Análisis de The Elder Scrolls Online (PC)

Tamriel abre sus puertas finalmente para ofrecernos una interesante aventura online con graves errores que le impiden alcanzar la grandeza habitual de la saga.
The Elder Scrolls Online
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
7
DIVERSIÓN
7
JUGABILIDAD
6.5
Análisis de versión PC.

Cuando una saga que siempre se ha caracterizado por sus experiencias de juego para un solo jugador decide dar el salto al mundo de los MMORPGs, no son pocas las dudas que suelen asaltarnos sobre lo necesario de este movimiento y sobre la calidad final que atesorarán. En el caso de The Elder Scrolls, era algo que sabíamos que acabaría ocurriendo y que el gran público demandaba, ya que pocas series de videojuegos gozan de un mundo tan enorme, rico y profundo que se preste tan bien a lo que se supone que debe ofrecer un título de este género.

Pero la hora de la verdad por fin ha llegado. Tamriel ha abierto sus puertas como un mundo persistente online y ahora es cuando a nosotros, los usuarios, nos toca decidir si la espera ha merecido la pena apoyando al juego mes tras mes pagando su suscripción, o por el contrario, quedarnos en sus primeros 30 días gratuitos y no renovar. ¿Habrá merecido la pena la espera?

Explorando Tamriel

Como viene ocurriendo desde hace años en el género, nuestro principal objetivo una vez nos creemos a nuestro personaje (para ello tenemos un editor con bastantes opciones, tres facciones y muchas razas entre las que escoger), será cumplir todas las misiones que nos encontremos para ir ganando experiencia y así poder subir de nivel.

PUBLICIDAD

El diseño de estas, por lo general, no es especialmente interesante, ya que pocas veces se arriesgan a probar cosas nuevas y la mayor parte del tiempo nos lo pasaremos yendo de un sitio para otro matando los objetivos de turno, recolectando los objetos que nos hayan pedido o hablando con NPCs.

Por suerte, todas ellas tienen su razón de ser y nos irán guiando siguiendo una historia, por lo que no esperéis encontraros con cosas como "por favor, tenemos una plaga de ratas, mata diez y vuelve a hablar conmigo", algo que dentro del género se agradece mucho. Para darles un toque de interés, en casi todas nuestras conversaciones con los personajes que habitan Tamriel se nos permitirá escoger respuesta, y estas a veces acaban derivando en distintos caminos.

El problema es que el sistema de phasing del que hace gala el título muchas veces nos evitará que podamos ayudar a nuestros amigos dependiendo de lo que hayamos completado y de las opciones que hayamos escogido. De hecho, realizar misiones en grupo muchas veces no sirve de nada, ya que hay ciertas acciones que todo el mundo tiene que realizar individualmente, lo que acaba por retrasarnos al tener que esperar a que todos los miembros de nuestro equipo cumplan sus objetivos.

En los primeros dos mapas tras el tutorial, la experiencia de subida de nivel se puede hacer bastante tediosa y aburrida, aunque una vez pasado ese punto y llegados a la tercera zona de nuestra facción, iremos descubriendo cómo el juego comienza a abrirse y a proponernos retos más interesantes, con misiones en las que incluso se nos plantean puzles muy bien elaborados y otros elementos característicos de la saga, no muy habituales en un MMORPG, y que preferimos no desvelaros para evitar arruinaros posibles sorpresas.

 1

Esto mismo es algo que también ocurre con la exploración de los mapas (los cuales, por cierto, son enormes). En los primeros, las misiones nos irán guiando de un lado a otro de tal forma que nos permitirán encontrar por el camino casi todas las aventuras de la zona, mientras que una vez lleguemos a las áreas de nivel intermedio y alto, se nos animará algo más a que descubramos lo que hay al otro lado de esa montaña o en aquel bosque que se ve a lo lejos, ya que las misiones principales no nos harán pasar por todos los sitios, algo que se agradece y recupera ligeramente el sentimiento de aventura de la saga.

Ya que estamos hablando de exploración, las misiones no será lo único con lo que se nos recompense por salirnos del camino principal, ya que también podremos toparnos con otras sorpresas y puntos de interés, como los skyshards, unos fragmentos que nos otorgarán un punto de habilidad extra por cada tres que encontremos.

Por otro lado, para animar un poco más nuestras andanzas por Tamriel, también nos encontraremos unos eventos públicos similares a lo visto en juegos como Guild Wars 2, Rift o Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, con la diferencia de que aquí son un desastre. En ellos veremos cómo unas gigantescas anclas negras aparecen del cielo, se clavan en la tierra y de ellas comienzan a salir multitud de enemigos. Nuestro objetivo siempre será el mismo, unir fuerzas con otros jugadores para acabar con todos los enemigos que aparezcan en unas escaramuzas muy poco interesantes, repetitivas y muy parecidas entre sí.

Personalizando nuestro estilo de juego

Uno de los grandes aciertos de The Elder Scrolls Online lo encontramos en su sistema de subida de nivel y de habilidades. De inicio tendremos cuatro clases entre las que escoger, cada una de ellas con sus tres árboles de habilidades propios, así como otros muchos destinados a artesanías, equipo, características raciales, etcétera. A medida que ganemos puntos de habilidad, ya sea con skyshards, subiendo de nivel o completando misiones concretas, podremos ir desbloqueando y mejorando nuestras técnicas.

Esto nos da una enorme libertad para configurar a nuestro héroe totalmente a nuestro gusto, haciendo que sea un gran combatiente con armas a dos manos, equipo pesado, que sepa usar algo de magia, etcétera. Las posibilidades son gigantescas, y para mejorar ciertas habilidades tendremos que tenerlas equipadas para que vayan subiendo de nivel hasta llegar a su máximo, por lo que estaremos constantemente probando todo tipo de builds.

 2

Lo malo es que solo podremos tener cinco habilidades básicas equipadas a la vez y una definitiva, lo que limita muchísimo nuestro rango de acciones. Por suerte, una vez lleguemos al nivel 15 podremos tener una segunda build equipada, lo que de paso también nos permitirá cambiar de arma. De esta forma, si por ejemplo estamos especializados en el combate cuerpo a cuerpo y nos encontramos en una situación en la que no nos podemos acercar a nuestro objetivo, bastará con que llevemos un arco equipado en la segunda configuración para pasar a atacar a distancia. Esto es algo que haremos simplemente pulsando un botón, lo que nos da algo más de versatilidad a la hora de afrontar según qué situación.

Por otra parte, cada vez que subamos de nivel también podremos escoger si mejorar nuestra estadística de magia, vida o aguante, muy al estilo clásico de la saga, aportando un toque extra de personalización que añade todavía más profundidad al sistema si cabe.

Combates para olvidar

Ahora nos toca hablar del que probablemente sea el peor apartado del juego: su sistema de combate. The Elder Scrolls nunca se ha caracterizado por tener un sistema de combate especialmente interesante, pero sabía compensarlo de otras formas. Además, las entregas clásicas no están tan centradas en la acción como es el caso que nos ocupa, donde estaremos batallando casi de forma constante. Si a esto le sumamos el enorme número de horas que el juego busca que le echemos, que pelear sea divertido se nos antoja como algo fundamental.

 3

Por desgracia este no es el caso. Si bien se ha buscado que sea en tiempo real, el sistema de colisiones necesita ser revisado con urgencia, ya que los golpes los detecta fatal, especialmente cuando luchamos cuerpo a cuerpo. Su limitado número de acciones tampoco ayuda demasiado, por lo que las rotaciones que tendremos a nuestra disposición no son especialmente complejas.

Además, se ha intentado camuflar el hecho de que estamos ante un juego con un sistema de combate basado en objetivos y no totalmente libre. Para ello, cuando encaremos o apuntemos a un enemigo, el título lo fijará de forma automática, algo que falla con bastante frecuencia, da muchos problemas y que nos acabará obligando casi siempre a recurrir al tabulador para fijar manualmente a quienes queremos atacar.

A todo esto tampoco ayudan lo lamentables que resultan las animaciones del juego, bastante toscas y pobres, lo que acaba transmitiendo la sensación de estar viendo luchar a los prototipos de unos maniquís robóticos mal acabados en vez de a héroes y criaturas de leyenda. Puede que no lo parezca, pero este apartado acaba pasándole factura a casi todos los aspectos del juego, desluciendo el trabajo que se ha realizado con el sistema de personalización de personajes, el disfrute de las misiones, las batallas contra otros jugadores, las mazmorras, etcétera.

Para rematar, si lo que pretendéis es jugar en primera persona, como seguro que muchos estáis habituados a hacer en las entregas offline de la saga, deciros que se nos da la opción, aunque es de todo menos práctico, ya que los avisos que los enemigos nos dan para esquivar sus ataques de área apenas se ven con esta cámara, por lo que acaba resultando de todo menos práctico.

Las artesanías y el comercio

Uno de los apartados que más nos han sorprendido de The Elder Scrolls Online ha sido su sistema de artesanías. Este resulta inesperadamente complejo, es difícil de subir y ofrece muchísimas posibilidades, especialmente en lo que se refiere a la creación de equipo, por lo que si sois fans de este apartado tan habitual de los MMORPGs (y de la saga en sí) os lo pasaréis en grande recolectando materiales, buscando nuevos diseños y subiendo vuestras habilidades de nivel, ya que requiere de un esfuerzo que luego se ve recompensado con piezas de equipo u otras ventajas realmente útiles.

El sistema de comercio todavía está muy verde y a estas alturas resulta muy difícil de juzgar. ¿El motivo? La eliminación de una casa de subastas general. Aquí si queremos comerciar con otros jugadores tendremos que recurrir al chat general o bien ingresar en una guild dedicada al comercio. Podremos tener hasta cinco gremios, por lo que podréis tener una para cada una de vuestras necesidades.

 4

Cuando una tiene bastantes miembros, se desbloquea un bazar que funciona igual que cualquier casa de subastas, aunque solo podrá ser usada por sus integrantes. Con esto se pueden evitar ciertas especulaciones y que alguien rompa la economía del juego, ya que si no nos gusta cómo van las cosas en una clan, nos bastará con salirnos de él y buscarnos otro con una economía más sana. De momento no funciona del todo mal (habrá que ver cómo evoluciona con el paso de las semanas), aunque la interfaz del bazar es un completo desastre y resulta muy poco intuitiva.

Los peligros de las mazmorras y el nivel 50

Tal y como era de esperar, el juego hace gala de varias mazmorras para grupos de jugadores. Estas se dividen en dos tipos distintos: públicas e instanciadas. Las primeras son zonas con monstruos y jefes muy duros que nos obligarán a buscarnos un grupo si queremos cumplir las misiones que allí nos encontremos, aunque veremos a todo el mundo pasearse por ellas como si fuera un mapa más. En cambio, en las instanciadas, tal y como su propio nombre indica, solo estaremos nosotros y nuestro equipo.

Su desarrollo es el mismo que ya hemos visto mil veces en otros juegos del género: avanzar derrotando enemigos, toparnos con un jefe con mecánicas propias, matarlo y seguir avanzando. Las mecánicas de los jefes no son demasiado originales y si ya lleváis varios MMORPGs a vuestras espaldas, todas os resultarán muy familiares y os haréis rápidamente a ellas. Si bien podrían resultar divertidas, el sistema de combate del juego y la poca originalidad de la que hacen gala echan por tierra gran parte de su disfrute.

 5

Para los que quieran un reto mayor, cada una de ellas cuenta con una versión más difícil y larga. En general, las versiones normales son bastante fáciles si contáis con un grupo medianamente competente, aunque si queréis afrontar con garantías las del segundo tipo más os vale ir bien equipados y preparados. Para acceder a esta dificultad extra, primero tendréis que llegar a nivel 50, nivel que por otro lado también os dará acceso a todo el contenido de las otras dos facciones.

Ya que hablamos del nivel máximo, decir que una vez que seáis 50, obtendréis el rango de Veterano. Este rango tiene sus propios niveles, así que os tocará seguir haciendo misiones y todo tipo de actividades para obtener experiencia y así poder subirlo, ya que algunas de las mejores piezas de equipo del juego requieren un nivel de veterano determinado para poderlas usar.

Batallando por la gloria

Uno de los apartados más interesantes del juego lo encontramos en su contenido PvP. Gracias a él podremos sumergirnos en un mapa desproporcionadamente grande en el que tendremos que ayudar a nuestra facción a hacerse con el trono de Cyrodiil, el cual por motivos argumentales ha quedado vacío y sin un heredero. Al haber tres facciones, esta lucha se realiza a tres bandas, lo que aporta un toque muy interesante a estas gigantescas partidas.

Antes de poder acceder a la capital tendremos que hacernos con todos los castillos del mapa, una tarea que no será nada fácil y que nos obligará a usar todo tipo de armas de asedio para abrir puertas, destruir murallas y, en definitiva, abrirnos paso por las defensas enemigas para conquistarlos. Esto suele desencadenar todo tipo de batallas masivas, en las que cientos de jugadores se enfrentan sin descanso, por lo que podéis haceros una idea del caos que suele reinar en estos asedios.

La sensación de estar en una guerra abierta está muy conseguida y si somos capaces de encontrar un grupo de jugadores más o menos organizado y que tenga una visión estratégica adecuada para saber qué puntos atacar en cada momento, acabaremos por pasárnoslo bastante bien, aunque al menos, en nuestro caso, tras un rato acababa cansándonos, ya que nuestras habilidades individuales apenas cuentan para nada en este modo, solo ir con nuestro grupo y saber a qué golpear.

 6

En Cyrodiil también hay misiones, que suelen consistir en matar jugadores, explorar una zona, conquistar un puesto concreto, etcétera, las cuales nos recompensarán con unas considerables sumas de experiencia, así como con unos puntos especiales que solo podremos gastar en las tiendas de la zona. Algo muy interesante es el hecho de que si nuestra facción gana la partida y somos los que más puntos hemos obtenido, nos convertiremos en el emperador, lo que nos desbloqueará una línea de habilidades totalmente nueva, la cual solo estará al alcance de unos pocos.

Al final nos hemos quedado con las ganas de luchar en unas arenas para grupos más reducidos en las que poner a prueba nuestras habilidades a la hora de enfrentarnos a otros jugadores, ya que a veces apetece jugar a algo más controlado entre tanto caos.

La lucha contra la interfaz

Otro de los grandes errores de The Elder Scrolls Online lo tenemos en su interfaz. Al haberse querido implementar una similar a la de las entregas offline, nos topamos con cosas como un sistema de inventario desesperantemente poco práctico que conseguirá sacarnos de nuestras casillas en más de una ocasión, ya que ni siquiera podremos revisarlo mientras hacemos otra cosa.

 7

A todo esto, se ha prescindido del clásico minimapa para ponernos una barra a modo de brújula que nos indique a donde ir. El problema es que las indicaciones que nos dan son muy erráticas, por lo que muchas veces en vez de ayudarnos a orientarnos lo único que conseguirán es perdernos y liarnos más todavía. Si a todo esto le sumamos la poca información que se nos da sobre los potenciadores y estados alterados que llevamos encima y otros problemas varios relacionados con la forma de presentarnos las cosas en pantalla, os podréis hacer una idea de lo mucho que falla este apartado.

Tamriel

Gráficamente, The Elder Scrolls Online no es ninguna maravilla. A nivel técnico no destaca especialmente, algo que queda más que demostrado con los mencionados problemas de animaciones y que también podríamos extender al modelado de los personajes. Ahora bien, a nivel de escenarios se ha hecho un buen trabajo, ya que son variados y cuentan con una dirección artística más que digna. El único problema que les hemos visto es que nos han parecido un poco faltos de vida y algunos detalles, como ciertas texturas o elementos, no están demasiado trabajos.

Eso sí, tenemos que decir que su rendimiento es ejemplar, ya que todo se mueve con una fluidez pasmosa y en ningún momento hemos llegado a ver bajadas en los FPS dignas de mención. Además, el lanzamiento apenas ha tenido problemas de lag o conexión, aunque no se ha librado de una gran cantidad de bugs y errores, que en algunos casos se ha tardado más de lo que se debería en corregir, y es que no hay nada más frustrante que llevar un buen rato con una misión y que justo al final no la puedas terminar por culpa de un error de programación, especialmente cuando esta es importante para la trama principal.

Tampoco nos ha gustado demasiado el hecho de que las zonas se dividan por pantallas de carga en vez de presentarnos un mundo totalmente abierto. Esto es algo que podríamos entender que ocurra entre los mapas principales dado el tamaño que tienen, pero cuando nos encontramos en una zona interior repleta de puertas y tenemos que tragarnos una pantalla de carga cada vez que abrimos una, es algo que acaba cansando bastante por mucho que solo duren uno o dos segundos.

 8

Al menos el apartado sonoro sí que está a la altura, con unas melodías muy bellas y en ocasiones épicas que hacen que pasearse por Tamriel sea un gustazo. Eso sí, se nota la ausencia de Jeremy Soule, el compositor habitual de la saga, quien solo ha firmado su tema principal, por lo que se nota que el estilo es ligeramente diferente al clásico de The Elder Scrolls y curiosamente más similar a lo escuchado en las películas de El Señor de los Anillos con según que melodía, aunque eso no quita que se ha hecho un gran trabajo en este aspecto. Mención especial a las canciones de los bardos que escucharemos en las posadas.

El doblaje también mantiene un altísimo nivel, con muchos actores de renombre entre las voces escogidas, lo que consigue dotar de mucha vida y personalidad a los personajes con los que nos encontraremos a lo largo de nuestras aventuras por este mágico mundo. Eso sí, tanto el doblaje como los textos se encuentran exclusivamente en inglés, por lo que si tenéis problemas con este idioma os perderéis gran parte del encanto del juego al no enteraros de su historia ni de lo que os cuenten.

Conclusiones

The Elder Scrolls Online ni es el desastre supremo que muchos claman que es ni la obra maestra que otros tantos nos intentan hacer creer. Es un MMORPG, y como tal, está limitado por su propio género, así que no esperéis hacer cosas como matar al primer NPC que se te cruce, crear el caos en las ciudades con los guardias, o robar un caballo, ya que esto no es un The Elder Scrolls al uso y no se nos ofrece tanta libertad.

 9

Ahora bien, tiene sus virtudes y aporta algunas ideas interesantes, pero que falla estrepitosamente en aspectos tan básicos como es el combate o su interfaz (y eso sin contar sus tediosas horas iniciales, por las cuales no todo el mundo estará dispuesto a pasar), lo que acaba dejándole muy por detrás de otros juegos del género ya asentados y más atractivos.

Sin embargo, si eres capaz de perdonarle estos errores y eres muy fan de todo lo que rodea a Tamriel, aquí encontrarás una aventura repleta de contenidos y cosas para hacer durante meses, aunque quizás, al final, puede que tu estancia en este mundo de fantasía tras varias horas no acabe siendo tan larga ni placentera como esperabas y prefieras buscar otras alternativas.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Pupperazzi - Análisis
Pupperazzi - Análisis
Análisis
2022-01-20 15:54:00
Pupperazzi nos lleva a un adorable mundo habitado por perros para que les saquemos fotos mientras hacen monerías. Una irresistible premisa que aprovecha sus limitaciones con inteligencia.
Windjammers 2 - Análisis
Windjammers 2 - Análisis
Análisis
2022-01-20 10:07:00
25 años después, el clásico de recreativas vuelve con una gran secuela que mantiene su esencia intacta.
Nobody Saves the World - Análisis
Nobody Saves the World - Análisis
Análisis
2022-01-19 09:27:00
DrinkBox Studios nos trae un RPG de acción al estilo clásico con transformación en diferentes personajes y un interesante cooperativo.
God of War - Análisis
God of War - Análisis
Análisis
2022-01-12 17:00:00
Kratos debuta en PC con una buena adaptación a ordenadores permitiéndonos disfrutar de la mejor calidad gráfica a más de 60 fps y sin fallos destacables en su rendimiento.
Monster Hunter Rise - Análisis
Monster Hunter Rise - Análisis
Análisis
2022-01-10 17:05:07
Una de las mejores entregas de la aclamada saga de caza de monstruos de Capcom se estrena en PC con una gran conversión a la altura de las expectativas.
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Voice of Cards: The Isle Dragon Roars - Análisis
Análisis
2021-12-20 14:45:00
Yoko Taro regresa con un nuevo, pequeño e imperfecto JRPG que consigue sobresalir y diferenciarse gracias a su peculiar estética.
Género/s: MMORPG
PEGI +16
Plataformas:
PC PS4 Xbox One
Xbox Series X/S PS5

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7
  • Fecha de lanzamiento: 4/4/2014
  • Desarrollo: Zenimax Online Studios
  • Producción: Bethesda
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 54,95 €
  • Jugadores: Multijugador masivo
  • Formato: DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
7.02

PUNTÚA
The Elder Scrolls Online para Ordenador

47 votos
#224 en el ranking de Ordenador.
#247 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión PS4

  • Fecha de lanzamiento: 9/7/2015
  • Desarrollo: Zenimax Online Studios
  • Producción: Bethesda
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 69,99 €
  • Jugadores: Multijugador masivo
  • Formato: DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
10

PUNTÚA
The Elder Scrolls Online para PlayStation 4

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox One

  • Fecha de lanzamiento: 9/7/2015
  • Desarrollo: Zenimax Online Studios
  • Producción: Bethesda
  • Distribución: Koch Media
  • Precio: 69,99 €
  • Jugadores: Multijugador masivo
  • Formato: DVD
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
The Elder Scrolls Online para Xbox One

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox Series X/S

  • Fecha de lanzamiento: 8/6/2021
  • Desarrollo: Zenimax Online Studios
  • Producción: Bethesda
  • Distribución: Microsoft Store
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: Multijugador masivo
  • Formato: Descarga
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
The Elder Scrolls Online para Xbox Series X/S

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS5

  • Fecha de lanzamiento: 15/6/2021
  • Desarrollo: Zenimax Online Studios
  • Producción: Bethesda
  • Distribución: PlayStation Network
  • Precio: 19,99 €
  • Jugadores: Multijugador masivo
  • Formato: Descarga
  • Textos: Inglés
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
The Elder Scrolls Online para PlayStation 5

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir