Vandal

15 años de Super Smash Bros.

El crossover de lucha con las estrellas de Nintendo cumple su 15.º aniversario; lo celebramos con un repaso a toda la serie.
15 años de Super Smash Bros.
·

Para algunos, Super Smash Bros. se siente como una de esas sagas míticas que han estado siempre con nosotros. Otros, sin embargo, todavía recordamos lo impactante que fue en su día el poder ver a todos los iconos de la Gran N reunidos en un mismo título, dispuestos a darse de tortas en un sistema de combate completamente novedoso, genuino y tremendamente divertido. Hagamos memoria para repasar los orígenes de la serie y su evolución a lo largo de la historia.

¿Quién es más fuerte?

La eterna cuestión que ronda la cabeza de la chavalada en sus horas de patio: en un combate entre Link y Mario (sustituir nombres a conveniencia), ¿quién ganaría? Algo tan sencillo suele ser el germen de multitud de crossovers, especialmente en el mundillo de los cómics y superhéroes. La pregunta es igualmente trasladable al campo de los videojuegos, donde protagonistas de distintos universos salvan el mundo, vencen al villano de turno o, sencillamente, sacan a relucir sus habilidades más poderosas. Visto así, que Nintendo ideara hace quince años un juego de lucha para reunir a los personajes de todas sus franquicias era, más que una epifanía, casi de cajón.

15 años de Super Smash Bros.

PUBLICIDAD

Pero la de Kyoto nunca se conforma con hacer más de lo mismo cuando se trata de crear algo de cero. Característico es su ímpetu por la búsqueda de la fórmula perfecta, apta para todos los públicos, accesible para los contactos esporádicos y con mecánicas complejas de fondo para aquellos que quieran dominarlas. Así es como se consiguen conceptos de juego que perduran durante décadas y generaciones sin envejecer ni un ápice, con tan solo un retoque por allí y otro por allá en las bases, pero con novedades en la superficie que enriquezcan el contenido, que te inviten a querer seguir jugando lo mismo una y otra vez. Porque sí, porque gusta y funciona. Eso no quiere decir que a todos los jugadores les enganche la propuesta, pero seguro que si conectas con los juegos de la gigante japonesa estarás de acuerdo con estas líneas.

También estarás de acuerdo en que Nintendo acaba metiendo a Mario y compañía en prácticamente cualquier idea de juego. Se les ocurrió un juego de tablero y nos hicieron un Mario Party, querían su título de carreras alocadas y tenemos Mario Kart,... y así podríamos seguir nombrando cada uno de los roles que el fontanero asimila según requiera la ocasión. Por supuesto, Super Smash Bros. no se escapa de esta condena milenaria, aunque le cayó de refilón: el proyecto, cuando nació en 1998 de la mano de Masahiro Sakurai, no iba a ser un all-star de la casa. Su nombre por aquel entonces era Dragon King: The Fighting Game (格闘ゲーム竜王Kakuto-Geemu Ryuoh en japonés) y ni siquiera venía encargado por parte de los mandamases de HAL Laboratory.

PUBLICIDAD

Fue el joven —siempre joven— Sakurai el que empezó a trabajar por su cuenta en un juego de lucha 2D que se escapaba de los estándares de la época. Entusiasmado con lo que tenía entre manos, compartió los avances con su colega Satoru Iwata, que por aquel entonces todavía tenía que andar un largo camino para llegar a su puesto actual como presidente de Nintendo. Juntos, le dieron forma al juego, que ya contaba con las ideas principales de la franquicia, como la perspectiva o los porcentajes de daño.

Masahiro Sakurai, el padre de Super Smash Bros.
Masahiro Sakurai, el padre de Super Smash Bros.

Sakurai se encargaba de las animaciones, el modelado y el diseño, mientras que Iwata hacía las tareas de programación. Lo único que fallaba era la atmósfera, anodina y sin carisma. Ante este problema, la pareja decidió presentar el proyecto a Nintendo para solicitar el uso de sus personajes emblemáticos. La primera respuesta fue una negativa rotunda, como era de esperar en una empresa tan cerrada y rígida como la que nos ocupa. Fue gracias a la insistencia de Sakurai e Iwata, que trabajaron duro en multitud de documentos de diseño, que se les acabó dando luz verde.

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir