Análisis de 1944: Battle of the Bulge (PC)

Los creadores de Afrika Korps vs. Desert Rats y D-Day vuelven a la carga con este nuevo juego de estrategia en tiempo real que nos permitirá disfrutar de la campaña basada en las batallas de las Ardenas.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
7.9
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PC.

Tras el desembarco en Normandía en junio de 1944, las fuerzas aliadas pensaron que la victoria final sobre la Alemania nazi podría llegar a finales de ese mismo año. Sin embargo, el Tercer Reich todavía resistiría unos meses más, en parte gracias al contragolpe alemán, contra toda expectativa, en otoño de 1944. Las nuevas armas alemanas como los tanques cazacarros Jagdpanther o los primeros turborreactores ME 262 intensificaron la fuerza de ataque de la Wehrmatch y la Luftwaffe –fuerzas aéreas alemanas-, lo que a su vez provocó un parón considerable en el avance de todas las fuerzas alidadas, incluyendo al ejército comunista que tuvo que reponer fuerzas tras la imparable reconquista de Rusia.

Con un avance tan devastador, los aliados temieron que las fuerzas alemanas volvieran a repetir el éxito cosechado con la guerra relámpago, que les permitió conquistar casi toda Europa en un espacio de tiempo breve en 1940. Pero el curso de la contraofensiva alemana cambió con la entrada en batalla de los temibles cazabombarderos aliados, que se cebaron con las columnas de blindados que recorrían las estrechas carreteras de la zona. Fue entonces cuando el frente se trasladó de nuevo a la zona de las Ardenas, librándose una serie de batallas terribles que terminaron por destrozar las defensas alemanas. Y será en este escenario bélico donde nosotros tendremos que demostrar nuestra valía como estrategas.

PUBLICIDAD

Avanzad con cuidado

Los creadores de Battle of the Bulge, Monte Cristo, ya demostraron su talento al representar de manera fiel algunas de las batallas más importantes en el norte africano con Desert Rats vs. Afrika Korps . Tras este juego, desarrollaron D-Day, otro título de estrategia que en esta ocasión nos trasladaba a Normandía en plenos preparativos para el desembarco del día D. Ahora, con esta nueva producción, tendremos la oportunidad de vivir algunos de los momentos más decisivos de la Segunda Guerra Mundial, resaltando como en los otros dos títulos tres características bien importantes: fidelidad histórica, buen acabado técnico, y un estilo de juego enfocado a la estrategia táctica.

La primera de las tres características citadas tiene fácil explicación. Para empezar, el manual de instrucciones de Battle of the Bulge incluye un breve resumen de los acontecimientos históricos que sucedieron en el periodo en el que combatiremos. Tras esto, nos encontraremos con una breve descripción de todas las misiones que tendremos que superar, incluyendo un pequeño mapa con algunos de los puntos clave del lugar. Por si esto no fuera suficiente, también nos encontraremos con el día exacto en el que se llevó a cabo cada uno de los ataques y la climatología del lugar; quedando representada luego en el juego. Por supuesto, tampoco podía faltar la descripción y los datos más importantes de todas las unidades que controlaremos en el juego, ya sean tanques, soldados o vehículos de transporte. Y lo mejor de todo es que esta enorme labor de documentación quedará reflejada a la perfección en el juego.

Si vamos a iniciar una misión en la que los aliados deben tomar un pueblo alemán, el narrador nos contará qué tipo de defensas han instalado los nazis, comentando el armamento del que dispondrán y la posible llegada de refuerzos. Lo mismo ocurrirá con las unidades de nuestro bando. El narrador comenzará contándonos los acontecimientos que han llevado a nuestras unidades a llegar al lugar de la batalla, por ejemplo: en una de las misiones se nos dice que las tropas que custodian el puesto de carreteras que debemos defender del ataque alemán son tropas que ya habían combatido y estaban "descansando" en el lugar, por lo que no esperaban que los nazis llegaran con tal cantidad de tanques. Por tanto, en este aspecto Battle of the Bulge cumple a la perfección.

En cuanto al estilo de juego debe quedar clara una cosa. En Battle of the Bulge no construiremos campamentos ni habrá gestión de recursos, por lo tanto, ya nos podemos ir olvidando de reabastecernos constantemente con nuevas unidades. En esta nueva producción de Monte Cristo, el jugador tendrá que conformarse con las tropas que se le den al principio de la misión, pudiendo recibir refuerzos conforme vayamos completando los objetivos. Así pues, el jugador tendrá que pensarse muy mucho los movimientos que va a efectuar ya que un pequeño error puede terminar con la vida de todas sus fuerzas. Por eso, una de nuestras primeras tareas consistirá en conocer las habilidades de todas nuestras unidades.

Está más que claro que con una brigada de fusileros no podremos dañar a ningún tipo de blindado enemigo, pero tampoco debemos caer en el error de pensar que con un grupo de tanques todo estará hecho. Hay unidades enemigas con lanzallamas que pueden hacer mucho daño, y lo mismo ocurrirá con los soldados que transporten lanzacohetes, por lo tanto, tendremos que combinar a la perfección a nuestras fuerzas para salir victoriosos de los distintos enfrentamientos en los que nos veremos envueltos. Aunque tampoco podemos olvidarnos de las unidades especiales: médicos, técnicos, zapadores, etc.

En el juego, como decíamos, no tenemos la opción de comprar unidades por lo tanto, tendremos que intentar por todos los medios no perder ni una. Así pues, serán los técnicos y los médicos los encargados de mantener con vida a todas nuestras tropas. Como os podéis imaginar, los médicos se encargarán de sanar las heridas de los soldados, mientras que los técnicos tendrán la capacidad de reparar los vehículos dañados. Si vemos que uno de nuestros tanques está bajo de salud, podemos mandar el vehículo de reparaciones para que así vaya restableciendo su vida poco a poco. Si uno de nuestros soldados está a punto de morir, podemos curarlo con el médico y así podremos volver a mandarlo al frente de batalla. Y en este punto nos encontramos con un interesante añadido que aumentará todavía más la importancia de los médicos y técnicos en el desarrollo de la acción.

En primer lugar debe quedar claro que los vehículos estarán pilotados por varios soldados, es decir, habrá gente dentro. Si tenemos un camión de transporte, por ejemplo, necesitaremos a un soldado para que realice las funciones de conductor, a otro que se encargue de la torreta, y el resto, mejorará nuestra eficacia de disparo y nuestro campo de visión. Si perdemos a todos estos soldados el vehículo quedará inutilizado, que no destruido. Y hay que tener en cuenta este matiz porque un soldado con lanzallamas, por ejemplo, puede calentar el blindaje de un tanque a base de llamaradas. El vehículo casi no sufrirá daños, pero los tripulantes de su interior sí morirán abrasados. Lógicamente, el tanque puede seguir funcionado por lo que podemos mandar a más unidades de infantería para que ocupen los puestos de los soldados muertos. Por lo tanto, el mantener con vida a las tropas de infantería será una de nuestras prioridades, pero no la única.

Nuestros vehículos pueden quedar dañados de distintas formas: un blindado de transporte puede pisar una mina y quedarse sin capacidad de movimiento, o también puede recibir un fuerte impacto y quedarse sin la capacidad de abrir fuego. Será en este tipo de situaciones en las que tengamos que mandar a nuestros técnicos para que reparen los desperfectos. Si por alguna razón nos hemos quedado sin vehículos de reparación, tendremos que sacar a todas nuestras tropas del interior del vehículo dañado porque sencillamente, habrá quedado inutilizado.

Pero aún habrá más. También necesitaremos las habilidades especiales de los zapadores, que podrán desactivar las minas que entorpecen el camino a nuestros carros de combate. Aunque también podemos llenar una zona de minas y así evitar que los vehículos enemigos avancen sin ningún tipo de obstáculos. Nuestros francotiradores podrán ocultarse en las zonas elevadas de los edificios para así eliminar rápidamente a cualquier unidad enemiga que tenga la osadía de asomar la cabeza. Y sí, habéis leído bien. En Battle of the Bulge tendremos la oportunidad de esconder a nuestras unidades de infantería en el interior de los edificios, y no se trata de una mera cuestión estética.

Habrá misiones que se centrarán en la toma o en la defensa de zonas urbanas y en ellas, tendremos que combatir al enemigo calle por calle. Y sin duda serán de las mejores misiones que disputaremos en el juego, ya no solo por la dificultad que conlleva tomar una ciudad plagada de tanques y cañones anticarro, sino por la espectacularidad a la hora de representar el caos y la destrucción. Solamente tenéis que imaginaros el asedio a una ciudad: decenas de edificios estallando y derrumbándose mientras los carros de combate arden en medio de las calles. Nosotros podemos situar a los fusileros en un edificio y desde allí ver como montones de soldados enemigos caen sin cesar.

En una de estas incursiones se acerca un enemigo con un lanzallamas pero nuestros francotiradores lo eliminan antes de que se pueda acercar a nuestra posición. Su depósito de combustible estalla y los árboles que le rodean comienzan a arder. En ese preciso momento llegan los aviones aliados y comienzan a bombardear las líneas enemigas, pero sus camiones de transporte traen sorpresa y despliegan una serie de baterías que abren fuego contra nuestras posiciones. Los enemigos comienzan a ganar terreno, eliminando a los pocos soldados que quedaban en los edificios del lugar. Nuestros tanques pueden frenar la ofensiva, y si algún enemigo se refugia en las casas cercanas a nuestra posición, las destrozamos y los enterramos vivos.

Con los transportes comenzamos a trasladar a la infantería para que destruyan las baterías enemigas, situando a los soldados con lanzacohetes en los edificios. Los tanques continúan eliminando enemigos por las calles, mientras nosotros vemos como las farolas, el tendido eléctrico, he incluso los edificios van cayendo con la deflagración de las explosiones. Porque este será un punto muy a tener en cuenta. Si bombardeamos una zona con la artillería pesada, y en el lugar se encuentran algunas de nuestras unidades, veremos como sufren el mismo daño que los enemigos.

Lo mismo ocurrirá cuando un tanque enemigo, por ejemplo, dispare a uno de nuestros blindados, pudiendo dañar a cualquier tipo de unidad o elemento del escenario que se encuentre cerca de la explosión. Por eso tendremos que intentar por todos los medios que nuestras tropas no se amontonen. Una bomba bien lanzada puede afectar a un grupo numeroso de nuestras fuerzas, pudiendo llegar a destrozar a medio ejército nuestro con unos cuantos cañonazos. Y aunque sin duda este elemento aumenta todavía más el realismo en las batallas, no podemos estar del todo satisfechos al ver como en innumerables ocasiones nuestras unidades se quedarán bloqueadas en medio de algunos escenarios por intentar pasar todas a la vez por el mismo camino. Y llega a ser desquiciante ya que en los escenarios urbanos, o en las zonas boscosas, los enemigos pueden aparecer de repente y comenzar a exterminar a nuestras fuerzas sin casi ningún problema.

Todo porque su inteligencia artificial no está todo lo depurada que cabría esperar, máxime cuando los enemigos sí suelen responder bastante bien a las distintas situaciones en las que se verán envueltos: si ven que una trinchera está vacía, introducirán allí a sus soldados para que frenen nuestros avances. Lo mismo ocurrirá cuando encuentren búnkeres abandonados o zonas elevadas desde las que disparar con la artillería pesada. Por tanto, el problema lo encontraremos en la inteligencia artificial de nuestras tropas, que en la mayoría de ocasiones se quedarán bloqueadas o recorrerán grandes distancias innecesariamente para llegar al punto que le habíamos marcado.

Apartado técnico a la altura

Como comentábamos antes, la ambientación en Battle of the Bulge será impecable. Secuencias como la narrada más arriba, en la que hablábamos de la defensa de una ciudad, son un claro ejemplo del buen trabajo realizado por la gente de Monte Cristo. Para empezar, nos encontramos con un buen modelado en todas nuestras unidades, destacando por encima de todo el cuidado con el que han sido diseñadas –basándose en modelos reales-. Si nuestros soldados se montan en un vehículo por ejemplo, veremos como se van sentado en los distintos asientos, colocándose uno de los soldados de pie junto a la torreta. Del mismo modo, también nos encontraremos con unos escenarios bien detallados, con sombras en tiempo real y algún que otro efecto especial, como el de las explosiones, bien trabajados.

Y resaltamos las explosiones porque sin duda, en Monte Cristo han conseguido un efecto realista y a la vez impactante. Cada vez que uno de nuestros vehículos estalle veremos como sus piezas salen disparadas en todas direcciones mientras una llamarada y un humo negro denso se elevan sobre los restos carbonizados. Lo mismo ocurrirá con las edificaciones. Mientras nosotros bombardeamos un edificio, podremos ver como su fachada se va cayendo poco a poco, hasta llegar al derrumbe total. Será entonces cuando en su interior podremos encontrar los restos del mobiliario; un detalle que nos encanta.

También nos encontraremos con una buena variedad de escenarios, pudiendo encontrarnos con las zonas urbanas ya citadas, pero también con zonas boscosas y llanuras heladas. Por supuesto, habrá misiones que se desarrollen a la luz del día, pero también tendremos que agudizar nuestra vista en los escenarios nocturnos. La cámara, como suele ser ya tradicional en los juegos de estrategia en tres dimensiones, la podremos controlar a nuestro antojo: rotándola o acercando el zoom a ras de suelo para observar con más detalles a austeras unidades.

En cuanto al apartado sonoro, Battle of the Bulge ofrece una buena banda sonora con un repertorio musical que nos recordará mucho a las películas clásicas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial. Los temas más moviditos, compuestos en su mayoría por tambores y trompetas sonarán en los momentos de más acción, pasando a melodías más relajadas en los momentos de exploración. Los efectos de sonido también serán de muy buena calidad, destacando la contundencia de las explosiones o el rugir de los motores de los tanques. Nuestras unidades hablarán en su idioma natal, por lo que ya nos podemos olvidar del doblaje en castellano; aunque se trata de una medida acertada ya que es un placer escuchar a los alemanes hablando en alemán, y a los aliados hablando en inglés. Eso sí, los textos han sido perfectamente traducidos por lo que no tendremos problemas a la hora de enterarnos de los objetivos que debemos cumplir.

Conclusiones

Battle of the Bulge es un buen juego de estrategia táctica que nos permitirá disfrutar de algunas de las batallas más importantes de la campaña de las Ardenas. Hay más de veinte misiones en las cuales tendremos que asediar ciudades, explorar zonas boscosas e incluso, frenar ofensivas masivas. A parte, también podremos disfrutar del juego online, en el cual podremos combatir con hasta cuatro jugadores en modalidades de juego tales como: Conquista, Capturar la bandera y Combate a muerte. El problema lo encontrarán los seguidores de la serie, que no encontrarán muchas mejoras en esta nueva versión de la trilogía creada por Monte Cristo. A parte, también hemos encontrado problemas en la inteligencia artificial de nuestras tropas, lo que terminará por desesperarnos en más de una ocasión. Aún así, cualquier aficionado a al estrategia táctica disfrutará con esta nueva visión de la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Crysis Remastered Trilogy - Análisis
Análisis
2021-10-15 10:03:00
Los tres Crysis regresan en una colección remasterizada que actualiza ligeramente unos shooters que fueron espectaculares hace una década.
The Good Life - Análisis
The Good Life - Análisis
Análisis
2021-10-14 16:04:00
The Good Life trae consigo todo lo que caracteriza a una obra de Hidetaka 'Swery' Suehiro: carisma, situaciones absurdas, misterios excéntricos y ciertas carencias tanto técnicas como de diseño.
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Demon Slayer -Kimetsu no Yaiba- The Hinokami Chronicles - Análisis
Análisis
2021-10-13 18:00:00
Kimetsu no Yaiba recibe por fin su primer videojuego para ofrecernos un espectacular y fiel anime interactivo con grandes carencias.
Back 4 Blood - Análisis
Back 4 Blood - Análisis
Análisis
2021-10-12 20:20:00
Turtle Rock Studios, los creadores de la saga original, vuelven con un shooter cooperativo de zombis que lleva más allá la fórmula conservando su esencia.
Far Cry 6 - Análisis
Far Cry 6 - Análisis
Análisis
2021-10-12 16:09:36
Far Cry regresa con una nueva entrega que sin arriesgar demasiado sigue sabiendo cómo divertir y desatar el caos.
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Blade: The Edge of Darkness - Análisis
Análisis
2021-10-08 17:16:00
Hace 20 años el equipo español Rebel Act Studios lanzaba un ambicioso RPG de acción que regresa a la distribución digital de PC, aunque sin mejoras reseñables.
Género/s: Acción
PEGI +12
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7.9
  • Fecha de lanzamiento: 15/4/2005
  • Desarrollo: Montecristo
  • Producción: Montecristo
  • Distribución: Nobilis
  • Precio: 34.95 €
  • Jugadores: 1 a 4 online
  • Formato: 1 CD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés y Alemán
  • Online: Sí
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
1944: Battle of the Bulge para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir