Análisis de The Elder Scrolls IV: Oblivion - Knights of the Nine (PS3, PC)

Uno de los mayores exponentes de la nueva generación llega a PlayStation 3 con todas sus virtudes intactas y unas cuantas mejoras.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9
SONIDO
9
NOTA
9.5
DIVERSIÓN
10
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versiones PS3 y PC.

Tras triunfar en Xbox 360 y PC el año pasado, convirtiendo a la saga Elder Scrolls en un título estrella, llega poco después del lanzamiento de PlayStation 3 la esperada adaptación de The Elder Scrolls Oblivion, considerado por muchos el mejor juego de lo que llevamos de "nueva generación", y uno de los máximos exponentes de lo que nos puede ofrecer en lo que a libertad de juego se refiere. Esta conversión mantiene lo visto en las versiones originales, añadiendo además la expansión Knights of the Nine –que es una compra aparte en las otras consolas- y mejorando ligeramente el apartado técnico, con unos gráficos algo más pulidos y menores tiempos de carga. Pero por lo demás, es el mismo excelente juego que ya disfrutaron los usuarios de PC y Xbox 360 el año pasado, y se convierte ipso-facto en el mejor título disponible en PlayStation 3 y en una compra obligada para todos los usuarios que no tengan ningún tipo de manía con los juegos de espada y brujería.

The Elder Scrolls: Oblivion es un juego de rol completamente libre, una especie de culminación de la forma de entender los juegos de rol por parte de los desarrolladores occidentales. Cuenta con una historia, naturalmente, pero lo que prima por encima de todo es la libertad de acción, la libertad de movimiento, en un mundo abierto, completamente libre y de una enorme extensión. Aparte de esta libertad de movimiento, Oblivion es un juego con un sistema de combate realmente divertido.

http://www.youtube.com/watch?v=NHxfEy1seZw|Tráiler

PUBLICIDAD

La acción es en primera persona –hay también una vista en tercera-, y resulta divertidísimo golpear con la espada, disparar con el arco o realizar hechizos a los enemigos desde este punto de vista, en tiempo real, aparte de explorar el mundo de Oblivion y sus infinitas posibilidades. Se trata de un juego de rol redondo, donde las relaciones con los personajes no jugables verdaderamente importan, donde lo que les podamos decir, y cómo lo digamos, dependerá de nuestros atributos, y donde las interacciones dependerán de la opinión que tengan de nosotros.

Esto no será nada nuevo para los que conozcan el juego, o para los que hayan jugado a Morrowind, la fantástica anterior entrega, pero para un jugador de consola "de toda la vida", acostumbrado a los clásicos juegos de rol de consola, la libertad que ofrece Oblivion es un completo cambio, un verdadero salto cualitativo y, sin duda, lo que podemos entender como "nueva generación" en el aspecto jugable.

Pero comencemos por el principio. Como es tradición en la saga, comenzaremos siendo prisionero. Pero nuestra suerte cambia rápido, ya que el emperador ha soñado con nosotros y con lo que le espera al mundo de Oblivion, y por lo tanto quiere que seamos libres. Acompañándolo, junto a sus guardias, por una serie de mazmorras, iremos familiarizándonos con los controles del juego y con sus peculiares sistemas, previo modelado de nuestro personaje. Podremos elegir la raza, y sus características físicas, con un editor muy completo aunque algo complicado de usar. Sin embargo, el emperador es asesinado, y tendremos que cumplir sus últimas voluntades una vez libres en el exterior. El mundo de Oblivion está a nuestros pies y, aunque tenemos una serie de misiones, y una historia principal que va avanzando, no necesariamente tendremos que hacerlo.

Como decíamos en el análisis de la versión Xbox 360, el mundo de Oblivion está vivo. La enorme extensión del mundo del juego abarca bosques, montañas y ciudades, pero es especialmente llamativo porque, repetimos, está vivo. No solo nos encontraremos con animales salvajes, objetos, enemigos, etc… sino que los personajes del mundo del juego tienen sus rutinas, su comportamiento propio, un comportamiento que dependerá mucho de cómo nos llevemos con ellos. No es extraño estar paseando por el mundo de Oblivion de noche y encontrarnos con un personaje que está durmiendo, haciendo escala en un viaje, pudiendo despertarle y comprobar su mal humor. Cada detalle del mundo del juego está cuidado hasta el mínimo detalle, dando al jugador una gran sensación de inmersión y, sobre todo, de credibilidad.

Los personajes de Oblivion, como decíamos, son de todo menos genérico. Cada uno tiene un propósito, una historia, relaciones con los demás personajes y una opinión sobre nosotros, no en un sentido masivo, como en el caso de Fable, sino de forma individual. Nuestras experiencias pasadas con él, nuestra fama y nuestra forma de interactuar condicionarán sus reacciones hacia nosotros y las posibilidades de relación que tengamos con ellos. No podemos hacer preguntas complicadas, o comprometedoras, a alguien con quien apenas tengamos relación. Todo esto lo mide la "disponibilidad", una puntuación del 0 al 100 que determina lo bien que le caemos a un personaje del juego.

Para mejorar nuestra relación con los personajes tendremos la opción de hablar con ellos. Se trata de un curioso minijuego, más fácil si nuestro personaje es elocuente, más difícil si no lo es (un bárbaro brutal no le puede vender una nevera a un esquimal). Tenemos cuatro acciones diferentes: Presumir, coaccionar, bromear y adular, cada una de ellas teniendo un efecto distinto en cada personaje; habrá una acción que les encantará, otra que les gustará, otra que no les gustará, y otra que detestará. La clave es elegir la opción en el momento adecuado, determinado por un medidor que indica cuánto efecto puede hacer esa opción en cada momento. La clave está en decir lo desagradable cuando menos efecto haga, y lo agradable cuando más impacte.

La relación con los personajes del juego es importante, mucho más que en los juegos de rol tradicionales, pero obviamente no lo es todo. Aunque podemos dedicarnos a muchas cosas, evidentemente lo principal, la chicha del juego, son las aventuras principales y secundarias. Las principales irán surgiendo una tras otra a medida que las vayamos completando, mientras que las secundarias, no obligatorias, surgirán con las interacciones con los personajes, enterándonos de rumores, hablando con el personaje indicado, etc… Por suerte, dentro de su sistema de menús, el juego incluye uno dedicado a tenernos al día del estado de todas estas aventuras.

Otra cualidad notable de Oblivion es su sistema de experiencia, no basado en puntos sino en la propia utilización de cada habilidad. Cuantos más espadazos daremos más experiencia ganaremos en ese apartado, lo mismo que a la hora de bloquear, negociar, saltar, correr, etc… Este planteamiento del sistema de experiencia del juego es extraordinariamente apropiado y, aunque nuestro personaje es de una clase en concreto –comienza con siete habilidades con experiencia, y serán ésas las que tenga que aumentar para subir de nivel-, de ese modo no nos encasillaremos en el estereotipo que hemos elegido al comenzar el juego. Subiremos de nivel una vez hayamos hecho avanzar lo suficiente nuestras habilidades principales, para lo cual tendremos que dormir. Subir de nivel nos permite aumentar nuestras habilidades generales, tales como fuerza, inteligencia, personalidad, etc…

Aparte de las aventuras principales y secundarias, hay mucho más en Oblivion, precisamente por su naturaleza de mundo vivo y, sobre todo, lleno. Las ciudades y las mazmorras "oficiales" solo abarcan una pequeña parte del mundo del juego, lleno de secretos que encontrar. El mundo de Oblivion está lleno de cuevas de ladrones, mazmorras ocultas, ruinas que encierran secretos y un sinfín de detalles, secretos, lugares, que alargan la duración del juego decenas y decenas de horas.

A nivel gráfico, The Elder Scrolls: Oblivion es espectacular, no por un efecto gráfico llamativo o por la cantidad de polígonos de los personajes, sino como conjunto. El mundo del juego está repleto de pequeños detalles, con un fantástico modelado tanto de los escenarios –la arquitectura de los pueblos es alucinante, especialmente las catedrales- como de los personajes, ya sean humanos o animales. La física del juego, que usa el motor Havok, es también sorprendente, pudiendo comprobar cómo un enemigo cae rodando de forma realista por una ladera, o cómo las flechas se quedan clavadas en las superficies, o las hojas de los árboles se mueven con el viento. La versión PlayStation 3 corrige ciertos problemas de generación repentina del escenario –lo que se conoce como pop in, aunque no todos.

El apartado sonoro cuenta, por una parte, con una sensacional banda sonora orquestada que cambia según la situación, como cuando estamos en combate con un enemigo, y que le da al juego un toque épico sensacional. Los efectos de sonido son tremendamente numerosos y de una gran calidad, pero lo que más destaca, por encima de todo, son las voces. Desgraciadamente no están dobladas al castellano, únicamente subtituladas –la traducción del juego, por cierto, a veces no es todo lo correcta que desearíamos-, pero son de actores americanos famosos, como Patrick Stewart –X-Men, Star Trek- o Sean Bean –El Señor de los Anillos, Goldeneye-. Solamente algunos fragmentos del juego están doblados al castellano, mientras que todo lo demás, y cuando decimos todo nos referimos a cualquier diálogo con cualquier personaje, está en inglés.

Poco más hay que decir de Oblivion. En este análisis hemos intentado transmitir las altas posibilidades que ofrece el mundo del juego, pero es muy difícil explicar con palabras cómo es esta fantástica creación de Bethesda. La libertad que ofrece, lo fantástico que resulta su sistema de interacción, su mundo vivo y repleto de detalles y secretos, su fantástico y contundente sistema de combate y la enorme calidad de diseño de todos sus elementos lo convierten en el mejor juego disponible actualmente para PlayStation 3 y en una compra obligada. Si solo has jugado a los juegos de rol de consola, Oblivion cambiará tu percepción de lo que un juego de rol puede (y debe) ser.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Vampire: The Masquerade - Swansong - Análisis
Análisis
2022-05-21 16:36:00
Vampire the Masquerade se adapta a un RPG con mucha narrativa repleto de misterio e intrigas en el 'Mundo de Tinieblas'.
They Always Run - Análisis
They Always Run - Análisis
Análisis
2022-05-20 12:46:00
Aidan es un cazarrecompensas de tres brazos y el protagonista de They Always Run, una aventura de acción en dos dimensiones que pone todo el foco en su trama de ciencia ficción.
Dolmen - Análisis
Dolmen - Análisis
Análisis
2022-05-19 17:35:00
Rol de acción con la fórmula clásica de los Souls que recibe algunas novedades por su temática de ciencia ficción.
Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
We Were Here Forever - Análisis
We Were Here Forever - Análisis
Análisis
2022-05-17 13:34:00
Jugamos a We Were Here Forever, la última entrega de una saga que nos desafía a escapar de un castillo colaborando con otro explorador a través de un walkie-talkie.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
PEGI +16
Plataformas:
PS3 PC
También en: X360

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9.5
COMUNIDAD
8.34

PUNTÚA
The Elder Scrolls IV: Oblivion - Knights of the Nine para PlayStation 3

106 votos

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
  • Fecha de lanzamiento: Noviembre 2006
  • Desarrollo: Bethesda Softworks
  • Producción: Bethesta Sofworks
COMUNIDAD
8.25

PUNTÚA
The Elder Scrolls IV: Oblivion - Knights of the Nine para Ordenador

8 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir