Análisis de Haze (PS3)

Los creadores de TimeSplitters se estrenan en PS3 con un buen juego que no llega a cumplir las altas expectativas puestas sobre él.
Haze
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6
SONIDO
8
NOTA
7
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
7
Análisis de versión PS3.

La primera obra de Free Radical Design, los creadores de la saga TimeSplitters, para las consolas de nueva generación, venía precedida de una gran expectación. No solo por la cantidad de promoción que ha tenido el juego en los últimos dos años ni por el retraso que sufrió in extremis a finales del año pasado, sino también por su estatus de juego exclusivo para PlayStation 3, y uno de los títulos que Sony destacó como clave en su catálogo para este año. Con el juego ya en las tiendas, este shooter en primera persona con historia polémica no sobrevive a las altas expectativas que en su día creó, y resulta ser un juego entretenido, un FPS decente, pero no el título rompedor que los usuarios de PlayStation 3 esperaban.

Haze cuenta una historia futurista en la que la corporación Mantel, al servicio de los Estados Unidos, invade un país sudamericano para liberarlo de una supuesta tiranía, encontrándose con una fuerza de insurgencia que les hace frente. Para mejorar las habilidades de los soldados y mantenerles centrados en la matanza, sin hacerse preguntas, Mantel usa una droga llamada Nectar que potencia sus habilidades… aunque puede hacer que pierdan el control de sus actos o se vuelvan locos. Nuestro protagonista, el soldado Carpenter, se dará cuenta pronto de que algo falla (no estamos destripando la historia, pues esto se cuenta hasta en la carátula del juego) y cambiará de bando para usar el principal arma de Mantel, su Nectar, en su contra.

Ésta es a grandes rasgos la historia del juego, potencialmente polémica al contar con el uso de una droga como elemento principal no solo en la narrativa, sino también en la jugabilidad. Cuando formamos parte del bando de Mantel, podemos inyectarnos esta droga para mejorar nuestras habilidades, y de hecho será casi imprescindible para superar sin dificultades los primeros niveles del juego, en los que todavía somos un mercenario al servicio del gran capital. La droga hace que tengamos más fuerza física, más precisión al apuntar, que nuestra salud se regenere, y que los enemigos, ocultos entre la selva, destaquen, rodeados de un haz luminoso. Sus efectos duran unos segundos, aunque pueden ampliarse tras matar enemigos –el personaje recibe una especie de subidón-, pero las consecuencias de una sobredosis son muy dignas de mención.

PUBLICIDAD

Una de las primeras cosas que haremos al jugar al primer nivel de Haze será probar los efectos del Nectar, como es de esperar, para inmediatamente después probar los efectos secundarios de una sobredosis. Inyectándonos de más la pantalla se volverá borrosa, en blanco y negro, y tanto amigos y enemigos aparecerán en negro, sin poder distinguirlos. Para colmo de males, dispararemos alocadamente, sin control, y no tendremos demasiada potestad sobre el punto de mira de nuestro personaje; es probable que aunque podamos controlarnos y no matar a ninguno de nuestros compañeros, éstos se den cuenta de nuestro peculiar estado y nos liquiden por el bien común.

Cuando es uno de los soldados de Mantel quien tiene la sobredosis, los efectos son similares, solo que los vemos desde fuera, y tienen consecuencias más variadas. Las partes amarillas de su traje se vuelven rojas, lo cual es un gracioso indicador de locura, y actuará de forma tan caótica como hemos descrito en nuestro caso, pero además pudiendo tener desenlaces como sacar una granada y esperar, pacientemente, a que le explote en la mano. Volver locos a los soldados de Mantel cuando estamos en el bando rebelde es algo tremendamente satisfactorio. Puede que no sea imprescindible para superar cada una de las situaciones pero lograrlo mientras, escondidos tras una caja, los enemigos se matan entre ellos como yonquis fuera de control, es toda una experiencia.

Por parte de los soldados rebeldes, la ventaja que tienen a su favor para hacer frente a las superiores tropas de Mantel no es solo usar el Nectar en contra de ellos, provocándoles sobredosis al dispararles al suministrador que llevan a la espalda del traje, o con granadas de Nectar, sino que además pueden hacerse los muertos, para luego resucitar y sorprenderlos por detrás. Estas dos mecánicas de juego no solo se usan en el modo campaña, sino que también son la clave del modo multijugador, en el que siempre se enfrentarán los dos bandos, y tendrán esas dos ventajas, la del Nectar y la de la picaresca, a su favor. Sin embargo, los jugadores humanos no son tan confiados como los enemigos del juego, y cuando ven a un rebelde caer suelen pegarles unos cuantos tiros más, por si acaso.

Estas son las principales premisas jugables de Haze, en cuyo modo campaña, que puede jugarse cooperativo hasta con cuatro jugadores, comenzaremos siendo un soldado de Mantel para luego engrosar las filas de la resistencia e intentar arreglar cuentas con nuestros antiguos jefes. El juego transcurre en niveles lineales, intercalando ciertas partes en vehículo, y es precisamente el diseño de los niveles uno de los puntos flojos de Haze. Aunque bastante variados en ambientación, los niveles pecan de ser demasiado lineales y en ocasiones muy vacíos.

No se aprovechan las características de los niveles para crear situaciones lo suficientemente variadas, ni para ir subiendo el nivel de dificultad exigiendo un mayor dominio de las mecánicas de juego; los enemigos son más numerosos, y más fuertes, simplemente. Aunque algunas situaciones están muy bien diseñadas y las mecánicas de Haze (sobredosis, hacerse el muerto) dan lugar a resultados muy divertidos, en otras partes del juego simplemente correremos por niveles pasillo, de mayor o menor anchura, haciendo frente de forma directa a todo lo que se nos ponga por delante.

Los niveles en los que controlamos vehículos son divertidos al principio aunque pueden volverse caóticos, especialmente cuando conducimos por campos de minas. Nuestro vehículo puede explotar, y lo hará seguramente, pero cortésmente nos avisará antes pitando como una bomba, y en el siguiente punto de control podremos hacernos con otro. Estas partes son especialmente divertidas cuando se juegan en cooperativo, pues mientras uno conduce los otros jugadores pueden usar las armas de los vehículos o disparar con las suyas, y nos enfrentaremos a enemigos también motorizados.

Otra de las culpables de que Haze no alcance las altas expectativas es la inteligencia artificial, no solo la de los enemigos sino también de nuestros compañeros controlados por la máquina. El juego está diseñado para cooperativo a cuatro jugadores, por lo que siempre estaremos acompañados de otros tres soldados, independientemente de quién los controle; cuando es la inteligencia artificial del juego, nuestros aliados no suelen cubrirse bien, y a veces pueden suceder situaciones surrealistas como cuando entra una granada en juego.

Estos son los dos principales errores que hacen que Haze sea un juego muy irregular en su planteamiento, intercalando partes muy buenas, con un gran diseño y situaciones divertidas (especialmente hacia el final del juego), junto con otras monótonas y cansinas, producto tanto del diseño de niveles como de la ya comentada inteligencia artificial. La historia de Haze gira en torno al misterio detrás de los intereses de Mantel, y la "conversión" de Shane Carpenter, nuestro protagonista, a la causa de los rebeldes. Aunque la historia no tiene la profundidad que nos hubiese gustado, recurriendo al maniqueísmo con frecuencia, resulta interesante y se beneficia de los efectos del Nectar para crear momentos impactantes visualmente.

El apartado gráfico es otra de las partes del juego que se queda lejos de las expectativas generadas. Aunque Haze no tiene ralentizaciones y el motor gráfico funciona bien, además de contar con algunos toques artísticos interesantes, visualmente los niveles están demasiado vacíos y el modelado de los personajes no destaca demasiado, menos aún sus caras, muy lejos del nivel de otros títulos actuales. Mientras que algunas explosiones son espectaculares, el nivel de detalle de algunas texturas no lo es, y el juego acaba resultando simplemente correcto a nivel gráfico, pero muy lejos de lo que hemos visto en otros títulos de la consola, y por supuesto de lo que se esperaba.

El apartado sonoro cuenta con un buen doblaje al castellano, que contrasta con las feroces críticas que ha recibido el de su versión original. En el caso de la versión española, las tropas de Mantel hablan en castellano estándar, mientras que las de la rebelión lo hacen con acento sudamericano. Mientras que la actuación es buena en las escenas cinemáticas y en los diálogos "clave" del juego, las voces estándar de los personajes, lo que gritan en medio de la batalla, resultan repetitivas y sí que son mejorables. La música orquestal del juego ambienta bien, como lo hacen las explosiones, resultando en un apartado sonoro notable en conjunto.

Uno de los puntos fuertes de Haze es su modo multijugador, tanto cooperativo como competitivo. El primero es especialmente bienvenido, debido a los pocos títulos con esa opción en el mercado, y se nota que el juego ha sido especialmente diseñado con eso en mente; como comentábamos antes, las secuencias en vehículo se vuelven más entretenidas. El multijugador competitivo se basa en la idea de Mantel contra Rebeldes, contando cada bando con sus pros y sus contras, y compitiendo en diferentes pruebas y escenarios con diferentes condiciones de victoria aparte del obvio Team Deathmatch. El multijugador online cuenta además con un sistema de recompensas, dependiendo de lo que hagamos en la partida, específicas para cada bando. Por ejemplo, lograr engañar a los enemigos con una falsa muerte siendo rebeldes nos da puntos extra.

Haze es un juego entretenido y con algunas cosas bastante interesantes, pero inevitablemente se ve lastrado por las altísimas expectativas que había creado. En principio, la idea del Nectar es buena y las mecánicas jugables que de él se derivan también, pero un diseño de niveles muy irregular, acompañado de una inteligencia artificial que falla con frecuencia y un apartado técnico lejos de lo que se espera de un juego de este calibre, hacen que el resultado se quede a medias. Aunque no es uno de los grandes shooters de la actualidad, sí resulta un título entretenido y un buen juego en general, con buenas opciones multijugador, especialmente el modo cooperativo.

Pablo Grandío
Director y fundador
PUBLICIDAD

Últimos análisis

The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
PEGI +18
Plataformas:
PS3

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
7
  • Fecha de lanzamiento: 22/5/2008
  • Desarrollo: Free Radical
  • Producción: Ubisoft
  • Distribución: Ubisoft
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1-16
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Hasta 16 jugadores
COMUNIDAD
5.97

PUNTÚA
Haze para PlayStation 3

33 votos
Flecha subir