Vandal

Análisis de Carmageddon: Max Damage (PS4, PC, Xbox One)

Carmageddon regresa a consolas con un juego a medio gas y repleto de errores.
·
GRÁFICOS
3
SONIDO
3
NOTA
4
DIVERSIÓN
4
JUGABILIDAD
4
Análisis de versiones PS4, PC y Xbox One.

Si os pidiésemos que mencionarais las sagas de videojuegos más polémicas por sus niveles de violencia que conocéis, estamos convencidos de que en la mayoría de vuestras listas aparecería Carmageddon. La serie de Stainless Games consiguió ganarse su fama al ofrecernos unas frenéticas carreras en las que todo valía y donde llegar el primero a la meta era casi tan importante como atropellar a todos los inocentes peatones que pudiésemos, sin olvidarnos de destrozar a los vehículos de nuestros rivales.

Tras un largo periodo en el que la saga estuvo completamente desaparecida, el año pasado asistimos a su resurrección Carmageddon: Reincarnation, un título repleto de problemas y defectos que solo lo hacían recomendable (y con muchos "peros") para los fans más nostálgicos. Ahora, esta entrega llega a PlayStation 4 y Xbox One con un subtítulo diferente y algunos añadidos, aunque, por desgracia, sigue siendo un mal juego, obsoleto para los tiempos que corren y destinado a caer en el olvido.

Choques, destrucción y sangre entre bostezos

En Max Damage volvemos a encontrarnos con la misma fórmula jugable que hizo famosa a la serie hace ya casi 20 años, por lo que volveremos a disfrutar de unos escenarios completamente abiertos que podremos explorar con total libertad mientras competimos por cumplir los diferentes objetivos de la partida, como una carrera por un trazado marcado por puntos de control, eliminar a más peatones que nuestros rivales o directamente ser el último coche que quede en pie.

PUBLICIDAD
Por supuesto, los potenciadores y objetos regresan para la ocasión, aunque no son especialmente divertidos de utilizar. Algunos los podremos usar cuando queramos, aunque otros se activaran nada más recogerlos.
Por supuesto, los potenciadores y objetos regresan para la ocasión, aunque no son especialmente divertidos de utilizar. Algunos los podremos usar cuando queramos, aunque otros se activaran nada más recogerlos.

Sin embargo, los problemas empiezan en el mismo momento en el que nos disponemos a jugar nuestra primera partida, donde un menú completamente amateur y unas larguísimas pantallas de carga de más de un minuto nos dan la bienvenida antes de poder siquiera pisar el acelerador.

Un vez en faena la cosa no mejora demasiado, más bien al contrario, ya que nos daremos de bruce con unos controles durísimos y unas físicas horribles. Para que nos entendáis, la impresión general que transmite jugar a este Carmageddon es la de estar controlando ladrillos con cuatro ruedas. A esto tenemos que sumarle un sistema de daños y detección de impactos que no podría funcionar peor, lo que no hace más que agravar esta sensación. Y que en un juego de conducción, por muy arcade que sea, el simple hecho de conducir no sea divertido, es de lo peor que le puede pasar.

Por si no tuviésemos bastante, la cámara siempre buscará situarse de la peor forma posible, haciendo que maniobrar (algo que ya es difícil de por sí) en interiores se convierta en un auténtico infierno. Por suerte, a medida que avancemos y desbloqueemos coches más avanzados tendremos acceso a vehículos con un control más asequible, aunque esto no evita que sea un apartado muy mejorable y deficiente.

A la hora de la verdad, los choques entre coches no son nada satisfactorios.
A la hora de la verdad, los choques entre coches no son nada satisfactorios.

En el caso de que superemos todos los problemas relacionados con sus controles y las físicas, nos toparemos con su siguiente gran error: una IA ridícula e inútil incapaz de plantearnos reto alguno. De hecho, no serán pocas las veces en las que veamos cómo nuestros rivales se quedan atascados con algún elemento del escenario o directamente quietos sin hacer nada. Como podéis imaginar, esto se traduce en unas partidas aburridísimas y sin gracia alguna.

Si pensáis que este problema se soluciona fácilmente jugando a su multijugador contra otros usuarios, lo cierto es que nos sentiríamos inclinados a daros la razón si no fuera porque el título cuenta con una comunidad prácticamente inexistente que nos obligará a esperar un buen rato para encontrar partida. Sumadle que suele haber bastante lag en casi todas ellas y tendréis una modalidad que no tardará en estar completamente abandonada.

Lo que sí tenemos que admitir es que se trata de un juego con una buena cantidad de contenidos: muchos vehículos (más de 30), un modo carrera bastante largo y repleto de pruebas, y diez escenarios de tamaño considerable para el tipo de juego que es nos dejan unas cifras muy competentes. Una cuestión diferente es si estos contenidos son lo suficientemente divertidos o no como para querer dedicarles nuestro tiempo, aunque eso ya dependerá de la capacidad que tengáis para pasar por alto sus errores o no.

En el modo campaña tenéis montones de pruebas para superar y estar entretenidos durante una buena temporada. Además, las partidas suelen ser bastante largas.
En el modo campaña tenéis montones de pruebas para superar y estar entretenidos durante una buena temporada. Además, las partidas suelen ser bastante largas.

Gráficamente estamos ante un producto completamente desfasado: modelados muy pobres, escenarios vacíos, nada inspirados y sin apenas detalle, animaciones realmente malas (a los peatones les faltan varios cuadros de animación), efectos para olvidar (esos choques y destrucciones...), una nula sensación de velocidad, un rendimiento algo inestable y una gran cantidad de molestos errores de programación que evidencian el poco mimo y pulido que ha recibido el producto.

El sonido no mejora mucho el resto del conjunto, con una banda sonora de estilo metal nada inspirada machacona y tremendamente pesada en la que la opción de desactivar la música encuentra su razón de ser. Los efectos también son para olvidar y nada variados, y, por si fuera poco, la mezcla de sonido está muy mal realizada.

Conclusiones

Carmageddon: Max Damage es un título muy difícil de recomendar, ya que el único público que podría encontrarle algo de gracia a esta entrega sería el compuesto por los mayores fans de la saga, aunque también existe un alto porcentaje de probabilidades de que sean los que más decepcionados se sientan con él. Entre lo duros que son sus controles, las físicas tan desastrosas de los vehículos, su pobre apartado audiovisual, su olvidable multijugador y la nula inteligencia artificial de nuestros rivales, tenemos un juego cuya única arma consiste en apelar a nuestra nostalgia. Al final, su extensa cantidad de contenidos y lo atípico de su propuesta no consiguen maquillar y sobreponerse a todos los problemas con los que tenemos que lidiar, por lo que quizás prefiráis dejar pasar de largo el regreso a consolas de esta polémica serie.

Hemos realizado este artículo con un código de descarga de la versión final de PS4 que nos ha proporcionado por la agencia Premier.

Carlos Leiva
Colaborador
Salvando Hyrule incontables veces desde 1986, Carlos se licenció en periodismo con el único fin de poder dedicarse a los videojuegos y escribir sobre ellos, una afición que ha marcado gran parte de su vida y que siempre ha sentido como algo que va mucho más allá de ser un simple hobby.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PS4, PC y Xbox One

Análisis
2019-10-15 16:31:00
Beamdog remasteriza y pone al día los dos grandes clásicos de los juegos de rol y acción basados en Dragones y Mazmorras con una adaptación para consolas que incluye numeras mejoras y contenido adicional.
Análisis
2019-10-15 09:46:00
Un tercer episodio de la genial saga de rol de Falcom que nos acerca al final de la aventura, con un sistema de combate más pulido que nunca.
Análisis
2019-10-14 13:04:00
Un juego de puzles distinto y bastante ameno que resulta tan curioso como disfrutable.
Análisis
2019-10-14 10:00:00
Un relajante y desafiante juego de puzles que que disfrutarán los amantes de los rompecabezas en primera persona.
Análisis
2019-10-11 10:18:00
Un viaje a un lugar apartado del mundo en el que lo interesante es conocer la historia de sus habitantes y dedicarse a la jardinería musical.
PEGI +18
Plataformas:
PS4 Xbox One PC
Ficha técnica de la versión PS4
ANÁLISIS
4
Desarrollo: Stainless Games
Producción: Stainless Games
Distribución: Badland Games
Precio: 39,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD
8.37

PUNTÚA
Carmageddon: Max Damage para PlayStation 4

10 votos
Ficha técnica de la versión Xbox One
ANÁLISIS
4
Desarrollo: Stainless Games
Producción: Stainless Games
Distribución: Badland Games
Precio: 39,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Carmageddon: Max Damage para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Ficha técnica de la versión PC
Producción: Stainless Games Ltd
Distribución: Steam
Precio: 24,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Carmageddon: Max Damage para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir