Análisis de Burnout 3 Takedown (PS2, Xbox)

Criterion y Electronic Arts consiguen crear el juego de velocidad más divertido de los últimos años y una de las compras obligadas de 2004.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
9.5
SONIDO
9.5
NOTA
9.8
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
10
Análisis de versiones PS2 y Xbox.

Concluíamos nuestro análisis de Burnout 2 para PS2, lanzado a finales de 2002, diciendo que en cada generación surgían sagas nuevas que se convertían en referentes, y que el juego de coches de Criterion era una de ellas. Es cierto que nos encanta tener razón, pero ni nuestros más salvajes sueños de adrenalina alcanzarían en aquellas fechas a predecir cómo de divertido sería Burnout 3. Por decirlo con pocas palabras, se trata del refinamiento hasta el extremo de lo que ya era un gran juego de velocidad, cuyos puntos fuertes eran el frenetismo de la conducción, los espectaculares choques y un apartado técnico que ofrecía al jugador una sensación de velocidad nunca antes experimentada. Esta tercera parte es más rápida, más espectacular y más frenética, y Criterion Games, recientemente comprada por la editora del juego, Electronic Arts, todavía conservaba ideas para enriquecer lo que en esencia se trata de conducir a toda velocidad sin chocar.

Takedown es el subtítulo de esta tercera parte, y responde a la adición definitiva a lo que se ha dado en llamar "Conducción Agresiva". La necesidad, nos guste o no, de hacer que nuestros rivales choquen para quitárnoslos de encima, recibir puntos y turbo, y por encima de todo evitar que sean ellos los que nos echen a nosotros. Esta inclusión podría quedarse en una posibilidad opcional, como ocurren con otras en muchos juegos, si no fuese porque Criterion ha convertido el Takedown en una parte esencial de la jugabilidad de Burnout 3. No es simplemente llegar el primero y si eso echar a algún coche de la carretera. Es conducir a toda velocidad, esquivar el tráfico y pelear constantemente con nuestros rivales. Por obligación.


Siniestro total

PUBLICIDAD

Aparte del Takedown, hay dos cambios muy importantes que convierten a Burnout 3 en un juego verdaderamente puntero, y más tras el reciente anuncio de la eliminación del modo online en Gran Turismo 4. El primero es el modo online, donde podremos participar en muchos tipos de carreras, y éste es de hecho uno de los mejores juegos Online que hay actualmente en el mercado gracias a la dinámica de Takedowns; de hecho, como repetimos cansina y constantemente en todos nuestros artículos sobre Burnout 3, fue pensar qué haría la gente en una carrera online de Burnout lo que llevó al equipo de Criterion a idear el concepto del Takedown. El segundo es un modo para un solo jugador mucho más largo, completo, sólido y variado que el de los dos anteriores juegos; y sobretodo mucho menos frustrante.

Este modo para un solo jugador se llama Tour Mundial Burnout, y en él visitaremos las tres zonas donde tendrán lugar las carreras. Tres áreas metropolitanas imaginarias de los Estados Unidos, Europa y Asia, con un diseño inspirado en los paisajes y en las estructuras urbanas habituales de los tres continentes. Así, en los Estados Unidos correremos por anchas y pobladas autopistas y por ciudades de anchas avenidas y rascacielos, en Europa correremos por paisajes montañosos y por ciudades que mezclan las callejuelas de la costa azul con la organización de las frías ciudades del norte de Europa, y en Asia correremos por ciudades literalmente atosigadas de coches, con los que será casi inevitable chocar.


Furia en el autopista

Todo esto se hará a través de un sistema de juego en el que tendremos acceso a un determinado número de pruebas inicialmente, y cada vez que superemos una o dos de ellas se nos abrirán otras nuevas; superarlas significa quedar como mínimo en tercer lugar (o, en las pruebas de furia en la carretera, obtener la medalla de bronce), y combinando este nivel de exigencia con el hecho de que no es obligatorio completarlas todas, tenemos un modo de juego nada frustrante, donde si no superamos una prueba podemos perfectamente intentar otra sin que el desarrollo del juego se vea necesariamente truncado, lo cual es un considerable avance con respecto a las dos anteriores entregas.

Los circuitos podrán ser cerrados o lineales (del punto A al punto B), utilizando algunos partes de otros, como podremos ver a la perfección en el mapa desde donde elegimos las pruebas en las que participar; por otra parte, todas estas pruebas están organizadas por categorías de coches; comenzaremos con los menos potentes, y una vez superemos (quedando como mínimos de tercero) el Torneo de cada categoría podremos jugar en la siguiente; para acceder al torneo, como el lector habrá deducido, habrá que superar primero un mínimo de pruebas de esa categoría. Dentro de cada categoría comenzaremos al principio con tres coches "básicos", los menos potentes, mientras que hay otra media docena de coches ocultos que siguen el mismo patrón en todas las categorías.

Tomando como ejemplo los Coupé, tendremos los tres modelos básicos y luego el "Modified Coupé", "Tuned Coupé", "Assassin Coupé", "Coupé DX", etc... En todas y cada una de las categorías los coches mejorados se consiguen de la misma forma. Los Assassin nos los dan al llegar a un cierto número de Takedowns acumulados desde que hemos empezado a jugar; será normal conseguir el modelo Assassin de una categoría superior si somos especialmente violentos con los otros coches como es en gran medida el caso de esta redacción . El Tuned Coupé se consigue ganando en una carrera donde todos los coches usan el mismo vehículo (el susodicho), el Modified y el Dominator en duelos Cara a Cara, el DX acumulando puntos, etc... La elección de cada coche ha de ajustarse a las necesidades de cada una de las pruebas, aunque generalmente el Dominator, que conseguiremos en penúltimo lugar en un particularmente difícil cara a cara, es el mejor (antes de conseguir el modelo Prototype, claro, que se obtiene consiguiendo el oro en todas las pruebas de una categoría).

Por otra parte, las pruebas son ciertamente variadas. Aparte de la típica carrera de llegar a la meta, que puede ser en circuitos cerrados o lineales y puede estar limitada a un coche o ser de elección libre en una misma categoría, tendremos pruebas de "Eliminador" (en cada vuelta el último coche queda eliminado), "Furia en la Carretera" (una salvaje competición contra otros coches en la que tendremos que hacer todos los Takedowns que nos sea posible antes de que nuestro vehículo quede siniestro total), "Vuelta al Rojo" (una contrarreloj) y algunas más específicas y menos extendidas por el resto del juego, como las invitaciones especiales a participar en una prueba en otro continente cuando aún no tenemos acceso al mismo.


A toda velocidad

Sin embargo, Criterion no ha podido evitar incluir, y les damos las gracias por ello, el modo Crash. Éste fue toda una sorpresa en la segunda parte, alargando considerablemente la vida del juego, y Criterion lo ha introducido en el Tour Mundial Burnout sin que por ello se convierta en algo obligatorio afrontar este tipo de pruebas. Las pruebas Crash transcurren paralelamente a las carreras normales, de forma que podremos pasar totalmente de ellas si queremos, cosa que por cierto es una mala idea. Al igual que en el anterior juego, en las pruebas Crash nos veremos en una situación donde habrá que provocar el choque más costoso y estrepitoso posible. En esta ocasión, cuando hayamos producido un cierto número de colisiones tendremos la opción de hacer explotar nuestro coche (creando más daños). Pasaremos las pruebas Crash ganando un mínimo de dinero (de nuevo las medallas), y acumulando ese dinero conseguiremos vehículos especiales como camiones, coches de autoescuela, etc...

Una vez comentados los modos de juego llega el inevitable momento de hablar de la jugabilidad propiamente dicha. La conducción arcade sigue, la sensación de velocidad también, y los espectaculares choques, de hecho más brutales que nunca, siguen siendo protagonistas del juego. Con la inclusión, de forma completamente natural, de los Takedowns, se le añade un nuevo nivel de profundidad. Por lo tanto, aparte de tener que conducir esquivando el tráfico y haciendo todo tipo de imprudencias para llenar nuestra barra de turbo (de la que hablaremos más adelante), tendremos también que estar en constante pugna con nuestros rivales.


Atardecer veloz

El Takedown, que por si nadie lo había deducido ya consiste en hacer que el rival choque, más habitual es contra un muro, que se realiza, como es de esperar, chocando con nuestro rival desde un lado y haciendo que se estampe contra el borde de la carretera, o bien impidiendo que entre al túnel o al carril de turno y se estampe contra la entrada; otros Takedowns menos habituales pero mucho más gratificantes son los que se producen contra coches o contra vehículos más grandes como autobuses, camiones o tranvías (estos tres últimos puntúan mucho más). Por otra parte están también los Takedowns distintivos, que son específicos de zonas de cada nivel, y que, aparte de darnos mucha más puntuación, se coleccionan como fotos. Tienen nombres rimbombantes como "Las Uvas de la Ira" o "Avalancha", pero se realizan de la misma forma, solo que tiene que ser dentro de una zona de un circuito. Por último está el Takedown con Efecto, que consiste en dirigir nuestro coche en medio de una colisión (pulsando el botón R1), intentando que nuestro destrozado vehículo se quede en la trayectoria (o impacte directamente) de uno de los coches rivales. Intentar hacer un Takedown con efecto tiene como consecuencia que nos repongamos más tarde a la carrera después de un choque, pero si tenemos éxito la recompensa merece mucho la pena.

Aparte de eso, la barra de turbo esta vez puede usarse siempre que esté algo llena, lo que a grandes rasgos significará que en algunas carreras estemos constantemente con el botón de turbo pulsado. Si en la primera entrega usar el turbo era algo extraordinario, y en la segunda más habitual pero difícil hacia el final del juego, en esta está completamente a la orden del día. Además, por cada takedown se añadirá más contenidos a nuestra barra de turbo, provocando que luego lo podamos usar durante mucho más tiempo... siempre y cuando no choquemos y nuestra barra vaya volviendo a su estado original. La barra se llenará de más formas que en anteriores entregas, relacionadas sobre todo con las peleas con los rivales; así, desviar sus rumbos, ponernos a rebufo suyo o pelarnos codo con codo contra ellos hará que nuestra barra se vaya llenando poco a poco, aunque probablemente ya estemos usando el turbo en ese momento.

En cuanto al modo online, tendremos varias formas de jugar, similares a las offline pero con los alicientes de esperar:

  • Carrera única: La típica carrera del modo offline, pero esta vez con oponentes controlados por otros jugadores.
  • Furia al volante: Al igual que en el modo offline, pero esta vez por equipos, a ver quién es capaz de acabar con más coches.
  • Aplastar en equipo: Uno de los modos más divertidos. Se trata de, entre dos personas, causar un gran accidente, jugando al mismo tiempo y sumando el dinero de ambos.
  • Doble impacto: Esta es la versión "versus" del modo Aplastar en equipo, solo que esta vez no veremos el coche rival, sino que competirán ambos por separado y luego compararán el nivel de destrozos.
  • Festival de choques: La versión por rondas del Doble Impacto, ganará el que cree los mayores daños en un número determinado de rondas.


    Takedown de muro

    A nivel gráfico, Burnout 3 es de lo mejor que se ha visto tanto en Xbox como en PlayStation 2. Vuelve a llamar la atención el potentísimo motor gráfico, capaz de mover unos escenarios enormes y con gran nivel de detalle a velocidades vertiginosas, sin sufrir ninguna ralentización. Los coches han mejorado respecto a la anterior entrega, aunque siguen sin tener un gran trabajo de texturas y de modelado poligonal, que suplen con unos fantásticos efectos de iluminación y reflexión, heredados de la segunda entrega pero muy mejorados. Los efectos gráficos que se aplican a toda la imagen para representar el frenetismo del turbo vuelven a estar muy conseguidos, mientras que el sistema de daños en tiempo real y efectos como chispas, humo o explosiones son también sobresalientes.

    En el apartado sonoro es quizás donde más se nota el hecho de que Electronic Arts esté detrás del proyecto, pues cuenta con una extensa banda sonora de temas licencias, algunos actuales y otros del pasado, bastante rockeros y muy a tono con el estilo del juego. Los efectos de sonido, sin contar con el mismo nivel de producción de los simuladores (que tienen ruidos de motores reales), cumplen a la perfección, pero lo que llama la atención es el "comentarista" del juego, que en la versión española se llama Arturo y comentará las carreras. Más que hacer comentarios sobre las carreras, se comportará como un DJ de los 40, dando entrada a temas musicales y comentando la "actualidad Burnout", intentando darle un toque de "mundillo" a esas carreras ilegales que causan terribles daños materiales. Así, en muchas ocasiones Arturo nos dirá, de forma indirecta, donde se encuentran los puntos donde hacer Takedowns distintivos. Hay que decir que, aunque al tener un repertorio limitado acabará cansando (podremos desactivarlo, aunque, extrañamente, lo echaremos de menos), el doblaje al castellano del comentarista es muy bueno, ya que las expresiones que usa son actuales y reales, y no provocan esa reacción de arquear la ceja tan típica de otros doblajes.

    Burnout 3 es sin duda el mejor juego de velocidad del año. Es alucinantemente divertido y adictivo, tanto online como offline, y es sólido en todos y cada uno de sus apartados y modos. A corto/medio plazo, no parece que ningún juego de su género (velocidad arcade) lo vaya a superar en diversión y calidad. De hecho, si no se lleva un diez es por pequeños errores como algunos tiempos de carga algo largos, que no haya más de un nivel de dificultad, que viendo la repetición a cámara de algunos Takedowns el juego no nos deje ver nuestro coche y al volver nos empotremos, o que el dichoso tema de las flechas de indicar la dirección no se haya solucionado de alguna forma (en un juego de chocar, es absurdo que haya una barrera artificial que no nos afecta y que nos corta el paso; acaba completamente con la emoción de una lucha entre dos coches). Si es el mejor juego de PlayStation 2 o Xbox, o el mejor del año, es algo que depende de los gustos de cada uno. En su género sin duda alguna no tiene rival.

    Opiniones

    Abre la coctelera e introduce en ella grandes dosis de velocidad, litros de adrenalina, unos cuantos sistemas de NO2, decenas de vehículos, tres continentes donde sembrar el caos y remueve fuertemente... ¿el resultado? Burnout 3: Takedown. Y es que el juego no solo mejora a sus predecesores, sino que además, los deja en pañales: una sensación de velocidad que en más de una ocasión te dejará completamente atónito, unos gráficos espectaculares, una jugabilidad tremendamente adictiva, decenas y decenas de vehículos que desbloquear, nuevos modos de juegos y la inclusión de juego Online hacen que la nueva entrega de la saga se consolide como uno de los grandes Arcades de conducción y, salvo sorpresa, como el mejor juego de conducción del presente año. Poder correr con un fórmula uno a casi 400 Km/h por las calles de Hong Kong, estampar a tu mejor amigo contra un camión cisterna mientras juegas Online, o crear el caos en una autopista americana son cosas que solo puedes hacer en este juego, y os aseguro que se convierte en una experiencia altamente satisfactoria. Y si crees que exagero, ¿a qué esperas? Pruébalo tú mismo.

    J.L. Roig

    Burnout 3: Takedown se ha desvelado como una de las grandes sorpresas del año. Y no es porque las dos anteriores entregas fuesen mediocres, o se percibiese un estancamiento entre ellas, o porque el juego no sorprendiese en el E3… No, tal vez sea tan sólo que nadie esperaba a estas alturas un arcade de conducción tan frenético y enloquecido como éste, tan salvaje en su planteamiento y su diversión directa. Es cierto que podemos decir sin miedo a equivocarnos que estamos ante un juego que se limita a llevar un paso más adelante lo visto en su anterior entrega, pero la verdad es que no es decir precisamente poco: crear accidentes colosales, echar a nuestros rivales contra camiones para llegar los primeros, reventar el crono y partir la pana con nuestros colegas son modos de juego divertidísimos. Y aquí hay eso más y mejor. Además, gracias al completo sistema de juego online nos dejaremos infinidad de horas en los modos multijugador, así que podemos decir que estamos ante un título redondo que sigue pecando, eso sí, del defecto del tráfico predefinido y una dificultad que puede resultar algo baja para los más aficionados a la saga. Sin embargo, esos son pequeñísimos fallos que debemos señalar para no decir, simplemente, que estamos ante de uno de los mejores arcades que nos ha dado esta generación de consolas.

    Daniel Escandell

    Burnout 3 es rápido, muy rápido. Pero más que rápido es adictivo y su adicción es aun más fuerte que aquello a lo que representa y tantos veneramos, la velocidad. La sensación que produce el juego es tal que más de una vez tendrás que convencerte de que sólo es un juego, o tal vez no. No se trata de sus gráficos, ni de su control, es algo que va más allá. Burnout es el extremo, el límite de la velocidad, es algo casi prohibitivo, cardíaco, incluso sicótico, si se me permite. A 300 km/h no da demasiado tiempo a pensar, actúas por instinto, por impulsos, como un autómata, tus reflejos son tu principal aliado, todo se disuelve ante tus ojos como un espejismo pasajero. Burnout crea escuela y los demás lo siguen. Tanto si tu consola es una PS2 como si es una Xbox, Burnout 3 es una de las razones por la que decidiste comprarla.

    Sancho Canela


    Siempre se ha hablado de que ésta era la generación de las continuaciones, sin ideas nuevas, sin novedades jugables. Burnout es el mejor ejemplo de saga productiva de esta generación. Desde su primera parte ha ido evolucionando por el camino correcto y esta tercera entrega es la culminación grafica y jugable de uno de los arcades mas adictivos que se han podido ver en los últimos años. Muy difícil lo va tener Gran Turismo 4 para superar holgadamente a este Burnout, parece que los chicos de Polyphony siempre van un paso por delante, pero esta vez tiene un duro competidor en su antagónico. Burnout 3: Takedown no engaña a nadie, promete velocidad, control asequible, retos impactantes y una velocidad endiablada y muy pocas veces por no decir nunca he visto tal sensación de ir al limite dentro de un juego de coches. Los takedowns son revolucionarios, aúnan lo mejor de un Ridge Racer con lo mas divertido de un Destruction Derby. Creo que nunca volveré a mirar un juego de coches de la misma manera después de haber jugado a Burnout 3.

    David Goberna López

    Los coches más rápidos vuelven a velocidades de vértigo intentando dejar en la cuneta a los demás oponentes. Con unos gráficos pasmosos y con unaa sensación de velocidad trepidante, el juego nos propone ponernos a los mandos de las carreras mas emocionantes de los últimos tiempos. Bien que sea un arcade y bien que carezca de la "profundidad" de otros simuladores en cuanto a opciones mecánicas y demás, pero la diversión que chorrea por todos y cada uno de sus poros nadie la puede poner en duda, pues pocos juegos -por no decir casi ningún juego de velocidad- nos hacen sentir la emoción y la adrenalina fluyendo en cada carrera. Imagina empuñar el volante de un 300 caballos mientras esquivas trafico, empujas con tu carrocería a dos coches para que los embista un autobús que viene en sentido contrario y ganar la carrera, también imagina que aprietas el botón de turbo y sales despedido duplicando tu velocidad mientras quemas las ruedas e intentas no acabar contra alguno de los coches que circulan en sentido contrario, ahora deja de imaginar y ve a por el juego.

    Emmanuel Castro

  • Pablo Grandío
    Director y fundador
    PUBLICIDAD

    Últimos análisis

    FIFA 22 - Análisis
    FIFA 22 - Análisis
    Análisis
    2021-09-27 09:04:00
    Analizamos FIFA 22, una nueva entrega del simulador de fútbol que añade animaciones y nuevos sistemas para los títulos del futuro que, por ahora, tienen poco impacto jugable.
    Townscaper - Análisis
    Townscaper - Análisis
    Análisis
    2021-09-24 12:43:00
    Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
    Death Stranding Director's Cut - Análisis
    Death Stranding Director's Cut - Análisis
    Análisis
    2021-09-23 14:00:00
    La remasterización para PS5 mejora visualmente un título que ya se veía de escándalo y añade algunos extras sin mucha enjundia.
    Sable - Análisis
    Sable - Análisis
    Análisis
    2021-09-23 09:32:00
    Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
    Golf Club: Wasteland - Análisis
    Golf Club: Wasteland - Análisis
    Análisis
    2021-09-22 10:06:00
    Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
    Kena: Bridge of Spirits - Análisis
    Kena: Bridge of Spirits - Análisis
    Análisis
    2021-09-21 07:05:00
    Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
    PEGI +3
    Plataformas:
    PS2 Xbox

    Ficha técnica de la versión PS2

    ANÁLISIS
    9.8
    • Fecha de lanzamiento: 16/9/2004
    • Desarrollo: Criterion
    • Producción: EA Games
    • Distribución: Electronic Arts
    • Precio: 63.95 €
    • Jugadores: 1-2 / Online
    • Formato: 1 DVD
    • Textos: Español
    • Voces: Español
    • Opción 60Hz: Sí
    • Online: Sí
    COMUNIDAD
    8.85

    PUNTÚA
    Burnout 3 Takedown para PlayStation 2

    167 votos

    Ficha técnica de la versión Xbox

    ANÁLISIS
    9.8
    • Fecha de lanzamiento: 16/9/2004
    • Desarrollo: Criterion
    • Producción: EA Games
    • Distribución: Electronic Arts
    • Precio: 63.95 €
    • Jugadores: 1-2 / Online
    • Formato: 1 DVD
    • Textos: Español
    • Voces: Español
    • Opción 60Hz: Sí
    • Online: Sí
    COMUNIDAD
    8.88

    PUNTÚA
    Burnout 3 Takedown para Xbox

    83 votos
    #3 en el ranking de Xbox.
    Flecha subir