Vandal
Conexión Japón

Conexión Japón

Leo Carrascosa, nuestro corresponsal en Japón, nos cuenta sus experiencias. Anécdotas, curiosidades y artículos relacionados con el mundo de los videojuegos desde el día a día de un español en Japón.

Contrato telefónico

Es cosa de un día...
Contrato telefónico
·
Actualizado: 12:10 22/8/2019

Siempre son difíciles los inicios en cualquier lugar del mundo. Cambias tu casa, tu rutina, los lugares habituales y te embarcas en un universo completamente distinto al que estabas acostumbrado. Decidir que llevar o no, la búsqueda de una casa, y sobre todo el papeleo son en un principio las primeras preocupaciones.

Una vez ya estas medio establecido tienes que empezar a pensar en ese tipo de cosas que no son necesidades primarias, pero que en los tiempos que corremos casi pueden considerarse como tal. La conexión a Internet, recibos de luz y gas, y sobre todo un teléfono móvil. Si ya en España es raro encontrar una persona relativamente joven sin un teléfono móvil en Tokio es casi impensable. Hay ciertos teléfonos incluso preparados para los más pequeños como medio de comunicación con sus padres y los cuerpos de seguridad.

Pues bien, una vez llegado a Japón empecé a comentar con un amigo extranjero sobre el procedimiento para hacerme con un nuevo teléfono móvil y aún recuerdo perfectamente su frase: "Es cosa de un día". En principio todo pasaba por ir al Kuyakusho (Ayuntamiento de Distrito) y darte de alta como residente si aún no lo habías hecho. Así que allí marcho para darme de alta con mi pasaporte.

Una vez llegado allí me piden que escriba mi dirección. En Japón las calles no tienen nombre, sino que todo se divide por distritos y sub distritos y a su vez en números. Por ejemplo: 2-4-11 Nishi Gotanda (sub distrito) Shinagawa Ku (distrito). Por supuesto había ido preparado y escribo hábilmente mi dirección. Entonces la persona que me atendía allí me pregunta: "¿Cuál es el nombre del edificio?". Yo sabía que cada casa o edificio en Japón tiene un nombre específico pero no sabía que era tan verdaderamente importante, y lo es para todo. Total que tengo que volver a mi casa, pero está un poco lejos y ya no me da tiempo a volver, así que decido hacerlo al día siguiente.

Llega la mañana y marcho al Ayuntamiento, escribo también el nombre de la casa y me piden que espere quince días para que me den la tarjeta de residente. Le comento a la persona que querría hacerme un teléfono cuanto antes y ante lo cual me extiende un papel para ello por un precio un tanto excesivo. Bien, ya está pienso, esta tarde tengo el teléfono.

Me dirijo a la tienda de móviles, les comento mi situación y les enseño el papel, ante lo cual me advierten: "También necesitamos tu número de cuenta de banco japonés". Les comento que no tengo actualmente una cuenta de banco en alguna entidad japonesa así que me solicitan que la abra para poder tener el teléfono.

A estas alturas ya estás un poco cansado, pero bueno es burocracia, sin embargo ya es tarde así que bueno lo dejo para el día siguiente. Voy al banco y solicito abrir una cuenta bancaria. Muy respetuosos me comentan que necesitan un papel específico del Ayuntamiento, le enseño el que me habían facilitado para el contrato del teléfono y me confirman que es ese. (Bueno, ya volveré y pediré otro para el teléfono pienso). Cuando estoy rellenando el formulario me encuentro un apartado para poner el número de tu teléfono. Ese hueco lo dejo en blanco y explico a la trabajadora que actualmente estoy abriendo esta cuenta para poder hacer un contrato telefónico, ante lo que me responde que sin teléfono no puedo abrir la cuenta. Salgo del bando y vuelvo a la tienda: "Mira perdona que me comentan que no puedo hacerme una cuenta en el banco si no tengo teléfono, pero vosotros no me hacéis un contrato sino tengo cuenta del banco…" Ante lo que me responden algo así como: "¿Qué lástima no?". (Típica expresión japonesa).

Decido ponerme en contacto con un amigo quien se ofrece a acompañarme al banco al día siguiente, dar su número de teléfono, entonces ir a la tienda de telefonía y cuando tenga el teléfono volver al banco para cambiar el teléfono asociado a la cuenta.

Una vez en la entidad bancaria comienzo a rellenar todos los papeles, pongo el teléfono de mi amigo y el apartado dirección. "Já –pienso- esta vez no me cogéis" y relleno también con el nombre de la casa. Todo está más cerca, entrego el formulario con mi gran sonrisa triunfante. La trabajadora me mira y me pregunta: "Disculpa, ¿cuánto tiempo llevas viviendo en Japón?". Le respondo que en torno a un mes. "Lo siento mucho, pero las normas no permiten hacer una cuenta a un extranjero que no lleva más de tres meses viviendo en Japón", me responde.

En este punto desistí de teléfono móvil, de cuenta del banco, de residencias e incluso de vivir. 15 días más tarde decido acercarme a la tienda de telefonía y explicarle mi situación general y la ira que creció en mi interior durante ese procedimiento. Así que al final, me hice con un teléfono prepago que me costó unos 50 euros con 30 en llamadas y me lo dieron ipso facto. Eso sí, como el prepago está preparado para extranjeros, el coste es tan alto que tengo que andar midiendo los segundos. Por supuesto ya puedo hacerme una cuenta en el banco, pero no querría entrar de nuevo en esa espiral maquiavélica.

ANTERIORES
Conexión Japón Ventajas y desventajas del trabajo nipón
Conexión Japón
13:38 18/4/2011
No todo pinta tan mal como parece.
Conexión Japón Llegan los comicios
Conexión Japón
19:23 25/4/2011
El número de candidatos abruma a cualquiera.
SIGUIENTE
Conexión Japón Extranjero = Exótico
Conexión Japón
16:43 9/5/2011
Niego rotundamente la leyenda urbana.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir