Análisis de Crusader Kings II (PC)

Paradox Interactive firma su mejor juego hasta el momento con un título de gestión nobiliaria que hará las delicias de los fans del género.
Crusader Kings II
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8.5
NOTA
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9.5
Análisis de versión PC.

Si hay una compañía desarrolladora que sea bien conocida por realizar títulos de estrategia con una profundidad jugable fuera de toda duda, esa es sin duda Paradox Interactive. Gracias a ellos hemos podido poner a prueba nuestras dotes de mando en diversos periodos históricos de la humanidad, ya sea en el antiguo Imperio Romano, en la Edad Media o en el siglo XIX. En el caso que nos ocupa con Crusader Kings II, volvemos a viajar a la Baja Edad Media en un título donde los chicos de Paradox han invertido toda la experiencia que han acumulado durante estos años, dando como fruto su mejor juego hasta la fecha.

El poder de las dinastías

El primer cambio y más notable que se ha introducido en esta entrega respecto a la original, es que ahora nuestra prioridad no va a ser dirigir una nación para llevarla a lo más alto, sino que nuestro objetivo será el de controlar a una dinastía para hacerla la más poderosa y cumplir todas las ambiciones que nos propongamos. Como os podéis imaginar, esto es algo que afecta a las propias bases de su jugabilidad, lo que nos obliga a enfocarlo todo de una manera muy distinta, dándole un sabor muy distinto al juego y obligándonos a cambiar el chip respecto a lo que estamos habituados.

Así por tanto, podremos empezar en cualquier fecha comprendida entre 1066 y 1337 (la partida acabará en 1453). En función del periodo en el que juguemos, el estado de las distintas dinastías será uno u otro, así como sus personajes. A partir de aquí, podremos seleccionar a cualquier señor cristiano que tenga como mínimo un condado bajo su poder, para así poder empezar a dar rienda suelta a nuestras ambiciones políticas. Como es de esperar, dependiendo del poder inicial que tengamos, la dificultad de la partida será mayor o menor, aunque no será el único condicionante, ya que nuestra posición geográfica puede plantearnos más o menos dificultades. Por ejemplo, tener tierras junto a una frontera musulmana puede ser algo bastante problemático si no tenemos cuidado.

PUBLICIDAD

Hemos mencionado que solo podemos escoger a dinastías cristianas, por lo que a menos que esto cambie mediante algún tipo de contenido descargable, nos quedamos sin poder controlar a una familia musulmana o de otro tipo de religión, lo que es una pena, ya que estamos seguros de que el cambio de enfoque podría haber dado muchísimo juego y aportado mayor profundidad todavía si cabe a su jugabilidad.

Para aumentar vuestras probabilidades de éxito os recomendamos pasaros primero por el tutorial que se incluye antes de saltar a una partida real, aunque es bastante engorroso y está planteado de una manera muy poco práctica, por lo que los recién llegados a esto de la estrategia quizás tengan dificultades para hacerse con todas sus mecánicas y elementos a tener en cuenta, los cuales no son precisamente pocos.

Una vez en juego, tal y como hemos estado comentando en las líneas anteriores, tendremos que preocuparnos del bienestar de nuestra familia, por lo que esto significa que si para conseguirlo y cumplir nuestras metas el pueblo tiene que sufrir, será un mal necesario. Aunque también hay que tener cuidado con esto, ya que si los ciudadanos no están contentos pueden instigar una revuelta, y si no sabemos atajarla rápida y efectivamente, nuestra reputación entre el resto de familias caerá en picado.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es el del orden jerárquico entre los distintos señores, ya que dependiendo de nuestra posición tendremos que rendir cuentas ante alguien que esté por encima nuestro o recibir ingresos de quienes estén por debajo. Para conseguir escalar puestos entre los distintos títulos nobiliarios el principal requisito será el de ir aumentando nuestro número de tierras, con el fin de reclamar nuestros derechos.

Esto que en principio puede parecer simple, no lo es tanto a la hora de administrarlas. Para empezar, cada condado puede tener diversas ciudades, castillos o templos que habrá que necesitarán de gestión. Para hacer esto, podremos asignar las tareas de gestión y recaudación a alguno de nuestros ciudadanos (o incluso miembros de nuestra familia), los cuales también recibirán títulos por ello. Estas asignaciones será importantes realizarlas con cuidado, ya que cada persona tiene sus propias características y habilidades, por lo que tendremos que buscar al más indicado para cada puesto, algo que podemos hacer con un intuitivo buscador para ahorrarnos ir uno por uno.

 1

Riqueza, Prestigio y Piedad serán nuestros recursos más importantes y tendremos que tenerlos controlados en todo momento, ya que cada uno de ellos nos permitirá realizar un determinado número de acciones. Esto también se puede ver modificado por lo que hagamos, ya sea para bien o para mal, por lo es recomendable no tomar decisiones a lo loco. Por suerte, el propio juego ya nos indica sus costes y sus riesgos y beneficios potenciales con cifras y probabilidades de que ocurra una u otra cosa.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que a los atributos personales de cada uno de los miembros dirigentes bajo nuestro mando, se le suman las estadísticas de otros personajes, como hijos o esposas, por lo que escoger un buen tutor para nuestros descendientes con el fin de orientar su formación hacia lo que nos interese o encontrar una esposa con ciertas cualidades será algo básico para nuestro éxito. Lo mismo se puede decir de nuestro Consejo, para el cual tendremos que buscar a las personas más aptas para que ocupen cada cargo dentro de él.

A partir de aquí, nos encontramos con un desarrollo con una profundidad de juego sencillamente apabullante. Esto se debe principalmente a dos aspectos claves: su soberbia Inteligencia Artificial y la ingente cantidad de opciones distintas que tenemos a nuestra disposición. La IA consigue imprimir un desarrollo muy realista, variado, coherente y creíble, por tanto, siempre responderá a nuestras acciones de una u otra forma, lo que se traduce en un gran número de situaciones distintas ante las que tendremos que lidiar y que nos obligará a estar con mil ojos ante todo lo que sucede.

Otras dinastías con quienes estemos aliados pueden mostrarse amigables y apuñalarnos por la espalda en cuanto tengan ocasión para cumplir sus ambiciones, si matamos a alguien puede que años después un familiar intente vengarse de nosotros, si le damos demasiado poder a alguien, este puede acabar volviéndose demasiado ambicioso y convertirse en un auténtico quebradero de cabeza, habrá quienes creen complots contra nosotros para defender sus intereses, etc. Rara vez dejará de sorprendernos la forma de actuar de todos y cada unos de los personajes, con cosas como que uno de nuestros hijos se entere que no va a heredar e intente asesinarnos antes de que lo hagamos público.

Pero todo este trabajo se vendría a pique si no tuviera un buen sistema jugable que nos permitiera responder a todas estas situaciones de mil formas distintas. Por fortuna, el abanico de posibilidades que tenemos hará que en muchas ocasiones el límite solo lo marque nuestra imaginación, pudiendo salvar los obstáculos que se nos presenten de formas realmente creativas. Por ejemplo, si deseamos invadir una región, necesitamos una causa que la justifique. Esta podemos buscarla o por contra podremos crear unos documentos falsos donde se señale que esa región nos pertenece realmente, por lo que iniciaremos una guerra con el fin de reclamar esas tierras que deberían pertenecernos por derecho legítimo. Si alguien nos da demasiados problemas podremos contentarle dándole tierras para que nos deje en paz, ofrecerle una alianza matrimonial de interés con algún miembro de la familia o crear una intriga para quitárnoslo de en medio por las malas y sin que nos relacionen con el asesinato (aunque si nos descubren, las consecuencias para nuestro prestigio no serán nada buenas).

 2

Por suerte, manejarnos con todas estas opciones llega a ser bastante fácil gracias a su interfaz, la cual resulta muy práctica y donde podemos controlar lo que ocurre en todo momento para poder actuar en consecuencia y que no se nos escape nada. Esto también incluye el mapamundi por el que nos moveremos, perfectamente integrado con toda la información necesaria y de fácil navegación.

Gracias a todo esto, cada partida será única y diferente de la anterior, elevando sus niveles rejugables hasta cotas insospechadas, algo que se ve especialmente potenciado con su multijugador, donde hasta 32 jugadores pueden verse implicados en mil y una intrigas palaciegas.

 3

Sin embargo no es oro todo lo que reluce, y también encontramos algún que otro punto que podría haberse pulido algo más. Por ejemplo, el apartado militar del juego no es todo lo satisfactorio que nos hubiera gustado. Las guerras se suelen resolver generalmente por el número de tropas que hay en cada bando, aunque se ha intentado darle un poco más de estrategia al permitirnos seleccionar que general dirigirá cada flanco de nuestro ejército. Entendemos que no se trata de un juego de estrategia militar, pero algo más de profundidad en este apartado no le habría sentado nada mal.

Por otro lado, encontramos algunos errores de documentación a la hora de situar algunos condados en el tiempo. Tampoco es un juego para impacientes, ya que su curva de dificultad es bastante pronunciada y aprender a jugar nos puede llevar bastantes horas, por lo que hasta entonces no conseguiremos disfrutar del título en condiciones, por lo que os recomendamos que os lo toméis con calma y sin prisas.

Lo visual al servicio de la jugabilidad

En un juego de este estilo, poco importan los gráficos. Lo realmente importante es que cuente con una buena interfaz, que resulte cómoda, fácil de usar, agradable a la vista y que no nos sature de información. Esto es algo que se cumple a rajatabla en Crusader Kings II. Tal y como os indicamos anteriormente, la interfaz cumple con su cometido a la perfección y hace bastante placentero el moverse por todos sus menús.

El otro elemento gráfico presente durante todo el título es el mapamundi, el cual presenta un estilo artístico exquisito y que como también os mencionamos en líneas anteriores, resulta de lo más práctico. Y ya está, no busquéis más elementos visuales como efectos gráficos o recreaciones hiperrealistas de las batallas porque no las hay. Todo lo que se ve en pantalla está al servicio de la jugabilidad y de su practicidad, por lo que no veréis más que menús y el mapa. Esto también provoca que el título tenga unos requisitos muy discretos, por lo que puede ser disfrutado en casi cualquier ordenador de hoy en día.

En cuanto al audio, lo que prima principalmente es la banda sonora. Tal y como cabría esperar, mantiene un estilo medieval que se adapta como un guante a la ambientación, con temas que van desde lo calmado hasta lo épico. Sabemos que este suele ser un apartado muy subjetivo, pero tenemos que decir que nos ha gustado mucho la práctica totalidad de canciones que incluye, aunque también hay que señalar que llega a cansar, puesto que la oiremos incesantemente durante la gran cantidad de horas que tendremos que pasar gestionando a nuestra dinastía.

 4

Conclusiones

Volvemos a reafirmarnos: Crusader Kings II es el mejor juego que ha hecho Paradox Interactive en toda su carrera. Se nota la experiencia del estudio tras años y años realizando juegos de estrategia. Podríamos definirlo como un juego de gestión nobiliaria, lo que aporta frescura a un género algo estancado y falto de nuevas ideas que funcionen. Su profundidad de juego es apabullante y gracias a su IA nos sentiremos como si estuviéramos viviendo realmente todas las intrigas palaciegas de la época y que tan de moda están últimamente. Tiene sus errores, como lo poco cuidado que está el apartado militar, la imposibilidad de poder escoger otras religiones para jugar con ellas, un tutorial mejorable, errores de documentación y una curva de aprendizaje que asustará a los más nuevos e impacientes. Pero si os gusta la estrategia de gestión y buscáis algo relativamente distinto y que tenga una jugabilidad con una profundidad sin rival, Crusader Kings II os atrapará sin que os deis cuenta.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
PEGI +16
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.46

PUNTÚA
Crusader Kings II para Ordenador

24 votos
Flecha subir