Análisis de Enemy Territory: Quake Wars (PS3, Xbox 360)

Lucha hasta la muerte o resígnate a convertirte en material de recambio para los Strogg, porque la madre de todas las batallas se libra en la Tierra.
Enemy Territory: Quake Wars
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
7.3
SONIDO
7
NOTA
7.2
DIVERSIÓN
7.5
JUGABILIDAD
7.4
Análisis de versiones PS3 y Xbox 360.
Otros análisis: PC

Tras su exitoso paso por el mercado de los compatibles, por fin llega a Xbox 360 y PlayStation 3 Enemy Territory: Quake Wars, el juego de acción multijugador basado en el clásico universo Quake que nos propondrá sobrevivir a intensas batallas entre Strogg y la humana Fuerza de Defensa Global (FDG) en la Tierra. Como aval, esta creación de Splash Damage, adaptada por Nerve Software al mundo de las consolas, cuenta con el aliciente de basarse en uno de los títulos multijugador más divertidos y recordados por los aficionados: Enemy Territory. Título que, partiendo de la popular vertiente online de Return to Castle of Wolfestein, otro de los grandes clásicos de ID Software, potenciaba de una forma considerable la cooperación entre usuarios con el único fin de lograr los objetivos marcados para el equipo.



Con una mecánica de juego similar, pero con un ambiente completamente distinto, ahora los usuarios de PlayStation 3 y Xbox 360 tienen la oportunidad de luchar por el control de la Tierra en un título que presenta rasgos de lo más interesantes, con otros no tan destacables que merman la calidad final del producto.

Cada soldado cuenta

Los Strogg han recorrido toda la galaxia con el único fin de hacerse con un preciado recurso para que su especie prospere. Los humanos, que se han convertido en su principal "alimento", tratarán a toda costa de sobrevivir a este horror. Con esta premisa, da inicio este juego de acción multijugador con un cierto componente estratégico en el que, tomando el papel de cualquiera de estas dos facciones, deberemos superar los desafíos que se nos propondrán en cada uno de los doce mapas de los que consta el juego –los mismos que cuando llegó el título a PC hace ya unos meses-.

De forma más intensa que en otros títulos de corte similar, cada bando estará formado por cinco soldados distintos que desempeñarán una función determinada en el campo de batalla, aparte lógicamente de eliminar al contrario con diversas armas de fuego. De este modo, aunque ambas facciones cuentan con alguna que otra diferencia a nivel de armamento y habilidades, a grandes rasgos nos encontraremos con los médicos, que repartirán botiquines entre sus aliados y podrán devolver a la vida a los soldados heridos; los ingenieros, que además de ser especialistas en armamento de apoyo podrán construir diversas estructuras o pedir armas fijas para defender las posiciones; por supuesto los soldados rasos, perfectos para encabezar los asaltos a las posiciones enemigas. Tampoco podemos olvidarnos de las fuerzas especiales, encargadas de sabotear los sistemas rivales, expertas en el armamento de precisión, y capaces de infiltrarse tras las líneas enemigas tomando la apariencia de sus enemigos abatidos. Y por último, quedan los populares tenientes, que distribuirán munición entre las tropas, podrán solicitar el establecimiento de diversos sistemas defensivos como torretas, y además podrán pedir ataques aéreos para aniquilar a los enemigos.

Los equipos, formados por ocho jugadores –una de las principales trabas con respecto a lo visto en PC-, deberán combinar sabiamente este tipo de unidades para formar grupos lo más equilibrados posibles, no ya solo porque las misiones que se nos plantearán en cada escenario requerirán de las habilidades de una o varias de estas tropas, sino también porque difícilmente podremos vencer a un equipo contrario bien organizado si nosotros nos movemos por el escenario de forma alocada. Y ésta es sin duda una de las principales virtudes del juego, que se diferencia así de otros exponentes del género en los que los jugadores suelen fijarse más en los enemigos que han abatido al final de la partida, y no tanto en el bien del equipo –aunque obviamente tras cada partida tendremos nuestra tabla con las estadísticas de la partida-.



Como decimos, tanto los Strogg como los humanos compartirán las mismas clases de combatientes. Sin embargo, sí nos encontraremos con pequeños matices que diferenciarán a cada una de estas facciones. Así, mientras que los médicos humanos revivirán con suma facilidad a los aliados heridos, los técnicos Strogg tardarán algo más en "reparar" a sus compañeros caídos, ganando eso sí la posibilidad de crear nuevos puntos de reaparición cosechando los cadáveres enemigos, lo que permitirá a sus aliados aparecer directamente en medio del campo de batalla, y la habilidad de generar campos de energía con los que proteger su posición. Igualmente, los Strogg podrán usar las mochilas anti gravedad Icarus para avanzar por el entorno de forma más rápida, con la opción de alcanzar posiciones elevadas desde las que atacar al enemigo con sus armas de fuego. Aún así, como remarcamos, los bandos se muestran prácticamente idénticos entre sí.



Ataque y defensa

Cada uno de los doce escenarios por los que nos moveremos nos presentarán diversos objetivos que deberemos ir cumpliendo de forma lineal hasta alcanzar la victoria final, aunque a grandes rasgos todo se basará en una premisa de lo más sencilla: un equipo ataca, el otro defiende. Así pues, al iniciar la contienda, se nos informará de los objetivos primarios de la misión, y quiénes son las unidades encargadas de cumplir dichas tareas. De este modo, si el primer objetivo consiste en detonar un muro para lograr así acceso a las instalaciones enemigas, necesitaremos de la ayuda de los soldados, que son quienes poseen esta habilidad. Si logramos este objetivo, que no será sencillo si el equipo contrario se organiza bien y no deja de desactivar las bombas, se nos encomendará otra tarea, que bien puede ser el deshabilitar los sistemas defensivos del enemigo pirateando sus sistemas. En este caso, serán las fuerzas especiales quienes tendrán que infiltrarse y hackear el sistema, necesitando lógicamente del apoyo del resto del equipo para sanar sus heridas y protegerles de las acometidas rivales.



Y lo mismo ocurre si hablamos de las labores defensivas. Al respecto, nos encontraremos con misiones en las que desde el primer minuto de la partida tendremos que defender nuestras instalaciones mientras los enemigos nos atacan desde todos los frentes, lo que como os podéis imaginar nos hará vivir momentos realmente apasionantes. En este tipo de situaciones, los ingenieros jugarán un papel fundamental ya que podrán solicitar la instalación de diversos sistemas defensivos como torretas contra la infantería o anticarro para que el asedio rival se complete con éxito. Si a todo esto le sumamos el empleo de los vehículos y las habilidades especiales de cada unidad, tenemos como resultado unas batallas espectaculares en las que tendremos que tener en cuenta diversos factores para evitar morir a las primeras de cambio.

Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que éste es un título puramente estratégico puesto que Quake Wars destaca, más si cabe en su versión para consolas –en las que se ha incrementado la velocidad de desplazamiento de los soldados- por ser un juego tremendamente frenético, muy del estilo Quake. Aspecto que se potencia todavía más por el sistema de objetivos de cada misión, que hará que los 16 jugadores se encuentren siempre en un radio de acción concreto luchando ferozmente por hacer cumplir sus objetivos. Así, no será nada raro ver a usuarios sobre tanques disparando a los rivales mientras éstos, desde trincheras, montañas, edificios y torres construidas por los ingenieros, disparan sin cesar con todo tipo de armas de fuego. En este sentido, el diseño de los doce escenarios resulta francamente bueno, con espacios amplios plagados de recovecos desde los que atacar y protegerse, que se combinarán a la perfección con zonas interiores como instalaciones científicas, búnkeres militares, o edificios ruinosos, en las que se desatarán los enfrentamientos más encarnizados, amén de ser las zonas en las que con mayor facilidad caeremos bajo las trampas de nuestros rivales –como minas de proximidad, que causarán auténticos estragos-.

En este punto, hay que remarcar que aunque habrá un buen número de vehículos –terrestres, marítimos y aéreos-, éstos no jugarán un papel tan decisivo en las partidas como en otros títulos de corte similar, ya que incluso las armas de fuego convencionales podrán dañarlos sin excesivos problemas –aunque las minas, granadas y misiles causan más daño, lógicamente-. Por lo tanto, aunque en algunos casos el contar con un tanque o el Goliath de los Strogg –un tanque vertical- puede declinar la balanza de un lado u otro, al final será la infantería la que decida el devenir de los acontecimientos con las acciones que realicen.



Decisiones cuestionables

Siguiendo con las unidades de combate, no podemos dejar de destacar negativamente el nuevo sistema de mejoras con el que nos encontraremos en Xbox 360, que simplifica al máximo lo visto en PC e, incomprensiblemente, en PlayStation 3, que sí mantiene dicho sistema de mejoras. En el título original, conforme íbamos realizando las labores propias de la clase de soldado con el que combatíamos, se nos premiaba con una serie de puntos de experiencia que, llegado el momento, nos permitían avanzar de nivel mejorando las habilidades de nuestro avatar, así como desbloqueando diversas mejoras para las armas y los vehículos. En Xbox 360, en cambio, los usuarios se tendrán que conformar únicamente con ver mejorada la salud, resistencia y capacidad de llevar munición del soldado en tres niveles distintos; mejoras que se mantendrán únicamente dentro de la partida/campaña que disputemos en ese momento. Decisión que no llegamos a entender.



En cuanto al sistema de control, hay que destacar por un lado lo mal calibrado que ha sido el sistema de apuntado automático, que resulta exagerado hasta el punto de que seguiremos a los rivales sin ni siquiera proponérnoslo; pero también el apuntado manual tiene sus carencias, reflejadas sobre todo en lo difícil que puede llegar a resultar el abatir a un enemigo que se mueve, como veíamos anteriormente, a una velocidad fuera de lugar. Por otro lado, el sistema de selección de armamento y habilidades, que se realizará con los gatillos superiores en ambas plataformas, puede llegar a ser algo molesto para los usuarios, principalmente porque tendremos que pasar por todas las opciones disponibles antes de llegar al arma deseada.



Por lo demás, el juego se comporta de forma similar al resto de exponentes del género dentro del mercado de las videoconsolas: controlamos los movimientos del personaje con uno de los sticks, mientras el otro nos permite apuntar. Con los gatillos disparamos y activamos las habilidades especiales de nuestra unidad, y el resto de botones los usamos para agacharnos –que no tumbarnos, algo que también es exclusivo de la versión de Quake Wars en PC-. El Pad digital quedará reservado para las peticiones que podremos realizar a lo largo de las partidas.

También el número de combatientes se ha visto reducido con respecto al PC. Como indicábamos al inicio de este artículo, pasaremos a disputar partidas para 16 jugadores en escenarios pensados para 24 usuarios sin que por ello se haya producido un mínimo nivel de modificación en los entornos, algo que denota una completa falta de interés por parte de los desarrolladores, que no han tenido en cuenta que en escenarios tan amplios equipos de jugadores tan pequeños resultan contraproducentes.

A nivel gráfico, esta adaptación de Enemy Territory: Quake Wars tampoco resulta digna de mención. Por un lado, destaca la amplitud de los escenarios por los que nos moveremos, la variedad de los mismos, y su propio diseño. Sin embargo, ni el sistema de iluminación, ni el detalle de las texturas, ni el propio modelado de los vehículos y soldados mantiene el nivel visto en PC, pese a todos estos meses de tiempo extra. Además, la definición de todos los elementos en pantalla resulta más que cuestionable, a lo que debemos sumar las ralentizaciones, que se muestran en ambas versiones del juego –similares a nivel gráfico-. A favor de la versión para PlayStation 3, eso sí, hay que destacar la inclusión de la cámara interior para los vehículos, opción deshabilitada en Xbox 360, aunque ésta se muestra mejor en líneas generales. Por último, los tiempos de carga también resultan molestos por su duración, a lo que debemos sumar un apartado sonoro muy discreto con unas melodías poco variadas y de calidad, y unos efectos sonoros que cumplen simplemente –al menos las voces han sido dobladas a nuestro idioma de forma acertada-.

En cuanto al juego en línea, de nuevo volvemos a encontrarnos con diversos problemas, siendo el principal la latencia en determinadas batallas multijugador –el temido lag-, y la dificultad de encontrar partidas estables –sufriremos alguna que otra desconexión-. En este punto, si al menos se hubiera potenciado de una forma más acertada el juego en solitario, los usuarios tendrían algo con lo que entretenerse en caso de no encontrar partidas con otros jugadores –ya que el juego local tampoco está disponible-; pero como podéis intuir, tampoco en este campo Quake Wars destacará. Así pues, si optamos por jugar en solitario, tendremos que conformarnos con luchar contra los bots, que con la inteligencia artificial que presentan, poco divertimento nos ofrecerán más allá de las primeras partidas, que nos servirán a modo de entrenamiento.



En definitiva, Quake Wars llega al mercado de las consolas tarde. Su planteamiento jugable, así como la ambientación y el desarrollo de las contiendas, están a la altura de lo que cualquier aficionado al género cabría esperar. Sin embargo, dejando a un lado los aspectos técnicos, el juego presenta lacras a nivel jugable por el sistema de control adoptado, que le resta atractivo al juego por facilitarnos en exceso el apuntado de los enemigos, o directamente por complicárnoslo demasiado dependiendo de la opción escogida. Esto sin olvidar la simplificación del sistema de mejoras en Xbox 360, ni la falta de contenidos extra con respecto a lo visto en PC, que bien podría justificar la compra de un juego que nos llega peor que cuando se lanzó en compatibles a finales del pasado año, a un precio superior. Por lo tanto, a día de hoy sigue siendo una compra más que recomendable en PC, pero un simple aperitivo para los aficionados al género en el mercado de las consolas.

PUBLICIDAD

Últimos análisis

The Forgotten City - Análisis
The Forgotten City - Análisis
Análisis
2021-08-03 17:01:00
The Forgotten City nos lleva a investigar una misteriosa ciudad romana sumida en un bucle temporal. Analizamos este curioso e interesante juego que nació como mod para The Elder Scrolls V: Skyrim.
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Microsoft Flight Simulator - Análisis
Análisis
2021-08-03 10:39:00
El simulador de vuelo, tradicionalmente de PC, llega ahora a la nueva generación de consolas Xbox con un resultado increíble.
The Ascent - Análisis
The Ascent - Análisis
Análisis
2021-07-30 13:01:00
Crítica al nuevo shooter con toques RPG para XSX/S, Xbox One y PC con un espectacular acabado artístico y varias cosas por pulir a nivel jugable.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Eldest Souls - Análisis
Eldest Souls - Análisis
Análisis
2021-07-29 18:19:00
Los italianos Fallen Flag Studio firman su primer juego con este soulslike que nos hará sudar sangre.
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Blaster Master Zero 3 - Análisis
Análisis
2021-07-29 14:19:00
Ya está aquí una nueva entrega de la saga espacial de aventuras al más puro estilo Metroid pero con ciertas permutas.
PEGI +16
Plataformas:
PS3 PC Xbox 360

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
7.2
  • Fecha de lanzamiento: 30/5/2008
  • Desarrollo: Underground Development
  • Producción: Activision / id Sofware
  • Distribución: Activision
  • Precio: 69,95 €
  • Jugadores: 1-16
  • Formato: 1 Blu Ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
COMUNIDAD
8

PUNTÚA
Enemy Territory: Quake Wars para PlayStation 3

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 28/9/2007
  • Desarrollo: Splash Damage
  • Producción: Id Software
  • Distribución: Activision
  • Precio: 49.95 €
  • Jugadores: 1-32
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Hasta 32 jugadores
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.59

PUNTÚA
Enemy Territory: Quake Wars para Ordenador

11 votos
#110 en el ranking de Ordenador.
#128 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
7.2
  • Fecha de lanzamiento: 30/5/2008
  • Desarrollo: Nerve Software
  • Producción: Activision / id Sofware
  • Distribución: Activision
  • Precio: 69,95 €
  • Jugadores: 1-16
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: Sí
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
6.5

PUNTÚA
Enemy Territory: Quake Wars para Xbox 360

7 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir