Vandal

Análisis de Hard to be a God (PC)

Alberto Pastor ·
El rol y la literatura se dan la mano en este nuevo título de Akella basado en la novela ‘Qué difícil es ser Dios’.
GRÁFICOS
6.6
SONIDO
6
NOTA
6.5
DIVERSIÓN
6.5
JUGABILIDAD
6.8
Análisis de versión PC.

Basado en la novela "Qué difícil es ser Dios" de los hermanos Strugatsky, por fin podemos disfrutar de Hard to be a God en PC. En este nuevo juego de rol desarrollado por los estudios Akella y Burut Entertainment, creadores de Kreed entre otros, encarnaremos a un espía profesional que deberá investigar la situación política y militar del reino feudal de Arkanar, el cual se encuentra sumido en una crisis que parece no tener fin. Lo interesante de todo este universo, que como decíamos está basado en un clásico relato de la literatura de ciencia ficción, es que no todo es como parece a primera vista y aunque el mundo por el que nos movamos tenga una apariencia medieval, nosotros seremos parte de una especie tecnológicamente avanzada que sin intervenir en el curso de la historia, vigilarán incesantemente el mundo de los mortales.



Con este escenario tan interesante como punto de partida, el protagonista del juego se verá envuelto en una serie de peligrosas situaciones que le obligarán a romper la promesa de no intervenir en los asuntos de los habitantes de Arkanar. Al asumir esta nueva misión, y gracias a sus habilidades de combate y amplios conocimientos tecnológicos, nuestro héroe será considerado como una especie de dios; aunque como bien reza el título del juego, éste no es un "oficio" fácil. Tampoco lo será adentrarse y quedar prendado de esta gran historia por un simple motivo, y es que a diferencia de otros títulos de corte similar, en Hard to be a God no se nos introducirá en el universo creado por los hermanos Strugatsky mediante una sorprendente secuencia cinemática, o al menos narrándonos los orígenes de nuestro héroe. Directamente apareceremos en Arkanar sin saber muy bien cómo ni por qué, ni mucho menos cuáles son las motivaciones de nuestro avatar.

Tampoco estamos ante un título de rol en el que podamos personalizar a nuestro protagonista con un gran nivel de opciones, ya que iniciaremos la aventura con el personaje creado por el propio juego, algo que limita en cierto grado las opciones jugables de Hard to be a God. Por lo tanto, ya los primeros pasos en esta obra de Akella resultarán algo difíciles, aspecto que no variará en exceso a lo largo de la aventura, aún cuando sí estamos ante un título que aporta ideas de lo más interesantes para el género.

El arte del disfraz

Como decimos, nuestro salto al mundo de Arkanar será de lo más repentino y directo. Sin un editor de personajes, ni la posibilidad de escoger cualquiera de las distintas clases de combatientes clásicas en el género, la única opción de personalización con la que nos encontraremos se trata de la posibilidad de modificar ligeramente los atributos físicos de nuestro avatar, aunque no de una forma tan variada como en otros exponentes del género. En este sentido, tras subir de nivel (que como siempre lo lograremos eliminando muchos enemigos y superando diversas misiones) obtendremos una serie de puntos de habilidad que deberemos repartir entre diversos parámetros como las aptitudes de nuestro héroe con las distintas armas del juego, su salud, diplomacia, su resistencia a la hora de asestar golpes, etc. Aquí hay que remarcar no obstante que las armas a distancia y las magias no han sido potenciadas en el juego, aspecto que sin duda decepcionará a más de un aficionado al género.



Pese a esta notable carencia de opciones de personalización, el juego sí presenta un importante repertorio de armas con diversas características que lógicamente nos obligarán a adaptarnos a cada situación en la que nos veamos envueltos. Por ello, dependiendo del arma equipada y del tipo de movimiento que realicemos, nuestro avatar consumirá un cierto grado de resistencia que deberemos racionar para evitar quedarnos sin fuerzas durante una escaramuza, que se desarrollarán en tiempo real, algo que nos dejaría completamente vendidos al enemigo. Aparte de los clásicos golpes, también podemos cambiar durante el transcurso de la reyerta, el arma equipada para realizar diversas combinaciones, con la posibilidad incluso de asestar golpes mortales a los rivales, o realizar movimientos especiales si antes cumplimos unos requisitos previos. Por supuesto, tampoco faltarán los diversos ítems y pociones que habremos ido recogiendo a lo largo de nuestra aventura y que podremos usar durante estas batallas para sanar nuestras heridas o mejorar nuestras aptitudes físicas temporalmente, por ejemplo.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Análisis
2019-07-21 17:00:00
Es hora de volver a la acción y abrirse paso entre oleadas de enemigos con armas y puñetazos.
Análisis
2019-07-18 16:00:00
Un entretenido juego que nos hará pensar, muy atractivo en lo visual y con algunas ideas muy interesantes.
Análisis
2019-07-17 16:30:00
Los productores del aclamado Dusk regresan ahora con Amid Evil, otro FPS de corte retro que, en esta ocasión, rinden homenaje a juegos de disparos de fantasía como Heretic o Witchaven.
Análisis
2019-07-16 10:00:00
Una genial aventura de puzles y exploración que desborda ingenio y frescura y que se convierte en una de las sorpresas más agradables en lo que llevamos de año.
Análisis
2019-07-13 10:50:00
Un entretenido y peculiar título independiente que posee un buen número de cualidades.
Análisis
2019-07-12 09:17:00
Un espectacular run and gun que recupera la esencia de los mejores clásicos del género para ofrecernos una aventura tan intensa como divertida.
Género/s: Rol
PEGI +12
Plataformas:
PC
Ficha técnica de la versión PC
ANÁLISIS
Fecha de lanzamiento: Febrero 2008
Desarrollo: Burut
Producción: Akella
Distribución: Nobilis Ibérica
Jugadores: 1
Formato: PC DVD
Textos: Español
Voces: Inglés
COMUNIDAD

PUNTÚA
Hard to be a God para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir