Vandal

Los mejores jefes finales en The Legend of Zelda

Celebramos el 30º aniversario de la leyenda más épica e importante del mundo de los videojuegos repasando algunas de las mejores batallas que nos ha ofrecido a lo largo de estas tres décadas.
Los mejores jefes finales en The Legend of Zelda
Actualizado: 12:10 22/8/2019

Hoy, 21 de febrero, The Legend of Zelda cumple su 30º aniversario. Treinta años en los que la serie nos ha ofrecido grandes e inolvidables aventuras que han acabado por convertir su nombre en una auténtica leyenda dentro de la industria. Treinta años recorriendo Hyrule, combatiendo al malvado Ganon y las fuerzas de la oscuridad con la ayuda de la Espada Maestra, explorando oscuras y misteriosas mazmorras repletas de peligros y rescatando a Zelda. Treinta años en los que, al igual que Link, los jugadores nos hemos alzado como verdaderos héroes.

Los mejores jefes finales en The Legend of Zelda

Para celebrar esta fecha tan señalada e importante, en Vandal hemos decidido rememorar algunas de las mejores batallas que hemos vivido a lo largo de estas tres décadas. No han sido pocas las bestias que se han interpuesto en nuestro camino, pero siempre hemos conseguido salir victoriosos de nuestros enfrentamientos con ellas, por eso y a modo de tributo, hemos escogido diez jefes finales que por un motivo u otro se han quedado grabados a fuego en nuestra memoria.

PUBLICIDAD

Antes de comenzar este repaso, nos gustaría comentar que estos enfrentamientos no están listados por orden de preferencia y que algunos de ellos han sido escogidos no porque presentaran un gran combate necesariamente, sino por otros posibles factores que comentaremos en sus respectivos apartados. Además, para dar cabida a más entregas nos hemos impuesto como regla seleccionar únicamente a un solo jefe de cada juego.

Los mejores jefes finales en The Legend of Zelda 1

De todos modos, os recordamos que hacer una lista de los mejores jefes de una saga tan longeva y querida como esta siempre acaba respondiendo a unos criterios muy personales de cada jugador. Han sido muchos enfrentamientos de grandísima calidad, y no todos nos han tenido que calar por igual, motivo por el que os animamos a que compartáis con nosotros en los comentarios de este reportaje cuáles son vuestros favoritos para que, entre todos, ninguno merecedor de estar entre estas líneas se quede fuera de ellas. Una vez dicho esto, ¡comenzamos!

La Sombra de Link (Zelda II: The Adventure of Link)

Empezamos nuestro repaso por el que probablemente sea el jefe más difícil, y al mismo tiempo el más fácil, de toda la saga. Como muchos recordaréis, Zelda II: The Adventure of Link es la entrega más atípica que se ha lanzado hasta la fecha dentro de la serie principal, ofreciéndonos una aventura en la que podíamos ganar experiencia para subir de nivel nuestros atributos, con combates "aleatorios" en el mapa principal y donde las fases de exploración y batalla se desarrollaban en 2D en niveles de avance lateral, como si de un título de plataformas se tratara.

Los mejores jefes finales en The Legend of Zelda 2

Este cambio respecto a The Legend of Zelda no sentó demasiado bien entre todos los que acabaron rendidos ante la magia del juego que lo empezó todo hace 30 años, motivo por el que Nintendo decidió regresar a sus orígenes con su siguiente entrega, el legendario The Legend of Zelda: A Link to the Past. Debido a esto, a día de hoy se le considera como "el patito feo" de la serie y no son pocos los jugadores que piensan que es un mal título, cuando ni de lejos es así (aunque en nuestra opinión sí que es cierto que está uno o varios peldaños por debajo de las entregas tradicionales).

Eso sí, hay algo en lo que todos estamos de acuerdo: se trata del Zelda más difícil y poco clemente con el usuario de todos los que se han realizado. La cantidad de muertes que llegamos a ver antes de alcanzar los títulos de créditos finales podrían rivalizar perfectamente con las de cualquier Dark Souls (con la diferencia de que en vez de durar 50 horas este duraba entre 10 y 15) y su enfrentamiento final era una buena prueba de ello.

La última mazmorra era gigantesca, larga, laberíntica y complicada como pocas se han visto en la saga, pero todo lo que allí nos aguardaba no era nada comparado a La Sombra de Link. Tal y como su propio nombre indica, se trata de la versión oscura de nuestro protagonista, la encarnación de todo el mal que habita en su interior, de modo que si queríamos salvar a Zelda, primero tendríamos que derrotarnos a nosotros mismos.

PUBLICIDAD

Este poderoso enemigo se mueve igual que Link y bloquea prácticamente casi cualquier ataque que le lancemos, obligándonos a tener que medir al milímetro nuestros movimientos para superar sus defensas y acertar en sus puntos desprotegidos. Derrotarle en un duelo justo y singular era toda una odisea de la que muy pocos pueden presumir, ya que no solo era brutalmente difícil, sino que encima teníamos que recorrernos toda la mazmorra hasta llegar a él cada vez que veíamos la pantalla de Game Over.

Por suerte para muchos y por algún extraño motivo, había una estrategia ante la cual nuestro gemelo oscuro era incapaz de defenderse: colocarse en la esquina izquierda de la pantalla, agacharse y comenzar a aporrear el botón de ataque. Sí, con esta técnica se podía superar la batalla final, convirtiendo el enfrentamiento más complicado de la serie en el combate más fácil imaginable. Huelga decir que esto le quitaba toda la épica y la intensidad a esta lucha, pero al menos nos permitió despertar a Zelda de su eterno sueño antes de que el mando de nuestra NES acabara saliendo disparado por la ventana.

Carlos Leiva
Colaborador
Salvando Hyrule incontables veces desde 1986, Carlos se licenció en periodismo con el único fin de poder dedicarse a los videojuegos y escribir sobre ellos, una afición que ha marcado gran parte de su vida y que siempre ha sentido como algo que va mucho más allá de ser un simple hobby.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir