Vandal

Análisis de Mario Party Advance (Game Boy Advance)

Con seis entregas en consolas domésticas, Mario se prepara para montar su fiesta en cualquier lugar gracias a la ya veterana Game Boy Advance.
·
GRÁFICOS
4
SONIDO
4
NOTA
4.5
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
5
Análisis de versión Game Boy Advance.

Hasta cierto punto era extraño que Nintendo y Hudson no se decidiesen a convertir una saga tan popular a la pequeña GBA, ya que aunque esta portátil no está tan preparada para el multijugador (de importancia capital en las ediciones para consola doméstica) como GameCube o la otra portátil de la compañía, Nintendo DS, el juego siempre ha transmitido la sensación de poder adaptarse muy bien a una experiencia de juego típica de consola portátil dada la brevedad y diversión directa que han proporcionado siempre los minijuegos que han compuesto las diferentes encarnaciones de Mario Party. Hubo, es cierto, un intento de hacer algo parecido a través del periférico e-Reader para GBA, un lector de tarjetas inédito en Europa, que no acabó de cuajar en el mercado.

Como decíamos, esta portátil no está tan preparada de serie como sus hermanas para ofrecer una experiencia multijugador, ya que aunque abrió el camino al multijugador portátil con un único cartucho su escasa memoria la ha limitado en este sentido (por lo que realmente no demasiados juegos han hecho un buen uso de esta opción), algo que no sucede con NDS, y tampoco tiene la simplicidad de conectar cuatro mandos a una consola doméstica, por lo que parecía lógico que esta entrega se orientase más hacia el modo para un jugador.

PUBLICIDAD

En Mario Party Advance volveremos a enfrentarnos a un tablero como los de cualquier juego de mesa, que, en esta ocasión, se ha diseñado teniendo muy presente, como decíamos, su orientación para un único jugador. De este modo, la cantidad de veces que podemos tirar el dado están limitadas, y nuestra principal tarea será la de aguantar todo el tiempo posible sobre el tablero mientras desbloqueamos regalos y objetos para usar fuera del mentado tablero. Por supuesto, nuestras opciones de tirar los dados podrán verse aumentadas a través de los diferentes minijuegos que componen el auténtico núcleo jugable de este título.

En múltiples ocasiones se ha hablado de la creciente falta de frescura en los minijuegos que aparecen en cada entrega doméstica de esta saga, aunque, eso sí, renovando el plantel por completo en cada ocasión. Por desgracia, esta versión portátil ofrece juegos notablemente más simplones e insulsos que los vistos en las versiones domésticas, con planteamientos fáciles hasta el extremo o radicalmente absurdos. En este sentido, quizás lo mejor hubiese sido hacer una selección de entre el amplísimo catálogo de minijuegos disponibles en las versiones domésticas escogiendo los que mejor se adaptasen a las características de la portátil. Y es que, como decíamos, su jugabilidad es anodina, demasiado básica, y son incapaces de plantear un reto real al jugador y, por tanto, nos ofrecen una diversión limitada.

Estos minijuegos muy cuestionables contrastan con el hecho de que en los tableros se nos van a pedir cosas que sí pueden –en un primer momento- resultar divertidas y alargan realmente la duración del juego. De este modo, en cada tablero un personaje del universo Mario nos propondrá buscar un objeto determinado para llevárselo de vuelta, desbloqueando, así, alguna novedad en el juego. Hay cincuenta sorpresas por descubrir, así que en este sentido el título viene bien servido, aunque dado que el planteamiento es repetitivo es más que posible que el jugador acabe dejándolo por aburrimiento en algún momento, ya que sólo aquellos con una clarísima determinación tendrán la paciencia y el tesón necesarios para conseguir esos cincuenta secretos. De este modo, aunque al principio será original y fresco, al carecer de innovaciones que modifiquen el desarrollo aportándole cierta variedad el resultado acaba en la tónica de los minijuegos: aburriendo.

Daniel Escandell
Escribiendo en Vandal desde 2003. En el mundo de los videojuegos desde que pudo trastear con BASIC, rebobinar con un boli casetes para Spectrum y soplar en cartuchos de una Game Boy. Cree que el auténtico poder de la nube es la lluvia.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Análisis
2019-09-17 10:03:00
Acción, venganza y un pacto con Lucifer en este interesante beat’ em up cargado de narrativa.
Análisis
2019-09-13 16:37:00
Las aventuras interactivas de Telltale y Still Not Bitten de Skybound basadas en el universo de la novela gráfica The Walking Dead se reúnen en una recopilación completa, mejorada y llena de extras.
Análisis
2019-09-13 13:15:41
PES 2020 llega este año con su mejor propuesta a nivel jugable que le convierte en el mejor simulador de fútbol de la generación a pesar de sus habituales problemas con los modos de juego.
Análisis
2019-09-13 11:01:49
Zen Studios adapta su famosa serie de videojuegos a Nintendo Switch con una edición que recopila algunas de las mejores mesas, añade nuevos modos y ofrece vibración HD.
Análisis
2019-09-11 14:00:00
Un shooter de mechas con un estilo artístico original y personal firmado por el productor de Armored Core, pero que se queda corto en el combate y en la variedad de misiones.
Análisis
2019-09-11 11:56:16
Los creadores del metroidvania Momodora vuelven con una nueva aventura de acción que evoluciona su fórmula jugable y visualmente.
Género/s: Otros
PEGI +3
Plataformas:
Game Boy Advance
También en: WiiU
Ficha técnica de la versión Game Boy Advance
ANÁLISIS
Desarrollo: Hudson Soft
Producción: Nintendo
Distribución: Nintendo
Precio: 39.95 €
Jugadores: 1-4
Formato: Cartucho
Textos: Español
COMUNIDAD

PUNTÚA
Mario Party Advance para Game Boy Advance

Flecha subir