstarter, una plataforma de micromecenazgo que en aquel momento era una novedad y que ahora no aparece en la sección de noticias de un medio a no ser que un producto haya recaudado varios millones. Desde entonces se ha ido publicando un capítulo nuevo cada pocos años, lo que ha acabado componiendo una obra de tres artistas que provenían de disciplinas artísticas ajenas al videojuego y que no encaja completamente en ninguna comparación que se nos pase por la cabeza. Se pueden establecer ciertos paralelismos con los dramas interactivos popularizados por Telltale Games con aquel The Walking Dead al fijarnos en ciertos diálogos, se pueden vislumbrar atisbos de aventura gráfica tradicional en algunas escenas, y puede recordar al excelso What Remains of Edith Finch en varios interludios.

Cada uno de los escenarios del juego está situado como si fuera una obra de teatro megalómana.
Cada uno de los escenarios del juego está situado como si fuera una obra de teatro megalómana.

Hablamos de escenas, diálogos e interludios porque Kentucky Route Zero replica al teatro en su presentación. La obra está estructurada en cinco actos conectados entre sí con los entreactos que le preceden. El jugador actúa sobre escenarios que en ocasiones se muestran alejados, dejando a los protagonistas de la escena en un pequeño espacio de una pantalla que presenta un decorado por capas, donde a veces ocupan el primer plano los árboles del bosque o las rocas de la mina, realizados con un estilo a medio camino entre el low-poly y el diseño vectorial; otras veces el jugador se sienta en los palcos, teniendo una imagen privilegiada y cercana de la actuación que va desarrollando él mismo eligiendo entre distintas opciones de diálogo y acciones de interactuación con los elementos de la escena.

PUBLICIDAD

Acto 2: Un road game surrealista

La trama sigue a Conway, un camionero que, en búsqueda de la dirección donde tiene que entregar el último reparto de una tienda de antigüedades que va a echar el cierre, entra en la enigmática carretera que da nombre al juego. Con esa premisa se construye una suerte de road movie surrealista en la que, conforme pasan los actos, se unen y abandonan el viaje personajes entre los que se va alternando el control en las distintas escenas. Las situaciones que se van sucediendo tienen ese tono de la cinematografía de David Lynch en el que no se puede dar una explicación sensata, de causas y consecuencias claras, a lo que está pasando, pero sí a los temas que está tratando. A lo largo del viaje se nos habla de la pérdida del pasado y sus recuerdos, de la obsolescencia programada, de la insatisfacción de la producción artística y del trabajo y del alcoholismo, entre muchas otras cosas; se reflexiona sobre las propias posibilidades del videojuego y de otras artes para contar historias y cómo hacerlo; y se critica con fiereza un sistema económico que ha conseguido que la crisis y sus problemas sociales derivados que surgieron en todo el mundo durante el desarrollo del primer capítulo del juego se haya convertido en una situación aceptable y aceptada cuando el título se ha terminado.

Las secciones en las que viajamos por carretera son breves y se basan en recorrer un mapa minimalista con una bonita ambientación sonora.
Las secciones en las que viajamos por carretera son breves y se basan en recorrer un mapa minimalista con una bonita ambientación sonora.

Lo que hace distinto a Kentucky Route Zero de otros dramas interactivos en su aproximación al género es que en ningún momento quiere ofrecer esa simulación irreal de que el jugador contra la historia. El argumento es algo cerrado y cuidado por parte de los tres creativos que componen Cardboard Computer. Aquí lo que modificamos es el guion eligiendo qué personaje dice qué, y con quién o con qué interactúa. Lo que elegimos a través de las decisiones que se nos plantean constantemente es cuánto conocemos de cada uno de los caracteres y qué explicaciones sobre el mundo recibimos. No se nos deja claro en ningún momento si una elección va a determinar la secuencia que veremos a continuación, y por supuesto no hay ninguna opción errónea que termine la partida. No hay manera de dirigir mal la historia porque la dirigimos según cómo nos sentimos en ese momento, y no hay un sentimiento erróneo -a veces está bien escuchar canciones tristes que nos ayuden más tarde a ver la luz-.

Acto 3: Experimentando con el videojuego

A lo largo de sus actos el juego va jugando, valga la redundancia, con cómo nos plantea la construcción de ese guion, pero lo que más nos ha maravillado de la experiencia no está en sus partes principales, sino en sus entreactos. Cuando vamos a una tienda (física o digital) a comprar un videojuego sabemos desde que vemos la imagen de portada lo que estamos comprando. No hay espacio para la sorpresa. Sabemos que en este juego vamos a controlar una nave que disparamos pulsando equis y que en este otro manejamos a un dios que golpea con su hacha al apretar los gatillos del mando. La interactividad en un videojuego no es solo una herramienta de control, sino que dependiendo de cómo se aplique puede transmitir un tono y unas emociones. Sin embargo, la mayoría de los juegos se controlan igual y con los mismos objetivos desde el principio hasta el final. Kentucky Route Zero utiliza estos entreactos para experimentar con distintas formas de narrar en los videojuegos, con distintas mecánicas que generan sensaciones, sentimientos y entretenimientos diferentes en el jugador. Estos breves, pero intensos interludios entre los capítulos principales nos hacen vivir cosas nuevas e inesperadas, y nos hacen desear que el resto de los juegos fueran también capaces de tener más de un tono.

Ciertos momentos son totalmente contemplativos, pero todos ellos tienen su importancia en la trama y merecen la pena.
Ciertos momentos son totalmente contemplativos, pero todos ellos tienen su importancia en la trama y merecen la pena.

Acto 4: Una obra influyente

El título consigue tenerte siempre interesado por la procedencia y el devenir de sus personajes, con ansia de descubrir los pormenores de un mundo que no tiene explicación y que te hace sentir pequeño, perdido, confuso. Es un juego en el que cada escena está rodeada de un aura de misterio y de una desazón adictiva. Hay que tomarse los cientos de líneas de diálogo que leeremos (traducidas a un castellano casi perfecto en el que de vez en cuando se cuela algún loísmo) con calma, jugando las aproximadamente ocho horas que nos durará con la intención de comprenderlo y pensarlo, aunque al final sea imposible trazar una conclusión. Es una obra que se permite explorar las posibilidades del videojuego, innovando, generando curiosidad y expectativas en el jugador. La ópera prima de Cardboard Computer no solo es un buen videojuego, es uno en el que muchos otros deberían mirarse. Es un videojuego importante.

La perspectiva del juego varía en torno a las situaciones y el tono que se quiere transmitir.
La perspectiva del juego varía en torno a las situaciones y el tono que se quiere transmitir.

Acto 5: Epílogo

Uno de los pasajes de Kentucky Route Zero referencia el Proyecto Xanadú, una investigación surgida en los años 60, décadas antes de la invención de la World Wide Web, que propone un sistema distinto –y sus pocos seguidores argumentan que mejor– para el internet. Hoy en día sigue habiendo personas trabajando en ello, con la idea utópica de derribar el internet que da forma al mundo del Siglo XXI para construir uno nuevo, desde la base, sin cometer los mismos errores sistémicos. Quizá el videojuego deba recoger parte de esa mentalidad para que el medio, como arte y no como industria billonaria, avance y crezca culturalmente.

Hemos realizado este análisis en su versión de Xbox One con un código que nos ha proporcionado Annapurna Interactive.

Fran G. Matas
Colaborador

NOTA

9
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

La trama surrealista y cómo experimenta al contarla.
La exploración que hace de las mecánicas del videojuego para narrar.
Su diseño artístico, tanto en lo visual como en la música y efectos sonoros.

Puntos negativos

La traducción al español es correcta, pero no perfecta.
Algún problema de control en escenas muy concretas.
No todas las experimentaciones mecánicas están al mismo nivel.

En resumen

Un drama interactivo que experimenta con la narrativa y las mecánicas del videojuego para dibujar una historia con forma de road movie surrealista a la que los jugadores dan forma convirtiéndose en guionistas.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de Switch, PC, Xbox One y PS4

PEGI +12
Plataformas:
Switch Xbox One PS4

Ficha técnica de la versión Switch

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
2

PUNTÚA
Kentucky Route Zero: TV Edition para Nintendo Switch

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox One

ANÁLISIS
9
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Kentucky Route Zero: TV Edition para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS4

ANÁLISIS
9
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Kentucky Route Zero: TV Edition para PlayStation 4

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir