Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Alexa es un fracaso gigante para Amazon: los asistentes de voz no tienen éxito

Alexa es un fracaso gigante para Amazon: los asistentes de voz no tienen éxito

Amazon y Google confirman que sus inversiones en los asistentes de voz sufrirán graves recortes. Los usuarios son reacios a este tipo de producto tras varios años al alza. ¿Por qué Alexa ha fracasado?
Alexa es un fracaso gigante para Amazon: los asistentes de voz no tienen éxito
·

Durante años, Alexa fue el producto más importante a nivel de hardware en la creciente industria de los asistentes de voz. Hasta hace bien poco, se consideró la división más predominante de Amazon, una empresa que se aproxima ahora a un momento ciertamente oscuro luego de que se hayan anunciado despidos masivos en la división responsable de los altavoces que otrora conquistaron a los consumidores. En mitad de una grave crisis por la privacidad de los usuarios, Amazon ha afirmado que Alexa ha sido un fracaso conceptual pese a que se han vendido millones de unidades. ¿Por qué Google, Amazon, Facebook o Apple han abandonado el barco de los asistentes de voz?

Amazon no ha sabido aprovechar el tirón de Alexa y su división de hardware y software se enfrenta a un oscuro destino

PUBLICIDAD

Hace unos días, Meta de Mark Zuckerberg anunció despidos masivos de la división de hardware centrada en sus dispositivos de llamada y asistentes de voz, así como reformando sus planes sobre el metaverso y adentrándose en la terrenal publicidad a través de Whatsapp. Tras ella, Amazon y Google han ejecutado movimientos similares a nivel interno. The Information y Business Insider han descrito la tensión interna que ha afectado a la división Worldwide Digital de Amazon, que incluye a los responsables de productos como Alexa a nivel de software y hardware.

Alexa Altavoz

No ha pillado por sorpresa a nadie. Los empleados responsables de los asistentes de voz y sus distintas encarnaciones a nivel de hardware han confirmado que la división vivía una creciente desilusión y la presión constante de los ejecutivos superiores, incluido el propio Jeff Bezos, que siente que Alexa ha sido una espinita clavada dentro de las grandes promesas de su compañía. Sí, Alexa y Echo tuvieron un éxito arrollador en noviembre de 2014, con sucesivas revisiones y adaptaciones de mayor calidad de sonido y prestaciones. Si bien los consumidores acabaron rendidos a eso de tener un altavoz parlante en su hogar capaz de controlar tareas domésticas, pronto las preocupaciones por la privacidad y la infrautilización de Alexa por parte de Amazon impulsaron su caída.

Echo Altavoz

Todo se debe, en principio, a una mala estrategia de diseño y comercialización, así como de gestión de publicidad, por parte de Amazon. La compañía vendió a Alexa por debajo de coste para usarla como un canal interactivo pensado para que los consumidores compraran más cosas de Amazon de viva voz. No fue así, por mucho que se intentó disfrazar la idea con tendencias domóticas. El asistente de voz se convirtió en un objeto destinado para el uso multimedia, convirtiéndose en un altavoz inteligente infrautilizado y que acabó recitando el estado de las carreteras, cuentos infantiles o dando el parte del tiempo. Amazon se encontró que su idea había fracasado ante el usuario final, que pronto comenzó a tener miedo del uso de sus datos y tendencias de consumo. Y no olvidemos la máxima. Una vez se compran una o dos unidades por usuario, el mercado se satura. Tanto es así, que el nombre ha caído en desuso por culpa del altavoz.

"Alexa es un fracaso colosal de la imaginación. Ha sido una oportunidad desperdiciada"

"Alexa es un fracaso colosal de la imaginación. Ha sido una oportunidad desperdiciada", han explicado fuentes internas consultadas por los citados medios. Alexa es la más conocida de todos los asistentes de voz, por encima incluso de Siri de Apple, pero Google también ha sufrido la incertidumbre económica en sus carnes y las dudas sobre este tipo de productos. Ahora ya no invierte en hardware y ha decidido destinar sus fondos a otro tipo de productos más exitosos. Microsoft ya aprendió la lección con Cortana, su propia inteligencia artificial, que no logró despegar pese a estar integrada en Windows o Xbox. Las compañías de tecnología han aprendido que estos altavoces digitales son usados para solicitudes cotidianas sin factor de monetización, algo que les ha hecho perder millones de dólares. ¿La solución? Retirar el soporte o comenzar a replantearla de cara al futuro. En cualquier caso, los platos rotos los han pagado los de siempre: los empleados.

alexa
PUBLICIDAD

Más sobre Tecnología

RANDOM
Flecha subir