Vandal
Conexión Japón

Conexión Japón

Leo Carrascosa, nuestro corresponsal en Japón, nos cuenta sus experiencias. Anécdotas, curiosidades y artículos relacionados con el mundo de los videojuegos desde el día a día de un español en Japón.

Subsuelo

Oscuridad y civismo en el metro tokiota.
Subsuelo
·
Actualizado: 12:10 22/8/2019

"Japón es un país extremadamente curioso". Esta frase fue la conclusión sacada por unos conocidos que vinieron a pasar unos días a Japón. Ya no sólo por el choque cultural o las costumbres de aquí, sino más bien por las experiencias vividas y la cantidad de "personajes" (dicho con todo el cariño) que puedes encontrar en Tokio. Tras pasar unos días con ellos y ocurrirme un par de cosas extrañas, me he decidido a contar unas pocas experiencias que me han sucedido en los medios de transporte, lugares siempre llenos de historias.

Bueno, en primer lugar, por si muchos no lo sabéis, en algunas líneas de metro existen vagones exclusivos de mujeres. En hora punta, los metros suelen ir hasta la bandera, hasta el punto de necesitar a los empleados de las estaciones para presionar a los viajeros para que las puertas cierren. Yo he sentido el frío cristal de la puerta en mi cara durante algunos minutos. Pues bien, en estas situaciones, durante un tiempo se dieron una buena cantidad de casos de hombres que, aprovechando la ocasión, ponían sus manos donde no debían (aún hoy se dan ciertos casos). Muchas de las mujeres se sentían cohibidas y el shock les impedía ni siquiera gritar o pedir ayuda, por ello se habilitaron estos vagones.

Aún así la palabra "chikan" (algo así como pervertido), es una palabra que funciona como una orden. Es decir, si una japonesa sufre algún abuso de este tipo, basta con que pronuncie la palabra un poco alto para que las personas dentro del vagón cojan al tiparraco, lo saquen y lo entreguen. Un civismo que yo veía tan correcto que me parecía imposible que ocurriese. Sin embargo, aunque no exactamente esa situación, sí viví otra similar. Al final de un vagón pude ver cómo un chico estaba sentado y una chica frente a él de pie. No sé si eran pareja o no, o si habían mantenido una conversación anterior. Lo único que pude ver es cómo la chica sin razón aparente empezaba a abofetear al chico. Duró 2 segundos antes de que tres personas se le echasen encima y se fuese escoltada hasta el exterior del tren.

Sin embargo, hay un doble filo en el tema de los pervertidos. Cuando una mujer grita esta palabra y coge de la muñeca al infractor, normalmente van a juicio, y el hombre a pesar de no tener ni un solo antecedente criminal, acabará condenado con toda seguridad. Se ha publicado incluso una película de un hombre inocente que fue condenado a años de prisión por esto. No hay defensa posible a pesar de que no haya pruebas fehacientes.

Otra de las situaciones más curiosas sucede en los últimos trenes. Mientras que en España casi ningún hombre de negocios que se precie tomaría el tren o el autobús, en Tokio es más que normal que todos los "salary man" prefieran estos métodos de transporte. Pero claro, después del trabajo aprovechan para irse a beber y desparramar un poco. Ver cómo dos jóvenes de unos veinte años ayudan a levantarse a un fornido hombre de negocios que lleva una borrachera de órdago es cuanto menos curioso. En otra de las ocasiones vi como otro hombre caía haciendo un doble tirabuzón y medio de lo más hilarante mientras intentaba agarrarse a algo para no caerse. En esta ocasión, cuando cayó nadie le ayudó a levantarse, pero lo que más me impactó es que nadie, absolutamente nadie emitió ni una leve sonrisa; y os prometo que la caída podría haber sido ganadora de algún programa de vídeos cómicos.

 1

Uno de los comportamientos más normales también es quedarse dormido. Nada especial, sin embargo los japoneses (especialmente las mujeres) tienen la costumbre de quedarse dormidos con la cabeza colgando. A ver si me explico: cuando nosotros queremos dormir en el tren, inclinamos la cabeza hacia atrás o los lados, esperando apoyarla en un cristal o en una pared o algo que mantenga el peso de la misma. Sin embargo, aquí la cabeza se inclina hacia adelante, y os juro que se quedan completamente dormidos con la cabeza moviéndose como una oscilación hipnotizante. Largas horas de discusión con mi chica me han llevado a pensar que quizás, tan acostumbrados a las reverencias desde pequeños, tienen un músculo de la nuca especialmente flexible.

En otras cuantas ocasiones los angelitos apoyan su cabecita en mi hombro, pero yo no les despierto sino que les canto una nana. Cuando por fin se dan cuenta, la mayoría sonríen y se disculpan cuarenta veces.

Ya por último, en cada tren suelen ir dos trabajadores de la red ferroviaria o de metro, uno delante y otro detrás. Alguno de estos trabajadores anuncia las paradas según se van acercando, pero cada uno tiene su propio estilo. Modifican el tono de voz, le proporcionan su propia coletilla, etc... Llega un punto en que conoces alguno de ellos por la voz. Algunos cómicos de televisión incluso imitan a estos ferroviarios los cuales considero como unos perfectos maestros de ceremonias.

ANTERIORES
Conexión Japón Comportarse como un japonés
Conexión Japón
16:34 6/6/2011
Consejos para la correcta conducta.
Conexión Japón TV Spot!
Conexión Japón
20:03 13/6/2011
Algunos ejemplos de publicidad nipona.
SIGUIENTE
Conexión Japón Be an idol!
Conexión Japón
17:51 27/6/2011
Un producto de éxito incalculable.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir