Crónica: Fictiorama abre su campaña en Kickstarter con una demo de Dead Synchronicity

Es la primera parte de una trilogía de aventuras gráficas
·

El estudio madrileño Fictiorama acaba de abrir una campaña en Kickstarter para conseguir en un mes los 45.000 dólares que necesitan para terminar su primer juego: Dead Synchronicity: Tomorrow comes Today. También han abierto su página en Steam Greenlight para conseguir que su juego llegue a la tienda digital de Valve. Hace unos días hemos visitado este modesto estudio en San Sebastián de los Reyes y conocer su trabajo.

El estudio parte de la pasión de tres hermanos (Alberto, Mario y Luis Oliván) por las aventuras gráficas y las aventuras conversacionales. Al crecer los tres se plantearon desarrollar una aventura propia "pensamos más en una aventura gráfica que en un videojuego", explica Luis.

Mario y Alberto forman parte de grupo de rock alternativo Kovalski, que se encarga de la música. Mario es también el programador (con Unity), Alberto es guionista y compositor, y Luis es el productor del juego. A los hermanos Oliván se sumó hace unos meses un ilustrador, Martín Martínez, que ha logrado para el juego un aspecto anguloso, pictórico y duro.

Dead Synchronicity está pensada para ser una trilogía de la cual Tomorrow comes Today es el primer capítulo. La jugabilidad es de point’n’click con una interfaz tradicional. La innovación llega tanto en la música, con fuerte inspiración del rock de los años 70 y que evoluciona al mismo tiempo que el desarrollo del juego, como en la temática, de ciencia-ficción en un mundo devastado y duro.

"La aventura gráfica se ha inclinado más a la comedia", firma Luis Oliván, pero Tomorrow comes Today nos sitúa en un futuro distópico en el que se han producido una serie de catástrofes naturales conocida como "la gran ola" y las autoridades han recluido en "campos de refugiados" que son verdaderos campos de concentración a los afectados.

Por si este panorama no fuera suficientemente duro, hay una enfermedad que convierte a las personas en "disolved" enfermos con delirios que ven cosas que nadie más ve y acaban muertos, disolviéndose en sangre.

Un mundo duro y hostil, pero vivo

En este mundo se despierta Michael, quien no recuerda nada de su pasado. Pronto descubre que debe intervenir para encontrar una cura a la enfermedad y revertir la situación antes de que el mismo tiempo acabe disolviéndose.

La jugabilidad es la clásica de las aventuras point´n’clic, y Fictiorama intenta lograr el espíritu de antaño de que el jugador tenga la sensación de que está en un mundo vivo en evolución, de forma que cuando vuelva sobre sus pasos descubra que algo ha cambiado en el escenario porque él ha realizado alguna acción.

Martínez ha sido el encargado de dar a la historia de Alberto un aspecto pictórico, lejos del realismo fotográfico que suele primar en los videojuegos actuales. "Queríamos que los personajes no tuvieran curvas, que fuesen aristas, con unas paletas marrones, azules, frías", añade Luis.

El resultado es un juego de un aspecto con gran personalidad. La demo deja sin duda con ganas de jugar más. Michael despierta en una caravana después de que lo rescataran de una muerte segura. Estos primeros instantes ya dejan claro al jugador de deberá probar y pensar para seguir avanzando.

Frente a otras aventuras, en Tomorrow comes Today los puzles que hemos visto son lógicos. No tendrás que recurrir frenéticamente a los objetos que tienes en el inventario y probar combinaciones alocadas para resolver los enigmas. Es otro de los factores que anima a seguir jugando.

El aturdido protagonista descubre pronto que está en un ambiente inhóspito y presencia lo que sucede cuando los vigilantes del campo descubren a una "disolved", sin detenerse ante nada. Michael deberá buscar la manera de salir del campo.

Un juego sin excusas y con puzles lógicos

El estilo gráfico remarca la dureza de la historia, y la sensación de que estás avanzando rápido, de que suceden cosas sin parar, de que no hay puzles superficiales, de que los enigmas son lógicos y nada es una excusa para que transcurra tiempo de juego consiguen que te impliques en la acción en apenas unos minutos y tengas ganas de saber qué sucede a continuación.

La música de Kovalski es igualmente distintiva y va evolucionando y creciendo a medida que el juego se va desarrollando.

Dead Synchronicity es un excelente exponente de lo que un estudio pequeño puede conseguir, un juego independiente que camina con paso firme y que ahora da dos pasos más al entrar en Steam Greenlight y lanzar la campaña de microfinanciación que le permita llegar hasta la distribución digital para aquellos jugadores que echan de menos una aventura gráfica tradicional.

Para la campaña de Kickstarter, el estudio ha contado con un colaborador muy conocido en el videojuego español, el dibujante Alfonso Azpiri, que ha dibujado una portada alternativa para Dead Synchronicity: Tomorrow comes Today que se ofrece como recompensa para los que apoyen el proyecto.

Además, la aventura está ya también en Steam Greenlight. Dead Synchronicity: Tomorrow comes Today tiene previsto el lanzamiento para este año en PC, Mac y en tablets en 2015.

Quien desee conocer mejor el trabajo de Fictiorama o contribuir a su financiación, puede hacerlo en Kickstarter o la web del estudio.

Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3
Imagen 4
Imagen 5

Más sobre Dead Synchronicity: Tomorrow comes Today

Dead Synchronicity: Tomorrow comes Today para PC se trata de una aventura gráfica al estilo clásico point and click que cuenta con gráficos 2D con una estética muy particular, un argumento adulto con ciencia ficción y música de la banda de rock Kovalski. Despertaremos sin recuerdos en un campamento de refugiados después de que un extraño fenómeno llamado La Gran Ola haya devastado la humanidad, diezmando a la población tanto en el momento como después con la aparición de una extraña enfermedad que provoca visiones del futuro en quienes la sufren y, en última instancia, una muerte terrible.

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir