Análisis de L.A. Rush (PSP)

Las calles de Los Ángeles vuelven a ser protagonistas de peligrosas carreras.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
7
NOTA
5
DIVERSIÓN
4.5
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión PSP.
Otros análisis: PS2 y Xbox

L. A. Rush es una nueva conversión para PSP de un juego de consolas domésticas, en este caso un título que salió ahora hace un año para PC, PS2 y Xbox. Se trata, prácticamente, del mismo juego pasado a la portátil de Sony, con algunos pequeños añadidos aquí y allá, como veremos.

El juego toma como base, aunque se aleja bastante de ella, los juegos de la segunda mitad de los 90 que Midway hizo en torno a la serie Rush, en los que la espectacularidad de los accidentes y una física muy permisiva y arcade componían unos juegos desenfadados en entornos urbanos, como la ciudad de San Francisco. Para la ocasión, el centro de atención se ha desplazado a la cada vez más manoseada ciudad de Los Ángeles, quizás por la cosa de no salirse de California.

PUBLICIDAD

Aunque el juego cuenta con vehículos licenciados bastante bien modelados y unos controles satisfactorios, características que ya eran de las pocas que despuntaban en la versión original para sistemas domésticos, y se han mejorado algunos puntos, lo cierto es que sigue mostrándose flojo en su conjunto. El juego se centra muy especialmente en el modo historia, tomando el papel de Trikz, un corredor con cierta reputación en el mundo algo marginal de las carreras urbanas de la ciudad, por lo que hay una reputación y unos coches que mantener... cuando aparece en escena Lidell, un promotor de carreras locales, quien siente poco afecto por Trikz, así que usará todos sus contactos para deshacerse de él. Y empieza dejándole sin coches, siendo ésa la motivación de todo el modo historia: competir para recuperarlos.

La narración de los hechos es muy concisa, apenas existente, y su mayor complejidad reside en las llamadas de la chica de Lidell, quien tiene intereses románticos en Trikz. De vez en cuando saldrá alguna escena de vídeo, y para de contar. No es que un juego de carreras necesite un empaque muy especial, pero si se propone un modo historia con historia, lo mínimo exigible sería que hubiesen sido consecuentes con ello. Y es que la historia no avanza nada, y las excusas para introducir carreras diferentes (como las eliminatorias, donde se elimina al último de cada vuelta) son muy insustanciales. Incluso el sistema para adquirir nuevos coches, sustentando en ir hasta un lugar, coger el coche y llegar a nuestra casa antes de que los secuaces de Lidell nos machaquen, está integrado en la historia, pero bastante mal, resultando todo inconexo, y, además, sin dar la sensación de estar haciendo algo realmente diferente a una carrera normal y corriente.

La conducción en L. A. Rush es bastante agradecida gracias a su fuerte sensación de velocidad y un estilo de conducción arcade que lo hace muy asequible, con una curva de aprendizaje virtualmente inexistente, ya que apenas costará hacerse con el manejo de la sensibilidad del stick analógico, muy agudizada para facilitar los derrapes continuos y la necesidad de esquivar con agilidad máxima el tráfico que nos encontremos en plena carrera. El uso de entornos urbanos no se limita, por tanto, a los escenarios, sino que los programadores han incluido tráfico –bastante, incluso- lo que dota al juego de una consistencia poco habitual en este sentido, siendo uno de los elementos que más destacan dentro del conjunto del título. Y es que darnos una buena leche con el tráfico, por ejemplo en un cruce, nos hará perder un tiempo precioso, si bien es cierto que nos recompensará con unos ángulos de cámara espectaculares conformando los elementos más espectaculares de todo el juego.

El juego parece haber sido refinado para que, eso sí, los accidentes no consuman tanto tiempo y no sea tan difícil recuperar el ritmo de carrera, de manera que las partidas son, en este sentido, más rápidas y un poco menos frustrantes al principio, ya que aunque seamos adelantados podremos ponernos a la altura de nuestro rival con cierta celeridad. Esto, sin duda alguna, favorece al desarrollo de las partidas, aunque en ocasiones se percibe en exceso que el juego busca ponérnoslo fácil en esas situaciones, al menos hasta que vayamos muy avanzados en el juego, que es cuando la dificultad se dispara un poco y no tenemos tantas facilidades ni concesiones.

L. A. Rush podría tener más contenido si se nos permitiese modificar el coche que manejemos, algo que puede parecer presente en el juego, pero no es así. La desarrolladora cuenta con la licencia de la West Coast Customs (que quizás alguien haya visto en un programa de la cadena de televisión MTV), una empresa de modificación de automóviles, y, de hecho, podemos meter el coche en los recintos de la empresa que hay por el juego para que los mecánicos le hagan una puesta a punto, de la manera más literal posible, pues no podremos controlar nada de lo que suceda.

Habrá que tener cuidado con los coches de patrulla, ya que si bien hay pocos paseando por las calles, según vaya creciendo nuestro medidor de nivel de búsqueda policial se acercará el momento en el que seremos perseguidos por la autoridad. Por desgracia, su intervención es un tanto anecdótica, ya que su limitadísima inteligencia artificial hace que sea prácticamente imposible que representen el más mínimo problema... ya que como mucho, si logran detenernos, eso no detendrá la partida: sólo representará una ridícula multa y una pérdida de tiempo ínfima.

Esto nos lleva directamente al sistema de dinero del juego, que no acaba de ser muy satisfactorio. Ganamos dinero por ganar carreras, pero no cuesta nada acceder a ellas, es decir, no hay riesgo de ningún tipo en competir y competir, y volver a hacerlo. Es una solución radical con respeto a un problema del título original, que presentaba una dificultad sustancialmente más elevada, se perdía mucho tiempo en cada accidente o con la policía, y sí se perdía dinero si no se ganaba. Todo eso, que hacía que el ritmo de juego fuese deficiente, ha sido solventado quitándolo de un plumazo, haciendo que el incentivo del juego sea escaso, casi tanto como su duración: algo más de una hora. Y es que a poco que se nos dé bien, el modo historia puede superarse fácilmente en menos de noventa minutos, quizá dos horas si algo se nos atraganta.

El título añade varios modos multijugador, en los que los combates radicales (fijando a los coches rivales y disparándoles hasta que explotan) son su principal atractivo. También podemos jugar a perseguirnos y golpearnos, o a realizar algunos movimientos espectaculares a través del stunt mode con rampas, obstáculos, saltos y demás, para dar grandes acrobacias con el coche, aunque el sistema de control no parece adaptarse muy bien a esto último. Y es que en la práctica, ninguno de estos modos de juego añadidos acaba de funcionar realmente bien, aunque es contenido extra y se agradece el esfuerzo puesto en la adaptación a PSP, aunque tiene errores de bulto como tener que configurar absolutamente todo cada vez que acabe una partida multijugador, una razón suficiente para no echar más de una.

Gráficamente, lo más destacable es la realización de la ciudad, que cuenta con una calidad bastante elevada, que se ve perturbada por los tiempos de carga un tanto elevados antes y después de cada carrera o escena. Por lo menos, hay que admitir que el tránsito por Los Ángeles es muy suave. Los modelados de los coches no son gran cosa, pues PSP ha demostrado que puede dar bastante más con su potencia y su pantalla, empezando por unas texturas nítidas, algo que desde luego no vamos a encontrar en L. A. Rush. Del mismo modo, la falta de polígonos en el modelado de los coches es palpable, pero al menos la tasa de imágenes por segundo es suave. De hecho, eso y el sonido de los efectos especiales es lo único destacable realmente dentro del apartado técnico del juego, ya que las colisiones están muy conseguidas, y en su conjunto forman una librería de sonidos de vehículos muy respetable, que se ve empañada por la excesiva repetición de las voces digitalizadas de la policía y la calidad –a veces incomprensiblemente baja- del resto de voces del juego. La música incorpora temas de corte hip-hop, y suena bien, aunque un tanto desfasada.

Conclusiones
Que la velocidad va conformando una parte importante del catálogo de PSP es algo obvio, pero parece que no demasiados títulos llegan con ganas de marcar un punto de inflexión. Un juego basado en un original tirando a mediocre con un año de antigüedad al que no se han aplicado demasiadas novedades, y los cambios no han sido siempre muy acertados, como es el caso, no puede presagiar un grande del género. Y es que L. A. Rush está falto de ambición, de las ganas de conseguir ser un producto distintivo y de calidad para impulsar el género en la portátil de Sony. Es un juego que cumple, con mayor o menor acierto, con lo que propone, pero propone poco.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
NEO: The World Ends With You - Análisis
NEO: The World Ends With You - Análisis
Análisis
2021-07-26 18:06:00
La secuela del juego de culto de Nintendo DS sorprende con otra divertidísima y absorbente aventura en las calles de Shibuya.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Cotton Reboot - Análisis
Cotton Reboot - Análisis
Análisis
2021-07-24 08:21:00
Disparos clásicos en plan shooter old school tan simpáticos como visualmente llamativos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Género/s: Carreras arcade / Coches
PEGI +12
Plataformas:
PSP PS2 Xbox PC

Ficha técnica de la versión PSP

ANÁLISIS
5
  • Fecha de lanzamiento: 13/11/2006
  • Desarrollo: Midway
  • Producción: Midway
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 UMD
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
L.A. Rush para PSP

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS2

ANÁLISIS
6.7
  • Fecha de lanzamiento: Octubre 2005
  • Desarrollo: Midway
  • Producción: Midway
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 49.95 €
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
COMUNIDAD
5.84

PUNTÚA
L.A. Rush para PlayStation 2

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox

ANÁLISIS
6.7
  • Fecha de lanzamiento: Octubre 2005
  • Desarrollo: Midway
  • Producción: Midway
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 49.95 €
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
L.A. Rush para Xbox

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

  • Fecha de lanzamiento: Noviembre 2005
  • Desarrollo: Midway
  • Producción: Midway
  • Distribución: Virgin Play
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
L.A. Rush para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir